Presentado por Nacho Clemente y dirigido por Manuel Pimentel, 'Arqueomanía' acoge en su nueva temporada expediciones en Atapuerca, el Valle de los Neandertales o en las profundidades del mar.

El programa cuenta con expertos como Enrique Baquedano, Juan Luis Arsuaga, Juan Francisco Gibaja, Mario Mineo o Carolina Aznar.

4599541 www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
Para todos los públicos Arqueomanía - 12/05/18 - ver ahora
Transcripción completa

Subtitulado por Accesibilidad de TVE.

(Música cabecera)

"Arqueomanía".

Bienvenidos a "Arqueomanía". Valencina de la Concepción,

en Sevilla. Es uno de los yacimientos megalíticos

más importantes de Europa. Algunos de sus dólmenes

son conocidos de antiguo como La Pastora.

En las recientes excavaciones del dolmen de Montelirio,

han sorprendido a los arqueólogos

por su opulencia y la riqueza de sus materiales.

Una arquitectura tan hermosa y tan monumental,

como es la Motilla del Azuer

donde nos encontramos en estos momentos.

Bienvenidos a "Arqueomanía".

"Cuadernos de campo".

La Motilla del Azuer.

La arquitectura, más allá de su funcionalidad,

aspira a la belleza.

Existen bellezas clásicas, armónicas,

pero también otras sinuosas, orgánicas, pero igualmente hermosas.

La Motilla de Azuer,

una fortificación de la Edad del Bronce

que se encuentra en Daimiel, en plena llanura de la Mancha,

es un buen ejemplo de una arquitectura

tan antigua como desconcertante.

Fue edificada en el 2200 a.C.

y estuvo en habitada durante 900 años,

hasta abandonarse paulatinamente sobre 1350 a.C.

Excavada a partir de los años 70 del pasado siglo,

es uno de los exponentes más espectaculares

de la arquitectura del bronce español.

Estamos detrás de este gran pozo.

Sobre él una alta torre, unos laberintos

me parece todo una arquitectura tan colosal como extraña

y al tiempo hermosa. ¿Qué es la Motilla de Azuer?

-Definimos la Motilla de Azuer, como un yacimiento arqueológico

en el cual destaca indudablemente

este recinto fortificado,

a través de una serie de muros concéntricos

en torno a la torre central.

Son yacimientos que vinculamos con la Edad del Bronce.

Estamos en la prehistoria en esta etapa,

concretamente lo fechamos entre el año 2200 a. C.

hasta el 1350 con fechas calibradas.

De hecho aparece cerámica campaniforme

vinculada con esos estadios primeros de la Motilla

y luego, en torno al siglo XIV antes de nuestra era

aparece también elementos cerámicos.

Sorprende la visión externa de la Motilla de Azuer,

con su dédalo de murallas recortadas en el horizonte infinito.

Pero los volúmenes interiores, alrededor del pozo monumental,

son realmente espectaculares.

La planta de la fortificación recuerda a una flor,

cuyos laberintos y murallas concéntricas

asemejan a los pétalos que adornan al núcleo central,

al enorme pozo espiral de 15 metros de profundidad,

sobre el que se levanta, imponente, soberbia y lobulada,

la gran torre central, de 9 metros de altura.

Una obra tan descomunal, tamaño artefacto...

¿para qué serviría, en verdad?

Estamos hablando de un bronce antiguo

de un primer bronce cuando todavía el mundo del megalítico estaba vivo.

¿Esto por ser una construcción que aspire

a esa construcción colosal del megalito?

¿Ves alguna asociación?

-Un sentido de monumentalización, del espacio,

de complejidad con respecto al asentamiento humano

está presente en esta sociedad del bronce.

Indudablemente la Motilla cumple unos criterios de control

y gestión de bienes y recursos

que eran esenciales para estas gentes del bronce.

-Bienes y recursos que lógicamente el agua como siempre...

-Es fundamental.

-Y este enorme pozo, bellísimo,

con escalera espiral que va para abajo.

¿Y qué otros recursos custodiaban?

El grano a través de cereales

que cultivaban y almacenaban en diversos ámbitos,

las legumbres también hemos documentado dentro de la Motilla.

