Presentado por Nacho Clemente y dirigido por Manuel Pimentel, 'Arqueomanía' aproxima a la audiencia un amplio espectro de temas: desde el nacimiento del neolítico en Anatolia a la caída del Califato de Córdoba, pasando por las Guerras Púnicas, el mundo celtibérico o los últimos días de Pompeya y Herculano. La temporada se ha rodado durante diez meses en España y otros países.

El programa cuenta con expertos como Enrique Baquedano, Juan Luis Arsuaga, Juan Francisco Gibaja, Mario Mineo o Carolina Aznar.

5593814 www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
Para todos los públicos Arqueomanía - Réquiem por Numancia - ver ahora
Transcripción completa

Numancia es todo un símbolo

de una resistencia militar épica extrema.

Numancia fue construida por los arévacos,

un pueblo de la Celta Iberia.

La fama de Numancia ha eclipsado el conocimiento de esta cultura,

la de los celtíberos.

¿Quiénes fueron? Vamos a conocer su cultura,

una de las etapas más fascinantes de toda nuestra historia.

Lo celtíbero queda sublimado en la tragedia de Numancia.

Aunque a lo largo de la historia han existido

multitud de fortalezas asoladas tras una feroz resistencia,

pocas de entre ellas quedaron grabadas, como Numancia,

en el recuerdo imborrable de la humanidad.

Numancia decidió enfrentarte a la gran Roma

en una guerra que no podía ganar.

Resistencia irracional para unos, suicidio colectivo para otros,

muestra suprema de valor y orgullo para todos,

lo numantino se asocia, desde entonces,

a la resistencia feroz más allá de todo límite humano.

Numancia, como historia, Troya, como epopeya,

se convertirían en símbolos universales.

Numancia fue el episodio bélico más citado en la Antigüedad

y pasó a la historia con la fuerza de un mito.

El eco desgarrado del dolor y furia de los numantinos

reverbera aún en sus ruinas.

Por eso, queremos conocer la realidad

de lo que aconteció en aquellos días aciagos.

La arqueología tiene la palabra.

La guerra numantina es un mito colectivo, ¿no?,

es un mito individual, y es uno de los grandes valores,

quizá la razón más importante de la supervivencia del mito, ¿no?

El que es un grupo anónimo pero colectivo.

Como otros tantos yacimientos arqueológicos,

Numancia es paisaje.

Se encuentra enclavada en una loma

que estuvo habitada desde desde inicios de Bronce.

Este es el Cerro de la Muela y domina el Valle del Duero,

ahora cubierto por el dorado otoñal.

La privilegiada posición de Numancia

favoreció su temprana ocupación humana.

Su fácil defensa, el agua abundante,

la tierra fértil, los pastos ricos y, sobre todo, ser cabecera

de una importante ruta de paso hacia el interior,

convirtieron a Numancia en un hito de altísimo valor estratégico

tanto para los que necesitaban defender su territorio

como para los que aspiraban a conquistarlo.

Nos interesa muchísimo conocer lo que entendemos

que es uno de los pueblos más desconocidos de la historia:

el mundo celtíbero.

Vamos a ubicarlo en la historia, el tiempo y la geografía.

¿Quiénes fueron los celtíberos?

Los celtíberos es una cultura constituida

en un proceso muy largo de unos 800-900 años

que habitaron en Soria, en el norte de Guadalajara,

parte de Zaragoza, Teruel y, quizá, el sur de La Rioja.

Está constituida, y así lo asumimos los historiadores,

por cinco tribus o etnias:

pelendones, arévacos, Belos, Titos y Lusones.

Aunque se lo debemos a las fuentes clásicas

ya tardías.

Esto es lo que sabemos que ocurre en el siglo II,

no tanto que ocurría en los siglos antes.

-La cultura celtibérica tiene esa base

de celtas con muchas comillas,

porque habría que hacer muchas matizaciones,

pero están recibiendo tecnología, influencias,

costumbres, religiones del ámbito mediterráneo.

Ese proceso de avance de la influencia mediterránea

que se constata desde la costa.

La cultura ibérica esta llegando al ámbito celtibérico

cuando Roma llega también, ¿no?

Esa mezcla de elementos también puede dar lugar

a que se considere a unos pueblos que no son

racialmente mezclados

pero que sí culteramente tienen aspectos

vinculados a los pueblos celtas, a los pueblos de Centroeuropa,

y otros que les emparentan con la cultura ibérica,

como puede ser la cerámica, la tecnología agrícola, ¿no?

Al finalizar la Segunda Púnica,

en las postrimerías del siglo III a.C,

Roma se ha convertido en el gendarme del Mediterráneo.

La Península Ibérica y todas sus formidables riquezas

son un objetivo para los hombres poderosos de la curia.

El control del oro del noroeste

y su paso hacia la costa mediterránea

es una necesidad para la nueva potencia dominadora

que requiere de grandes cantidades de materias primas

para su expansión militar y consolidación.

Durante las Guerras Púnicas, Roma ha pactado

con numerosos pueblos y confederaciones peninsulares.

Su trato con los líderes indígenas es habitual.

Entre otras cosas, Roma busca hombres

que luchen bajo su mando.

Hay una clase hegemónica muy potente

que se queda con los excedentes, que es muy rica,

muy poderosa políticamente,

y que es la que pacta normalmente con las fuerzas externas.

Me figuro la angustia de los numantinos

cuando, desde la altura de su muralla,

observaban la líneas defensivas empalizadas

con los que los romanos los aislaron por completo.

Hoy, esos campamentos romanos son arqueología,

y su descubridor fue Schulten.

Adolf Schulten vino aquí en 1905.

Y en principio,

lo que había planteado y lo que pensaba todo el mundo

es que se dedicaría, porque así lo había manifestado,

iba a dedicarse a los campamentos

del Cerco de Escipión, entorno a Numancia.

Pero en 1905, cuando llegó,

lo sorprendente es que escavó en la ciudad.

Por tanto, escavó en la ciudad y en esa excavación tuvo problemas

con el entorno soriano, son la sociedad soriana,

entre otras cosas

porque se planteó la excavación

como, yo diría, una excavación colonial,

totalmente colonialista, en el sentido

de que todos los materiales

que, en un principio dijo que se iban a quedar aquí,

en España, bueno, pues prácticamente después,

al día siguiente salían para Alemania.

-Él excava en 1905 en Numancia.

Hay, dentro de esta exaltación numantina

en los principios del siglo XX, se constituye inmediatamente

una comisión española de excavaciones

y él excava en los campamentos romanos.

Él es el que descubre los campamentos romanos

y descubre gran parte de los lienzos,

de los fosos, etcétera.

Es verdad que ahora se revisa todo lo que él hizo.

Pero el registro arqueológico, la planimetría que él hizo,

como todos sus escritos, anotando la secuencia estratigráfica

y demás, es absolutamente extraordinario

su trabajo.

Conocemos a los numantinos y los celtíberos, en general,

como unos pueblos guerreros, muy fieros.

Pero ¿cómo vivían su vida ordinaria?

¿En qué trabajaban? ¿En qué basaban su economía?

Los cabecillas o príncipes locales, las élites indígenas,

tenían sus propios intereses,

lo que orientaba el estado

hacia la guerra o la paz en cada territorio.

El caso de Numancia no fue una excepción.

Hay una fuerte estratificación social.

Hay una casta dirigente en el que los barones

se representan normalmente como guerreros,

y resaltan su carácter de guerrero y de cazador

vinculado al mundo del caballo; son unos héroes ecuestres,

una aristocracia ecuestre.

No tan lejana de Roma, de los caballeros romanos,

no es tan lejano.

Y luego, hay una serie de elementos que están

vinculados y dedicados a la producción,

que son, normalmente, invisibles.

Y hay una parte de la población, que es la de las mujeres,

que prácticamente no existe.

En el ámbito ibérico existe poco, pero hay damas, sacerdotisas...

En el mundo celtibérico apenas hay representaciones de mujeres.

El papel que desempeñó era realmente invisible,

muy importante pero, seguramente, invisible.

Y los oficios, agricultores y ganaderos,

que sería el grueso de la población, el 90% de la población,

tampoco aparece. O sea, ¿qué pasa?

Que estamos viendo la representación de una sociedad

filtrada por las clases dominantes, por la clase hegemónica

que se muestra con su riqueza, con sus joyas,

con sus representaciones en cerámica como guerreros,

con sus representaciones en la escultura, ¿no?

Aunque sea en la pequeña escultura.

Recibimos solamente la información de una parte social,

la otra parte es una sociedad invisible

a los ojos de los historiadores.

Lo vemos en las excavaciones, donde la mayor parte de viviendas

que excavamos son viviendas de agricultores,

o de ganaderos, o de agricultores ganaderos,

ceramistas y forjadores porque, a veces,

hacen todo tipo de actividades en el mismo espacio, ¿no?

El modo de vida de los numantinos no difería en mucho

de los de cualquier poblado o ciudad pequeña

de la edad del hierro.

Agricultores, ganaderos sobre todo y guerreros

algunos agrupados en una especie de orden ecuestre

dibujaban una sociedad no exenta de complejidades

y de un alto grado de sofisticación.

Había variantes lógicas dependiendo del lugar de la ciudad

o el poblado.

En la Allanada del Duero, en la provincia de Soria,

la agricultura era más pesada que en toda la zona norte,

y que en la zona sur más montañosa.

La ganadería, por los estudios hechos,

eran, por ejemplo, rebaños de ovejas y cabras

en una proporción similar

a los de los rebaños hasta hace muy poco.

Y el caballo tenía mucha importancia,

pero no todo el mundo tenía probablemente acceso

a la cría y el mantenimiento del caballo.

Los romanos, en sus crónicas, dibujaron a los celtíberos

como un pueblo primitivo sumergido en las tinieblas de la barbarie.

La arqueología desmiente esa visión interesada,

mostrándonos el gran desarrollo que adquirieron, por ejemplo,

en los trabajos metalúrgicos y en los cerámicos.

Es un pueblo artesano, ¿se comercializaba con artesanía

o era de consumo local?

Bueno, en el comienzo de la Edad del Hierro,

las producciones eran muy locales,

como la alfarería, que en su mayor parte

la hicieron mujeres.

El bronce podrían adquirir los objetos a otros talleres

especializados o que tuvieran acceso al cobre y al estaño.

Y el metal debía ser de la zona de Soria

porque la calidad ya la cantaron después

los escritores latinos,

y es muy probable que se nutriera del hierro

y de los afloramientos minerales de la provincia.

¿Cuáles son los elementos más característicos,

los símbolos materiales más característicos

de la cultura celtíbera?

Las armas, sin ninguna duda, las armas, las espadas,

sobre todo el puñal de antenas o el de frontón.

En distintos momentos, pero son muy, muy característicos.

Pueden ser puñales o espadas, aunque tienen la misma forma.

Y además, están hechas a medida para la persona que la usa.

Lo hemos podido comprobar viendo que los pomos

cada uno tiene un tamaño.

Hablamos de una producción hecha "ex profeso", por encargo,

para personas determinadas.

Con el asedio a Numancia, los romanos lanzaron

un mensaje a los celtíberos: Roma es invencible.

Y es que la guerra psicológica ha sido tan importante

como las batallas.

Y en Numancia, los romanos utilizaron

otra guerra psicológica, como es el uso

de los elefantes, considerados por los atemorizados celtiberos

como auténticas torres andantes.

La guerra celtibérica de mediados de la década del sigo II a.C.

terminó en un tratado de paz gravoso para los celtíberos.

Nobilior cae ante las puertas de Numancia

cuando sus elefantes se descontrolaron,

infundiendo el pavor en sus propias filas.

Los celtíberos aprovecharon el momento

y el mal tiempo los remató.

Roma envía a Marcelo, que consigue un tratado de paz.

Le acompañaba Escipión Emiliano.

Las guerras celtibéricas habían empezado,

como es sabido, en el 153, y Numancia ya había entrado

en ese escenario bélico.

Y Roma ya tuvo enfrentamientos con los numantinos.

Es cierto que, por razones de política interna romana...

Roma, cuando toma el empeño de acabar con Numancia

es ya en el 134, cuando se lo encarga Escipión.

Pero muchas batallas perdieron los romanos

frente a los numantinos en esas guerras celtibéricas.

Con lo cual, el mito de Numancia es un mito que crea Roma,

que lo crea el enemigo.

En parte, también hay que ser honrados

por el valor, obviamente de los Numantinos,

y porque cuanto más valeroso es el enemigo,

mejor se justifican las propias derrotas, ¿no?

Es un mito que crea el enemigo.

Claro, cuando Escipión les vence, ocurre lo mismo.

Escipión necesita un enemigo imbatible

para rodearse de la gloria que había obtenido en Cartago.

Pero también es cierto que los romanos admiran

ese valor numantino

de llegar ante la muerte, hasta la muerte,

antes que perder su libertad

o pasar a vivir en unas circunstancias penosas.

En 134, el Senado de Roma envía a Escipión Emiliano

a Hispania.

Lo acompañan solo 4000 hombres.

Escipión se propone reclutar y entrenar un gran ejército

para derrotar a los numantinos y los demás celtíberos.

No quiere que le ocurra como en el primer intento

y somete al ejército a un duro entrenamiento

y a una dieta estricta.

Esta vez no pueden fallar ante los orgullosos celtíberos.

Desterró a los mercaderes,

las prostitutas, los adivinos y los criados.

Vendió carros y equipajes.

Conservó lo estrictamente necesario para el combate, nada más.

Se dirigió al territorio cercano a Numancia

y derrotó a los demás pueblos, como los vacceos

a los que los numantinos compraban víveres.

Segó los campos, cogió lo que era útil

para alimentar a su ejército y quemó el resto.

Escipión tenía un plan claro y los medios para llevarlo a cabo.

Tras reunir más de 50 000 hombres,

frente a los escasos 25 000 numantinos,

luego de haber entrenado a fondo al ejército

y diseñado su plan de estrangulamiento,

procedió a la construcción del cerco sobre Numancia.

Nunca antes en la Historia se había cercado una ciudad

para que sus habitantes perdieran

todo contacto con el mundo exterior.

La idea de Escipión era matar a los numantinos de hambre,

sed y desesperación.

Colocó empalizadas,

fosos y terraplenes para proteger a sus soldados.

Edificó un muro de nueve kilómetros con torres situadas

a 30 metros una de otra.

Al principio, tuvo dos campamentos que aumentó hasta siete.

Los campamentos fueron construidos con piedra,

como se vería después en época imperial.

Destinó la mitad de su ejército a vigilar el muro.

Reservó 20 000 hombres

para las salidas que fueran necesarias

y reservó a 10 000 en la retaguardia.

Las torres contaban con artillería.

Las ballestas y otras máquinas ayudaban a los arqueros y honderos.

Habilitó un sistema de señales para advertir de cualquier peligro.

Escipión convirtió Numancia en una gran cárcel

de la que resultaba imposible salir.

Pese a que su fuerza militar era superior,

muy superior a la de los numantinos,

evitó cualquier refriega o batalla a campo abierto.

También cortó el paso por el Duero.

La idea era firme y había que cumplirla:

reducir a Numancia por hambre.

Tras meses de duro asedio, las enfermedades y el hambre

diezmaron a los numantinos.

Qué amargo tuvo que ser para ese pueblo

reconocer el sabor amargo de la derrota

ante la odiada Roma.

Y qué trágico ese instante en el que muchos de ellos

deciden quitarse la vida antes que entregarse al enemigo.

Ellos no lo sabían, pero su muerte daría nacimiento

al mito eterno de Numancia.

Numancia agonizó esperando, con seguridad,

el levantamiento de alguna confederación ayudante,

y no recibieron ayuda.

Ni de Tiermes, ni de Uxama ni de ninguna otra ciudad.

Numancia tenía un territorio afín, al menos culturalmente afín.

En Castilfrío de la Sierra, en pleno alto llano numantino,

se excavó un castro con características

que nos ayudan a comprender el mundo

en el que se desarrollaron las guerras celtibéricas.

Algún tipo de control tuvo que tener,

pero bueno, digamos que todos estos...

No tanto la cultura castreña, que es unos siglos anterior,

sino los castros posteriores, los castillos

y las pequeñas ciudades que hay en este punto

tuvieron su papel, ya lo creo.

Como mínimo, como retaguardia indígena,

a la que Escipión, de una u otra manera, controlaba.

Y entre las posibles ciudades aliadas

de la que esperar una ayuda que nunca llegó

se encontraba la cercana ciudad celtibérica de Tiermes.

Tiermes, además de un espectacular yacimiento arqueológico,

es un enclave singular y hermoso.

Su contemplación es la de un paraíso perdido,

la de un rincón secreto, olvidado en vida,

recordado en una mañana clara de invierno.

La roca madre, excavada durante generaciones,

parece aprender la voz de los cronistas romanos

que, como Tácito, cantaron su valor.

Esta entrada rupestre en Tiermes no puede ser más hermosa.

Se encuentra excavada en la misma roca,

y la verdad que emociona, porque hasta su propio nombre,

Puerta del Sol, se encuentra cargado

de un fuerte simbolismo.

Y lo primero que aprecio es este curioso graderío.

Pero más allá de la arquitectura, el mundo celtibérico

buscó su simbolismo espiritual, religioso,

en aquellas religiones antiguas anteriores a los romanos

que vinculaban todo lo espiritual a la naturaleza.

No es casualidad que debajo de esta grada de piedra

se encontrara un manantial, una cueva con un manantial,

ni que el mundo celtíbero adorara y santificara los bosques.

Así, cuando vemos estos chopos, estos álamos,

cubiertos con ese manto dorado otoñal

y, sobre todo, cuando escuchamos sus hojas mecidas al viento,

podemos pensar que se tratan

de un antiquísimo salmo celtibérico.

¿Esperaron los numantinos la ayuda de Tiermes?

Toda la comarca celtibérica fue atemorizada por Escipión.

Debieron de tener noticia de un gran número

de soldados romanos que se acercaban y de las expediciones de castigo

que, sin duda, hizo Escipión.

La ciudad que podemos ver hoy en día,

esta Petra soriana, debe mucho a Roma.

El Acueducto Romano de Tiermes es sencillamente espectacular.

Trae el agua desde kilómetros de distancia,

y el agua tiene que escalar la roca durante largos tramos.

Y es que Roma, más allá de las legiones y las leyes,

es también ingeniería.

Y si esa ingeniería nos asombra hoy en día,

tratamos de comprender qué asombro no causaría

en nuestros antepasados celtíberos de 2000 años atrás.

La vida y la muerte

parecen encarnarse en los buitres que surcan estos cielos.

El ritual funerario celtíbero merece nuestra atención.

Hay un cambio muy transcendental

desde la Edad del Bronce a la Edad del Hierro,

y es el paso de la inhumación y la incineración.

Son incineraciones individuales, aunque en algunos casos,

en alguna urna han aparecido restos de dos o tres personas.

Y eso determina luego todo lo que es el campo de enterramientos.

Son necrópolis de incineración que se ordenan

en un momento determinado, a partir del siglo V-IV,

en algunas necrópolis, en calles perfectamente trazadas

incluso con estelas

que se han documentado en la zona del Jalón,

aquí no tanto.

Una vez cremado e incinerado el difunto,

los huesos se recogen, se colocan en la urna,

o directamente sobre la tierra, y se entierran.

Alrededor de esos restos, se colocan los ajuares.

Entre esos ajuares, me llama la atención lo que vemos:

las armas. ¿Qué simbolismo puede tener esto?

Explícanos lo que vemos porque es llamativo.

Sí. Bueno, lo que vemos es una punta de lanza de tamaño medio

y un broche de cinturón junto con una cinta de bronce

que fue decorativa.

Están enlazadas a través de la cinta decorativa.

En muchas ocasiones, en las fases antiguas

del siglo V, incluso hasta el siglo IV,

las armas y los objetos se deforman, se alteran.

Las armas había que doblarlas en la forja,

no se podía doblar porque se partían.

Es decir, hay un trabajo preparatorio del entierro

considerable, ¿no?

Que llevaría aparejado un ritual que desconocemos.

Se doblan y se introducen dobladas.

Y habría sido imposible devolverlas a su forma original.

Su significado, aunque hay distintas teorías,

es muy probable que fuera...

Que del mismo modo que el muerto se ha transformado

y no necesita su cuerpo físico de la vida

para ir al más allá, que las armas y los adornos

fueran también deformados.

Abandono Tiermes por la puerta oeste,

también escalada en roca.

Dejo atrás la ciudad de los vivos y afuera, nos aguarda

la ciudad de los muertos: la necrópolis.

Las necrópolis fueron muy importantes

en las ciudades celtíberas porque siguieron ritos

muy complejos y elaborados.

Hemos revisitado los grandes hechos de los celtíberos,

pero ¿quiénes eran?

No hay un pueblo celtíbero, sino que hay muchos pueblos

que reciben la denominación de celtíberos.

Esos pueblos tienen momentos de mayor expansión y retracción.

Son conquistados por otros pueblos, forman alianzas,

forman alianzas con Roma,

en llegar a pactos con el mundo romano también.

No es una nación celtibérica que está en desarrollo

y se enfrenta con los romanos, no es ese el panorama,

sino pueblos que se desarrollan, que se enfrentan entre sí,

se alían y, en un momento determinado,

se encuentran con los ejércitos helenísticos,

Cartago y Roma en la península, ¿no?

Su lengua incluía un número importante

de variantes regionales.

La conocemos en parte gracias a epigrafías bilingües,

como los bronces de Botorrita.

Estas piezas de bronce se excavaron

en la localidad zaragozana de Botorrita.

Recogen varias informaciones de gran valor.

Hay autores que encuentran concomitancias

entre el celtíbero y el protoeuskera.

Tenemos noticias de la religiosidad

y de los panteones celta y celtíbero

por boca de los historiadores romanos.

Eran comunidades volcadas hacia la naturaleza,

hacia los fenómenos meteorológicos,

hacia los bosques, los cursos de agua y las cuevas.

Los celtíberos levantaron algunos santuarios

en espacios naturales que consideraban sagrados.

Es el caso de Peñalba de Villastar, en Teruel.

Se trata de un sitio que, según investigaciones,

es un lugar sagrado, un lugar de peregrinación.

Un santuario, pero no un sitio que conserva

imágenes de los santos, sino un sitio al que acuden

los pueblos celtibéricos y romanos de los alrededores

a depositar sus ofrendas, hacer sus votos, a pedir

la protección de los dioses.

Las inscripciones celtibéricas lo que sí constatan

es la existencia de un lugar en el que se menciona

la presencia de dioses, dioses no conocidos

hasta ese momento en el panteón céltico,

y la presencia de determinados nombres de pueblos y de lugares

que se interpretan como asentamientos

de todo este territorio.

Aquí se han documentado dioses

de los que no se tenía noticia previamente, ¿no?

Sí vinculados con dioses con cuernos,

todo ese tipo de manifestaciones

que son comunes en el panteón celta, ¿no?

Y luego, lo que se produce es una síntesis

con los dioses romanos, una identificación, ¿no?,

entre determinados dioses indígenas con los dioses romanos.

La complejidad de sus creencias puede verse

en algunas piezas magníficas, como este vaso de los toros.

Es, probablemente, la única cerámica que conozcamos celtibérica

de la provincia de Soria que es narrativa,

incluye dos escenas.

En la primera, vemos un toro que está quieto

y que es perceptible con facilidad

la rotundidad del toro en reposo.

Se ven muy bien los cuartos delanteros y traseros,

donde se inscribieron unas cruces que insisten en esa sensación

de peso y de rotundidad del toro.

La cola cae también con un movimiento natural.

La cara y la boca del toro se abren de una manera

que ya no es tan habitual, parecen querer devorar a un pez

que está bajo él.

El pez, a su vez, tiene la boca abierta

como manifestando la intención de devorar al toro.

En la siguiente escena, vemos un toro

que corre, casi enloquecido,

lo cual es perceptible en las aspas,

con las que se ha conseguido ese movimiento.

Las patas ya no se ven, no están, y una rueda en el centro del toro

marca más esa sensación de movimiento enloquecido.

El pez no está,

con lo cual pensamos que el detonante

de la transformación que no podemos entender en su significado

fue el pez y que el toro devorara al pez.

La cola del toro, en este caso,

por encima del lomo del toro parece querer adelantarle,

que es algo que ocurre con mucha frecuencia

en las cerámicas numantinas.

Pero llegaban nuevos tiempos.

Tras la victoria de Roma, la Celtiberia se abre,

por completo, a la cultura,

la organización y las formas romanas.

Cuando ya se produce la conquista militar,

yo uso la palabra "disolución". La cultura celtibérica, lentamente,

va disolviéndose en la cultura romana.

Roma, además, que no impone ni la religión,

ni la lengua, ni el derecho

ni prohíbe las costumbres celtibéricas,

sencillamente va sobreponiéndose

con todo su poderío cultural y civilizador,

y desde la política y el gobierno.

-Hay un intento de asimilación de las elites indígenas

con las élites romanas y, por lo tanto,

el hablar su lengua no les favorece,

sino que tienen que hablar en latín. Es el prestigio y la utilidad

de una lengua que sirve para todo: comunicarse, comercializar...

Uniforme, no son lenguas diferentes,

sino que ya te entiendes con todo el mundo.

Lo que yo creo que va llevando a la sociedad

a adoptarlo como la lengua normal porque es más útil,

más fácil, es la lengua de los conquistadores

y es la lengua del prestigio, ¿no?

El conjunto de pueblos celtíberos fue paulatinamente integrándose,

igual que el resto de pueblos peninsulares,

en el gran poder del momento: en Roma.

Dicen que Tácito afirmó que, tas la caída de Tiermes,

desaparecía el mundo antiguo.

Hoy ya sabemos que ese mundo celtibérico,

más que desaparecer lo que hizo fue diluirse

en el gran torrente de la romanización

que todo lo inundó.

Y terminamos en este graderío rupestre

de la ciudad de Tiermes,

un excelente ejemplo de ese secretismo cultural

entre lo antiguo y lo nuevo que conformaría

esa formidable Hispania romana que hoy conocemos.

Arqueomanía - Réquiem por Numancia

28:17 10 jun 2020

Numancia fue la ciudad más citada en los textos de la Antigüedad. Su épica resistencia ante Roma forjó una imagen de irreductibilidad que alcanza nuestros días. El cerco de Escipión sobre la ciudad arévaca de Numancia se verá con todo lujo de detalles a lo largo del capítulo que nos muestra lugares de enorme belleza y relevancia históricas, como Termancia o Peñalba de Villastar.

Numancia fue la ciudad más citada en los textos de la Antigüedad. Su épica resistencia ante Roma forjó una imagen de irreductibilidad que alcanza nuestros días. El cerco de Escipión sobre la ciudad arévaca de Numancia se verá con todo lujo de detalles a lo largo del capítulo que nos muestra lugares de enorme belleza y relevancia históricas, como Termancia o Peñalba de Villastar.

ver más sobre "Arqueomanía - Réquiem por Numancia" ver menos sobre "Arqueomanía - Réquiem por Numancia"

Los últimos 71 documentales de Arqueomanía

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • 28:59 08 jul 2020 Arqueomanía hace un recorrido por diferentes países tras los pasos de arqueólogos españoles que trabajan fuera de nuestras fronteras.

  • La segunda Guerra Púnica

    La segunda Guerra Púnica

    27:28 01 jul 2020

    27:28 01 jul 2020 El siglo III antes de Cristo fue un campo de batalla entre potencias helenísticas. Roma y Cartago se enzarzaron en las llamadas Guerras Púnicas, una verdadera deflagración mundial.

  • La Marmotta

    La Marmotta

    26:56 24 jun 2020

    26:56 24 jun 2020 El origen de la navegación está en la misma base de la aventura humana. En este episodio nos sumergimos en un yacimiento italiano, La Marmotta, para descubrirlo. El maravilloso estado de conservación de sus materiales fabricados con madera despertó la atención de la comunidad científica.

  • Escuela de gladiadores

    Escuela de gladiadores

    27:30 17 jun 2020

    27:30 17 jun 2020 ¿Existió una escuela de Gladiadores en Córdoba? ¿Qué huella ha dejado el mundo de los gladiadores en la arqueología? ¿Es correcta la imagen de este espectáculo que ha llegado hasta nuestros días?

  • Réquiem por Numancia

    Réquiem por Numancia

    28:17 10 jun 2020

    28:17 10 jun 2020 Numancia fue la ciudad más citada en los textos de la Antigüedad. Su épica resistencia ante Roma forjó una imagen de irreductibilidad que alcanza nuestros días. El cerco de Escipión sobre la ciudad arévaca de Numancia se verá con todo lujo de detalles a lo largo del capítulo que nos muestra lugares de enorme belleza y relevancia históricas, como Termancia o Peñalba de Villastar.

  • 29:21 03 jun 2020 Una de las épocas de mayor poder y brillo de los reinos peninsulares fue la del Califato Omeya. Con capital en Córdoba, controló la práctica totalidad de la península, teniendo legitimidad en amplias zonas del Magreb y el África Subsahariana.

  • Visigodos

    Visigodos

    27:04 27 may 2020

    27:04 27 may 2020 La llegada de los visigodos y la posible constitución de un reino peninsular es uno de los episodios de la tardoantigüedad que vamos a desmenuzar en un capítulo que también mostrará los restos materiales de Bizancio en el viejo solar de Hispania.

  • Arqueología bíblica

    Arqueología bíblica

    26:00 20 may 2020

    26:00 20 may 2020 Una de las arqueologías que más interés despiertan, que son más populares, es la denominada arqueología bíblica. Manuel Pimentel muestra sus rasgos principales en un capítulo rodado en varios países de Oriente Medio y África.

  • La huella imborrable

    La huella imborrable

    29:00 13 may 2020

    29:00 13 may 2020 La arqueología, que empezó como una disciplina hermana de la historia del arte y del estudio de antigüedades, es cada vez una ciencia que emplea muchas herramientas de la ciencia de vanguardia. La genética es una de ellas, pero no la única. Yacimientos como La Beleña de Cabra, Pinilla del Valle o Valencina de la Concepción ocuparán un espacio destacado en el capítulo que contará con la participación de Juan Luis Arsuaga, Enrique Baquedano, Dimas Martín Socas o Germán Delibes, entre otros destacados profesionales.

  • Herculano

    Herculano

    29:29 06 may 2020

    29:29 06 may 2020 Arqueomanía viaja hasta la Campania italiana para aclarar que sucedió durante la explosión del Vesubio del 79 d.C. en las ciudades de Herculano y Pompeya.

  • La forja de los imperios

    La forja de los imperios

    28:22 29 abr 2020

    28:22 29 abr 2020 Manuel Pimentel viaja al corazón de Anatolia tras la pista de la misteriosa civilización hitita. Hatussa, Yazilikaya o Alaça Hoyuk son escenarios inigualables para comprender cómo se forjaron los primeros grandes imperios de la Antigüedad.

  • Primeras civilizaciones

    Primeras civilizaciones

    29:09 22 abr 2020

    29:09 22 abr 2020 Los yacimientos de Kharaysin en Jordania y Gobeklitepe en Turquía son los dos casos más antiguos en los que se documentan las primeras formas de civilización. Gobeklitepe además ha abierto una posibilidad en el horizonte de los estudios del origen del neolítico: las comunidades de cazadores recolectores se hicieron sedentarias por su vínculo con lugares religiosos. Los yacimientos de Kharaysin en Jordania y Gobeklitepe en Turquía son los dos casos más antiguos en los que se documentan las primeras formas de civilización. Gobeklitepe además ha abierto una posibilidad en el horizonte de los estudios del origen del neolítico: las comunidades de cazadores recolectores se hicieron sedentarias por su vínculo con lugares religiosos.

  • Pirineos

    Pirineos

    28:43 15 abr 2020

    28:43 15 abr 2020 Manuel Pimentel plantea un problema cuya solución requerirá de un viaje por uno de los lugares más duros de la península: los Pirineos. La cuestión es: ¿se puede documentar actividad prehistórica en las grandes cordilleras peninsulares?. Vamos a buscar los lugares en los que se puede documentar la primitiva presencia humana. Atravesaremos el Sobrarbe y mismísimo Parque Natural de Ordesa y Monte Perdido.

  • La tumba de Boadbil

    La tumba de Boadbil

    28:55 19 jul 2019

    28:55 19 jul 2019 La Alhambra es el escenario en el que Manuel Pimentel comienza sus pesquisas para localizar los restos de Boabdil, último Rey de Alándalus. Desde sus salones de ensueño, desde su arquitectura sin par, narra la vida del último monarca nazarí. Granada era la perla de la corona de Alándalus y su entrega recayó en un hombre joven, en un rey que no llegaba a los treinta años. Boabdil ha pasado a la Historia como un ser desdichado, pero lo cierto es que dejó España muy joven para vivir cuarenta años en el Magreb. ¿Qué fue de su vida?

  • 29:32 12 jul 2019 El descubrimiento de un sarcófago con inscripciones medievales en la iglesia de San Fermo de Verona puso a un equipo de investigación tras los pasos de Arnáu de Torroja, Gran Maestre del Temple fallecido en 1184 en la ciudad italiana a su regreso de Tierra Santa. En la catedral de Tarragona, reposan otros restos mortales, los de Guillem de Torroja, el hermano del maestre. En este episodio detectivesco tratamos de aclararlo con el trasfondo de las cruzadas y el Santo Grial.

  • El rey lobo

    El rey lobo

    28:12 05 jul 2019

    28:12 05 jul 2019 ¿Es posible que los pueblos íberos tuvieran un monarca llamado el Rey Lobo? Manuel Pimentel trata de aclararlo a través de una investigación que recorre varios yacimientos ibéricos.

  • Celtas

    Celtas

    28:13 28 jun 2019

    28:13 28 jun 2019 El noroeste peninsular es el territorio natural de expansión de la cultura castreña. Esta cultura se asimiló tradicionalmente a los celtas, ¿pero podemos estar seguros? Manuel Pimentel recorre el mapa celta y celtíbero de la península ibérica para aclarar el origen cultural y la expansión de los celtas.

  • En busca de Tartessos

    En busca de Tartessos

    27:48 21 jun 2019

    27:48 21 jun 2019 La búsqueda de Tartessos es el mirlo blanco de la arqueología española desde comienzos del siglo XX. En este episodio, Manuel Pimentel sigue su pista por diferentes localizaciones del Bajo Guadalquivir y Extremadura, investigando en lugares emblemáticos.

  • Fenicios

    Fenicios

    28:05 14 jun 2019

    28:05 14 jun 2019 Los fenicios son un conglomerado de pueblos orientales que monopolizaron el comercio mediterráneo durante centenares de años. En este capítulo nos acercamos a sus colonias en la península y a su expansión atlántica.

  • Arqueología canaria

    Arqueología canaria

    27:36 07 jun 2019

    27:36 07 jun 2019 Manuel Pimentel se desplaza al archipiélago canario para aclarar si los textos clásicos están en lo cierto al afirmar que las Islas Canarias fueron pobladas durante el siglo I antes de Cristo. Para ello visita Gran Canaria, el Hierro, la Palma y Tenerife. Sigue los pasos de los primitivos bimbapes, de los benahoaritas, de los guanches y los canarios para comprobar si su origen es beréber. Para ello, analiza el registro cultural y genético de la mano de prestigiosos científicos en un capítulo que muestra los grandes paisajes arqueológicos de las Islas Canarias.

Mostrando 1 de 4 Ver más