Aprendemos en casa La 2

Aprendemos en casa

Lunes a viernes a las 12.00 horas

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5549098
Para todos los públicos Aprendemos en casa - De 14 a 16 años - Ciencias sociales: Historia Siglos XVIII y XIX - ver ahora
Transcripción completa

(Música)

Durante el Antiguo Régimen,

Europa se encontraba sumida en una gran oscuridad.

# La oscuridad se cierne sobre mí. #

Un momento.

¿Quién ha apagado la luz?

Ahora, ahora sí.

Hasta que una serie de personas con unas ideas revolucionarias

comenzaron a alumbrar aquellos que, durante tantos siglos,

habían vivido sumidos bajo el absolutismo

y bajo la férrea sociedad estamental.

Son los llamados ilustrados, es decir,

aquellos que llevaron la luz, no solo a Europa,

sino al mundo entero.

"Mamá, no puedo encontrarte.

¡Corre hacia la luz, Caroline, corre lo más deprisa que puedas."

"¿Ves una luz, Homer? -Sí.

Hijo mío, dirígete hacia esa luz. -(GRITA)"

Y su movimiento, la Ilustración,

significó una de las más poderosas ideologías de la historia.

¿Quieres saber qué es la Ilustración?

¿Cuál es su importancia aún en el mundo en el que vivimos?

¡No te pierdas el siguiente vídeo!

¡Adelante!

"¡He visto la luz! ¡Me quema!

¡Aleluya!"

(Música)

Antes de estudiar

las características de la Ilustración,

tenemos que comenzar definiéndola.

Podemos definir la Ilustración como un movimiento cultural, político,

social y económico que surgió en Europa en torno al siglo XVIII.

Pero también podemos definirlo, fundamentalmente

como un cambio de mentalidad,

un cambio de mentalidad cuyo objetivo era renovar

y transformar las viejas estructuras del Antiguo Régimen.

Una preciosa definición del filósofo Inmanuel Kant

nos dice que la Ilustración fue la salida

de la minoría de edad del hombre, es decir,

el hombre que, hasta entonces era menor de edad

debido a que vivía bajo el amparo del rey absolutista

y de la religión,

cuando comienza a alumbrarse mediante la Ilustración

se convertirá en mayor de edad,

es decir, comenzará a ser libre y a pensar por sí mismo.

Esta característica, la del pensamiento propio,

la del pensamiento por uno mismo, es quizá la más importante

de todas con las que podemos definir la Ilustración.

Y es que podemos decir que su primera característica

fundamental era el uso de la razón,

el uso de la razón como forma de llegar a la verdad absoluta,

es decir, haciendo a un lado a la superstición

y a las viejas tradiciones

sobre las cuales nadie podía cuestionarse nada.

Debido a ello, el hombre es libre para pensar y actuar como quiera,

como su razón le dicte,

esta es otra de las características de la Ilustración,

la búsqueda de la libertad y la igualdad individual.

En materia política, la Ilustración alumbrará dos grandes ideas,

dos ideas que el hombre seguirá perpetuando en el futuro,

es decir, hasta nuestro presente.

Hablamos, por un lado, de la separación de poderes,

¿recuerdas que durante el Antiguo Régimen

todos los poderes recaían en una sola persona?

Esos tres poderes son los siguientes, repasémoslo.

El primero es el poder legislativo, aquel que elabora las leyes.

El segundo poder es el ejecutivo,

aquel que ejecuta las leyes elaboradas por el legislativo.

Y el tercer poder es el judicial,

aquel que juzga el cumplimiento de estas leyes.

Si todos estos poderes recaen en la misma persona,

podemos caer en un poder absolutista o dictatorial,

pero en cambio,

si estos poderes se encuentran separados,

nos podemos encontrar con un régimen más justo.

Es esto lo que pedían los ilustrados,

una separación de poderes que asegurase la libertad

y la igualdad de todos los ciudadanos.

Asimismo,

en materia política nos encontramos con otra idea revolucionaria,

una idea que está hoy en día de una actualidad importantísima,

es la idea de soberanía nacional,

aquella que dice que todos los poderes del Estado deben recaer

en el pueblo porque el pueblo es realmente el Estado

y no el rey como, según recordáis, decía Luis XIV: "El Estado soy yo".

"En cuanto al retraso, como os mencioné,

no queríamos molestaros con asuntos tan triviales del Estado.

¡Yo soy el Estado!".

Estudiaremos este concepto desarrollado por los filósofos

ilustrados más adelante.

En materia social,

otra de las características de la Ilustración

será el intentar acabar con esa férrea sociedad estamental

que ha caracterizado a Europa desde hace siglos.

En lugar de ello,

se propondrá una nueva división social por clases,

por clases económicas, es decir,

en la cúspide nos encontraríamos

con las clases económicas más admiradas.

Asimismo, los ilustrados darán una gran importancia a la educación,

a la cultura y a la ciencia,

todo ello relacionado con la idea de progreso.

Y te preguntarás:

"¿Cómo es posible que unas ideas que se desarrollaron en las mentes

de algunas personas pudiesen extenderse por todo el mundo?".

Pues bien, podemos caracterizar también

a la Ilustración por sus vehículos de difusión.

Fundamentalmente estas ideas que nacieron en esas tertulias

en las que los filósofos desarrollan sus ideas

se extenderá por toda Europa

mediante una burguesía culta

que va a llevar estas ideas a todos los rincones del continente,

las sociedades científicas, literarias, etc.,

que también van a contagiarse de estas ideas y, sobre todo,

el gran vehículo de difusión de la Ilustración serán los libros

y uno en concreto: la enciclopedia.

Una de las mayores obras literarias jamás realizadas por el hombre.

La enciclopedia fue una obra pionera en la historia

dirigida por dos ilustrados: Diderot y D'Alembert

proponía el aglutinar todos los saberes del mundo

en una sola obra literaria.

¿Por qué es tan importante la enciclopedia?

No porque significase una maravillosa

compilación de saberes en sus 28 volúmenes,

sino porque estos saberes estaban tratados

mediante el uso de la razón

y se encontraban inspirados en los valores de la Ilustración

y la ciencia moderna.

Fue, además,

un auténtico acto de valentía debido a la censura

y a la prohibición con la que la monarquía francesa

y el resto de reinos europeos intentó evitar su propagación.

Pero el efecto fue contrario al deseado por estos reyes

y la enciclopedia se convirtió muy rápido en el mejor medio

de difusión de los conocimientos y las ideas ilustradas.

(Música)

Después de haber visto

las características de la enciclopedia

como uno de los textos más importantes de esta época

y no solo de esta época,

sino también de la historia de la humanidad,

vamos a estudiar pormenorizadamente

algunos de los más importantes pensadores de la Ilustración,

es decir, aquellas mentes privilegiadas

que hicieron, con sus ideas, cambiar el mundo.

El primero será un pensador inglés,

que realmente no podemos encuadrarlo aún

dentro de la época de la Ilustración,

pues desarrolló su vida en el siglo XVII.

Hablamos de John Locke,

uno de los teóricos del parlamentarismo,

es decir, de aquel sistema político que se opone al absolutismo.

Para ello,

John Locke fue uno de los primeros en hablar de separación de poderes

como uno de los derechos fundamentales

que tiene que tener un Estado justo.

Cuando hablamos de filósofos de la Ilustración,

seguro que se nos vienen a la mente tres de ellos,

los tres más importantes y que vamos a ver ahora.

El primero de ellos,

Montesquieu fue un filósofo que desarrolló su carrera

en la primera mitad del siglo XVIII

y que, al igual que John Locke un siglo antes,

propuso la división de poderes

como uno de los derechos fundamentales de un Estado justo.

Ello lo hizo en su obra más importante,

y una de las más importantes obras literarias escritas:

"El espíritu de las leyes" y que,

como puedes ver en el texto de aquí detrás,

desarrolla la idea, entre otras, de separación de poderes.

Puedes pausar el vídeo para leer el texto con tranquilidad.

Voltaire es otro de los grandes pensadores de la época,

si bien no dejó una obra como Montesquieu

o como dejará Rousseau referente para conocer su idea política,

sí que nos dejo muchísimos textos.

Voltaire fue uno de los filósofos

de la época en defender la libertad de pensamiento

y la razón como guía frente a la ignorancia.

Y el último de los grandes personajes franceses

de la Ilustración es Rousseau.

Cuando en agosto de 2016 viajé a París,

visité en el panteón de los ilustres la tumba de Voltaire

y también la de Rousseau, a quien veremos a continuación.

Qué emoción encontrarme ahí, entre ellos.

"Nos encontramos en este momento

entre las tumbas de los dos más grandes filósofos

de la historia de Francia y dos de los más grandes del mundo,

entre Voltaire que tenemos ahí su tumba y entre Rousseau."

(Música)

Entre otras tantas ideas revolucionarias

vamos a quedarnos con una,

la más importante defendida por Rousseau

en relación a la Ilustración,

hablamos de la idea de soberanía nacional que,

como ya explicamos anteriormente,

es una de las más importantes, no solo de esta época,

sino también de nuestro presente

porque se encuentra de una gran actualidad.

Rousseau escribió otra de esas obras

para la historia llamada "El contrato social",

publicada en el año 1762.

Como podemos ver en el texto que tenemos aquí detrás,

Rousseau en su obra "El contrato social"

defiende la idea de soberanía nacional, es decir,

aquella que dice que el pueblo

es el auténtico soberano de un Estado.

Es, por tanto,

quien debe de tener el poder de un país

y no una familia o un rey.

Esta es la idea central que está detrás de nuestro sistema político,

es decir, la democracia.

¿Sabes por qué votamos?

No porque en realidad tengamos que elegir a un gobernante,

sino porque el poder de un país está en cada uno de sus ciudadanos

y tenemos que elegir a aquellos que nos representen políticamente

en nuestro nombre,

dándole el poder de tomar decisiones por nosotros,

pero no nos olvidemos, el poder está en los ciudadanos.

¿Sabías que el primer artículo de nuestra Constitución

está inspirado en la soberanía nacional?

Utiliza además estas mismas palabras.

La ilustración no solo fue una ideología de ámbito político

o social, también afectó a otros ámbitos, por ejemplo,

el económico,

ya que está en relación con un movimiento económico

que se desarrollará también en esta época

y que será muy importante para la economía,

hablamos del liberalismo y de un personaje en concreto,

otro pensador de la época y muy importante: Adam Smith,

el considerado padre del capitalismo.

Y es que Adam Smith, un pensador y economista estadounidense,

desarrolló su idea de que la economía

tiene que ser totalmente liberada de las manos que la controlan,

es decir, la economía debe ser libre.

Y como podemos ver en el texto que tenemos aquí detrás,

defiende además que todo hombre debe ser libre de buscar la manera

en que sobrevive.

Pues bien, después de haber visto

las características de la Ilustración, es decir,

sus ideas fundamentales

y las ideas también de sus principales pensadores,

vamos a terminar este vídeo viendo cómo influyeron

en algunos de los más importantes reinos absolutistas de Europa.

Pues sí, porque realmente influyeron.

Hablamos del despotismo ilustrado,

son reyes que abrazan estas reformas ilustradas

para intentar mejorar el bienestar de sus ciudadanos

y fomentar la cultura o las artes.

Así como también para intentar perpetuarse en el poder.

Pero estos déspotas ilustrados

no dejaron de ser reyes absolutistas, por tanto,

seguían teniendo un poder absoluto sobre sus súbditos,

es decir, controlando todos los poderes del Estado.

Es por tanto por lo que el lema del despotismo ilustrado

es el siguiente:

"Todo para el pueblo, pero sin el pueblo".

"¿Perdón? -¿Perdón? ¿Me lo puedes repetir?"

"Todo para el pueblo, pero sin el pueblo".

"Ah, ah, vale."

Es decir, intentar darle un bienestar a sus súbditos,

pero sin contar con ellos para el ejercicio del poder.

"Se te queda una cara de gilipollas total."

Hablamos, por ejemplo, de Carlos III en España,

de Federico II de Prusia, de José II de Austria,

o el más importante exponente del despotismo ilustrado,

la reina Catalina II de Rusia.

Y con esto hemos llegado al final de este vídeo, como verás,

la Ilustración es un cuerpo de ideas,

una ideología absolutamente revolucionaria.

A partir de la segunda mitad del siglo XVIII,

como verás en vídeos posteriores, vamos a ver cómo en diversos focos,

no solo de Europa,

sino de todo el mundo van a surgir, utilizando ideas ilustradas,

unos movimientos revolucionarios que van a romper

y causar un auténtico terremoto en el Antiguo Régimen.

Una Ilustración que nació en las mentes

de algunos pensadores privilegiados,

por tanto, ¿qué podemos sacar en clave de este vídeo?

Una moraleja:

Las ideas, aunque no lo creáis, pueden cambiar el mundo.

Espero que te haya gustado este vídeo

y nos vemos en el siguiente.

Adiós.

(Música)

"La Revolución francesa fue el cambio político social

más importante

que se produjo en Europa a finales del siglo XVIII.

Fue un período muy violento

en el que se derrocó el Antiguo Régimen,

para acabar instaurándose un nuevo régimen donde la burguesía,

apoyada en ocasiones por las masas populares,

se convirtió en la fuerza política dominante.

Veamos los detonantes que iniciaron esta revolución.

Siglo XVIII, nos hallamos en Francia,

la corriente de pensamiento vigente es el pensamiento ilustrado,

las ideas de gente como Voltaire,

Rousseau, Montesquieu, han hecho mella en la sociedad,

sostenían que el conocimiento humano podía combatir la ignorancia,

la superstición y la tiranía para construir un mundo mejor.

Este tipo de pensamiento se expandió a través de reuniones

realizadas en casas de gente adinerada,

en las que participaban intelectuales

y se hablaba de filosofía, política y literatura.

Se leía la enciclopedia,

una iniciativa de Didreto y D'Alembert

que contó en sus sucesivas publicaciones

con numerosos colaboradores

que escribieron miles de artículos

para dejar plasmado el pensamiento ilustrado.

La enciclopedia contribuyó al descrédito del sistema,

una sociedad culta que piensa por sí misma era la mejor manera

de asegurar el fin del Antiguo Régimen.

Los principios basados en la razón,

la igualdad y la libertad estaban presentes

en la mentalidad de los franceses, no solo de los franceses,

las ideas ilustradas se habían extendido por Europa y colonias.

Al otro lado del océano,

la Ilustración había servido de impulso

para que un 4 de julio de 1776,

las 13 colonias norteamericanas consiguieran su independencia.

Francia se hallaba bajo el dominio de una monarquía absolutista,

reinaba por entonces Luis XVI

que estaba casado con María Antonieta,

el poder del rey y de la nobleza eran la base de este régimen.

El Estado se encontraba

en una situación económica bastante precaria,

los gastos militares y las malas cosechas

crearon una gravísima situación social,

el pueblo pasaba hambre,

mientras el lujo y el despilfarro del rey y la nobleza

continuaban como si nada,

endeudando más las arcas del Estado.

La mentalidad ilustrada más el descontento social

provocaron el caldo de cultivo perfecto

para que estallara la revolución, pero antes,

vamos a ver cómo estaba dividida la sociedad francesa.

La sociedad estaba compuesta por tres sectores sociales

llamados Estados.

El primer Estado era la Iglesia, no pagaba impuestos,

recibía de los campesinos el diezmo, es decir,

la décima parte del producto de sus cosechas,

solo la Iglesia podía legalizar casamientos,

nacimientos y defunciones y la educación estaba en sus manos.

El segundo Estado lo componía la nobleza, dueños de las tierras.

La nobleza tampoco pagaba impuestos,

los campesinos les pagaban un tributo

y solo podían venderles sus cosechas a ellos,

era una casta encerrada en sí misma.

El primer Estado y el segundo Estado, es decir,

el clero y la nobleza sumaban un 3% de la población.

El tercer Estado comprendía el 97% de la población restante

y su composición era muy variada.

Por un lado, estaba la burguesía,

formada por los ricos comerciantes y banqueros,

los profesionales liberales, médicos, abogados.

También por artesanos y pequeños comerciantes.

Por otra parte, existían campesinos libres, pequeños propietarios,

arrendatarios y jornaleros,

el tercer estado carecía de poder y decisión política,

pero pagaba todos los impuestos,

hacía los peores trabajos y no tenía ningún derecho.

La burguesía necesitaba tener acceso al poder

y manejar un estado centralizado que protegiera

e impulsara sus actividades económicas,

tal como venía ocurriendo en Inglaterra.

Pero volvamos a París.

Cuando la precariedad provocó revueltas,

la gente fue a quejarse a Versalles del hambre que pasaba, entonces,

corrió el rumor de que la reina, muy altanera, pronunció la frase:

"Pues que coman pasteles",

algo así trascendió y resultó bastante provocador.

Para levantar el grave déficit presupuestario,

el rey tuvo que declarar al Estado en bancarrota

y convocar en 1788 los Estados generales.

Un parlamento medieval

que se había convocado por última vez 174 años antes.

Una asamblea donde los diputados de la nobleza,

del clero y del pueblo se reúnen.

Estuvieron presentes unos 1200 diputados,

la mitad representaba los dos primeros Estados

y la otra mitad representaba al tercer Estado

que había conseguido duplicar su representación.

La sesión inaugural fue presidida por el rey Luis XVI,

la nobleza y el clero reclamaban el voto por estamento,

que les aseguraba la mayoría sin necesidad de lograr un consenso.

El tercer Estado pedía el voto por cabeza,

que permitía más igualdad en la votación.

Ante la negativa de los dos primeros Estados

y el consecuente bloqueo de toda votación,

el tercer Estado invitó

a que diputados sueltos de la nobleza y del clero

se unieran a ellos.

Dos nobles y 149 miembros del clero lo hicieron,

ante este acto revolucionario,

el rey Luis XVI mandó cerrar la sala

y prohibió su entrada

a los representantes del tercer Estado.

Los diputados del tercer Estado, entonces,

deciden constituirse en una nueva asamblea

y ser los verdaderos representantes del pueblo de Francia.

Encontraron otro lugar de reunión,

la Sala del Juego de Pelota de Versalles.

Esta asamblea tomó el nombre de Asamblea Nacional,

prometiendo permanecer unidos

hasta dar una constitución a Francia.

El Rey intentó la disolución de la asamblea,

el diputado Mirabeau entonces pronunció la célebre frase:

'Estamos aquí por la voluntad del pueblo

y solo saldremos por la fuerza de las bayonetas'.

El 14 de julio,

el pueblo de París respaldó en las calles

a sus representantes y ante el temor

de que las tropas reales los detuvieran,

asaltaron la fortaleza de la Bastilla,

símbolo del absolutismo monárquico,

pero también punto estratégico del plan de represión de Luis XVI,

pues sus cañones apuntaban a los barrios obreros.

Tras cuatro horas de combate, los insurgentes tomaron la prisión.

Retornando al ayuntamiento, la multitud acusó al gobernador

de la prisión de traición, le apuñalaron

y recibió un balazo que lo mató.

Su cabeza fue cortada y exhibida en la ciudad clavada en una pica,

naciendo desde entonces la costumbre de pasear en una pica

las cabezas de los decapitados,

algo que se volvió muy común durante la revolución.

La toma de la bastilla dio a los radicales

y al pueblo de París mucha confianza en sí mismos,

lo que tuvo su expresión en la prensa.

Jean-Paul Marat,

un médico que fundó un periódico de enorme éxito,

se convirtió en la voz de la revolución

y en una especie de líder del proletariado

con su continua hostigación a los ricos.

El rey acabó cediendo e invitó a la nobleza y al clero

a que se unieran a la nueva Asamblea Nacional,

la asamblea adoptó el nombre de Asamblea Constituyente.

Entre las labores que llevaría a cabo la Asamblea Constituyente

destacan la aprobación

de la Declaración de los Derechos del Hombre

y del Ciudadano, la supresión del feudalismo,

la apropiación de los bienes de la Iglesia,

la Constitución civil del clero, la libertad de prensa y,

por supuesto, la redacción de una Constitución.

En esta asamblea se sentaban a la derecha los que defendían

una monarquía parlamentaria,

a la izquierda,

partidarios de una República se sentaban los que representaban

los intereses de las clases medias y populares.

Así nace la definición ideológica del concepto entre ser de derechas

o de izquierdas.

A finales del mes de septiembre de 1789,

en París circulaba el rumor

de que el rey estaba formando sus tropas

y los periodistas, con Marat a la cabeza,

azuzaron a la gente con el fin de que reaccionasen.

La gente marchó a Versalles, acampó,

organizó revueltas a las afueras de palacio

e incluso un grupo de mujeres entró en palacio

y decapitó a miembros de la guardia real.

Después, exigieron al rey

que trasladara su residencia de Versalles a París

y así lo hizo,

una gran multitud desfiló a París y el rey tuvo que alojarse

en el Palacio de las Tullerías,

era una manera de tenerle más controlado

y poder someterlo a la voluntad popular.

La Asamblea Constituyente que trasladó su cámara París,

consigue aprobar la Constitución en 1791.

Francia funcionaría como una monarquía constitucional.

La Constitución establece que la soberanía reside en la nación

y ya no en el rey.

Al rey no le queda otra que aceptar la Constitución.

Con su poder enormemente debilitado, el rey empieza a pergeñar un plan

para recuperar su poder.

Sabe que solo puede hacer esto

con la ayuda de un ejército extranjero,

su plan es escapar de las Tullerías

para alcanzar la frontera más cercana.

El rey y la reina se disfrazan de criados

y escapan durante la noche,

cuando están a punto de alcanzar la frontera con Austria,

su plan fracasa, les descubren y les apresan.

En este momento,

el doctor Guillotin había propuesto

un sofisticado método de decapitación

que presenta a la asamblea.

El periodista Marat, entusiasmado con este artefacto,

apoda al aparato 'guillotina',

acabará teniendo un papel muy importante.

Con los reyes presos y por miedo a un ataque inminente,

la asamblea se anticipa y declara la guerra a Austria,

el país de la familia de María Antonieta.

Pronto Prusia se une a Austria.

El 10 de agosto de 1792,

las masas asaltaron el Palacio de las Tullerías

y la asamblea legislativa suspendió

las funciones constitucionales al rey.

La asamblea acabó convocando elecciones con el objetivo

de configurar por sufragio universal un nuevo parlamento

que recibiría el nombre de convención nacional.

Aumentaba la tensión política y social en Francia y, además,

se encontraba en guerra e iba cediendo territorios

ante sus enemigos.

El nuevo parlamento elegido, compuesto fundamentalmente

por los jacobinos con Robespierre a la cabeza

y los girondinos de corte más moderado,

deciden abolir la monarquía y proclamar la República.

Abren un juicio al rey por traición que, finalmente,

es condenado a muerte.

Muere ejecutado en la guillotina,

la reina María Antonieta acabaría corriendo la misma suerte

y sería ejecutada más adelante.

La revolución se había radicalizado.

Durante este periodo,

se produjo el ajuste de cuentas entre los jacobinos radicales

y los girondinos moderados.

El sanguinario Marat arremete en su periódico contra los moderados

y publica listas de supuestos traidores a la revolución.

Esto acabaría con Marat asesinado,

mientras se daba un baño en su casa.

¿La consecuencia?

Marat se convirtió en un mártir, en una leyenda de los radicales.

La convención nacional redactó una nueva Constitución.

Creó también un nuevo calendario,

según el cual el año 1792 se convertiría

en el año uno de su nueva era.

Cambiaron los nombres de los meses: floreal, brumario, germinal...

Se quitó la semana con el fin de suprimir

las connotaciones religiosas del domingo

y cada mes se dividiría en tres periodos de 10 días.

Los grandes oradores Robespierre y Danton

son las figuras revolucionarias

que cobraron más protagonismo en este momento.

El poder legislativo de la nueva República

estuvo a cargo de la convención,

mientras que el poder ejecutivo

recayó sobre un órgano de nueva creación,

el Comité de Salvación Pública,

con el fin de salvaguardar la República.

Este órgano cayó bajo el mando del jacobino Robespierre,

los jacobinos desataron lo que se denominó

el Reinado del Terror

entre 1793 y 1794, una especie de dictadura jacobina.

El experimento republicano francés acabó evolucionando

en un régimen terrorista,

entre 10.000 y 40.000 personas fueron guillotinadas

ante acusaciones de actividades contrarrevolucionarias.

Los inclementes responsables del terror

sirvieron mal a los ideales que decían defender.

Sacerdotes y miembros de la nobleza fueron guillotinados.

Mientras tanto,

en la guerra en la frontera, un joven general está comenzando

a ganar algunas batallas para la República francesa,

se llama Napoleón Bonaparte,

pero en el interior, una rebelión que llegó a convertirse

en una verdadera guerra civil

enfrentó a los partidarios de la Revolución francesa

y a los contrarrevolucionarios.

Se denominó la guerra de la Vendée.

La locura colectiva

hizo que los propios líderes revolucionarios

corrieran la misma suerte al ser acusados y condenados

por celos de sus rivales

o por aspirar a una dictadura personal.

Robespierre propone más terror como un camino hacia la virtud,

Danton, sin embargo,

cree que es el momento de acabar con el terror,

¿consecuencia? Guillotinan a Danton.

Aumenta el número de ejecuciones,

lo que se conoce como el Gran Terror,

la locura de Robespierre solo podía acabar de una manera,

con su cabeza cortada en la guillotina.

Con la caída de Robespierre, acabó el terror,

pero no la revolución.

Finalmente, en un intento de moderación,

en 1795 se promulgó la nueva Constitución del año 3,

que había elaborado y aprobado la convención

durante los meses anteriores.

Se trataba de una Constitución muy diferente

a la de 1793 y en esencia, volvió a los principios

de la Constitución monárquica de 1791.

Las dos novedades principales que presentaba era

que el poder legislativo estaba compuesto por dos cámaras,

siguiendo el modelo británico

y que el ejecutivo estaba integrado por cinco personas

que formarían el directorio,

el nombre con el que acabaría conociéndose

al nuevo régimen republicano.

El directorio es una fase entre 1795 y 1799

de carácter más moderado,

este periodo está caracterizado

por la disección entre los directores

y una grave crisis económica.

Napoleón Bonaparte, retornando de su campaña en Egipto,

encontró la motivación para dar en 1799 un golpe de Estado,

el del 18 de brumario.

Se hizo proclamar primer cónsul de la República,

comienza la fase política del consulado, en esta etapa,

consiguió restablecer el orden interno

con gran apoyo del pueblo francés.

La economía volvería a crecer.

En 1804,

vuelve a dar otro golpe de timón mediante un plebiscito

y Napoleón se proclama emperador.

Para muchos historiadores, aquí acabó la revolución,

pero el grito de la revolución

aún pervive hoy en día en todas partes.

'Libertad, igualdad y fraternidad',

estas palabras cambiaron

la historia de occidente para siempre."

(Música)

"La Revolución industrial, ¿cuándo tiene lugar?

En el periodo que va de 1780 a 1840.

¿Dónde tiene lugar?

En Inglaterra,

para después extenderse a Europa y a los Estados Unidos.

¿Por qué fue una revolución?

¿En qué consistió?

Desde el neolítico, esto es 10.000 años antes del siglo XVIII,

la humanidad no había experimentado una serie de transformaciones

tan importantes en cuanto a su economía,

su productividad,

aparición de nuevas tecnologías que conllevó a una transformación

profunda de la sociedad.

En el neolítico se aprendió a plantar, aparece la agricultura,

domesticar a los animales, apareció la ganadería,

las sociedades ya no necesitan ser nómadas para subsistir,

por lo que el hombre se hace sedentario y recolector,

pudiendo almacenar el excedente.

Surge un nuevo modelo de organización social

con la aparición de ciudades y de nuevas civilizaciones.

Con la Revolución industrial se va a vivir otro salto cualitativo

en la forma de vivir,

se va a pasar de un sistema rural

de producción manual basado en la agricultura,

a un sistema de producción industrial en las ciudades.

Vamos a desgranar cómo van apareciendo estos cambios.

Nos situamos en la segunda mitad del siglo XVIII, en Inglaterra,

las 13 colonias británicas en América acaban de independizarse,

hecho que marca el inicio de la edad contemporánea.

Es la época de las revoluciones liberales

y el derrocamiento del Antiguo Régimen.

Desaparece el poder absoluto del monarca,

los súbditos se convierten en ciudadanos

que van a poder tomar decisiones sobre su propio destino.

Desaparece la brecha social entre los privilegiados

y el pueblo llano,

con el surgimiento de una nueva clase social: la burguesía.

Una clase revolucionaria enfrentada

en los estamentos de los privilegiados.

¿Por qué la Revolución industrial comienza en Inglaterra?

En Inglaterra se había instaurado 100 años antes

el sistema parlamentario,

definido ideológicamente por el liberalismo de John Locke,

basado en la división de poderes,

la economía de mercado y la libertad individual.

Este modelo fue copiado después por Estados Unidos,

Francia,

España y es el modelo que se usa hoy en día

en casi todos los países democráticos.

Este sistema presta un nivel de seguridad jurídica

que proporcionaba suficientes garantías

para el empresario privado.

Ello, sumado a una mentalidad protestante más abierta

que en otros países del sur de Europa,

un periodo de paz dentro de Gran Bretaña,

un buen sistema bancario,

cierto equilibrio monetario y la ausencia de inflación,

hacen que se den las condiciones para que aparezca el capitalismo

y con ello la revolución de la industria.

Inglaterra también tenía una posición

geoestratégica privilegiada,

poseía una gran flota naval que dominaba los mares,

controlaba, entre otros,

los territorios del subcontinente indio,

fuente importante de materias primas para su industria

como el algodón que alimentaba la industria textil.

El proletariado,

con el nacimiento de la burguesía nace también el proletariado,

los trabajadores o clase obrera que carece de propiedades

y medios de producción por lo que, para subsistir,

se ve obligada a arrendar sus fuerzas de trabajo

a la burguesía propietaria de los medios de producción.

Las condiciones laborales de los trabajadores

eran todavía muy precarias con largas jornadas de trabajo

y malas condiciones sanitarias, pese a esto,

supusieron un gran avance respecto a épocas anteriores,

hubo un éxodo del campo a las ciudades.

Las grandes ciudades mejoraron su alcantarillado

y mejoraron las condiciones de salubridad,

se redujeron las epidemias

y Edward Jenner descubrió la primera vacuna contra la viruela,

se redujo la mortalidad infantil,

la consecuencia fue una gran explosión demográfica.

En un siglo se triplicó la población del país,

aumentó la esperanza de vida de los 35 a los 50,

el capitalismo trajo progreso

y el salario medio en Inglaterra se duplicó,

los precios bajaron y mejoró sustancialmente la calidad de vida,

aunque el nivel de vida mejoró en el cómputo general,

los grandes beneficiarios fueron los burgueses,

que pasan de ser una clase social revolucionaria

a una clase acomodada.

La burguesía, cuya situación de privilegio social se basa

fundamentalmente en la fortuna,

desplaza definitivamente a la aristocracia terrateniente,

cuyos privilegios estaban en su origen

o en sus vínculos de sangre.

Pero el nivel de vida de la clase obrera

todavía tendría un amplio margen de mejora

y si no, que se lo digan a Karl Marx,

¿cuál fue el principal avance tecnológico

de la Revolución industrial?

La máquina de vapor fue un invento

que perfeccionó el ingeniero escocés James Watt.

La máquina de vapor consiste en un motor de convulsión externa

que transforma la energía térmica

de una cantidad de agua en energía mecánica.

Por la flecha roja a la izquierda entra el vapor de agua calentado

por una caldera de carbón cerrada herméticamente,

se genera vapor de agua,

lo cual produce la expansión del volumen

de un cilindro empujando un pistón.

Mediante un mecanismo de biela-manivela,

el movimiento lineal alternativo del pistón del cilindro

se transforma en un movimiento de rotación que acciona una rueda.

¿Qué aplicaciones tuvo la máquina de vapor?

La introducción de la máquina de vapor en las distintas industrias

fue el paso definitivo en el éxito de la Revolución industrial,

pues su uso significó un aumento espectacular

de la capacidad de producción.

Al elevar la capacidad de producción,

se disminuye el tiempo de fabricación de los productos,

dando paso a la producción en serie.

Se simplifican tareas complejas en varias operaciones simples

que pueda realizar cualquier obrero sin necesidad

de que sea mano de obra cualificada

y de este modo bajar costos en producción

y elevar la cantidad de unidades producidas.

Los modelos anteriores de máquinas de vapor a los de Watt

se habían usado para el bombeo de agua,

la máquina de Watt introducía el movimiento de rotatorio,

por lo que se pudo usar para suministrar energía motriz

a otras máquinas como un molino harinero,

un martillo de forja para elevar carretillas con mineral en las minas

mediante raíles metálicos

o para la floreciente industria textil del algodón.

Pronto se realizaron los primeros experimentos para aplicar el vapor

al transporte terrestre.

George Stephenson,

que comenzó experimentando

con el transporte de grandes cargas en las minas de carbón,

puso a punto su primera locomotora.

La construcción del ferrocarril de Liverpool a Mánchester

en 1829 consolidó su fama para siempre.

El ferrocarril permitía transportar

materias pesadas a 40 kilómetros por hora,

una velocidad antes impensable,

acortando extraordinariamente el tiempo de los desplazamientos

y permitiendo vertebrar el comercio interior,

escasamente desarrollado hasta entonces.

El volumen de los intercambios se multiplicó,

también se aplicó el vapor en otro ámbito

de la industria del transporte:

la navegación fluvial y marítima

con la invención de los barcos de vapor.

Otro avance digno de mención fue el alumbrado público de gas,

las ciudades se convirtieron en lugares más seguros para viajar,

al instalar lámparas de gas en las calles,

se redujeron las tasas de delincuencia.

Al final de la Revolución industrial,

las ciudades se habían transformado,

la población de Inglaterra se había triplicado,

las ciudades de Birmingham y Mánchester prosperaban

como ciudades textiles, ruedas mecánicas tejían su tela

y sus chimeneas echaban humo sin parar.

Aparecieron ferrocarriles,

modificando y vertebrando el trazado de las ciudades

y en los muelles, barcos de vapor.

La vida cobró nueva animación de una nación que la brava el campo,

Inglaterra, de pronto,

se había convertido en la primera nación industrial del mundo.

Pero todo esto solo es el principio,

pues a partir de 1850,

entramos en la segunda fase de la revolución,

conocida como la segunda Revolución industrial.

"¿Quieres ser miembro del canal?

Al lado del botón de 'suscripción' hay un botón que pone 'unirse',

haciéndote miembro del canal, obtendrás insignias

y emojis personalizados."

¿Sabes cuál es el origen de ideologías políticas

que son muy importantes en nuestro mundo político actual?

¿Sabes cuáles fueron las consecuencias

de la Revolución industrial tanto a nivel social

como económico en el mundo?

En este vídeo vamos a...

(Pitidos)

¿Qué pasa?

"Falta batería".

¿No has cargado la batería, hombre?

Estos becarios, de verdad.

"Nos ha tocado un becario hoy no puede ser esto."

Es que te lo dije que cargaras la batería, de verdad.

¿Y qué quieres que haga?

De verdad, estoy cansado de tus desplantes,

me voy a poner en huelga.

¿De qué estás hablando, muchacho? ¿Qué huelga te vas a poner tú?

Sí, en huelga,

estoy cansado de estas condiciones de trabajo,

estoy grabando 15 horas al día, editando vídeos,

ya no puedo trabajar así y todo por un sueldo

que no tengo que decir cómo es.

¡Anda, hombre! Estos becarios, de verdad.

¡Ya no contrato más becarios!

"A becarios en este programa, con cariño, pero becarios no,

becarios, no, nunca más."

Mira, yo ya estoy cansado, de verdad, lo voy a dejar, me voy,

aquí te quedas. Vas a grabar tú solo.

Bueno, pero... -Ahí te quedas.

Yo no trabajo más por una miseria. Adiós.

Como me quedé ahora sin el cámara, a ver cómo grabo.

¿Cómo estás? ¿Bien?

¿Te encuentras bien? ¿Estás a gusto? ¿Sí?

¿Quieres algo?

Puedo ir por un vaso de agua, vale. ¿Sí? OK.

Bien, después de haber negociado un poco con mi cámara

los flecos de un nuevo contrato,

vamos a continuar estudiando en este vídeo

cuáles son las consecuencias

de la Revolución industrial centrándonos,

sobre todo, en la aparición del movimiento obrero.

¿Estáis preparados para estudiarlo? ¡Adelante!

(Música)

Comenzaremos a estudiar en este vídeo cuáles son las consecuencias

de la Revolución industrial entre las personas,

no solo de Inglaterra,

sino también en aquellos lugares del mundo

en los que este proceso llegó.

En primer lugar, vamos a hablar de las consecuencias económicas.

Porque de entre aquellas personas importantes

en la Revolución industrial, podemos hablar

del desarrollo de la economía capitalista.

Es decir,

tanto las revoluciones liberales que ocurrieron en el siglo XIX,

como la Revolución industrial,

favorecerán el desarrollo de un sistema económico

que va a beneficiar a los burgueses y aquellos que tenían el capital.

Será la llamada "economía capitalista",

una economía cuyas bases sentó Adam Smith

en su obra "La riqueza de las naciones".

¿Cuáles son las bases de la economía capitalista?

En primer lugar, el hecho de que la economía debe ser libre,

el estado no puede intervenir en ella para fijar precios

o fijar algunas normas excesivas.

Asimismo, según la economía capitalista,

¿qué era lo que fijaban los precios en el mercado?

Pues precisamente el mercado, es decir,

la ley de la oferta y la demanda.

Otra característica de la economía capitalista

será el hecho de que los medios y los sistemas de producción

estarán en manos privadas, es decir,

de aquellos burgueses que montarán empresas y crearán fábricas.

Y, por último,

el gran objetivo del capitalismo de este sistema económico

será la búsqueda del mayor beneficio.

Por tanto,

se intentará mejorar la producción de las fábricas y obtener,

por tanto, un mayor capital.

Este desarrollo económico y esta búsqueda del mayor beneficio

harán que también cambie los sistemas de producción.

Como ya vimos en el vídeo de la segunda Revolución industrial,

nos encontramos con que el modo en que se producen

muchos de los productos

de la Revolución industrial va a cambiar.

Cambiará porque se va a comenzar a utilizar maquinaria a gran escala.

Se aplicarán nuevos sistemas de producción como el taylorismo

o el fordismo

y el trabajo va a comenzar a concentrarse en fábricas,

unas fábricas en las que trabajarán los obreros.

Este desarrollo económico sin precedentes en todo el mundo

hará que las principales potencias económicas tengan que salir

fuera de su territorio en búsqueda de nuevas materias primas

o mano de obra.

Es, por tanto,

por lo que hablaremos en vídeos posteriores

de que la Revolución industrial tendrá como consecuencia

el imperialismo,

un imperialismo que veremos más adelante en siguientes temas.

Otra de las consecuencias que tendrá la Revolución industrial

en las personas será el cambio urbano.

Va a cambiarse la morfología de las ciudades

y el número de personas que habita en ella.

¿Cuáles son los cambios, por lo tanto,

que se producen en las ciudades?

En primer lugar, un crecimiento grandísimo demográfico,

es consecuencia del llamado "éxodo rural", es decir,

cuando la economía capitalista,

cuando la Revolución industrial comienza a desarrollarse,

mucha gente abandona el campo

y se va a la ciudad para trabajar en las fábricas.

Será por tanto en la ciudad

donde se concentra la mayor parte de las fábricas y,

también, como podemos imaginar,

ese gran grueso de población que abandonará el mundo rural

para abrazar el mundo urbano.

Las ciudades cambiarán también

para adaptarse a los nuevos medios de transporte,

es decir, nacerán carreteras para los coches,

nacerán también vías de ferrocarril para los ferrocarriles

y nacerán también, por tanto, estaciones, etc.

También la Revolución industrial

trajo otra serie de grandísimas consecuencias

en las ciudades como, por ejemplo,

la aparición del alumbrado.

Un alumbrado que ya no será a gas, sino que será eléctrico.

Así como la mejora de la higiene de las ciudades

con el mejor desarrollo del alcantarillado.

En cuanto a los cambios sociales que van a producirse

con la Revolución industrial tenemos que citar su importancia,

porque la Revolución industrial modificó la sociedad de Europa y,

también, de los países industrializados del mundo.

En primer lugar,

consolidó a la burguesía como la nueva cúspide,

la nueva cúspide de la nueva sociedad industrial

en la cual ya no tiene cabida esa antigua división de estamentos

que nos encontramos en el Antiguo Régimen.

Recordemos que eran nobleza, clero y estado llano.

La burguesía colmará, digamos, esta nueva sociedad de clases,

asumiendo la clase alta y la clase baja.

La clase alta de esta nueva sociedad de clases será la alta burguesía,

es decir, aquellos industriales y banqueros

que van a tener un gran poder económico.

La clase media estará formada por la pequeña burguesía, es decir,

comerciantes, abogados, profesores, médicos, etc.

Y la clase baja de esta nueva sociedad de clases

surgida con la Revolución industrial será el llamado proletariado,

un proletariado que será esa gran masa de obreros

que trabajarán en las fábricas con unas condiciones muy pésimas.

La última de las consecuencias de la Revolución industrial

que vamos a estudiar en este vídeo están relacionado con esto último,

con el proletariado, porque el proletariado será,

como puedes imaginar,

la gran mayoría de esta nueva sociedad de clases

que tendrá muy pocos privilegios

y que realizará una labor muy importante en la sociedad

y la economía que será el trabajo en las fábricas e industrias.

Como puedes imaginar,

desde comienzo de la revolución industrial vamos a encontrarnos

con ciertos enfrentamientos

entre aquellos burgueses que van a ser los dueños de las fábricas

y los trabajadores que van a trabajar en ella.

Desde comienzos del siglo XIX, es decir,

ya con el arranque de la Revolución industrial,

vamos a encontrarnos con enfrentamientos entre ambas clases.

Podemos citar, por ejemplo, el movimiento llamado ludismo,

que será el primero que va a reivindicar

el papel de los obreros

y del proletariado en esta Revolución industrial,

considerando que el invento de las máquinas

y el desarrollo de estas fábricas

en los que van a trabajar los obreros

son los responsables del deterioro de su forma de vida.

A partir de los años 20 del siglo XIX,

van a comenzar a aparecer los primeros sindicatos,

un sindicato como aún hoy lo sigue siendo,

es una asociación de obreros que luchan por sus derechos,

realizando reivindicaciones obreras y también salariales.

Es por tanto por lo que los primeros sindicatos

van a luchar por un salario más justo,

por unas mejores condiciones de trabajo.

Como por ejemplo,

protección contra el desempleo o la prohibición

o regulación del trabajo infantil.

Pues bien,

nos situamos en la primera mitad del siglo XIX

en la que nos encontramos con enfrentamientos entre obreros

y también burgueses, es decir, dueños de las fábricas,

por unas mejores condiciones de trabajo.

Estos enfrentamientos, además,

serán avivados por las llamadas asociaciones de obreros

que serán los sindicatos.

Es por tanto por lo que tenemos que situar

ahora la aparición de pensadores, filósofos, economistas o sociólogos

que van a desarrollar una serie de ideologías

en favor del movimiento obrero.

Los primeros serán los llamados socialistas utópicos,

aquellos que van a comenzar a oponerse al capitalismo,

considerándolo injusto debido a que los burgueses,

según consideraban,

se aprovechaban de los trabajadores para obtener el máximo beneficio.

Los primeros socialistas utópicos eran hombres como Saint-Simon,

Robert Owen, o Charles Fourier

y proponían la creación de una sociedad igualitaria

basada en la cooperación

y la propiedad colectiva de los medios de producción,

es decir, de las fábricas.

Se le considerará utópico porque no planteará realmente

una forma de llegar a esa sociedad idealizada y,

por tanto, podría decirse que sería algo irrealizable.

Aún así,

sentó las bases del llamado socialismo científico

con las ideologías de hombres como Karl Marx o Frederich Engels.

Son precisamente estos dos hombres,

dos de los más importantes personajes del mundo contemporáneo,

los que van a proponer a mediados del siglo XIX

un socialismo científico,

un socialismo con una serie de pautas

para llegar a un mundo más igualitario

y más justo para los obreros.

Este socialismo científico tendrá el nombre de su principal valedor,

de su principal pensador,

que será Karl Marx que promulgaba la unión de todos los trabajadores

del mundo para conquistar el poder y fundar una sociedad igualitaria.

El socialismo científico,

al igual que los socialistas utópicos

entendía el capitalismo como un sistema

que se basaba en la explotación de los obreros

para obtener unos burgueses el máximo beneficio económico.

"La política es una trampa burguesa.

Nuestra única arma es el trabajo,

nuestro trabajo que el capitalismo necesita para sobrevivir,

usemos el arma del que disponemos, compañeros."

Y los socialistas científicos entendían también que la historia

avanzaba según estas rivalidades entre clases que tienen el poder

y clases que están oprimidas.

Marx era un gran estudioso de la historia

y consideraba que había progreso cuando las clases oprimidas

se levantaban contra las clases que oprimían.

Por tanto,

según Marx, los obreros tenían que conquistar el poder

para instaurar,

en primer término, la dictadura del proletariado.

"Que no nos podemos quedar parados, que es preciso la acción,

que si nos quedamos quietos, nos arrollan.

¿Pero qué acción?

Ante todo darnos cuenta de que unidos podemos lograrlo todo,

de que nuestra fuerza está precisamente en actuar juntos

y a la vez,

convencernos a nosotros mismos el del enorme poder que tenemos."

Una dictadura cuyo objetivo sería eliminar todas las desigualdades

y asumir en colectivo los medios de producción.

Una vez, según Marx, se llegase a esto,

se había alcanzado a la sociedad igualitaria,

una sociedad en la que ya no era necesario un Estado

y también una propiedad privada,

sería una sociedad comunista cuyo objetivo será el establecimiento

de esta sociedad comunista promulgada por Marx y Engels

en el llamado "Manifiesto comunista".

Pero el socialismo científico no será una ideología

que monopolizará el movimiento obrero.

Surgirán otras tantas y tenemos que fijarnos ahora

en una que tendrá también mucha importancia, sobre todo,

en el futuro: el anarquismo.

El anarquismo será una propuesta de movimiento obrero promulgada

por autores como Mijaíl Bakunin o Proudhon.

¿Cuáles eran las características del anarquismo?

Vamos a citarlas de manera muy breve.

La primera será el rechazo a toda propiedad privada,

algo que unía al anarquismo con el comunismo.

También será el rechazo al Estado

y a la Iglesia como poderes que oprimían a la gente

y su medio de actuación será fundamentalmente el terrorismo,

es decir,

el crear terror entre los poderes del Estado

o de la Iglesia para desembocar en la llamada revolución anarquista.

El anarquismo, por tanto,

tendrá una gran actividad terrorista

en un gran número de grupos terroristas

que surgirán, sobre todo, en Europa y que van a azotar

a los principales poderes monárquicos o burgueses

de finales del siglo XIX y comienzos del XX.

El objetivo final del anarquismo

será crear una sociedad igualitaria basada,

fundamentalmente,

en la total ausencia de poder que,

según consideraban los anarquistas,

acababa siempre corrompiendo a los hombres.

"Dime, ¿qué estás leyendo?

A Carlos Marx.

¿No serás comunista, verdad?

¿Hay que ser comunista para leer a Carlos Marx?

-Rupert...

Una respuesta razonable.

Si no eres comunista, ¿qué eres entonces?

Nada. -¿Nada?

Cualquier forma de gobierno me fastidia.

Pero alguien debe de gobernar.

No me gusta la palabra gobernar.

Bueno, si no te gusta la palabra gobernar digamos "mandar".

El mando en el gobierno significa poder político

y el poder político es la forma más directa de oprimir al pueblo."

¿Y cómo se gobierna un Estado anarquista?

La ausencia de poder no significa la ausencia de gobierno

porque los anarquistas promulgaba

la creación de una sociedad asamblearia

que decidiese en asamblea las cuestiones principales

de la convivencia entre las personas.

Así como también promulgaba el hecho de que los medios de producción,

las fábricas, empresas, etc.,

estuviesen en manos de este colectivo asambleario.

Seguramente te habrás encontrado con que el marxismo

y el anarquismo tienen muchas diferencias.

Ambos son movimientos obreros,

movimientos obreros que van a ser los dos principales

de finales del siglo XIX y comienzos del XX.

En esta diapositiva que tienes aquí detrás podemos analizar

cuáles son las principales diferencias entre uno y otro.

Y para terminar,

vamos a citar brevemente qué significa

el concepto de Internacional Obrera.

Porque en el año 1864,

Karl Marx promulgará la reunión de los principales personajes

del movimiento obrero del mundo

para establecer un movimiento obrero unido

y coordinado,

este intento se llevará a cabo en la llamada Internacional Obrera,

que aunará tanto a marxistas como anarquistas.

Esta Internacional Obrera establecerá, por ejemplo,

la huelga como la principal forma de lucha obrera en toda Europa.

La Internacional Obrera se disolvió en el año 1876 debido a la desunión

y a las discrepancias entre marxistas y anarquistas,

dos ideologías que,

a pesar de que tenían un objetivo común

que era acabar con las desigualdades,

ya nunca jamás se pondrán de acuerdo.

Pues bien, y con esto ya hemos visto

cuáles son las consecuencias tanto de la Revolución industrial

como de la aparición del movimiento obrero,

un movimiento obrero que será la base

del surgimiento de nuevas ideologías políticas

que hoy en día aún siguen teniendo una gran importancia,

como por ejemplo, el socialismo o el comunismo.

Espero que te haya gustado este vídeo,

no te olvides darle "like" y suscribirte

y nos vemos en el siguiente, adiós.

(Música)

Me he colado con mi aplicación de viajes en el tiempo

en el Congreso de Berlín, ¿sabes qué fue?

Fue una reunión de las principales potencias europeas para repartirse

en colonias el continente africano,

voy a intentar hacerles cambiar de opinión

para que no se produzca este cruel e injusto reparto.

Ahora vamos a escuchar.

(Música)

Atención, parece que llega Bismarck.

Encantado de saludarle, excelencia,

tenía muchas gracias de conocerle.

(Música)

Principales potencias europeas, tengo algo que confesarles,

soy un viajero del tiempo y vengo del futuro para decirles

que en este Congreso va a producirse un gran error,

porque se va a producir un reparto injusto,

cruel y despiadado de África.

Por lo tanto, me vais a permitir que os pida

que se disuelva en este momento esta reunión.

(Abucheos)

Sí...

Tranquilos, de verdad, os lo confieso,

va a producirse un gran error.

No, no puedo deciros el secreto de viajes en el tiempo, lo siento,

sería catastrófico.

¿Cómo?

No, cuidado, oiga, no.

Oye, ¿y esos soldados quién los ha llamado?

Cuidado, de verdad, vais a cometer un gran error,

los africanos lo van a sufrir durante siglos.

Creo que me tengo que ir, socorro, socorro.

(Música)

Después de haber podido escapar de la conferencia de Berlín,

vamos a estar preparados

para estudiar qué es el imperialismo.

El imperialismo es un fenómeno histórico

que se produce a finales del siglo XIX

y que, relacionado con la Revolución industrial

que estudiamos anteriormente, hará que Europa conquiste el mundo.

¿Quieres ver cuáles fueron sus causas,

sus hechos y sus consecuencias?

No te pierdas este vídeo, ¡adelante!

Lo primero que tenemos que realizar es el contexto histórico

en el que se produce este nuevo proceso que será el imperialismo.

El imperialismo es una consecuencia directa de la Revolución industrial,

debido a que las potencias europeas

y también Estados Unidos buscarán una serie de nuevos territorios

en los que colocar sus productos o buscar materias primas.

A esta expansión territorial le seguirá, además,

una explotación económica,

social y política de estos nuevos territorios conquistados.

Formando imperios y colonias.

Recordemos cuál era la situación del mundo a finales del siglo XIX.

En primer lugar,

será un mundo en el que se está produciendo

en sus principales potencias la segunda Revolución industrial.

Una segunda Revolución industrial cuya principal potencia

era Gran Bretaña en Europa

y la naciente Estados Unidos en Norteamérica.

Centrándonos en Europa,

también tenemos que citar el caso de Alemania,

un país que como ya vimos en vídeos anteriores surgió en el año 1870,

tras la unificación de la antigua Confederación Germana

y cuyo principal protagonista será un hombre del cual

no tenemos que olvidarnos en este vídeo.

Otto von Bismarck, que se convertirá en el árbitro

de las relaciones europeas y mundiales

al respecto del imperialismo.

(GRITA EN ALEMÁN)

En cuanto a la política europea,

tenemos que destacar también los fuertes enfrentamientos

tanto directos como indirectos entre Alemania y Francia,

así como también la situación que se produce en el sur de Europa,

en concreto en los Balcanes y en Grecia con el intento

de independizarse del Imperio otomano.

Este es el contexto histórico en el cual las principales potencias

van a salir de su fronteras para conquistar nuevos territorios.

Vamos a estudiar ahora en concreto

cuáles fueron las causas del imperialismo.

La primera causa y, como podemos imaginar, es económica.

Estas potencias, debido al empuje de la Revolución industrial,

necesitan materias primas y, sobre todo, mano de obra barata.

Así como también nuevos mercados en los que colocar los productos

que están produciendo mediante la Revolución industrial.

Pero también tenemos que hablar de causas políticas porque,

por ejemplo,

estas potencias tendrán una serie de intereses particulares

para conquistar otros lugares del mundo.

Inglaterra, por ejemplo,

el motor de la Revolución industrial buscará en sus nuevas colonias

todo lo que hemos visto económicamente con anterioridad,

nuevas materias primas, mano de obra, etc.

Estados Unidos, por ejemplo,

buscará un nuevo prestigio internacional

debido a que es una potencia emergente que están haciendo,

digamos, en este siglo.

Francia, por ejemplo,

buscarán el imperialismo de finales del siglo XIX

recuperar el prestigio perdido,

ese prestigio que, como vimos con anterioridad,

tenía a comienzos del siglo con Napoleón.

Y los nuevos países surgidos a partir de 1870;

Alemania e Italia, al igual que Estados Unidos,

buscarán una posición de prestigio internacional

en la búsqueda de nuevas colonias

y en la creación de sus propios imperios.

Pero también tenemos que hablar de otro tipo de causas, por ejemplo,

causa demográfica,

recordemos que durante la revolución industrial va a producirse

un aumento de la población.

En muchos países este aumento será muy difícil de lidiar

y necesitarán exportar personas a nuevos lugares,

estos nuevos lugares serán las colonias.

Pues bien, una vez estudiadas las causas

que llevarán a las principales potencias

a buscar nuevas colonias,

vamos a estudiar ahora cuáles son las formas de colonización

que encontrarán estas.

Porque los gobiernos europeos y también Estados Unidos encontraron

en estos nuevos territorios que conquistaron

diversas formas de dominio y de control.

El primer tipo será el establecimiento de una colonia

que será, digamos, el más numeroso y extendido.

Una colonia es un territorio gobernado por otro territorio

alejado de sus fronteras y que será conocido como metrópoli.

La metrópoli gobernará política, social

y económicamente a su colonia.

Por ejemplo, las colonias inglesas en Sudáfrica o en la India.

Otro tipo de control que establecerá

las potencias en otros territorios será el protectorado.

En el protectorado, la colonia entre comillas, digamos,

mantiene su gobierno autónomo, por ejemplo,

el poder que tenía un rey o un jefe de gobierno

en este territorio,

pero la potencia, su metrópoli controlará su economía

y, sobre todo, su política exterior.

Esta fórmula la aplicó mucho, por ejemplo,

Francia en el protectorado de Marruecos

o Gran Bretaña en el Egipto.

Manteniendo a sus reyes, pero controlándolos exteriormente.

Y, por último,

otra de las fórmulas que encontraron las pontencias

fue el territorio metropolitano.

Esto va más allá de la colonia,

el territorio metropolitano será considerar a la colonia,

no como algo externo, sino como una parte misma de su territorio.

Por ejemplo, Argelia que los franceses consideraron

parte de su propio territorio.

¿Cuáles fueron los principales imperios

que se establecieron en el mundo

y que tendrán como protagonista a estas principales potencias?

En primer lugar y como podrás imaginar,

el más importante de todos era Inglaterra.

Inglaterra a finales de siglo XIX será la principal potencia del mundo

y no tenemos más que ver el imponente mapa

de sus colonias para asegurarlo.

Tenía enclaves comerciales en todos los continentes:

América, África, Asia, Oceanía.

Con los cuales se garantizaba el control

prácticamente de la economía mundial.

La segunda gran potencia será Francia

que tendrá un control muy importante sobre todo en el noroeste de África.

¿Te habías preguntado alguna vez por qué gran parte de los países

africanos hablan francés?

Se debe precisamente a este control imperialista de Francia.

En África,

nos encontramos con el dominio de muchas potencias europeas

como por ejemplo Italia en Libia,

Bélgica en el Congo o Portugal en las actuales Angola o Mozambique.

España sí que tenía un pequeñito control

de algunos territorios africanos.

"Tú serás el suplente especial.

-¡Soy especial!"

Como la Guinea española o el norte de África

con territorios marroquíes,

de los cuales, hoy en día solo quedan dos ciudades:

Ceuta y Melilla.

En Asia también nos encontramos con un gran reparto

de las potencias de estos territorios,

por ejemplo,

en el norte del continente, Rusia tenía un gran control

con toda la zona siberiana.

Holanda controlaba Indonesia,

Japón algunos territorios de Corea

y de la actual China y Alemania

y Estados Unidos tenían territorios en el Pacífico.

Así como también España,

que tenía el control de las islas Filipinas hasta el año 1898.

¿Y qué ocurría en América?

América fue un continente en el que el imperialismo

de finales del siglo XIX no afectó tanto debido, ¿a qué?

A que las colonias españolas de América se habían independizado

en la primera mitad del siglo.

Solo quedaban algunos territorios colonizados en América,

como por ejemplo podemos citar los territorios que aún se mantenían

en control español como Cuba y Puerto Rico.

Y seguramente te estarás preguntando:

"¿Este reparto del mundo se produjo de manera pacífica?",

Pues en realidad sí y no.

No,

porque sí que hubo muchos enfrentamientos entre potencias

a la hora de establecer sus colonias en estos lugares.

Estos enfrentamientos llevaron a la organización de estas potencias

para que todos sacasen beneficios.

Aquí tenemos que citar la labor encomiable de un personaje,

el que citamos anteriormente, Otto von Bismarck,

un hombre que como canciller de la nueva potencia europea,

Alemania, será el árbitro internacional

que velará por el buen acuerdo entre todas estas potencias.

Otto von Bismarck, por ejemplo,

digamos que organizó la famosa

e importantísima conferencia de Berlín,

una conferencia celebrada en el año 1885 y a la cual asistí

gracias a mi aplicación de viajes en el tiempo

y en la que se estableció el reparto nada más y nada menos que África.

Muchos fueron los problemas, sobre todo,

para los africanos de este reparto que llevaron a cabo los europeos

a miles de kilómetros del continente,

el principal problema fue precisamente que estos europeos

no tuvieron en cuenta las nacionalidades

ni la opinión de los africanos en cuanto a cómo querían

dividirse ellos en su continente.

Es decir, llegaron y establecieron fronteras artificiales,

muchas de ellas una simple línea recta que separaron

y unieron pueblos

que tradicionalmente habían sido amigos o enemigos.

Esta conferencia de Berlín, además,

situará a Alemania en un primer plano internacional,

no solo como árbitro,

sino también en un primer plano militar

que llevará a Alemania a protagonizar años más tarde,

a partir del año 1914 la Primera Guerra Mundial.

El reparto de África, además,

puso en manos de los europeos las vidas

y los destinos de millones de personas africanas.

¿Creéis que la mayoría de los casos los europeos fueron justos

y fueron buenos gobernantes de estos territorios?

Pues la verdad es que no,

podemos citar por ejemplo el dominio

del Rey Leopoldo II de Bélgica sobre el Congo,

la región más rica de toda África.

El Congo belga sufrió durante décadas la tiranía

y explotación de la potencia europea

con el objetivo de conseguir materias primas

como el caucho de los árboles, por ejemplo,

con el que se fabricaban los neumáticos de los coches

de la segunda Revolución industrial

y del cual el Congo era uno de sus principales exportadores.

Leopoldo II mandó erigir un sistema de esclavitud,

tortura y exterminio de la población africana con el único objetivo

de obtener el máximo beneficio.

Una explotación que llevó a la mutilación

y muerte de millones de congoleños en un genocidio mayor

que el exterminio nazi de los judíos durante la Segunda Guerra Mundial,

aunque probablemente nunca hayas oído hablar de ello.

Después de haber visto

las características del imperialismo,

vamos a estudiar cuáles fueron sus consecuencias,

tanto en las potencias europeas y Estados Unidos,

como en los países colonizados.

En primer lugar, vamos a hablar de consecuencias económicas,

unas consecuencias en los países colonizados que serán,

en primer lugar,

una dependencia exclusiva de la metrópoli

y un enriquecimiento de estas a costa de la colonia.

En cuanto a los consecuencias políticas

y como hemos hablado con anterioridad,

van a crearse unas fronteras artificiales que llevarán

a un sinfín de conflictos con el objetivo

de salvaguardar el control de la metrópoli

y de mantener su poder,

estas van a establecer en las colonias

gobiernos autoritarios

y dictatoriales que, en muchos de los casos,

llevará a explotación y genocidio de los habitantes de la colonia.

Y como consecuencia, digamos,

positiva del imperialismo podemos hablar que gracias al empuje

de estas potencias por conquistar

y descubrir nuevos territorios se va a producir el descubrimiento

y los estudios científicos en gran parte de todo el mundo

con personajes que van a beneficiarse de ello

como será, por ejemplo, Charles Darwin y su viaje en el Beagle.

Hasta aquí hemos llegado estudiando el imperialismo,

un imperialismo que, un poco después,

a comienzos del siglo XX llevará a unas tensiones imperialistas

que desembocarán irremediablemente en la Primera Guerra Mundial

que estudiaremos un poco después.

Espero que os haya gustado este vídeo,

que os haya resultado muy interesante.

No te olvides darle "like" y suscribiros

y nos vemos en el siguiente.

¡Adiós!

(Música)

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • 14/16 - Ciencias sociales: Historia Siglos XVIII y XIX

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Aprendemos en casa - De 14 a 16 años - Ciencias sociales: Historia Siglos XVIII y XIX

31 mar 2020

Historia de los siglos XVIII y XIX (la Ilustración; la Revolución Francesa; la Revolución Industrial y el nacimiento de los movimientos obreros; el imperialismo).

ver más sobre "Aprendemos en casa - De 14 a 16 años - Ciencias sociales: Historia Siglos XVIII y XIX" ver menos sobre "Aprendemos en casa - De 14 a 16 años - Ciencias sociales: Historia Siglos XVIII y XIX"
Programas completos (89)

Los últimos 90 programas de Aprendemos en casa

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. Carmen Trenado Serrano

    Echo de minos la siuación de las mujeres y sus aportaciones en los siglos XVIII y XIX

    03 may 2020