Áreas de trabajo, a través de hornos de combustión

e incluso el estabulamiento ocasional de animales.

Entre laberintos y murallas concéntricas

encontramos espacios con algunos silos para cereales,

legumbres, hornos y reducidas dependencias.

No aparece zona habitacional alguna, ni tampoco cultual.

Existen unas 32 motillas de características similares

en Ciudad Real, la mayoría aún sin excavar.

Una arquitectura tan antigua como desconcertante

que deja aún muchas preguntas sin respuesta.

La estructura de Motilla de Azuer es relativamente peculiar

en teoría es una fortificación para proteger cereales

y otros alimentos pero en verdad se muestra

como un auténtico laberinto, hay un deseo como un deseo

arquitectónico de dejar un mensaje estético, simbólicos,

de poder, no lo sé pero nos adentramos

en este auténtico laberinto, que recuerda al mundo clásico.

La fortificación, realizada con lanchas de caliza y con barro

se encontraba rodeaba por un poblado.

En algunas catas podemos observar las plantas

y zócalos de piedra de sus construcciones.

La fortificación, al abandonarse,

colapsó, y sus derrumbes y sedimentos

formaron un gran montículo,

conocido durante siglos como motilla.

¿Cuáles han sido las técnicas de reconstrucción del monumento?

-La Montilla ha tenido varias fases de intervención

de carácter estructural que han permitido

que se puedan contemplar los muros de forma vertical.

Se ha seguido un criterio que anastilosis,

el cual ha consistido... pues en un estudio

de cómo se han encontrado en el proceso de excavaciones

y tras una documentación exhaustiva de lo que son las estructuras,

se ha ido luego alzando.

A la hora de las reconstrucciones

lo que se hace es mortero, que sea similar

al barro original, pero que tenga una consistencia mayor

y perdure más en el tiempo.

La Motilla de Azuer, con su fortificación

orgánica y lobulada,

grita al viento de los tiempos

su deseo de permanencia.

Muestra de las primeras arquitecturas urbanas de España,

aún sorprende por lo extraño y bello de su planta y diseño.

Y es que, a veces, lo más antiguo

camina de la mano con la vanguardia más osada.

"Fragmentos".

"Homenaje a Antonio Valcárcel".

No es frecuente que en el mundo académico

ni en el arqueológico se homenajee a un trabajador de cuello azul,

a un obrero.

Pero en Vélez―Málaga,

en la sala de exposiciones del antiguo Ingenio,

se ha producido una honrosa excepción.

Este espacio municipal muestra los vestigios

de lo que fue una moderna instalación azucarera en su tiempo.

Es fruto de una arqueología industrial.

Un marco muy apropiado para hablar de nuestro protagonista.

Antonio Valcárcel,

capataz de excavaciones del Instituto Arqueológico Alemán,

ha sido el centro de una muestra que nos trae,

si se quiere,

la intrahistoria de las excavaciones arqueológicas

al foco de interés.

Aquellas personas que hicieron posible

la ciencia sin ser científicos.

Hoy, su nieto nos habla de él.

Mi abuelo era un jornalero más de esta vega de Torre del Mar.

En unos tiempos en los que realmente

buscar el sustento estaba muy complicado.

Entonces había un par de lugares de reunión

de los trabajadores donde ellos acudían por la mañana

y podían surgir hacer el jornal en alguna parte o no.

Parece ser que en una mañana del 64,

a principios de año, tuvo un encuentro

con los arqueólogos, con Hermanfrid Schubart

y hubo conexiones muy buenas.

Rápidamente tuvo mucha confianza con los arqueólogos.

Bueno, de alguna manera le dejaron a cargo

de organizar el personal y cada campaña,

cada vez que ellos volvían él era el responsable de hablar

con los obreros y de organizar una cuadrilla

que fuera eficiente.

Él había sentido que había sido muy relevante

lo que había estado en el proyecto que había participado.

Una ruptura con la rutina, con el destino

que de alguna manera te había colocado en el escalafón

más bajo de la sociedad.

La exposición es también un recorrido por las investigaciones

sobre el mundo fenicio de la costa oriental malagueña.

Su comisario, José Ramos, nos da las claves.

Hay que indicar también la calidad humana del equipo directivo

de las excavaciones con el profesor Schubart

y el profesor Artiaga y hubo una simbiosis.

Es el título de la exposición en equipo,

la unión del arqueólogo y los trabajadores

para un fin común.

El nivel de confianza y de garantía era tal

que Valcárcel era prácticamente como un profesor de campo.

Porque enseñaba claramente a perfilar, a trabajar

con los muros, con muros de adobe

y era la persona en la que tenían una confianza completa.

Los trabajadores casi nunca han sido valorados

en la historia de la arqueología

aquí se une tanto la historia de la arqueología

en la faceta humana y en la faceta científica.

Porque las excavaciones en esta zona de la Axarquía

han sido muy importantes.

Antonio Valcárcel fue una pieza clave

en los trabajos del Instituto Arqueológico Alemán.

Así ha quedado reconocido.

Historias de la arqueología.

Valencina, el alma de la prehistoria.

Trajano y el Efebo de Antequera

destacaban entre las coronas votivas de los reyes godos.

Los pioneros parecían mirar de lejos el brillo del Tesoro del Carambolo.

Sucedió en el Museo Arqueológico Nacional celebrando 150 años

de la arqueología española.

En un lugar discreto se podía contemplar

una incomparable hoja de cristal de roca.

Se aclaraba su procedencia: Valencina de la Concepción.

La daga pertenece al Museo Arqueológico de Sevilla

y había sido transportada a Madrid con motivo de esta gran exposición.

No estaban todas las piezas,

ya que faltaba la empuñadura de marfil

que completa el conjunto junto a la hoja y un estuche.

La técnica constructiva de la hoja de la daga constituye

uno de los grandes logros de la prehistoria europea.

Cuando nosotros hicimos una técnica no destructiva de Raman,

pudimos ver que en su interior tiene grafito,

con lo cual nos está indicando que su génesis, su origen,

ha de ser hidrotermal,

ya que ha de pasar por esquistos

o pizarra,

algo que tenga estos grafitos.

Porque esto tú no lo puedes golpear por donde quieras,

porque se va a facturar, se va a quebrar, mejor dicho.

Entonces, se requiere unos conocimientos bastante buenos

a la hora de tallar esto.

Aunque no es el único prodigio tecnológico

que se ha obtenido en Valencina.

Solo hay que observar estas puntas de flecha.

Pienso que debido a las características

mineralógicas y petrológicas de esta roca

se prestaba a que se pudiera exfoliar

y sacar estas láminas tan finas.

Así podían conseguir este espesor tan minúsculo.

Ni que decir tiene que estas piezas son puramente ornamentales,

no valen para un uso práctico.

Pensamos que la morfología después interior que tiene

que se acerca una elipse,

es conseguida a partir de un yunque.

Es muy curioso que cuando vas dibujando las piezas,

suelen coincidir en determinados tipos, tipo 1, tipo 2, tipo 3,

es decir, se acercan y se asemejan muchísimo.

Es como si tuvieran pintado esa forma geométrica,

esa elipse.

Hoy nos vamos a acercar

al yacimiento Prehistórico de Valencina de la Concepción,

que junto a los de la cercana Castilleja de Guzmán,

constituyen un vórtice en la Prehistoria Ibérica.

Trataremos de responder a una cuestión capital,

¿qué es en realidad el yacimiento de Valencina?

Aunque aparecerán en el camino decenas de maravillosas incógnitas,

entre ellas un misterioso enterramiento.

Valencina es un verdadero enigma.

Nos situamos aproximadamente

entre los años 3000 y 2000 antes de Cristo.

Valencina registra su periodo de esplendor durante esos mil años.

La civilización va inevitablemente unida

a los grandes valles de los ríos, como el Tigris, el Nilo,

el Níger o el Mekong.

El agua y la agricultura son el detonante

de la eclosión de las primeras grandes sociedades.

En la Península Ibérica,

el sur alberga las primeras muestras de una gran civilización.

Antes de Valencina ya hubo otros focos

como Antequera, Alberite o Trigueros.

En el oriente,

Marroquíes bajos en Jaén y Los Millares en Almería

son contemporáneos, más o menos, de Valencina.

El paisaje actual de la desembocadura del Guadalquivir

y de su antiguo delta

difiere del aspecto que tenía en la Antigüedad

cuando las orillas de un gran estuario marino

llegaban a las proximidades de la actual Sevilla.

En ese ambiente fluvial, de dehesa ganadera,

afloró el asentamiento de Valencina de la Concepción.

Con sus más de 400 hectáreas de extensión,

no podemos pasar por alto la situación del yacimiento,

porque Valencina fue una encrucijada

entre el Atlántico y el Mediterráneo,

entre el Norte de África y el resto de la península.

Así lo atestiguan materiales hallados durante sus excavaciones,

como el marfil africano y el ámbar de Sicilia.

También parece haber marfil de elefante asiático,

lo que nos situaría ante formas de comercio a larguísima distancia.

Esta encrucijada podría haber operado

como un emporio, como un Manhattan de la Antigüedad.

Los materiales exóticos van apoyando cada vez más esta hipótesis.

Podemos estar ante el centro de un territorio,

ante una especie de capital estatal desde la que sus élites

dominarían amplias zonas del Guadalquivir,

convirtiéndose en una suerte de gobierno central.

O simplemente, ante un lugar de reunión periódica.

La evidencia empírica que tenemos actualmente

no es decisiva como para que tengamos claro

si el sitio es,

por una parte una aldea,

un poblado, podemos decir,

donde vivía de forma permanente un contingente de población,

es decir, un lugar residencial.

O, por otro lado, un lugar de encuentro

o un lugar de agregación en el que se reunían periódicamente,

quizás una o dos veces al año,

comunidades que vivían en el entorno del Bajo Guadalquivir.

No debemos perder de vista la importancia de la navegación

para un puerto natural como Valencina.

Ya se han documentado embarcaciones complejas en esas cronologías,

como demuestran los barcos del abrigo

de la Laja Alta en Jimena de la Frontera.

La distribución de yacimientos

a lo largo de las orillas del Guadalquivir

refuerza la importancia del río como espina dorsal

de la civilización del sur peninsular.

En los momentos finales de Valencina,

allá por el 2.200 antes de Cristo,

se construyó un impresionante recinto de fosos

en lo que se conoce como Loma del Real Tesoro,

en Carmona, a unos 30 kilómetros de Valencina.

La cronología radiocarbónica que hemos obtenido

nos muestra que este sitio, Loma del Real Tesoro,

parece ser tardío dentro de la Edad del Cobre.

Es decir,

se situaría en los últimos 2, 3 siglos

del tercer milenio, muy a finales de la Edad del Cobre,

incluso entrando en la Edad del Bronce.

En ese periodo ya Valenciana está,

o bien abandonada,

o está en un proceso de declive y prácticamente de abandono.

Así que aquí tenemos la posibilidad

de investigar qué está sucediendo en esta región

cuando el gran yacimiento,

el gran asentamiento de Valencina perdió su importancia

y entró en una fase de declive.

Quizás el final de Valencina

tuvo que ver con episodios violentos.

Durante la Edad del Cobre no son extraños.

Tampoco durante el Neolítico, como tuvimos ocasión de comprobar

en el Campo de Hockey de San Fernando en Cádiz,

donde se excavaron cráneos con evidentes signos de violencia.

Por algo, desde luego,

se amuralló el yacimiento almeriense de Los Millares,

una auténtica fortaleza sobre una meseta.

Pero en Valencina, de momento,

no han aparecido cadáveres con signos de violencia.

Lo que no es óbice para que presente la que para nosotros

es la gran escena de la Prehistoria Ibérica,

una fotografía calcolítica de un ritual estremecedor.

Hemos reconstruido virtualmente el escenario, el gran monumento.

La tecnología nos ayudará en este viaje espacio-temporal.

Montelirio es la puerta de Valencina y su gran monumento más antiguo.

Situado junto al llamado PP4,

estaba muy próximo a la orilla del lago.

Su referente más exacto, por dimensiones y tipología,

es el Tholos del Romeral en Antequera,

que también tiene doble cámara, aunque con otra orientación.

En Valencina hay otros grandes megalitos,

como La Pastora y Matarrubilla, levantados después de Montelirio.

Esta arquitectura colosal materializa una estructura de poder

y una visión ideológica.

Sin duda, en el caso de los más monumentales, sí.

Porque de esto tenemos evidencias claras en varios casos,

y muy especialmente en el Tholos de Montelirio,

que se ha estudiado de una forma bastante exhaustiva recientemente,

y en el que hay una serie de rasgos y una serie de características

que con toda claridad indican que además,

o aparte de ser un lugar de enterramiento

y un espacio funerario, es un lugar de culto,

y es un lugar que tiene una trascendencia religiosa,

hay una trascendencia dentro de la cosmovisión

de estas comunidades más amplia

y que conecta con toda una serie de conceptos

que va más allá de lo que es estrictamente

las prácticas funerarias.

De forma que sí, hay algunas diferencias interesantes

entre los principales monumentos megalíticos

que conocemos aquí en Valencina.

Por ejemplo, el Tholos de Matarrubilla

es bastante más parecido al Tholos de la Pastora

que al Tholos de Montelirio porque la arquitectura

del Tholos de Montelirio es diferente en varios detalles

significativos a los de la Pastora y Matarrubilla.

Por los datos que hemos tenido recientemente eso probablemente

se explique como una evolución temporal,

de hecho, Montelirio es ahora mismo el Tholos monumental más antiguo

que conocemos en Valencina

mientras que parece bastante plausible

que tanto la Pastora como Matarrubilla

sean 200 o 300 años posteriores.

Estas diferencias se expresan o se reflejan

en cosas como la orientación.

El primer grupo de monumentos megalíticos aquí, en Valencina,

parecen tener una orientación canónica

en el sentido de que están apuntando a la salida del sol,

mientras que casos como la Pastora o Matarrubilla

se encuentran orientados de una forma atípica,

no a la salida del sol, sino en otro sentido.

En el interior del gran megalito, del llamado Tholos de Montelirio,

colocadas de manera precisa, al menos quince mujeres

encontraron su último refugio

allá por el 2800 antes de Cristo.

Se han recogido restos humanos por otras zonas del monumento,

como el corredor y la cámara pequeña,

pero la disposición de los cuerpos y los ajuares de la gran cámara

son el verdadero reflejo de una secuencia ritual

que todavía no ha podido ser desencriptada.

En la gran cámara,

las tres cuartas partes de los cadáveres

pertenecen a mujeres jóvenes, de unos treinta años de edad.

Es un colectivo predominantemente femenino

y de mujeres de una edad joven.

No hay ningún caso de una mujer de una edad anciana.

Que además luego presenta

una serie de características antropológicas

y biológicas bastante especiales.

En el Museo Arqueológico de Sevilla custodian los restos humanos

que estaban depositados en la cámara grande de Montelirio.

Una de las mujeres lucía un vestido confeccionado con cuentas minúsculas

en un alarde de virtuosismo.

No era la única que iba ataviada de esta manera.

De hecho, el grupo presenta cierta homogeneidad.

Quizás estemos ante un colegio religioso

o un colectivo social destacado.

La mayoría de las mujeres de la cámara principal

presentan problemas de artrosis en las articulaciones

y una enorme concentración de mercurio en sus tejidos.

Tanta que pudo ser la causante de su muerte.

El color rojo está omnipresente en la gran cámara de Montelirio:

en los pavimentos, los cuerpos o los ortostatos.

Todo está impregnado de cinabrio.

Cinabrio que contiene altas dosis de mercurio.

El cinabrio ya se había detectado en enterramientos paleolíticos,

como el del Mirón, en la cueva homónima

de Ramales de la Victoria, en Cantabria.

Algunas de las mujeres que yacían en la gran cámara de Montelirio

presentan unas altas concentraciones de esta sustancia,

lo que sugiere que la empleaban habitualmente en vida.

Seguramente de manera ornamental o para el tratamiento de cadáveres.

El cinabrio se utilizaba como pintura corporal

o para hacer un tatuaje de manera que era asimilado

de forma cutánea y luego se depositaba en los órganos,

en ciertos órganos del cuerpo, causando una serie de problemas

de salud importantes a estas personas.

Sospechamos, por los altos niveles de mercurio

que hay en algunos sujetos,

que pudiese ser utilizado de otras maneras más drásticas,

por ejemplo, mediante su ingestión o mediante su inhalación.

Una de las mujeres tiene seis dedos en ambos pies,

otro rasgo singular.

Se trata de un caso absolutamente excepcional

en la literatura de la prehistoria de la península,

nunca se había documentado un caso de una persona

con estas características.

En principio, es un rasgo congénito

que no supone digamos un mayor problema de salud

para la persona en cuestión,

pero si por la información que hemos visto

en antropología cultural y en etnografía,

la poca información que hay

sobre casuísticas de este tipo en sociedades prehistóricas,

se suele dar la coincidencia de que son personas

que han tenido una consideración

muy especial dentro de sus comunidades.

Y que este rasgo físico tan visible y tan especial

pues se les han conferido una situación un poco especial

desde un punto de vista simbólico y mágico también.

Si tenemos en cuenta que es altamente probable

que el enterramiento fuera en un solo episodio

o en varios pero muy próximos en el tiempo,

nos enfrentamos sin duda a un ritual que, de momento,

se nos escapa por su falta de paralelismos claros.

Sumando todos estos indicios,

la conclusión a la que hemos llegado nosotros

es que es posible que el colectivo

que se inhumó en la cámara grande al menos fuera un colegio

o un colectivo, un grupo de personas

predominantemente de sexo femenino

que tenían un papel como sacerdotisas

o como intermediarias entre lo mundano y lo sobrenatural,

entre lo diario y lo trascendente.

Y que bueno, eso podría explicar algunas de las características

tanto del ajuar, que incluye muchos objetos que, como he dicho,

tiene una cierta caracterización como materias primas especiales,

raras y mágicas, incluso esotéricas podríamos decir,

y los rasgos físicos que apreciamos en estos objetos,

en estas mujeres predominantemente

que son en algunos casos muy especiales

por no decir excepcionales.

La colocación de una de las mujeres de la gran cámara

nos retrotrae directamente

a los orantes del arte macroesquemático,

con sus brazos abiertos, elevados, como queriendo dirigirse

a una divinidad desconocida para nosotros.

De ser así, se trataría de la pervivencia

de una tradición neolítica, de un culto antiguo,

de la veneración de los llamados orantes.

Los cuerpos se sitúan junto a una estela con un oculado.

Las figuras de oculados,

fundamentalmente sobre láminas de oro,

son frecuentes en Valencina y parecen remitir a cultos solares.

Dentro del amplio repertorio de ajuares,

destacan varios elementos de prestigio como el marfil,

el ámbar o el oro.

De ámbar son unas figuritas de cerdos

que nos conducen a la ganadería de estos animales en dehesa

como forma de explotación económica.

Los cerdos serían propiedad de los elegidos

y por eso se representan en los ajuares funerarios.

Yo pienso que hay una relación muy estrecha

entre la vida cotidiana que ellos desarrollaban,

sus actividades,

y la proyección que hacían

del ámbito de lo simbólico.

El pastoreo en dehesas parece ser la fórmula magistral

para la ganadería productiva de Valencina,

que además de recurso alimenticio podría serlo de comercio.

La posesión de ganado, sobre todo de cerdos,

parece ser un signo de estatus.

Para hacerse una idea del poderío de las mujeres

depositadas en la cámara grande de Valencina,

baste decir que la acumulación de marfil

supera los cinco kilogramos.

Y no todo el marfil está tallado, lo que nos lleva a pensar

en la existencia de talleres locales.

También hay oro aluvial en láminas, ámbar,

delicadas puntas de flecha y restos de un banquete

u ofrenda ritual.

Y mucho pigmento rojo, todo es rojo.

Es posible que las grandes piedras, los ortostatos,

sean una reutilización, que hubieran estado colocados

en otro lugar previamente.

En algunos casos, como en el dolmen de Soto,

representarían personajes concretos,

según creen investigadoras como Primitiva Bueno.

El trabajo científico en Valencina, especialmente en Montelirio,

está siendo de una exhaustividad incuestionable.

Cada año aparecen nuevos datos,

cada vez los profesionales están más cerca

de una interpretación veraz.

Pero todavía, toca esperar para conocer

qué fue Valencina en la Prehistoria.

No podemos obviar este hito de la Historia de la Humanidad

que está a las puertas de Sevilla

y que no tiene parangón en Europa.

En el próximo programa despedimos la cuarta temporada

con un reportaje especial sobre la batalla de Baecula.

La excavación de la plaza de armas de Medina Azahara

y el arriesgado rodaje en la Cueva de las Estrellas

serán el colofón.

Arqueomanía - 12/05/18

29:54 12 may 2018

Os mostraremos todos los secretos de los dólmenes de Valencina de la Concepción en Sevilla, asistiremos a un emotivo homenaje del Instituto Arqueológico Alemán y disfrutaremos en la contemplación y la historia de la Motilla de Azuer.

Os mostraremos todos los secretos de los dólmenes de Valencina de la Concepción en Sevilla, asistiremos a un emotivo homenaje del Instituto Arqueológico Alemán y disfrutaremos en la contemplación y la historia de la Motilla de Azuer.

ver más sobre "Arqueomanía - 12/05/18" ver menos sobre "Arqueomanía - 12/05/18"

Los últimos 85 documentales de Arqueomanía

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • A imagen y semejanza. Estelas

    A imagen y semejanza. Estelas

    28:56 pasado miércoles

    28:56 pasado miércoles La representación humana a través del tiempo es uno de los temas de mayor interés de la Arqueología. Arqueomanía se ocupa hoy de algunas de sus manifestaciones más destacadas.

  • 29:25 07 abr 2021 Arqueomanía visita el Conjunto de los dólmenes de Antequera para poner al día todo el caudal de conocimiento que han producido las nuevas investigaciones realizadas en estos gigantes de la prehistoria.

  • 26:04 31 mar 2021 La Cueva de Nerja, en Málaga, es una de las grandes cavernas españolas con arte rupestre. Se trata de una cueva que, a pesar de recibir un gran número de visitantes cada año, en torno al medio millón, encierra uno de los patrimonios arqueológicos más importantes de nuestro país.

  • 26:33 24 mar 2021 La Cueva de Nerja, en Málaga, es una de las grandes cavernas españolas con arte rupestre. Se trata de una cueva que, a pesar de recibir un gran número de visitantes cada año, en torno al medio millón, encierra uno de los patrimonios arqueológicos más importantes de nuestro país.

  • Gadir

    Gadir

    30:15 17 mar 2021

    30:15 17 mar 2021 ¿Se sitúa la legendaria ciudad de Gadir en la actual Cádiz? ¿Fue la capital de Tartessos? ¿Es una fundación fenicia?

  • Los Millares

    Los Millares

    28:05 03 mar 2021

    28:05 03 mar 2021 Arqueomanía accede a las últimas investigaciones desarrolladas en el yacimiento de Los Millares, en Santa Fe de Mondújar en Almería, para conocer el nacimiento del fenómeno urbano en Europa Occidental.

  • Las guerras cántabras

    Las guerras cántabras

    30:45 24 feb 2021

    30:45 24 feb 2021 El comienzo del Imperio de Augusto tenía una cuestión pendiente: completar el dominio de todo su territorio. Para ello, necesitaba doblegar a los pueblos del norte de la península ibérica. Entonces, comenzó una larga y cruenta guerra.

  • Pecios

    Pecios

    28:41 17 feb 2021

    28:41 17 feb 2021 En este programa nos adentramos en las profundidades del mar y de los archivos históricos para mostrar las dificultades de una excavación arqueológica bajo el mar.

  • La frontera del Duero

    La frontera del Duero

    28:57 10 feb 2021

    28:57 10 feb 2021 Manuel Pimentel se desplaza a las grandes fortalezas militares del Duero en Soria para acercarnos la historia los conflictos entre el Califato y los reinos cristianos del norte.

  • 29:28 03 feb 2021 Este episodio de Arqueomanía nos acerca al canibalismo desde las pruebas arqueológicas halladas en la península ibérica y otros lugares del globo.

  • 29:20 27 ene 2021 El conocido como Valle de los Neandertales, en Pinilla del Valle, Madrid, puede ser el primer lugar en el que se documenta la actividad ritual de la especie humana neandertal. A lo largo de estos dos capítulos, trataremos de mostrar las evidencias que soportan esta teoría.

  • La traceología

    La traceología

    1:45 20 ene 2021

    1:45 20 ene 2021 En la Arqueología, se usa la traceología para la función de las herramientas líticas. A través de este método, se examinan las trazas de desgaste en los bordes de las piedras para averiguar para qué servían. La arqueóloga Belén Márquez explica en ‘Arqueomanía’ en qué consiste esta técnica.

  • 26:00 20 ene 2021 El conocido como Valle de los Neandertales, en Pinilla del Valle, Madrid, puede ser el primer lugar en el que se documenta la actividad ritual de la especie humana neandertal. A lo largo de estos dos capítulos, trataremos de mostrar las evidencias que soportan esta teoría.

  • Atapuerca en la trinchera

    Atapuerca en la trinchera

    30:12 13 ene 2021

    30:12 13 ene 2021 Arqueomanía recorre los yacimientos burgaleses para dar a conocer la excavación de los yacimientos de la Sima del Elefante, la Gran Dolina, Cueva Fantasma y Galería de las Estatuas. Esta última, una absoluta novedad. Manuel Pimentel se entrevista con Juan Luis Arsuaga, Eudald Carbonell, José María Bermúdez de Castro y María Martinón Torres, entre otros miembros del equipo científico, y los acompaña en el devenir de la excavación de este año. Además, Pimentel recuerda sus primeras visitas y hace un acercamiento personal y también historiográfico a varios miembros del equipo. Gracias al Fondo Documental de RTVE, los espectadores podrán ver de nuevo a Emiliano Aguirre en la campaña de 1976.

  • 28:59 08 jul 2020 Arqueomanía hace un recorrido por diferentes países tras los pasos de arqueólogos españoles que trabajan fuera de nuestras fronteras.

  • La segunda Guerra Púnica

    La segunda Guerra Púnica

    27:28 01 jul 2020

    27:28 01 jul 2020 El siglo III antes de Cristo fue un campo de batalla entre potencias helenísticas. Roma y Cartago se enzarzaron en las llamadas Guerras Púnicas, una verdadera deflagración mundial.

  • La Marmotta

    La Marmotta

    26:56 24 jun 2020

    26:56 24 jun 2020 El origen de la navegación está en la misma base de la aventura humana. En este episodio nos sumergimos en un yacimiento italiano, La Marmotta, para descubrirlo. El maravilloso estado de conservación de sus materiales fabricados con madera despertó la atención de la comunidad científica.

  • Escuela de gladiadores

    Escuela de gladiadores

    27:30 17 jun 2020

    27:30 17 jun 2020 ¿Existió una escuela de Gladiadores en Córdoba? ¿Qué huella ha dejado el mundo de los gladiadores en la arqueología? ¿Es correcta la imagen de este espectáculo que ha llegado hasta nuestros días?

  • Réquiem por Numancia

    Réquiem por Numancia

    28:17 10 jun 2020

    28:17 10 jun 2020 Numancia fue la ciudad más citada en los textos de la Antigüedad. Su épica resistencia ante Roma forjó una imagen de irreductibilidad que alcanza nuestros días. El cerco de Escipión sobre la ciudad arévaca de Numancia se verá con todo lujo de detalles a lo largo del capítulo que nos muestra lugares de enorme belleza y relevancia históricas, como Termancia o Peñalba de Villastar.

  • 29:21 03 jun 2020 Una de las épocas de mayor poder y brillo de los reinos peninsulares fue la del Califato Omeya. Con capital en Córdoba, controló la práctica totalidad de la península, teniendo legitimidad en amplias zonas del Magreb y el África Subsahariana.

Mostrando 1 de 5 Ver más