www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5708959
No recomendado para menores de 12 años Anillos de oro - Capítulo 6: El país de las maravillas - ver ahora
Transcripción completa

(BSO Anillos de oro)

(BSO Anillos de oro)

(BSO Anillos de oro)

(BSO Anillos de oro)

(BSO Anillos de oro)

(BSO Anillos de oro)

(BSO Anillos de oro)

(BSO Anillos de oro)

(BSO Anillos de oro)

(BSO Anillos de oro)

-Por favor. -Sí.

-Un momento.

Cuidado.

Gracias. -De nada.

-Oye, ¿dónde puedo tomar un café? -Ahí, en la cantina.

-Ah. Gracias. -De nada.

-Oiga, un café con leche.

Muy caliente, ¿eh?

-Un chinchón seco.

-¿Qué tal el viaje? -De suicidio, como todos.

Pero te advierto que es la última tournée...

...que me chupo a golpe de tren.

La próxima, o ponéis un autocar y un camión...

...o me quedo en Madrid.

-Díselo a la empresa, yo soy un contratado.

-No sé cómo pudiendo viajar en coche, te torturas así.

-No me gusta conducir y me gusta el tren.

¿Te quedas aquí o te vienes al hotel?

-¿Al hotel? Ya me gustaría. ¿Quién se ocupa...

...de las cajas, el decorado y el equipaje del señor?

-Lo mío lo recojo mañana.

Y el decorado puede quedarse en consigna.

-Hay que llevarlo al teatro, mañana no da tiempo.

-No sé cómo no tienes seis úlceras de estómago.

-Las tengo. Pero de aguantar a los cómicos.

Esto es una bendición. Esto lo toman los campesinos...

...al salir al campo con la helada. Esto.

Con esto matan el gusanillo y cogen fuerzas para trabajar.

-Con esto se mata el gusanillo y al monstruo del lago Ness.

-Póngale una copita. -No, no, gracias. ¿Qué le debo?

-65. -65. Pretendo dormir...

...hasta la hora de la función. Tome.

Y no tengo que trabajar con la helada, ni tú, por cierto.

-¿Ah, no? -No.

-¿No está helando? ¿Y no tengo que pasar la noche...

...transportando cajas y montando el decorado?

Me acostaré cuando tú te levantes, guapito de cara.

Y mañana, quién te dará el aviso para salir a escena.

-Tú. -Claro.

-Y si fueras un guapito de cara, como dices,...

...en lugar de avisar saldrías a escena.

-Lo intenté de joven, pero era muy malo.

-Y yo, y aquí me tienes.

-Eran otros tiempos y entonces los profesionales...

...teníamos vergüenza. No como vosotros.

-¿Los profesionales?

¿Pero tú has sido alguna vez profesional de algo... en tu vida?

Bueno, que te sea leve.

Cuídame las maletas. -Vale.

-Qué le debo. -250.

-Vale, vale, gracias.

Adiós. -Adiós.

-Es usted de la compañía de teatro, ¿verdad?

(ASIENTE)

-Los otros no han llegado aún y tengo ahí varias reservas.

-Llegarán, no, no se preocupe.

Vienen en coche. -Por dos días, ¿no?

-Depende, ojalá prorroguemos. -Eso estaría bien.

Aquí vienen bastantes compañías. Y a algunas les va bien.

Si me permite. -No, no, deje.

-Para eso estoy aquí, faltaba más. -No, hombre, deje.

Bueno, bueno. Gracias.

-Eso es, además usted vendrá cansado.

Deseando coger la cama. -Pues sí.

-¿Qué tal es la obra que traen este año?

-Bueno, según lo que le guste a usted.

-A mí, que sea entretenida, de reír. Que no sea rara.

Ahora les da por hacer cosas muy tristes.

-Bastantes preocupaciones tiene uno ya en la vida.

-Eso es, sí, señor.

Ya hemos llegado.

Pase, pase.

Al teatro hay que ir a pasarlo bien.

-Y a la vida, ¿no? -¿Cómo dice?

-No, no, nada, nada.

Que no va uno a pagar por ir al teatro para que encima...

...le hagan pensar.

-Ahí está, cuanto menos piense uno, mejor.

-Mucho mejor, dónde va a parar. -Ustedes sí que se lo pasan bien.

-¿Usted cree? -Hombre, un trabajo...

...que no es trabajar, para mí lo quisiera.

Despertador.

Soy muy aficionado al teatro.

-Pues eso es lo que hace falta.

-Pero el sueldo no da para diversiones.

Los que vienen, nos suelen dar un pase.

-¿Un vale? Yo le daré uno. -Muchas gracias.

-Y le dice al dueño del hotel...

...que me haga un vale para pagar la estancia.

-¿Cómo dice? -Nada, que se lo dejaré...

...en taquilla. ¿Cómo se llama usted?

-Antonio Robles, que sea para tres y por la tarde.

-¿Y qué fila le gustaría, eh?

-La que usted quiera, con que sea buena...

-Muy amable. Buenos días.

-A descansar, ¿eh? -Adiós, buenos días. Gracias.

Gracias.

-Oh.

-Venga. -Ay.

-Ay.

(SUSPIRA)

-Uh.

Silbido de la tetera.

¡Ah!

Juan, Paquito.

Venga, al baño.

Venga.

Arriba.

¡Arriba, vamos! Deprisa.

Tenéis que dejar el baño libre a papá. ¡Vamos!

-Yo primero, eh. -No. Primero yo.

-Ven aquí, que te voy a...

-Tonto.

-Vete a la porra. Se lo voy a decir a papá y verás.

Te vas a enterar. ¡Ay!

-Mami, yo no quiero ir al colegio.

-Eso para aquí. Trae. Fuera de aquí.

¡Se come después en la mesa!

-Dame la toalla. -¡Idiota!

-Que no salpiquéis. -No me mojes.

-Que no salpiques.

Ay, Dios mío. -Déjame. Me toca a mí el grifo.

Timbre.

-Abuelo, abuelo, el desayuno.

Venga, a levantarse.

-No creas que no te he oído. Con el jaleo que armas.

-Son los chicos. -Los tienes muy maleducados.

-En todo caso, los tenemos, ¿o su hijo no?

-Mi hijo tiene su trabajo.

-¿Y yo no? -Es distinto.

Tú trabajas porque quieres.

-Ya estamos. -Es verdad.

-Ande, yo que usted me pongo más cosas.

-No sabes el frío que he pasado. Anda, dame los dientes.

-Tome. -Gracias.

¡Y tráeme el periódico!

-Julián.

Julián.

Julián.

-Voy, mujer. Voy. Ya me voy a levantar.

-Vamos, que están desayunando.

-Ay... -Hola, papá.

-Buenos días. -¿Qué hay, papa?

-No, no. Quita, las tostadas son para tu padre.

-Tostada. ¿A esto lo llamas tú tostada?

-No te olvides las vitaminas. -Que no.

-¿No hay mantequilla?

-Niño. -¿Y esto qué es, eh?

-Ahí va.

-¿Qué pasa? -¿Qué, mamá? ¿Una nueva moda?

-Mira. -Niños.

-Mira. Pero mira.

-Pero ¿qué es lo que tengo? -Te has pintado un solo ojo.

-Como salgas así a la calle.

-No me extrañaría.

Todavía no me ha dado tiempo ni de peinarme con la hora que es.

-Ahora me meto yo en el baño, si no, el que no llega soy yo.

(LA CAMPANILLA NO SUENA)

-Puñeteros niños.

Campanilla.

-Un momento, abuelo. Ahora voy.

(SUSPIRA)

-¿Te importa llevarte esto? -¿No podía esperar?

-Me pesa en las piernas y me lastima. Pero si molesto...

-No diga tonterías. Sólo le digo que podía esperar 10 minutos.

-Ya no llamaré más, hija.

-Dale. Le digo si...

¿Qué pasa? -¿Tú sabes cómo vas?

(RÍE) -No, señor. Ni lo he visto.

Eso es lo malo. -¡Oye, el periódico!

¡Se te ha olvidado el periódico! -Siempre estás en medio.

-¿Y qué? Si lo hago yo todo. ¿Dónde vas?

-Al baño. -¿Y yo cuándo voy?

¿Cuándo voy al baño?

(MALDICE)

-Chao, mami. -¿Están los bocatas?

-En la mesa. Preparároslos vosotros.

-Jobar. -Preparároslos vosotros.

¡Ya voy!

No ha llegado el periódico. -Si yo lo que quería es...

-¿No podía esperarse? ¿Y si se cae y se daña?

Venga, a ver si va a coger frío.

-Yo lo que quiero es que me des la bata, las zapatillas...

...y me acompañes al salón. No puedo más en este cuarto.

Como no he dormido nada.

-Aquí. -¿Ves?

Las zapatillas. -Las zapatillas.

A ver, las zapatillas.

Aquí. -Gracias.

-Las zapatillas.

-Gracias. -Tenga.

¿Todo bien? Bien. -Todo.

Gracias.

Campanilla.

-¡Y ahora qué!

-Nada, hija. Es que ha sonado sola.

Huy. Qué nerviosa está hoy.

(RÍE)

-¿Me has buscado lo de las nóminas? -¿Qué nóminas?

-Tengo que hacer la declaración de Hacienda.

Cañas me ha dicho que este año no puedo quedarme lo tuyo.

Por lo visto los ordenadores funcionan.

Te lo dije anoche, ¿lo recuerdas? -Estaría dormida.

-Estabas dando vueltas por la habitación.

-Es igual.

A esas horas estoy dormida aunque dé vueltas.

-Búscamelas ahora porque me las tengo que llevar.

-¿Ahora? Es que no llego.

Te las doy después. -¡Ahora!

Cañas me ayuda con la declaración hoy no mañana.

-Uf...

-Qué desordenada eres, hija.

Recuerdo que yo en mi despacho... -¡En su despacho qué!

-Hija, cómo estás hoy, por Dios. Fúmate un cigarrito.

Así se te calmarán los nervios.

Digan lo que digan el tabaco es buenísimo. Buenísimo.

No tienes nada más que ver a los que lo han dejado.

-¿Las tienes o no? -Aquí están.

-Trae, voy con el tiempo justo. Me espera un cliente.

-Pero ¿y los análisis de Juan?

-¿Estás loca? Menuda mañana tengo. Eso es cosa tuya.

-¿Por qué? Además dijiste que irías tú.

-Eso es cosa tuya.

Adiós, papá. -Adiós, hijo.

-Pórtate bien. -No te canses que no vale la pena.

Lo que pasa es que no te organizas.

Anda, ¿por qué no le das unas fumaditas?

Toma. -¿Sabe lo que le digo?

-¿Qué? -Que tiene razón.

-¿Me ha llamado el jefe?

-¿Dónde está Alicia?

Le he dicho que estabas en el lavabo.

Corre, está de un humor. Trae eso para acá.

No veo ni torta, lo mío es que no tiene arreglo...

...ni con gafas, ni con lentillas. ¿Puedo?

-El chocolate está abajo.

¿Se puede? -Pase.

-Buenos días, don Andrés, ¿me ha llamado?

-Hola, buenos días, Alicia.

Quiero que me haga unas llamadas ahora mismo,...

...que más tarde no hay manera de hablar con nadie.

Primero llama a la central de Madrid...

...y tráigame el expediente de los hermanos Ruiz.

-Sí, señor.

-Tú tarde como siempre, ¿eh? -Anda, calla.

Mira quién habla.

-¿Angelita? Alicia.

Oye, corazón, mi jefe quiere hablar con el tuyo.

Vale.

¿Don Santiago?

Ahora mismo le pongo con don Andrés.

Don Andrés, don Santiago por la línea uno.

(TARAREA)

-Alicia, qué amor al trabajo. -Cuanto antes lo tenga hecho...

-Hasta que no pasa la hora del café no sirvo para nada.

-Y después tampoco. -Qué simpático.

Los días normales los llevofatal, pero los lunes es ya el acabose.

Tengo unas ganas de jubilarme. -Sólo te faltan 40 años.

Ánimo.

-De jubilarme o de que me retire algún buen mozo.

-De eso no te fíes, Alicia está casada y ahí la tienes.

-Pero a ella le gusta. -Esto no le gusta a nadie.

-Pues a mí sí, esa es la verdad. No es que me guste trabajar...

...por trabajar, dicho así no, pero me gusta tener...

...un puesto mío, ganar un sueldo, me gusta venir.

Aquí charlo con vosotros, estoy en contacto con los demás,...

...vienen visitas. Don Andrés mismo,...

...cuando no se levanta de mal humor, como hoy,...

...tiene una conversación agradable.

Coincidimos en los gustos literarios además.

Esta novela me la ha prestado él. -Como te vea leyéndola aquí,...

...verá qué te dice sobre gustos literarios.

-Pero aquí no la leo. -Pero ¿te tiempo a leer en casa?

-Si os digo dónde leo... Leo en el cuarto de baño.

Don Andrés, es que les estaba contando que...

-¿Encontró ese expediente?

-Ahora mismo se lo iba a pasar con la firma.

-Démelo. -Sí, señor.

Anda que...

-¿No es a ti a la que le gusta tanto el teatro?

-Sí. ¿Por qué? -Pues hoy echan teatro...

...en el Juan Bravo hoy y mañana.

-No se dice "echan". -¿Qué se dice?

-No sé, que debuta tal compañía, que estrenan tal comedia.

-Es la hace ese de la tele, ese que anuncia el champán. Mira.

-Anda, trae, intelectual, déjame ver.

-Si no le importa, Alicia, creo que debería reservar eso...

...para el baño. -Sí.

No es un desprecio a la prensa como podría parecer,...

...pero no es el momento.

(TARAREA) -¡Hola, Encarna!

-¡Hola! -¿Me puso a hervir la verdura?

-¿No la huele? -Es que yo cuando llegan...

...estas horas ni huelo, ni veo, ni entiendo.

-Lo que no sé es cómo puede con todo, la verdad.

Soy yo y trabajo menos. -Me compensa.

-Eso sí, cuando se gana un buen jornal.

-¡Uh, no tanto!

Lo que me compensa es salir, no estar todo el día aquí metida.

En esta casa no se habla desde hace años.

Las veces que lo intento me miran como si fuera...

...un bicho raro. Los chicos, cuando están,...

...sus estudios, su televisión. El padre lo mismo.

Su periódico, su radio, no le saque de ahí.

El único que me habla a veces es el abuelo...

...para meterse conmigo, pero...

Encarna, no veo las acelgas. -Porque las tiene a cocer.

-Ay, qué cabeza.

Ay... -Mire, señora, ya es la hora.

Lo que me queda por planchar se lo hago otro día, ¿le parece?

¿Quiere que le hago algo más antes de irme?

-Por favor, límpieme el pescado mientras me cambio.

-No. -Aquí está.

El kilo a 490 pesetas. -Qué me va a decir a mí.

Muy fresco. ¿Dónde lo ha comprado? ¿Lo de Saturnino?

Es que ese es de confianza. -¿Le da tiempo entonces...?

-Hoy no puedo entretenerme, es que llevo prisa.

Mi marido tiene entradas para el teatro...

...y vamos a ir esta noche. -¿Al teatro?

-Vamos todos los años.

Es que mi marido es familia de la taquillera...

...y siempre le regalan entradas. -Qué envidia.

Tome, Encarna.

Así estamos en paz, ¿no? -No, tengo que darte el cambio.

-El jueves arreglamos cuentas. -No, el jueves no puedo venir.

-¿No me diga? -Tengo hora p'a el médico.

Ya se lo avisé a usted. -Pero es que cuando me falta...

...un día, me hunde, es que me hunde del todo.

-Es que tendría que tener una chica fija.

-¿Dónde quiera que la meta? Me dirían que dejara de trabajar.

-Deje usted de trabajar. -Por nada del mundo.

Si me paso el día soñando con la hora de ir al trabajo.

¿Le acompaño? -Qué me va a acompañar.

Hasta el lunes. -¿Como el lunes?

-No, hasta el viernes. -Hasta el viernes.

Adiós.

-Pues estamos en mundo tan singular,...

...que el vivir sólo es soñar.

Y la experiencia me enseña...

...que el hombre que vive sueña...

...lo que es hasta despertar.

Sueña el rey, que es rey y vive,...

...con este engaño mandando, disponiendo y gobernando.

Y este aplauso que recibe prestado en el viento escribe...

...y en cenizas le convierte la muerte,...

...desdicha fuerte.

Que hay quien intenta reinar...

Que hay quien intenta reinar...

(SUSURRA) Viento que ha de despertar...

-Viento que ha de despertar...

(SUSURRA) En el sueño de la muerte.

-En el sueño de la muerte.

Sueña el rico en su riqueza, que mil cuidados le ofrece.

Sueña el pobre, que padece su miseria y su pobreza,...

...sueña el que a medrar empieza,...

...sueña el que afana y pretende,...

...sueña el que agravia y ofende.

Y en el mundo, en conclusión,...

...todos sueñan lo que son...

...aunque ninguno lo entiende.

Leves aplausos.

(TV) -¡Aaah! (EL ABUELO ESTORNUDA)

-¿Qué ha pasado? -Que ya lo han cogido.

-Hay corriente, te has dejado algo abierto.

-Cállate. -Me callo, pero hay corriente.

Disparos en la televisión.

(EL ABUELO ESTORNUDA) -Cállate, déjame ver la película.

(HIMNO DE ESPAÑA)

-Ya se ha acabado, qué susto. -Todo el mundo a la cama.

-Tranquilos. -Sentaos, puñeteros.

(NIÑOS) -Te vas a enterar. -Quita, idiota.

-¡Ay!

-Hala, papá, hasta mañana. -Hasta mañana.

-¡Déjame! -¡Ay!

-¡Que llamo a papá! ¡Papá! -¡Mamá!

-A dormir he dicho.

Niños discutiendo.

-Alicia, ¡Alicia!

-¿Ya te has levantado?

-Qué loca estás. Aún no me he metido en la cama.

-¿Se ha terminado la TV? -Claro.

-¿Claro por qué? -¿No estoy yo aquí?

-Me he dormido como una tonta.

-Acuéstate o mañana no habrá quien te levante.

Ah, y habla con tu jefe en cuanto llegues.

Le dices que puedes ir sólo hasta fin de mes.

-Ya te he dicho que debo pensarlo. -¿Pero qué tienes que pensar?

Los números cantan.

Cañas me lo ha explicado. En Hacienda es acumulativo.

Con lo tuyo nos pasamos del tope.

Pagamos más en impuestos de lo que ganas en la oficina.

Salimos perdiendo, ¿entiendes? -Tú no lo entiendes.

Saldremos perdiendo...

-Si me vuelves a contar que tus padres eran maestros,...

...lo de que tienes inquietudes, me levanto y me largo.

Los números cantan.

Haciendo cuentas, descubrimos que no compensa que trabajes fuera,...

...así que lo dejas. Así, nos ahorramos lo de la asistenta.

Porque estando aquí tú, puedes... ¿Dónde vas ahora?

-Mira, me voy... Voy a poner la mesa del desayuno.

(RADIO) Y en Radio Segovia, ahora, tiempo para deportes.

La gimnástica segoviana contará, en la próxima temporada,...

...con nueva indumentaria.

Todo listo para el maratón de Cabezuela.

De ello, nos hablará el presidente provincial de atletismo.

Gran actuación del Imperio en la última jornada...

...de 2 división de baloncesto.

Y pasamos ya a desgranar estos temas.

Efectivamente, en la próxima temporada, la gimnástica...

...ya no vestirá de azulgrana.

-Qué desastre, qué desastre. Y con este tiempo, claro.

Por eso no han venido.

-En provincias y lloviendo, ¿quién va a venir?

-No vinieron porque no quisieron.

-Calderón, no te fastidia. -¿Qué pasa, no te gusta?

-Calderón no le gusta a nadie.

-Qué bestia eres. -Sí, ya ves, tres filas.

-Sí, y la mitad eran vales. Yo he dado 4.

Si esto es una profesión, que venga Dios y lo vea.

-Sí, aquí va a venir Dios,...

...a vernos a nosotros, y a este rincón perdido además.

-A ver, el del tren, tu billete.

No sale hasta las siete. (IRÓNICO) -estupendo.

Así podré pasar una noche loca en esta ciudad tan divertida.

-Venga, vosotros, al autocar. -Bueno, pues nada, hasta mañana.

(TODOS) Adiós.

-Oye... -Hasta luego.

-Guapo de cara. -¿Qué pasa?

-A las 7, no te olvides.

Que el tren no espera. -¡Anda!

-Nos veremos en la estación.

-Buenas noches.

¿Le importa que me siente?

No quisiera molestar.

¿Podría retirar la maleta para dejarme sitio?

Yo sueño que estoy aquí, de estas prisiones cargado.

Y soñé que en otro estado, más lisonjero me vi.

¿Qué es la vida? Un frenesí.

¿Qué es la vida? Una ilusión, una sombra, una ficción.

Y el mayor bien es pequeño.

Que toda la vida es sueño. -¿Se ha vuelto loco?

-Y los sueños, sueños... -Cállase. ¿Quiere callarse?

-No, no quiero, ¿por qué? ¿No le gusta Calderón?

No le gusta Calderón, ¿eh? No le gusta.

Ha llovido mucho.

Hacía falta, o eso dicen.

Veo que a usted le gusta la lluvia.

Y Calderón, ¿le gusta Calderón?

-Le advierto que si tiene ganas de conversación, yo no tengo.

-¿Llamaría a esto una conversación? ¿A qué se dedica?

-No a lo que usted supone.

Si pensaba hacerme proposiciones de algún tipo, olvídelo.

-¿Por qué no cierra el paraguas? Ha dejado de llover.

¿Le importaría contarme qué hace en una pequeña ciudad...

...sentada, a las cuatro de la mañana, en un banco mojado...

...aguantando una lluvia innecesaria?

-Acaba de decir que era muy necesaria.

-Sí, para el campo.

Para su salud no creo.

Béseme, vamos, béseme.

-¿Pero cómo se atreve?

Por aquí pasa constantemente la Policía.

-No, por eso la he besado.

Se olvidó esto.

-¿Siempre besa a la gente cuando ve policías?

-¿Y usted?

-Sólo cuando llueve.

-Vaya, lo conseguí.

Han sonreído. -No se haga ilusiones.

-¿Sobre qué?

-Sobre nada, no se haga ilusiones sobre nada.

-Por la vida hay que ir sin ilusiones.

Se lleva una menos disgustos.

¿Qué hace a estas horas por la calle?

-¿Y usted?

-No tenía sueño y salí a dar un paseo.

-Ah... Concédame, al menos, el beneficio de la duda.

-¿De qué duda? -Dé por sentado que soy imbécil.

-Yo no tengo por qué darle explicaciones a usted.

Y haga el favor de dejarme en paz.

-Pero... ¡Oiga!

¡Oiga...! ¿Está usted empeñada en regalarme el paraguas?

-Y usted en perseguirme. (RÍE) Pero, hombre...

¿Por qué no me dice de una vez quién es?

Y lo que le pasa.

(SUSPIRA)

Me llamo Alicia y tengo 33 años.

(RÍE) Al fin. -¿Nunca había conocido a nadie...

...que tuviese 33 años? -Sí...

¿Qué más?

Todo esto no tiene la menor importancia.

Ni yo ningún misterio. (SUSPIRA)

Mi actitud le parecería normal de no existir las circunstancias...

...de la hora y de la lluvia, ¿verdad?

Bien, pues suprímalas. -Si las suprimiese,...

...no tendríamos nada que decirnos. Yo no podría preguntarle...

...qué hace aquí ni usted podría preguntármelo a mí.

El mundo es terriblemente convencional.

-Yo también. Así que qué le parece si nos olvidamos el uno del otro.

¿Uh? -Tarde, me parece tarde.

Hemos dado un paso importante y ya no podemos volvernos atrás.

(SUSPIRA) -Vamos, ¡abrázame y bésame!

-¿Otra vez?

-¿Qué hacen ustedes? -¿Eh?

(RÍE) -Buenas noches.

-Buenas noches, agente. -De buenas nada. Llueve.

-Ha dejado de llover. Lo comentaba con mi mujer.

¿Verdad, chata? -Tenga más respeto, ¿eh?

-Yo siempre la llamo chata y a ella no le importa.

-Bueno, ya sabe lo que quiero decir.

No se haga el gracioso y... Circulen, circulen.

-Claro. Sí, sí... -Adiós, buenas noches.

-Hace ya tantos años que no hablaba con nadie en este tono...

Es como darse un baño de espuma. (RESOPLA)

(RÍEN) -¿En qué tono?

¿Así, bajito?

-Me has entendido muy bien. -No.

Anda, explícamelo.

-Pues así, jugando un poco.

Tomándose las cosas tan en serio que hay que decirlas en broma.

(RÍE) Si hablaras así en mi casa, no te entenderían.

Te tomarían al pie de la letra y se volverían locos.

O dirían que estás loco tú.

Estoy diciendo tonterías. En mi casa no se habla ni así...

...ni de ninguna manera.

-Pero, ¿de algo se hablará alguna vez?

-Ahora sí. (RÍE)

-Cinco personas no pueden convivir sin decir una palabra.

-¿Sin decir una palabra? Eso sí, claro.

Pero para facilitar informaciones de orden práctico, ¿comprendes?

Y, cuanto más monosilábicas, mejor.

"¿Hay más pan?", "¿Me das una toalla limpia?",...

..."Este pantalón es para el tinte"...

-Bueno, bueno, no... No habrá sido así desde el principio.

-Cuando Julián y yo nos hicimos novios... Figúrate.

Entonces teníamos ilusiones, o nos lo creíamos.

Nos casamos cuando él estaba estudiando aún la carrera,...

...no quisimos esperar. -Luego, estabais enamorados.

-Fue mi primer novio.

Supongo que sí.

Aunque me parece todo tan lejano que ni siquiera estoy segura.

Ten en cuenta que las costumbres eran de otra manera.

Todo se veía mal. Los noviazgos duraban 6, 8 años...

Mucha gente se casaba sólo para cambiar de vida,...

...para tener independencia y salir de casa de la familia.

Había que inventarse un amor, se tuviera o no.

Nosotros no tuvimos mucho tiempo para pensar en eso.

El principio fue duro, trabajaba como una burra...

...para que él pudiera terminar la carrera.

Y él estudiaba hasta 16 horas diarias.

Cuando nos quisimos dar cuenta...

Éramos dos desconocidos con un hijo y un anciano al que cuidar.

La de veces que se habrá repetido esta historia en mi generación.

A él le fue un poco mejor que a mí.

Se buscó la ilusión y la compañía en otra parte.

No tiene mucha importancia, no vayas a creer.

Su secretaria.

Un clásico, ¿no? (RÍEN)

Muy sólido, llevan ya mucho tiempo.

Si vieras lo poco que me importó cuando me enteré.

-En cambio, cuando... te dijeron que dejaras tu trabajo,...

...hiciste la maleta.

Con piedras. (RÍEN)

Pero la hiciste.

Es que era mi último refugio.

Nada importante, no vayas a creer.

Trabajo rutinario, de oficina...

Sé que la mayoría de la gente no lo entendería.

-Pero yo sí.

En mi profesión, se suele trabajar...

...por el trabajo en sí, no porque los números canten.

(RÍE)

-La verdad es que los números nos suelen desafinar bastante.

-¿Cuál es tu profesión?

(RÍE) -Venga, venga...

-Sí, sí, es verdad.

Me olvidaba que te estabas confesando con un desconocido.

(RÍE) Preséntamelo.

-Bueno, pues... Soy actor,...

...me llamo Jorge...

...y... y tengo 36 años. -¿Actor?

-Ajá. -¡Ay, qué envidia!

-Bueno, bueno... (RÍEN)

Siempre piensa uno que el mundo de los demás es mejor.

Esta noche, al salir del teatro...

...me juré a mí mismo que, al llegar a Madrid,...

...me despediría y me dedicaría a otra cosa.

Por supuesto, no lo haré.

-Ajá. Llega un tiempo en que ya es un poco tarde...

...para cambiar. -No, no, no... No es eso, no.

Yo podría hacerlo si quisiese.

Mi familia tiene un negocio y tendré un puesto de trabajo...

...cuando quiera con ellos.

En el teatro me ha ido mal. Soy un segundón.

Ahora sé que no llegaré a más.

Pero también sé... que no lo dejaré nunca.

-¿Por qué?

(RÍE) Porque lo amo.

-Claro, claro...

Ese es el misterio... Claro.

Cuando se ama no importa hacer cosas ingratas.

Trabajar en un teatro vacío o planchar pantalones.

(RESOPLA) Yo no sé de dónde voy a sacar fuerzas...

...para seguir planchando pantalones y fregando platos.

-¿Planchando pantalones? ¿Dónde?

-En mi casa, ¿dónde va a ser?

-Entonces... todo ese show de la maleta...

(RÍE) Tú lo has dicho: un show.

Sí, sí, un show. Quería que, cuando Julián,...

...se despertara no me encontrara lista para saltar a prepararle...

...el desayuno, limpiar el baño... para hacerlo todo.

Quería darles un susto.

Al volver, les diré que no hay billetes pero que me marcho hoy.

Caiga quién caiga.

Y no caerá nadie. (RÍE)

Pero se me harán algunas concesiones.

En el trabajo, no, por supuesto. Ya sabes, los números cantan.

Pero podré conservar a la asistenta.

Es una buena mujer. Muy cotilla, además.

(RÍEN)

Me entretiene, me da conversación...

Muy bien.

-Cuando uno toma un tren equivocado,...

...se baja y toma otro...

...que vaya en una buena dirección.

-Yo no.

Soy de los que se quedan en la cantina de la estación.

(EL TREN FRENA)

-Vamos, que para lo justo, venga.

Oye, guapito de cara, que el tren no espera.

Que te quedas en tierra, macho.

Vamos. -Vale.

¿Puedo hacerte un regalo de despedida?

-¿Más?

-Mi billete.

Vete de aquí, pelea, sufre, pasa hambre si es necesario.

Pero no vuelvas a lo mismo sólo por cobardía.

-Ojalá fuera lo mismo.

Ahora, sin la oficina, será peor.

-Anda, tómalo.

-No.

-Uno puede sacrificarse por amor o por unos principios,...

...pero por cobardía, Alicia...

-Venga, no pierdas tu tren.

Venga.

-Ten.

Vete tú, Alicia, por favor.

Es un billete para el país de las maravillas.

Nunca te habían dicho nada tan original, ¿verdad?

-Sólo dos o tres veces por semana.

Pero hasta esta noche, nunca estuve allí.

-Gracias.

-Si es la verdad.

Lo de esta noche...

Ya ves tú, pasear bajo la lluvia, tomar café en una cantina...

Parece que no es nada, ¿eh?

Silbido del tren.

Pues es lo más bonito que me ha pasado en estos años.

Lo único bonito.

¡No puedo, no puedo!

Ahora, tengo que atravesar otra vez el espejo...

...y despertar.

-¡Alicia, el paraguas!

Alicia Millán Hiniesta.

Con "I" las dos, ¿verdad? -Ajá.

Muy bien.

¿Qué motivos alegarás?

-No sé.

Yo hubiera jurado que mi marido estaba a gusto así,...

...vamos, que quería la vida que tenía...

...y mira tú por dónde no sabía qué hacer...

...para quitarme de encima.

Sí, todo eso que me cuentas son, de algún modo, provocaciones.

-Con mi paseo nocturno, vio el cielo abierto.

Pasar la noche fuera de casa... ¿Qué más podía pedir?

Me ha dicho que se queda con los niños.

Que se queda con todo.

Bueno, eso ya lo veremos. Eso es cosa...

-Pero es que yo no quiero nada.

Y los niños, lo que ellos prefieran.

Si quieren estar conmigo, bueno.

Que se quieren quedar con él, pues también bueno.

Ahora...

Eso sí, vernos a menudo eso sí que me gustaría.

Pienso quedarme a vivir aquí y buscar trabajo.

Eso está ahora más difícil.

-Ya, pero mi jefe me ha dado una recomendación...

...para la central nuestra.

Es una buena persona, un amigo de verdad.

¿Quién me diría que un día se portaría tan bien conmigo?

Bueno...

La vida cómo es, ¿verdad?

Uno no se figura lo que puede pasarle al momento siguiente.

¡Huy! Déjeme a mí, tía.

-No. -¿Pero por qué?

-No, hija, tú estás aquí de invitada.

Tú siéntate. -Bueno.

-Ya tendrás tiempo de trajinar todo lo que quieras y más...

...cuando te manden a los niños y alquiléis un piso.

O cuando sea.

-Si ni siquiera creo que me los manden o que quieran venir.

-¿Ellos? Nadie les va a preguntar lo que quieren o no.

Ellos harán lo que se les mande.

Y tienen que estar con su madre.

-¿Por qué? -Porque sí.

Te advierto que si con lo que yo soy,...

...te escribí contándote que tenía abogados en casa...

...y diciéndote que te vinieras, fue por eso, por los niños solo.

¿Para que no hagan lo que quieran?

-¡Y dale! Para que estén con quien deben estar.

Y para que nadie pueda decir de ella...

...una palabra más alta que otra.

Puerta. Ahí está Ramón.

-Alegra esa cara, mujer.

Aún te ha de dar la vida muchas compensaciones.

-No. Buenas tardes.

-¿Qué me puede pasar que valga la pena?

Tengo una sorpresa para usted, doña Trini.

-Don Ramón, aquí mi sobrina.

¿Cómo estás? -Alicia. Encantada.

Es muy guapa, doña Trini. ¿Dónde la tenía escondida?

-Este es don Ramón.

¿Qué pasa, que yo no tomo café ni té aquí?

-Si a usted no le gusta esto. ¿Que no?

Me voy a comprar una taza, ya verá si me gusta.

¿Y tabaco, te vas a comprar tabaco?

-¿Y qué sorpresa me trae? A ver.

Unas entradas para el teatro. -¿Para mí?

¿A usted le gusta Calderón?

(BSO Anillos de oro)

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Capítulo 6: El país de las maravillas

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Anillos de oro - Capítulo 6: El país de las maravillas

09 nov 2020

Alicia, madre de familia, que comparte el trabajo de oficina con el de su casa, agobiada por el papel familiar que le toca representar, se marcha una noche de su domicilio, lo que modificará su futuro.

ver más sobre "Anillos de oro - Capítulo 6: El país de las maravillas" ver menos sobre "Anillos de oro - Capítulo 6: El país de las maravillas"

Los últimos 14 programas de Anillos de oro

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios