Buenas noticias TV La 2

Buenas noticias TV

Domingos a las 09.30 horas

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5481967
Para todos los públicos Buenas Noticias TV - La fe de Abel y Ruth - ver ahora
Transcripción completa

(Música)

Amigos y amigas de "Buenas noticias TV",

muy bienvenidos.

El temor de Dios es una de las enseñanzas de la Biblia

peor entendidas y enseñadas.

Los abusos han sido tantos que ya nadie habla del tema,

pero es un elemento crucial en la estabilidad de un hogar,

como lo vamos a ver hoy, con un nuevo testimonio de familia.

Nos gustaría conocer tu opinión sobre el tema de hoy, así que,

entra en nuestro Facebook

y cuéntanos cómo expresas en tu vida el temor de Dios.

Además, tenemos una nueva iniciativa,

queremos terminar el programa con vídeos vuestros diciendo

la frase lema de nuestro programa: "Tú vales mucho para Dios".

Graba un vídeo tú solo, con tu familia,

con los amigos o con tu iglesia y nos lo envías a nuestro WhatsApp,

el 673 466 366.

Iremos poniendo vuestros vídeos poco a poco

para despedir el programa,

así que, anímate y mándanos tu vídeo.

Vamos ya a conocer a la familia de hoy.

(Música)

Yo soy hija única,

y desde pequeña deseaba formar una gran familia.

Siempre lo puse en oración, que quería tener muchos hijos,

y a la edad de 26 años llegó Cristal,

a la edad de 27 años me quedé de nuevo embarazada,

pero ese embarazo no vino bien.

El médico nos dio 5 minutos para decidir

si sacrificábamos a la niña, o en menos de 48 horas,

nos íbamos la niña y yo.

A raíz de esa pérdida mi mujer, que tuvo una hemorragia muy grande,

pues no pudo tener más hijos.

Y, entonces, yo ya lo di por perdido porque los médicos decían

que ella quedó estéril,

y ella insistía queriendo intentarlo,

y yo le decía:

"Pero si los médicos te dicen que no, que no es posible".

Entonces yo como que baje los brazos,

y ella seguía insistiendo.

En mi corazón sentí que se me partía,

y yo rogaba a Dios que quería tener más hijos.

Y lo sentí. Sentí que su respuesta iba a ser positiva.

Le dije al médico:

"Yo sé que Dios me va a bendecir, a través de usted".

Y seguía yendo al médico, el médico me decía que no había nada,

y un día me dice:

"Te voy a hacer un tratamiento para que veas que yo pongo voluntad

pero que tu cuerpo no va a funcionar".

Me pone hormonas, y me quedo embarazada de Cristina.

(Música)

Mirando el tiempo atrás,

me estoy dando cuenta de que en todo momento

Dios ha estado conmigo.

En ese momento,

en el momento presente cuando yo creía que no era posible,

que no lo iba a aguantar, hoy veo que sí,

que Dios siempre ha estado conmigo, siempre me ha estado apoyando,

y me ha permitido ser lo suficientemente fuerte

como para poder ayudar a mi esposa y mi familia.

Cuando el médico me hizo la ecografía,

que era al cabo de 15 días, ni él lo podía creer.

Me dice: "No puede ser que te hayas quedado embarazada".

Llamó a su secretaria, al médico que estaba continuo,

porque todos sabían de mi caso, que en mi hipófisis estaba muerto,

que ya mi cuerpo no segregaba hormonas.

Y dos años más tarde, volví hacia él,

y le dije que si me podía volver a hacer el tratamiento.

Y nació Eunice.

-Para mí son dos milagros de Dios que recompensan, ¿no?

El no haberle soltado de la mano, me ha dado dos regalos más,

diciendo: "Mira, yo sigo estando aquí, y sigo teniendo poder para...

Cuando los médicos no tienen respuesta,

cuando los médicos no tienen ninguna explicación

para poderte dar,

te doy dos hijas más, porque, al fin y al cabo,

yo soy el médico de los médicos, yo soy el dueño de todo".

Y es el regalo más precioso que he podido yo recibir

de parte de Dios,

volver a tener dos hijas más, cuando en principio no se podía.

(Música)

Nací en un hogar cristiano,

mis padres ya eran creyentes

y me inculcaron toda esa enseñanza sobre el Evangelio,

sobre cómo seguir a Jesucristo, y crecí en eso,

pero, a los pocos años, a los nueve años,

después de haber escuchado un sermón de un misionero

que había ido a mi iglesia, pues me tocó mucho el corazón,

y luego leyendo un tratado,

pues eso fue lo que luego me convenció de que lo que...

Esa enseñanza la tenía que hacer mía también.

No era solamente lo que había escuchado

de mis padres,

sino también de lo que yo había podido escuchar

a través de este mensaje.

-Decidí seguir a Jesús cuando tenía 12 años.

Después de una predicación en la iglesia,

vino un misionero de Estados Unidos,

predicó y sentí que era pecadora.

Y sentí la necesidad de acercarme a Jesús,

pedir perdón por mis pecados, y a partir de ese momento,

nunca más le dejé.

-A medida que iba creciendo, pues en la adolescencia,

empecé a dudar un poco de todo esto.

Y empecé a hacerme muchas preguntas,

y me puse a leer la Biblia de una manera, realmente, intensa,

continua, a cada instante leía, continuamente la Biblia,

orando a Dios, preguntándole:

"Señor, si realmente todo es cierto,

quiero que tú me lo hagas sentir,

que no sea solamente un seguir por seguir,

pero que yo lo crea yo lo sienta de verdad".

Hasta que llegó el momento ya con 18 años

que Dios me hizo sentir a través de algo

que no se puede explicar, no lo puedo explicar con palabras,

es algo personal,

algo que uno lo siente en su interior,

que Dios es real,

que realmente hizo todo para que yo pudiese conocerle.

El perdón de Dios para mí es,

en el momento que tú reconoces que eres pecadora, le pides perdón,

y sientes una paz infinita.

Sientes que dentro algo se te renueva.

Y es solamente, una sola vez que lo pides, y ves cómo te limpia,

y ves cómo te renueva por dentro.

(Música)

Operación niño de la Navidad,

es un proyecto solidario que lleva cajitas de regalos de zapatos

que armas con juguetes, material escolar

y productos de higiene, a niños de todo el mundo.

A España le corresponde este año Sáhara y Togo.

Y nosotros nos hemos involucrado como familia.

Con mi marido y mis hijas empezamos el proyecto hace dos años,

y lo motivamos en el pueblo, hablamos con el alcalde,

del cual hemos tenido todo el apoyo,

y el año pasado,

de aquí de Sevilla la Nueva se recogieron 167 cajitas

de nuestros vecinos, del colegio...

Y este año creo que hemos superado el número, son 186,

que voy contando por ahora, y todavía siguen llegando.

Nos ha motivado el hecho de que podamos ser útiles,

poder llevarle algo a niños que no tienen absolutamente nada.

-Desde muy joven yo siempre he tenido el temor de Dios.

No se trata de tenerle miedo,

no es ese el significado del temor de Dios.

Es solamente el saber que él es un Dios todopoderoso,

un Dios amoroso, que se lo merece todo,

se merece todo lo que somos.

Y, entonces, es más bien el quererle agradar,

el querer...

Es ese respeto que uno le tiene por lo que él es, por su grandeza,

por su magnificencia.

Entonces, tener temor de Dios es querer saber

cuál es su voluntad y cumplirla y seguirla.

Cuando pienso que Jesús murió en la cruz en mi lugar,

es un sentimiento de que no me lo merezco,

porque la que pecó fui yo,

la que nació en un mundo de pecado fui yo.

Y él entregó su vida por mí, él dio todo por mí.

Entonces, me estremezco.

Cuando me tocan los versículos de la muerte de Cristo,

de lo que él hizo por mí,

realmente se me estremece entero el corazón y digo:

"Gracias, gracias, porque ese era mi lugar,

me correspondía a mí morir, fui yo la pecadora".

Y él pagó por mis pecados.

(Música)

Cuesta generar un contacto con la gente,

hablarle de Dios. ¿Cómo le hablo?

Empecé a arreglar el Nuevo Testamento

en la zapatería que tengo en un pueblo de Madrid,

dejándolo en el mostrador un taco del Nuevo Testamento

para que la gente,

los clientes que lo viesen me hiciesen una pregunta.

Y ya una vez que me hacen la pregunta

es mucho más fácil yo contestar y poder ya iniciar ese contacto

y decirle qué es ese Nuevo Testamento.

Cuando me preguntan: "¿Qué es esto?",

ya les puedo contestar.

Y me dicen: "¿Por qué tienes esto? ¿Lo vendes?".

Y yo ya le puedo hablar: "Es un Nuevo Testamento,

es la palabra de Dios,

y es lo que a mí me ha cambiado mi vida".

Y luego, después de poder hablar con ellos, les digo:

"Si lo quieres te lo puedo regalar,

pero siempre y cuando me prometas que lo vas a leer, si no,

no te lo doy".

Y me dicen: "No, no, si quieres te lo compro", me dicen algunos.

Digo: "No, no, yo te lo regalo".

El tener a Jesús en mi vida

ha implicado que yo siga una vida correcta,

que yo pueda sentir el camino verdadero a elegir.

Si yo no le hubiera tenido a él,

a lo mejor no hubiera sido una chica mala

de andar por malos caminos,

pero sí que hubiera estado muy perdida,

y creo que hubiera sentido un vacío en mi corazón

que no hubiera podido llenarlo con nada.

A lo mejor me hubiera refugiado en salir con amigos, en fiestas,

pero nada de eso me hubiese llenado.

Solamente seguir a Jesús es lo que me ha llenado

y me ha marcado el camino a seguir.

Yo estoy convencido de que voy a ir al cielo,

y no porque yo me lo merezca,

porque realmente nadie se merece nada,

y, sobre todo, el ir al cielo, no somos lo suficientemente buenos.

Arrepintiéndonos de nuestros pecados, y creyendo,

teniendo fe en ese sacrificio que Jesús hizo en la cruz,

pues yo sé que tengo la certeza de ir al cielo el día que me muera.

Entonces, tengo una esperanza y una paz,

que la muerte no la temo, no la deseo, pero no la temo.

(Música)

La fe en Dios es una gran fortaleza para la estabilidad del hogar,

y, como decíamos al principio del programa,

ya casi nadie usa esa frase, ¿no?, "el temor de Dios".

¿Por qué ocurre esto?

Bueno, de hecho, solamente mencionar las palabras

"temor de Dios",

parece que estamos metiendo miedo a la gente,

como cuando decíamos: "Que viene el coco".

¿No te parece?

Sin duda no tiene muy buena prensa. Así es, así es.

Bueno, pues ese es uno de los problemas,

que durante siglos se ha pintado a un dios déspota

y justiciero que nada tiene que ver

con la imagen que vemos en la Biblia.

Desgraciadamente, muy pocos han leído la Biblia,

pero cuando leemos los evangelios y vemos cómo era Jesús,

lo que dijo, lo que hizo,

empezamos a pintar la imagen de Dios correctamente,

como un Dios bueno.

Ahora bien, Jesucristo también habló

de que todos tendremos que comparecer

delante del tribunal de Dios,

y rendir cuentas de nuestros actos.

Lo podemos leer en el Evangelio, cuando dice:

"Cuando el hijo del hombre venga con todo su esplendor

y acompañado de todos sus ángeles, se sentará en su trono glorioso,

todos los habitantes del mundo serán reunidos en su presencia".

Popularmente, se ha conocido a ese momento como el juicio final.

Temor de Dios no significa tener miedo de Dios,

significa tener respeto,

reverencia ante el juez bueno y justo

que conoce cada detalle de nuestra vida,

lo que hicimos bien, pero también lo que hicimos mal.

Ese temor de Dios es una actitud que nos mantiene alerta

para vivir en santidad y armonía.

El temor a contagiarnos de una enfermedad

nos hace protegernos,

y así mantenemos nuestra salud.

El temor de Dios también nos protege,

pero, en este caso, del pecado que contamina el alma,

y nos guarda sanos espiritualmente.

Cuando en un hogar los dos cónyuges mantienen esa actitud,

también protegen su relación.

Amigos, estamos a punto de terminar,

pero no sin antes animaros a leer la Biblia,

y si todavía no lo has hecho

puedes empezar por esta parte de la Biblia,

que es el Nuevo Testamento, y que queremos regalarte

si nos llamas al teléfono 91 743 44 00.

Podemos regalarlo gracias a la labor

de las iglesias evangélicas.

El teléfono, repito, es el 91 743 44 00.

Y si formas parte del club de amigos,

en esta ocasión vamos a sortear

un nuevo libro, titulado "Héroes de la fe",

un libro escrito por Jaime Fernández Garrido,

y que nos llega por gentileza del autor.

También necesitamos amigos que se unan a nuestro club

para seguir regalando la Biblia

y ofreciendo ayuda espiritual a nuestra audiencia,

así que, entra en nuestra web buenasnoticias.tv,

llámanos o mándanos un WhatsApp, y te explicaremos cómo hacerlo.

Gracias por tu atención en este día, y no lo olvides...

(TODOS) Tú vales mucho para Dios.

(Música)

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • La fe de Abel y Ruth

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Buenas Noticias TV - La fe de Abel y Ruth

12 ene 2020

El temor de Dios es una de las enseñanzas de la Biblia peor entendidas y enseñadas. Los abusos han sido tantos que ya nadie habla del tema, pero es un elemento crucial en la estabilidad de un hogar.

ver más sobre "Buenas Noticias TV - La fe de Abel y Ruth" ver menos sobre "Buenas Noticias TV - La fe de Abel y Ruth"
Clips

Los últimos 626 programas de Buenas noticias TV

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios