Aprendemos en casa La 2

Aprendemos en casa

Lunes a viernes a las 12.00 horas

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5545436
Para todos los públicos Aprendemos en casa - De 12 a 14 años - Educación Artística y Educación Física: Yoga con animales del mar - Ver ahora
Transcripción completa

"Smile and learn"

¿Qué pasa, grumete?

Estáis asustadas.

No es más que una simple tormenta.

Si queréis, para relajaros,

podemos practicar un poco de yoga

con la ayuda de mis amigos, los animales del mar.

¿Os parece bien?

Hola, amiga tortuga,

justo hablábamos de practicar un poco de yoga.

¿Les enseñas a estas grumetes tu postura?

Claro, os enseñaré mi postura.

¿Preparados?

Sentaos en el suelo con la espalda recta.

Doblamos las rodillas y juntamos los pies.

Con una exhalación nos echamos hacia delante un poco

para poder llevar

el brazo derecho por debajo de la rodilla derecha

y el brazo izquierdo por debajo de la rodilla izquierda.

¿Notáis cómo se os curva la espalda

como el caparazón de la tortuga?

Intentad mantenerla durante al menos un minuto.

Y esta es la postura de la tortuga.

Creo que me vuelvo al agua.

He visto que estabais practicando yoga.

¿Queréis que os enseñe mi postura?

Vamos a ello.

Sentaos en el suelo doblamos las rodillas

para tener los pies bien enraizados.

Llevamos las manos al lado de las caderas

con las palmas de las manos en el suelo.

Con una inhalación empujamos fuerte los pies

y las manos para subir el cuerpo

hasta arriba haciendo la forma de una caja.

Miramos hacia el cielo

y después de mantener la postura cinco segundos

probad a hacer unos pasos de cangrejo

como los que yo hago.

Hacia delante.

Y hacia atrás.

Muy bien.

Con una exhalación volvemos a bajar

para sentarnos otra vez.

Descansad y repetid.

Al menos cinco veces.

¡Cómo mola la postura del cangrejo! ¿Verdad?

¿Queréis aprender más?

Acompañadme a las profundidades del mar.

Tengo muchos amigos que os pueden ayudar.

Es mi amigo el tiburón.

Hola, amigo.

No os preocupéis, soy un tiburón bueno.

Os voy a enseñar mi postura.

Nos tumbamos bocabajo.

Con los brazos estirados a los lados de nuestro cuerpo

y las palmas de las manos hacia arriba.

Mirando adelante inhalamos y levantamos la cabeza.

Los hombros, incluso las costillas, del suelo.

Estiramos los brazos hacia atrás y vemos

si podemos entrelazar los dedos para hacer nuestra aleta de tiburón.

Nos mantenemos ahí cinco segundos.

Exhalamos, soltamos las manos y volvemos a bajarnos al suelo.

Repetimos al menos cinco veces.

¡Guau!

¡Qué bien lo habéis hecho!

Creo que allí al fondo está mi amiga,

la estrella de mar.

Id a saludarla, que hace una postura superguay.

¡Ey!

¡Casi me pisáis!

Bueno, ¿os enseño la postura de la estrella de mar?

Nos tumbamos, esta vez boca arriba.

Estirando las piernas y llevando los brazos por encima de la cabeza.

Separamos los pies y las manos todo lo que podamos

para hacer mi forma.

La de la estrella de mar.

Cerramos los ojos un momento e intentamos quedarnos quietos

y sin hacer ningún ruido para ver

si logramos escuchar el sonido de las olas.

(Olas)

¿Las escucháis?

Ahora las piernas se quedan

donde están y llevamos las manos a la tripa.

Vamos a enfocarnos un momento en nuestra respiración.

Con una inhalación vemos cómo la tripa

se va llenando de aire

y nuestras manos van subiendo hacia arriba,

separándose un poco.

Con una exhalación vemos cómo la tripa

se va vaciando de aire

y cómo nuestras manos vuelven a su posición original.

Repetimos las inhalaciones y exhalaciones un par de veces más.

Cuando terminemos,

volvemos a estirarnos y podemos sacudir

las piernas y los brazos para despediros de mí.

Hasta luego.

Se acabó la tormenta.

Os dije que todo iba a acabar bien.

Creo que es hora de volver a casa.

Hasta luego.

(Música)

Parece que estos niños se han perdido en el bosque.

Vamos a preguntarles qué les pasa.

Hola, chicos, ¿os habéis perdido?

Se os ve muy asustados.

¿Necesitáis ayuda?

Mira quién se ve a lo lejos.

Es nuestro amigo, el gato Zen.

Quizás él os ayude a calmaros.

Hola, amigos.

¿Qué pasa? ¿Os habéis perdido?

Yo para sentirme mejor, hago la siguiente postura.

¿Me acompañáis?

Ponte con las manos y las rodillas en el suelo.

Respira profundamente por la nariz

y cuando sueltes el aire,

redondea la espalda llevando la barbilla al pecho.

Al mismo tiempo, presiona con las manos en el suelo.

Descansa y repite de nuevo al menos cinco veces.

Qué suerte habernos encontrado al gato Zen.

¿Os encontráis mejor?

A lo lejos veo al perro Yogui. A ver si nos ayuda.

(LADRA) Veo que estáis perdidos.

Pero no os preocupéis.

Estáis cerca de casa.

Os voy a enseñar mi postura y veréis cómo os vais a sentir mejor.

Nos vamos a poner en el suelo con las manos y las rodillas.

Y ahora respira profundo por la nariz

y al soltar el aire vais a estirar

las piernas a la vez que los brazos

y empujando con las manos firmes en el suelo.

Relaja la cabeza y mira a tus pies.

Vuelve a poner las rodillas en el suelo y descansa.

Puedes repetir varias veces.

Mucho mejor, ¿a que sí?

No os lo vais a creer, pero debajo de esas rocas

veo al cobra Namasté.

No os asustéis, es una vieja amiga.

Soy la cobra Namasté.

Hacer mi postura para ser tan flexibles como yo.

Mi postura es muy sencilla.

Tumbaos sobre la tripa con la frente en el suelo.

Poned las manos a los lados de los hombros.

¿Sientes tu respiración?

Y tomando aire,

presiona con las manos en el suelo

y levanta la cabeza y el pecho a la vez.

Suelta el aire por la boca

entre los dientes escuchando el sonido de la cobra.

(SISEA)

Descansa de nuevo poniendo al frente en el suelo

y repítelo al menos cinco veces.

No tengas prisa.

Despacio.

Vuestra casa está por allí.

Cerca de aquella colmena de abejas.

Ya lo tenemos, chicos, estamos muy cerca.

Mirad, de aquella colmena sale la abeja Mantra.

Vamos a relajarnos, amigos, os voy a enseñar

la respiración de la abeja.

Siéntate con las piernas cruzadas.

Respira profundo y cuando sueltes el aire,

presiona suavemente con los dedos índices

sobre las orejas, tapando los oídos.

Cierra los ojos y a la vez emite el sonido: "Ommm".

Hasta que eches todo el aire.

Mantén los ojos cerrados.

Vuelve a tomar aire y repítelo al menos cinco veces.

Verás qué sensación más agradable cuando terminas.

Volaré alto para ver dónde está vuestra casa.

Por allí, estáis muy cerca.

Con la ayuda de nuestros amigos; los animales y sus posturas,

hemos aprendido que existen diferentes maneras de relajarnos

cuando notamos que nuestro cuerpo está en tensión.

Estando tranquilos y relajados, lo vemos todo con más claridad.

Somos capaces de hacer mejor las cosas

y de solucionar las dificultades.

(Música)

Hola, amigos.

¿Sabes quién no soy?

Soy el sol.

Y hoy vengo a saludaros y a que me saludéis

para transmitiros toda mi energía.

¿Sabéis cómo hacerlo?

Bueno, no es a eso a lo que me refería.

Me refiero a algo más original.

Os hablo de...

"El saludo al sol".

¿Os enseño?

Genial.

Vamos con la primera postura.

Ponte de pie, con la espalda recta

y los pies pegados.

Ahora, junta las palmas de las manos a la altura del corazón.

Respira hondo, y cuando expulses todo el aire,

inspira mientras subes los brazos.

Cuando llegues arriba del todo, arquea la espalda y di bien alto:

"Hola, sol".

Hola, amigos.

Ahora, vamos a saludar a la tierra.

Expulsa el aire mientras te doblas hacia delante

y toca el suelo con las palmas y di bien alto: "Hola, tierra".

Hola, chicos.

Perfecto.

Seguimos con el saludo.

Coge aire y, sin separar las manos del suelo,

lleva el pie derecho hacia atrás apoyando rodilla

y empeine en el suelo.

Y ahora, empujando con tus manos en el suelo,

lleva el pie izquierdo hacia atrás y levanta la cadera

todo lo que puedas, quedando en la postura del perro.

Mirad quién ha venido. El perro Yogui.

Está aquí para enseñarnos su postura mientras hacemos el saludo al sol.

Hola, Yogui. -(LADRA)

Ahora, baja todo el cuerpo y quédate tumbado boca abajo

sin separar las palmas del suelo.

Haremos la postura de la cobra.

Necesitaremos la ayuda de la cobra Namasté.

Cobra Namasté.

¿Nos ayudas?

Siente tu respiración y, tomando aire,

presiona con las manos en el suelo,

levanta la cabeza y el pecho

y a la vez suelta el aire por la boca

entre los dientes imitando el sonido de la cobra.

(SISEA)

Ahora volvemos a la postura del perro.

Recuerda subir la cadera todo lo que puedas.

Da un gran paso y baja la cadera

con la pierna izquierda hacia delante mientras inspiras.

Muy bien.

Ahora, sin separar las manos del suelo,

da otro paso hacia delante y vuelve

a la postura para despedirnos de la tierra.

Adiós, tierra. -Adiós, chicos.

Nos vemos pronto.

Y ahora te toca despedirte de mí.

Mientras inspiras, sube muy despacio los brazos,

estira bien piernas, espalda y brazos

y despídete de mí.

Solo te queda volver

a la posición inicial mientras expulsas aire.

Sería genial que volvierais a saludarme cada mañana.

Hasta pronto, colegui.

(Música)

Hola, amigos.

¿Cómo estáis?

Soy el perro Yogui.

Hoy os voy a enseñar la postura del perro bocabajo.

¿Queréis aprenderla?

Este ejercicio es genial para mejorar tu elasticidad.

Si lo practicas a menudo, fortalecerás la espalda,

los hombros, y el abdomen.

Primero, presta atención a mi explicación.

Luego practicaremos la postura.

Para hacer la postura del perro hay que poner las manos

y las rodillas en el suelo.

Las muñecas tienen que estar en línea con los hombros.

Tendrás que respirar profundamente por la nariz

y al soltar el aire por la boca

levantarás las rodillas del suelo

y estirase las piernas a la vez que los brazos.

Tendrás que empujar con fuerza el suelo,

relajar la cabeza y mirar a tus pies.

Te quedarás 10 segundos y volverás a la posición inicial.

Repetiremos esta postura cinco veces.

¿Listos?

Ahora sí, hagamos el ejercicio, vamos a ello.

Pon las manos y las rodillas en el suelo.

Recuerda que las manos tienen que estar

a la altura de los hombros.

Respira profundamente por la nariz,

y cuando sueltes el aire por la boca,

estira las piernas a la vez que los brazos.

Empuja con fuerza el suelo

y relaja la cabeza mientras miras a tus pies.

Nos mantenemos en esta postura 10 segundos.

Yo te aviso.

Muy bien.

Volvemos a la postura inicial para relajarnos un poco.

¿Qué te ha parecido?

No es tan difícil, ¿a que no?

Venga, vamos otra vez.

Respira profundamente por la nariz, y cuando sueltes el aire,

estira las piernas a la vez que los brazos,

empuja con fuerza el suelo y relaja la cabeza

mientras miras a tus pies.

Vamos a por otros 10 segundos.

Perfecto.

Descansamos un poco volviendo a la posición inicial.

Pon las manos y las rodillas en el suelo.

Recuerda que las manos tienen que estar

a la altura de los hombros.

Respira profundamente por la nariz,

y cuando sueltes el aire estira las piernas

a la vez que los brazos.

Empuja con fuerza el suelo y relaja la cabeza

mientras miras a tus pies.

Nos mantendremos en esta postura 10 segundos.

Bien hecho.

Volvemos a descansar.

Solamente nos quedan dos repeticiones, amigos.

¿Listos?

Respira profundamente por la nariz

y cuando sueltes el aire

estira las piernas a la vez que los brazos.

Empuja con fuerza el suelo y relaja la cabeza

mientras miras a tus pies.

Vamos a por otros 10 segundos.

Muy bien, ya solo nos queda la última, chicos,

lo estáis haciendo genial.

Solo 10 segundos más.

Pon las manos y las rodillas en el suelo.

Recuerda que las manos tienen que estar

a la altura de los hombros.

Respira profundamente por la nariz, y cuando sueltes el aire,

estira las piernas a la vez que los brazos.

Empuja con fuerza el suelo

y relaja la cabeza mientras miras a tus pies.

Nos mantendremos en esta postura 10 segundos.

Ya sabéis hacer la postura del perro bocabajo.

Ha sido un placer practicar yoga con vosotros.

Nos vemos pronto, namasté.

(Música)

Hola, amigos. ¿Qué tal?

Soy el gato Zen.

¿Te gustaría ser ágil y despierto como nosotros, los gatos?

Aprende a hacer mi postura y lo serás.

¿Te atreves?

Este ejercicio es genial para tu espalda,

ya que te ayuda a corregir las malas posturas.

Si lo practicas, también fortalecerá los brazos y el abdomen.

Hoy estáis de suerte, amigos, voy a enseñaros la postura del gato.

¿Me acompañáis?

Es muy fácil.

Primero, presta atención a mi explicación,

luego practicaremos la postura.

Para hacer la postura del gato,

hay que poner las manos y las rodillas en el suelo.

Las muñecas tienen que estar debajo de los hombros.

Tendrás que respirar profundamente por la nariz

y al soltar el aire por la boca,

redondearás la espalda llevando la barbilla al pecho.

Al mismo tiempo, presionarás con las manos en el suelo,

los brazos tendrán que estar estirados.

Mantendremos la postura del gato durante 10 segundos

y la haremos cinco veces.

¿Preparado?

Ahora sí, hagamos el ejercicio.

Vamos a ello.

Pon las manos y las rodillas en el suelo.

Recuerda que las manos tienen que estar

a la altura de los hombros.

Respira profundamente por la nariz

y cuando sueltes el aire,

curva la espalda llevando la barbilla al pecho.

Recuerda presionar fuerte en el suelo con las manos.

Nos mantendremos en esta postura 10 segundos.

Yo te aviso.

Muy bien.

Volvemos a la postura inicial para relajarnos un poco.

¿Qué te ha parecido?

No es tan difícil, ¿a que no?

Venga, vamos otra vez.

Respira profundamente por la nariz y cuando sueltes el aire,

curva la espalda llevando la barbilla al pecho.

Y presionando fuerte con las manos en el suelo.

Vamos a por otros 10 segundos.

Perfecto.

Descansamos un poco volviendo a la posición inicial.

¿Sabes que hacer la postura del gato viene genial para relajarse?

Vamos a por otra.

Respira profundamente por la nariz y cuando sueltes el aire,

redondea la espalda poniendo la barbilla en el pecho.

presionando fuerte con las manos en el suelo.

Vamos a por otros 10 segundos.

Bien hecho.

Volvemos a descansar.

Solamente nos quedan dos repeticiones, amigos.

¿Listos?

Respira profundamente y cuando sueltes el aire,

curva la espalda llevando la barbilla al pecho

y presiona fuerte con las manos en el suelo.

10 segundos.

Muy bien.

Ya solo nos queda la última, chicos.

Lo estáis haciendo genial.

Solo 10 segundos más.

Respira profundamente por la nariz

y cuando sueltes el aire,

curva la espalda llevando la barbilla al pecho

y presionando fuerte con las manos en el suelo.

Vamos a por los últimos 10 segundos.

Perfecto, amigos.

Ya sabéis hacer la postura del gato.

¿Os ha gustado?

Ha sido un placer enseñárosla.

Nos vemos pronto, namasté.

"Smile and learn"

Hola, amigos. ¿Qué tal?

Soy la cobra Namasté.

¿Te gustaría ser tan flexible como yo?

Te puedo ayudar enseñándote cómo hacer mi postura.

¿Empezamos?

Este ejercicio os dará más movilidad en la columna vertebral

y fortalecerá la espalda baja, además,

ayudará a relajar las cervicales.

Primero, prestad atención a mi explicación.

Luego practicaremos la postura.

Nos tumbaremos sobre la tripa con la frente en el suelo.

Pondremos las manos a los lados de los hombros.

Tomando aire,

presionaremos con las manos en el suelo y levantaremos la cabeza

y el pecho a la vez.

Después soltaremos el aire por la boca

entre los dientes escuchando el sonido de la cobra.

Después volveremos a la postura inicial.

Mantendremos la postura de la cobra durante 10 segundos

y la haremos cinco veces.

¿Preparados?

Ahora sí, hagamos el ejercicio.

Tumbaos boca abajo con la frente en el suelo.

Poned las manos a los lados de los hombros.

Mientras tomáis aire,

presionad con las manos en el suelo

y levantad la cabeza y el pecho a la vez.

Soltad el aire por la boca entre los dientes y haced mi sonido.

Nos mantendremos en esta postura 10 segundos.

Muy bien.

Volvemos a la postura inicial para relajarnos un poco.

¿Qué os ha parecido?

No es tan difícil, a que no.

Venga, vamos otra vez.

Volved a tumbaros en el suelo,

colocad las manos cerca de los hombros

y mientras inspiráis,

levantar la cabeza y el pecho.

Espirad haciendo el sonido con la boca.

Perfecto.

Descansamos un poco volviendo a la posición inicial.

Mi postura es estupenda para relajarse.

Vamos a por otra.

Tumbaos sobre la tripa con la frente en el suelo.

Poned las manos a los lados de los hombros.

Sentid vuestra respiración y tomando aire

presionad con las manos en el suelo

y levantad la cabeza y el pecho a la vez.

No tengáis prisa.

Id despacio y haced mi sonido.

Bien hecho. Volvemos a descansar.

Solamente nos quedan dos repeticiones, amigos.

¿Listos?

Estando tumbados, volved a colocar vuestras manos a los lados.

Respirad mientras subís la cabeza y el pecho.

10 segundos.

Muy bien.

Ya solo nos queda la última, chicos.

Lo estáis haciendo genial.

10 segundos más.

Tumbaos sobre la tripa con la frente en el suelo.

Poned las manos a los lados de los hombros.

Sentid vuestra respiración y tomando aire,

presionad con las manos en el suelo

y levantad la cabeza y el pecho a la vez.

Soltad el aire por la boca

entre los dientes haciendo el sonido de la cobra.

Perfecto, amigos.

Ya sabéis hacer la postura de la cobra.

¿Os ha gustado?

Ha sido un placer practicarla con vosotros.

Nos vemos pronto, namasté.

"Ciao", amigos.

Hoy es el 90 cumpleaños de la abuela Antonieta.

"Mamma mía".

Es de Italia y quiero hacerle el postre italiano más conocido:

el tiramisú.

¿Lo conocéis?

Es un bizcocho con sabor a café y mezclado con queso mascarpone.

Se come frío y es muy fácil de hacer.

Lo difícil va a ser encontrar 90 velas.

¿Me ayudas a prepararlo?

Los ingredientes que necesitamos son:

Y ahora los utensilios que nos hacen falta:

Ya lo tenemos todo, así que manos a la obra.

Primero vamos a ponernos el delantal, no queremos mancharnos.

Ahora mezclamos con la batidora.

El azúcar moreno, la yema de los huevos

y el queso mascarpone.

(CANTA)

Limpiamos bien la batidora,

si no, no nos saldrá bien el siguiente paso.

Cogemos otro cuenco,

montamos con la batidora las claras de huevo

a punto de nieve.

(CANTA)

Y ahora vamos a probar si nos ha quedado bien.

Le damos la vuelta al cuenco con cuidado

y si la mezcla se queda pegada al cuenco

lo hemos hecho bien.

Si se cae, hay que volver a repetirlo.

Añadimos las claras a punto de nieve

a la primera mezcla revolviendo con cuidado

de arriba abajo con la espátula.

Ahora, la parte que me gusta más.

Mojar los bizcochos en el café frío.

Ya lo tenemos casi todo.

Montemos el tiramisú.

En un recipiente de cristal ponemos los bizcochos mojados en café

y encima de ellos, la crema.

Repetimos hasta tener cuatro pisos.

Listo, solo nos queda guardarlo en la nevera dos horas

para que esté bien frío.

Mientras tanto, dejaremos bien limpia la cocina.

Te veo en dos horas.

Uy, creo que me he dormido.

¿Por dónde íbamos?

Ya sé.

Tenemos que sacar la tarta de la nevera.

Vaya pinta.

No se nos puede olvidar espolvorear un poco el cacao antes de servirlo.

"Mamma mía", qué ganas de probarla.

Vamos a celebrar el cumple de la abuela

con toda la familia.

Gracias por ayudarme.

Yo me quedo poniendo las 90 velas.

Hasta luego.

"Uno, due, tre..."

Qué calor estos días.

Tengo una idea.

¿Te apetece una bebida refrescante?

¿Preparamos un batido de sandía?

Una bebida rica en antioxidantes y vitaminas.

Perfecto para la ocasión.

Vamos a ver los ingredientes que necesitamos.

Estos son los utensilios de cocina que necesitaremos:

Ahora que tenemos todo, manos a la obra.

Primero, vamos a cortar la sandía en trozos.

Pide ayuda a un adulto.

Después, picamos las tres hojas de menta

con mucho cuidado, no te vayas a cortar.

Con el exprimidor le sacamos el jugo de limón,

en la batidora ponemos la sandía, las hojas de menta,

una cucharada de zumo de limón,

el vaso de leche de soja fría y el yogur.

Le damos al botón y batimos todo.

Cuando esté el batido añadimos el hielo picado

y servimos la bebida en un vaso.

Podemos decorarlo con un trozo de sandía pequeño

y una pajita.

Vaya pinta.

Vamos a probarlo.

Este batido está riquísimo.

Es muy refrescante y sano.

Ya me siento mejor.

Voy a compartirlo con mis amigos, hasta luego.

Hola, somos los colores primarios.

Estamos aquí para contarte cosas muy guais sobre los colores.

¿Te quedas con nosotros?

Los colores primarios somos tres: yo soy el cian.

Soy un color genial.

¡Soy el amarillo!

El color más bonito de todos.

A que molo.

Nada de eso.

Yo soy el magenta y soy mucho más "cuqui"

que todos ellos.

¿A que sí?

Bueno, bueno, calmaos, chicos,

expliquemos a nuestros amigos por qué somos los colores primarios.

Que seamos primarios significa que...

Que...

Amarillo, no te enteras de nada.

Que seamos los colores primarios significa

que somos los colores con los que se pueden

crear todos los demás colores.

Buena explicación, Magenta.

¿Qué nos parece que nos mezclemos para crear colores secundarios?

¡Sí!

Los colores secundarios

son aquellos que se forman mezclando los colores primarios.

¿Quién empieza a crear?

¡Yo, yo!

¿Sabéis qué color secundario vamos a crear si mezclamos

amarillo y magenta?

¡Es el color rojo!

¡Bienvenido, amigo!

Hola, gracias por crearme, amigos.

De mezclar magenta y amarillo sale rojo.

Veamos qué color secundario tenemos si nos mezclamos el amarillo y yo.

¡Es el color verde!

¡Es divino!

¿Qué pasa coleguis?

Qué bueno que me creasteis.

Gracias.

Increíble.

De mezclar cian y amarillo sale color verde.

Queda una mezcla por hacer.

Cian y magenta.

A ver qué color secundario obtenemos.

Es el color azul cobalto.

Cómo mola.

Hola. Gracias por crearme.

Qué color más chachi.

Ya tenemos todos los secundarios.

Verde, rojo y azul cobalto.

Y todo esto gracias a mezclar los colores primarios:

cian, magenta y amarillo.

Ya sabes quienes somos los colores primarios.

El cian, el magenta y yo, que soy el amarillo.

Y también sabes quiénes somos los colores secundarios,

el azul cobalto, el verde y el rojo, que soy yo.

Y ahora te vamos a explicar los colores terciarios.

Los terciarios son los que se consiguen

al mezclar un color primario

y un color secundario en partes iguales.

¿Y si hacemos algunas mezclas para entenderlo mejor?

Bien pensado, amigo, empezamos con el amarillo.

¿Qué color conseguiremos si mezclamos amarillo y rojo?

Probemos.

Cómo mola.

¿Qué color es este?

Es el naranja.

Bienvenido, amigo.

Qué guay.

Ahora voy a probar a mezclarme con el verde.

Una, dos y tres.

Hemos conseguido otro tono de verde.

A mi primo, el verde claro.

Bienvenido.

Cian, ¿nos mezclamos tú y yo a ver qué color sale?

Por supuesto.

Verde, pero ha salido otro primo.

El verde turquesa.

Qué de primos tengo.

Me toca a mí.

¿Puedo? -Claro que sí.

¿Pruebas conmigo? -Sí.

Una, dos...

Y tres.

Es el fucsia.

Qué color más guay.

Oye, magenta, y si te mezclas con el azul cobalto,

¿qué color saldrá?

Vamos a ver, acércate, cobalto, y lo vemos.

Una dos...

Y tres.

Es el color violeta.

Qué color más guay. Hola, violeta.

Hay unos cuantos colores terciarios más, prueba en casa.

Como sabes,

para crear un color terciario solamente

necesitas mezclar un color primario y uno secundario en partes iguales.

Tienes muchas combinaciones.

Hagamos un repaso de los colores que hemos creado hoy.

Naranja, verde claro, verde turquesa, violeta y fucsia.

Y la de colores que hemos aprendido.

Ya está bien por hoy, chicos, hasta luego.

Hasta luego.

"Smile and learn"

Hola, amigo. ¿Qué tal tu viaje al planeta Tierra?

Ha estado genial.

Los humanos me han enseñado muchas cosas sobre su planeta.

Mola un montón.

¿Humanos?

¿Qué es un humano?

Son la especie que habita el planeta tierra.

Vaya, ¿y cómo son?

Como dicen los humanos,

una imagen vale más que mil palabras.

Te dibujaré uno.

No te asustes, son un poco feos.

Lo intentaré.

Primero, trazamos un óvalo para la cabeza.

Luego lo dividimos dibujando dos líneas

en forma de cruz,

estas líneas servirán de guía para dibujar las partes de la cara.

Ya veo.

Bien, ahora dibujaremos los ojos,

que van en medio de la cara,

justo en la línea horizontal.

Recuerda que hay que dejar

la distancia aproximada de un ojo entre ellos

y medio ojo a los bordes de la cabeza.

Encima de los ojos dibujaremos las cejas.

Mira.

Ya va cogiendo forma.

Toca dibujar la nariz.

Esta empieza justo en medio de los ojos

y tiene más o menos el mismo tamaño que la frente.

Hay que tener cuidado de que el ancho de la nariz

no supere los lagrimales.

Si te fijas, la nariz con las cejas forman la famosa T.

Es cierto.

Tiene forma de T.

Ya casi está.

Ahora, la boca.

Esta está entre la barbilla y la nariz,

pero un poco más pegada a la nariz.

Las comisuras de la boca llegan hasta la mitad de los ojos.

Y para terminar, las orejas,

que están a los lados de la cabeza

y van desde la altura de las cejas hasta el borde de la nariz.

¿Esas son las orejas?

Qué cosas más raras tienen los humanos.

Espera, me falta el cuello.

Es un poco menos ancho que la cara, pero no demasiado.

Trazamos dos líneas verticales terminadas en unas curvas y ya está.

Así es un humano.

Qué feos son los humanos.

Pues sí, pero son muy majos.

Da igual, nosotros somos mucho más guapos.

(RÍEN)

¿Estas preparado para el gran reto?

Pon a prueba tu atención con estos 10 niveles

en los que tendrás que encontrar una imagen diferente a las demás.

Tienes 15 segundos para cada nivel.

Solo los mejores han llegado hasta el final.

¿Serás uno de ellos?

Nivel uno.

(Reloj)

¿Lo tienes?

Está aquí.

Bien hecho.

¿Podrás con el siguiente?

Nivel dos.

(Reloj)

¿Lo ves?

Justo aquí.

Fácil, ¿verdad?

A ver qué tal se te da este.

Nivel tres.

(Reloj)

¿Dónde está... Dónde está?

Aquí.

A por el siguiente.

Nivel cuatro.

(Reloj)

Y el dibujo diferente está...

Justo aquí.

Seguro que el siguiente no es tan fácil.

Nivel cinco.

(Reloj)

¿Lo tienes?

Aquí está.

No te duermas, vamos a por otra ronda.

Nivel seis.

(Reloj)

¿Lo has encontrado?

¡Aquí lo tenemos!

¡Atento, que quedan pocas!

Nivel siete.

(Reloj)

Difícil, ¿verdad?

Aquí lo tienes.

Vamos a por el siguiente nivel.

Nivel ocho.

(Reloj)

¿Y este? ¿Dónde está?

Aquí.

El siguiente será complicado.

Atento.

Nivel nueve.

(Reloj)

¿Lo tienes? ¿Sí?

¡Aquí esta!

Bien hecho. El último es el más difícil.

¿Podrás encontrarlo?

Nivel 10.

(Reloj)

Te ha costado un poco, ¿verdad?

¡Aquí esta!

Prueba superada.

"Smile and learn"

¿Estas preparado para el gran reto?

Pon a prueba tu atención con estos 10 niveles

en los que tendrás que encontrar una imagen diferente a las demás.

Tienes 15 segundos para cada nivel.

Solo los mejores han llegado hasta el final.

¿Serás uno de ellos?

Nivel uno.

(Reloj)

¿Lo tienes?

Está aquí.

Bien hecho.

¿Podrás con el siguiente?

Nivel dos.

(Reloj)

¿Lo ves?

Justo aquí.

Fácil, ¿verdad?

A ver qué tal se te da este.

Nivel tres.

(Reloj)

¿Dónde está... Dónde está?

Aquí.

A por el siguiente.

Nivel cuatro.

(Reloj)

Y el dibujo diferente está...

Justo aquí.

Seguro que el siguiente no es tan fácil.

Nivel cinco.

(Reloj)

¿Lo tienes?

Aquí está.

No te duermas, vamos a por otra ronda.

Nivel seis.

(Reloj)

¿Lo has encontrado?

¡Aquí lo tenemos!

¡Atento, que quedan pocas!

Nivel siete.

(Reloj)

Difícil, ¿verdad?

Aquí lo tienes.

Vamos a por el siguiente nivel.

Nivel ocho.

(Reloj)

¿Y este? ¿Dónde está?

Aquí.

El siguiente será complicado.

Atento.

Nivel nueve.

(Reloj)

¿Lo tienes? ¿Sí?

¡Aquí esta!

Bien hecho. El último es el más difícil.

¿Podrás encontrarlo?

Nivel 10.

(Reloj)

Te ha costado un poco, ¿verdad?

¡Aquí esta!

Prueba superada.

Experimenta con... El Paint.

Con el programa Paint podemos jugar con las imágenes y los colores.

Vamos a comprobarlo.

Seleccionamos la herramienta "relleno con color".

Escogemos un color de la paleta,

colocamos el cursor sobre el lienzo y pulsamos el botón izquierdo.

Podemos cambiar el color tantas veces como queramos.

A continuación, desplegamos el menú "edición"

y pegamos la imagen que previamente

hemos guardado en nuestro escritorio.

Coloreamos el fondo de la imagen con el mismo color del lienzo.

Escogemos otros colores para pintar la figura.

Con la herramienta "lápiz" podemos dibujar otros detalles.

Para ello usamos el color y el grosor del lápiz que más nos guste.

Para añadir texto,

escogemos la herramienta "texto"

y seleccionamos con el cursor el espacio donde vamos a escribir.

Escogemos un tipo de letra adecuado y escribimos con el teclado.

Podemos modificar el color del texto desde la paleta de colores.

Si deseamos desplazar el texto,

seleccionamos la herramienta "mover",

pulsamos el botón izquierdo del ratón

y arrastramos cada caja hasta el lugar deseado.

Listo.

Ahora ya solo nos falta dar un nombre a nuestro dibujo

y guardarlo en el ordenador.

(Música)

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • 12/14 - Ed. Artística. Ed. Física: Yoga con animales del mar

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Aprendemos en casa - De 12 a 14 años - Educación Artística y Educación Física: Yoga con animales del mar

25 mar 2020

Los últimos 11 programas de Aprendemos en casa

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios