www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
1604704
No recomendado para menores de 7 años Ana y los siete - Episodio 81 - Un muerto muy vivo
Transcripción completa

¿Qué es lo que baila Ana...

...que hasta los muertos le tienen ganas?

¿Qué es lo que baila Ana...

...que todo el mundo se pide un turno?

El Papa se lo consulta...

...al Dalái-lama.

¿Qué es lo que baila Ana?

Del reportero de "El Mundo" al del "Semana".

¿Qué es lo que baila Ana?

Y el pijo del cochecito cupé...

...a los que ligan a pie.

¡Por la cara!

¿Qué es lo que baila Ana?

Ana.

¿En serio? -Claro.

¿Cómo sabía tu madre que era eso?

Apendicitis. Se llama apendicitis.

¿Qué?

Apen... Apendicitis.

Me dolía mucho aquí. -¿Qué pasó?

Lo ha dicho 20 veces. -Sí, pero ¿qué pasó?

Le operaron. -Una operación mogollón de fuerte.

Con serruchos y sangre por todas partes.

Me sacaban las tripas y los intestinos.

¿Cómo lo sabías?

Lo vi.

¿Y la anestesia?

En las operaciones de apendicitis no ponen anestesia.

¿No estabas dormido?

¿Y qué más? -Pues no sigo.

Cuenta cuando te sacaron las tripas...

...y el médico se las puso en el cuello y empezaste a sangrar.

No podía más de dolor.

Vino un médico con una sierra eléctrica y me destripó.

Vamos, chicos. -Ahora que estaba interesante.

Jopé.

Si llegamos tarde, nos echan la bronca a nosotros.

Cómo mola. -Quiero ser cirujano.

Lo que faltaba. -No dejabas a uno vivo.

Qué asco, ¿no?

Sí.

Me lo ha dejado Nicolás. Era de los gemelos.

Ideal. Va a estar estupendo en el bautizo.

Le he pedido a Fernando que sujete al niño durante el bautizo.

Qué buena idea. Aunque es lógico.

Os invitaré a comer.

¿Qué pasa?

Ya es hora.

¿De qué?

¿De qué va a ser?

Ya. Pensaba decírselo antes del bautizo.

Es mañana. Pues se lo diré hoy.

¿Hoy? Sí, hoy.

Ahora mismo. ¿Ahora mismo?

Sí. ¿En serio?

Sí. Vale.

¿Y?

¿Qué?

¿No iba a ser ahora?

¿Pero ahora mismo de ahora? Ahora mismo es de ahora.

Pero es que... No te enteras.

No se lo puedo decir de repente. Hay que pensarlo.

Llevas meses retrasándolo. Y mañana es el bautizo.

Mañana. Fernando debe saber que es suyo.

Sí. Tengo que decírselo.

Vamos. Venga.

Vamos. Venga, voy.

Voy. Muy bien.

Ana. Sí.

Fernando está en la biblioteca. Es verdad.

Necesito un minuto.

El médico dijo que si no llegamos a pillarlo a tiempo,...

...se le convierte en una peritonitis.

Pero de una peritonitis uno se puede morir.

Si no lo cogen a tiempo, a saber.

Has metido la pata. Hice lo posible.

La próxima vez, consulta. Ya soy mayorcito.

Otro error así y perdemos el banco.

Te podría haber pasado. ¡Los has espantado!

Les dije que si no nos vendían sus acciones,...

...el banco se hundiría.

Y sus acciones valdrían menos en cuestión de meses.

Nosotros podríamos haber comprado las acciones.

Tu estrategia es errónea.

No se la han creído. Te equivocas.

Sé lo que digo. Y yo.

Mira.

Otro error así y asustas a todos los accionistas.

Déjalo.

Ya no estás para meterte en líos.

Estoy bien. ¡Estás mayor!

¿Crees que no valgo para nada? Perdona.

Te recuerdo que fui yo quien creó este banco.

Ya lo sé.

Cuando llegamos a cierta edad, estorbamos.

No, pero hay temas que hay que controlar.

Vale.

No insistas. Lo has dejado muy claro.

No volveré a meterme.

¡Papá, hombre!

Hola, Ana.

Hola.

¿Qué quieres?

Bueno, quería hablar contigo.

Venga, habla. ¿Qué?

Pues que... ¿Han hecho algo los niños?

Estás de mal humor por la discusión. He discutido con mi padre.

Además, no sé decir las cosas.

No tengo ningún tacto.

No, ninguno.

¿Crees que soy un bruto?

Sí, digo no.

Y que no sé decir las cosas.

Solo a veces.

Lo paso mal cuando me pasa algo así. Sufro mucho.

Mira, Fernando, yo debo hablar contigo.

Muy bien.

Móvil

Perdona.

Es impor... ¡Perdona!

¡Muy importante! ¡Espero una llamada!

¡Vale!

¿Sí?

¿Lo ves?

Sí, perdona, dime.

¿Seguro que es un asesor financiero muy bueno?

Me juego mucho.

Bueno, vale.

Vendrá esta tarde a casa.

Muy bien.

Vale, gracias. Confío en ti.

¡Ana!

¿Cómo se lo ha tomado?

¿Que qué, Ana?

Bueno. Al principio...

...se ha enfadado, pero luego, final feliz.

Tener uno más...

Estaba dando saltos.

¿En serio?

Sí, sí, sí. ¿No te ha dicho nada más?

Se ha sorprendido...

...un poco. Se habrá quedado de piedra.

Es que... Sí.

Qué alegría me das.

Por fin lo has solucionado.

Sí, sí. Se acabó. Voy con los niños.

Díselo a los niños. ¡No!

No...

Se lo diremos juntos.

Juntos.

Sí.

Qué bonito, Ana.

Qué bonito. Qué bonito.

Qué bien. Venga.

¿Qué tal el cole?

Hola. -Bien.

¿Bien? Sí.

Seré cirujano.

Yo también. -Llevan así todo el día.

Como a su amigo le han operado de apendicitis...

¿Qué tal el cole, princesa? Bien.

Me subo, que tengo deberes. Así me gusta, Celia.

Voy a llamar por teléfono. Y a estudiar.

Ana, tía. Ni tía ni nada, a estudiar.

Vale. Venga.

Te doy mi colección de moscas si te dejas operar.

Ahora mismo. -Jo.

No te haremos daño. -Qué gracioso eres.

¿A ti te han operado de apen... apen...?

¡Apendicitis!

Sí.

No, gracias a Dios.

Y cuando te operan, ¿te...?

Yo me voy ya.

Vale.

Me alegra que se lo hayas contado a Fernando.

Yo también me he quitado un pesito de encima.

Creía que se lo iba a tomar peor. ¿Sí?

Lucía, cariño, ¿te pasa algo? No.

¿Seguro? Ahora voy.

Qué envidia con lo del bautizo y Fernando.

Sí. Me estoy planteando tener otro.

Que tenemos nueve niños en casa. Con Alberto sale un niño guapísimo.

Voy a preparar la merienda.

Hasta luego. Hasta ahora.

He encontrado un asesor financiero prestigioso.

Viene esta tarde. Luego te veo.

Hola, Fernando. Hola.

Enhorabuena. ¿Cómo?

Por lo del niño de Ana.

Menuda sorpresa enterarse de repente de que el niño de Ana es tuyo.

Pero como tú ya tienes siete, no pasa nada, ¿no?

Claro. Estás todavía afectado.

Estás descolocado.

Me voy a por el bolso, que se me ha olvidado.

Ah, Fernando,...

...luego me gustaría...

...hablar contigo.

¿No te habías ido? Me he dejado el bolso.

Va a ser un bautizo de lo más emotivo.

Sí. Me da a mí.

A mí también. ¿Sí?

Sí que me da. Sí.

Anda. Anda.

Hala. Hala.

Hasta luego.

Tía. ¿Qué?

¿Tienes novio?

No, todavía no.

Jo, tía, tienes que casarte,...

...si no, el inspector me hará volver...

...con mis tíos. Anda, cómete la merienda.

¿Quién va a ser mi tío papá?

Mi papá, mi papá. Ni que fuera tan fácil, María.

¿Crees que soy...

...guapa?

Pichín.

Pues vaya un sí, hija.

¿Tú crees que soy el tipo de mujer que gusta a los hombres?

No sé.

¿No sé?

Sí que me vas a ayudar tú mucho. Te puedo ayudar a encontrar novio.

Pues vaya una ayuda.

Te encontraré novio antes que tú.

Eso me parece muy bien, señorita.

Venga, come.

María, tienes que beber la leche.

Qué susto me has dado, Lucio.

¿Quieres un bollo...

...y un vaso de leche?

Que si quieres un bollo y un vaso de leche.

Siéntate,...

...ahora mismo te lo preparo.

¡Ay!

Oye, Lucio.

¿Tú crees que...?

¿Tú crees que yo soy guapa y que les gusto a los hombres?

No me mires con esa cara.

Tengo que encontrar un novio para que no me quiten a María.

En el convento deberían enseñarnos estas cosas.

Luego sale una después de tantísimos años...

...y sale tonta perdida. Vamos,...

...que no sé de qué va el mundo.

¿Lucio?

¿Lo hacemos? -Vale.

Le rajamos y le sacamos las tripas.

¿Y si se enteran?

No lo harán. Encontraremos un momento oportuno.

Lo dejaremos en su sitio sin que nos vean.

Estarán orgullosos de nosotros.

Pensamos en nuestro futuro. -Papá siempre lo dice.

Si practicamos ahora, seremos los mejores cirujanos de la Tierra.

Perfecto.

Pero bueno, parejita, ¿qué hacéis aquí?

Viendo a Nico y ahora vamos a la cocina...

A por la merienda. A por la merienda.

No me fío un pelo de estos dos.

Hola, mi vida.

Nico, tengo un marrón ahora...

¿Cómo le digo yo a tu padre que es tu padre?

En menudo lío me he metido.

¡Anda, la carta de David! Con todo este lío...

...se me había olvidado.

A ver...

Bruno tararea

¿Sucede algo?

¡Bruno!

¿Sí?

¿Mi tía es el tipo de mujer que gusta a los hombres?

Hombre, yo creo que sí.

¿Por qué no? ¿Tú no lo crees?

No lo sé.

Tu tía es...

...una mujer...

...atractiva.

Sí, tiene...

¿Qué? Tiene...

...su aquel. Tiene un cierto encanto...

¿Y con eso vale para que un hombre...

...la pida en matrimonio?

Es una de las razones, pero no es la única.

¿Y qué más?

También tienen que caerse bien, si no, no hay tutía.

Espera.

También tienen que gustarse.

Tienen que...

...gustarse.

Gustarse.

Eso es.

Cosas en común.

¿Son deberes para el colegio?

Además, tiene que haber humor en la relación.

"Humor" con "h".

Tararea

Qué susto me das siempre.

¿Son para mí?

Bueno...

A ver si al final voy a tener que casarme contigo.

¿Tú tampoco me quieres para mujer?

Pues voy lista, ¿no?

Timbre

Qué bonitas.

¿Qué?

¿A que doy miedo?

Mogollón. -Así me gusta.

Hola, Ana, con tu permiso. Venía a decirte que...

¿Te pasa algo?

¿Eh?

Hola, Bruno, no. Nada.

¿Seguro? Sí, seguro.

¿Qué querías?

Decirte que si puedes... ¿Ha llegado el señor?

No.

Necesito hablar con él.

Claro. Yo quería que tú pudieras...

Bebé llora

Pero ¿qué pasa, cariño?

¿Tienes hambre? Pero si acabas de comer...

Bruno, lléname el bibe de agua.

Como no. Lo que quiero...

Déjalo, voy yo.

Sí. Te quedas con Nico.

Vale. Gracias. El bibe.

Sí. Venga.

Ana. Luego hablamos.

A ver si es verdad.

Hola. ¿Cómo estamos? Otra vez juntos.

David Hidalgo.

Bisturí.

Bisturí.

Para mí, que este pollo está fatal.

Está pálido.

Ahora, los intestinos. -¿Los pollos tienen intestinos?

Las pinzas.

¿Qué?

Solo tenemos bisturí.

¿Otra vez?

Bueno, toma.

No te preocupes.

El paciente está a salvo.

La operación ha sido un éxito.

¡Ja, ja, ja!

¡Como se chive a Bruno, verás!

Fernando, mira el bebé que tienes delante.

Ya sé que te lo tenía que haber dicho antes.

No hace gracia, no te rías.

No tiene gracia.

Ya sé que te dije que mi hijo era de David.

Ya sé que te he creado una enorme confusión.

Ya lo sé, pero...

Había motivos de enorme peso por los que no te lo pude decir antes.

Y te lo tengo que decir ahora. Fernando, tú...

Tú eres el padre. No hay duda.

¿Qué te parece?

¿Qué tal lo he dicho? ¿Por qué te ríes?

¡Qué gracia te hace!

¿Cómo le digo a tu padre que es tu padre?

Encima se ríe. ¿Sí?

Soy yo.

Pasa, Catalina.

La cruz llamarada.

El león de dos colas.

El mono tuerto.

¿Qué pasa aquí?

Muy graciosas.

Cuando tengáis algún problema, ya acudiréis a Fonti Máquina Total.

Listas.

Venga, puerta.

Cada día estás peor de lo tuyo. Bueno, ¿qué?

¿A qué has venido? Joder, Nando, cómo eres.

¿Tengo que querer algo para visitar a mi mejor amigo?

Hombre, no necesariamente. Pero en ti es lo normal.

Hoy no. Tenía un ratito libre y me he puesto a pensar:

"Tate, voy a visitar a mi coleguita".

Y me he venido en autobús. En autobús, chaval.

Tengo la moto en el taller. Y no tengo un euro para pagarla.

Estoy sin blanca.

Ah. -No, en serio.

Ya.

Esa moto es mi vida. Sin esa moto no soy nadie.

Que sí, vale. Que ya está.

Que ya lo sé. Podemos hacer una cosa.

Te dejo pasta para que arregles tu moto.

A cambio, tú tienes que...

¿Qué? Dime. Lo que quieras.

Llévame a clases de kárate.

A mis clases de ká... ¿Para qué?

¿Cómo que para qué? ¡Pues para ver pibitas!

¿Las quieres todas para ti?

Ah. Ah, las pibitas.

Claro, esas que me dijiste que iban con sus mallitas ajustadas.

Que estaban buenísimas.

Me las pusiste increíbles.

Ya, pero ya llegará.

Todo llega, tranquilo.

Pero te advierto una cosa:

no son fáciles. No son nada fáciles.

Es normal. Cualquier tía que esté buena es difícil.

¿Qué? ¿Cuándo? -Pues...

Eso, Fonti. ¿Cuándo le vas a presentar todas esas monadas?

Pues... -Voy al baño.

Cuando venga, me dices un día y una hora.

Sí, tranquilo. Ahora te la digo.

Joder.

Nadie se ha enterado.

Cuando vean cómo hemos dejado el pollo, verás.

Le hemos hecho la cirugía estética.

Ahora hay que agilizar los dedos.

Bueno, ¿cuándo vamos a ver a las pibitas?

Pues...

Yo conozco ese gimnasio y a esas pibitas.

Yo tendría cuidado.

¿Por qué?

Díselo.

Porque sus novios parecen armarios.

Son más fieros que él.

Te partirían un brazo. Es horrible, tronco.

Ah, ¿sí? Hola, Fonti.

Perdón.

¿Alguien ha visto un pollo?

Un pollo.

¿Se te ha escapado un pollo de la nevera?

La última vez,fuiste tú quien lo sacó de la nevera.

Vale.

Pero ya estoy reinsertado.

Estoy canino, pero no tanto.

Me encantaría creerte.

Seguiré buscando.

Oye, Fonti.

¿Lo has mangado tú?

¡Que no!

Para que vean que nos preocupamos de nuestro futuro.

A ver si nos dejan desarrollar nuestras aptitudes.

Jo, tío. Qué bien hablas.

¿Sabéis lo que es esto?

¿Una peonza? Una peonza.

Esto es un arma letal.

Podéis sacarle el ojo a alguien, o romper otro jarrón.

Queda confiscado.

¡Bruno!

No hay nada más que hablar.

¿No sabéis nada de un pollo?

¿Nosotros? Ni idea.

Ya.

Tiraremos más fuerte.

Puerta

ACENTO INGLÉS: "Mister 'Dauro', por favor".

¿Mister qué? -¡Guille!

¡Lo has matado!

¿Qué dices? -¡No se mueve!

¿Por qué has abierto? -¡Porque llamaban!

¿Quién es? -Preguntaba por papá.

La cagamos.

Respira.

No. Soy un asesino.

¿Ha venido alguien? ¡Ayúdame!

No quiero ser cómplice de asesinato.

O me ayudas o cobras.

Qué raro.

Habrá que decírselo a alguien. -No quiero ir a la cárcel.

Si vas, te llevo mis bocatas de chori todos los días.

Hay que esconderlo y dejarlo en la calle.

¿Estás loco? -Eso hacen en las pelis.

Sí, en las pelis.

¿Te vas a chivar? -No, pero no quiero ser cómplice.

Si me encarcelan, ¿quién te llevará los bocatas?

Pensaba que tenía un hermano, pero que no.

¿Qué harás?

A los criminales siempre se nos ocurre algo.

El pollo.

Pero...

¿Qué le han hecho?

¿Quién ha sido?

Tranquilo.

Encontraremos al culpable. No te muevas.

Empezaré por el jardín.

¡Qué bien te queda! ¡Estás guapísima!

¿A que sí, mi vida?

Te falta andar.

Anda con mucha naturalidad.

Con naturalidad.

Moviendo bien el culete.

Concentrándote en la mirada, como si fueras una pantera.

Como si te deslizaras por tu presa.

Venga, Catalina. Ahora tú.

Con naturalidad. Sí.

Pero ¿cómo se hace con este traje?

Venga, inténtalo.

Vamos. Venga.

Con naturalidad.

¿Qué tal?

Bien. Bien.

Un desastre. Sí.

No te concentras. Pareces un armario.

Hazlo como yo. Concéntrate. Siente las caderas.

Muévelas. Muévelas así.

Es un baile. Seduce bailando.

Seduce, anda. Ándalo.

Venga, eso es.

Con naturalidad. Con naturalidad.

¿Mejor?

No.

¿No?

Déjalo, no valgo para esto. No puede ser, concéntrate.

A un hombre le atrae nuestro aspecto.

Vale. Pero demos por sentado que yo no tengo aspecto.

¿Cómo que no?

No tengo de eso.

¿Qué más les atrae?

Lo segundo que más les atrae es... también el aspecto.

¿También?

¡Sí, también!

Seamos sinceras. ¿Qué es lo primero que ve?

Pues... Las tetas.

El culo, la cara...

El orden de factores no altera el producto.

Si les gusta lo que ven, te entran.

¿Dónde te entran?

¿Dónde te van a entrar? Te entra a hablar... Te entra.

Ah.

Vale. A ver si lo entiendo.

Si una no tiene...

...un culo bonito ni tiene...

Bueno, ni hablemos, así...

Y de cara tampoco es muy guapa,...

...entonces, ¿qué?

Bueno...

Debe tener otras ventajas.

¡Ah! Me voy a quedar soltera.

No.

Yo te hablo desde un punto de vista masculino.

Las mujeres, más allá del cuerpo, tenemos cosas más importantes.

Tenemos esto.

No, la teta no.

El corazón.

Tenemos esto. Igual por ahí podemos hacer algo.

Sí.

Pero los hombres se enamoran primero de tu cuerpo.

Y luego de ti.

Las mujeres nos enamoramos de ellos interiormente.

Y luego, si están buenos, también de su cuerpo.

¿Ves la diferencia?

Cada vez lo tengo más claro: María se va con sus tíos.

Timbre

¡Sí!

Buenas noches, señor. Hola.

¿Ha llegado Smith?

No, señor, no ha llegado nadie.

Hágale pasar a la biblioteca cuando venga.

Esa entrevista es importante.

Por supuesto, señor.

¿Ana está en casa?

Sí, señor.

Quería hablar con usted.

Dígale que estoy ocupado. Ya la veré luego.

Estaba preocupada. ¿Preocupada?

Señor, ha recibido...

...una carta de su hermano.

¿De David? Sí, señor.

¿Cuándo?

Se la entregué ayer.

Ayer. Ya.

¡Me la cargo!

¿Será posible? ¡Álex!

¡Guille!

Les dije que no jugaran con la pelota. El tercer jarrón en un mes.

¡Cuando os pille, os vais a enterar!

¡Joder!

¡Joder!

Eso es...

...un muerto.

Un muerto.

Un muerto.

Un muerto.

¡Me los voy a merendar vivos!

¡Bruno, tío!

Ahí debajo...

Ahí debajo hay un fiambre.

¿Van dejando por ahí el resto del bocadillo de chorizo?

Pero...

¡Esto ya es el colmo!

¡Álex, Guille!

¡Joder!

¡Joder!

Nando, Nando.

Tengo que hablar con él.

Con la manta es más fácil.

¿Y ahora qué?

Vamos a llevarlo fuera.

¿Y por qué no se lo dices a Ana?

Porque me operarán.

Si no se lo dices, te dolerá más.

Prefiero que me duela. ¿Me guardas el secreto?

¡Jo!

Si no, ya no eres mi amiga.

Es que...

¿Sí o no?

¿A Ana tampoco?

No. ¿Qué?

Lo prometo.

Venga.

Vais a ver vosotros.

Si no me creéis, lo vais a ver con vuestros ojos.

Venid, venid, ya veréis.

¿Qué?

¿Hay un fiambre o no hay un fiambre?

He descubierto el secreto de la familia Hidalgo.

Cambia de camello. Esto no es normal.

¿Estás bien?

Estoy perfecto.

El que no está tan bien es...

¡Que se ha pirado!

¡Anda, se ha ido!

¿Dónde se habrá metido, tío?

Un muerto en buena forma.

No, un momentito.

Juro por mi vida que hace un segundo estaba aquí.

A ti te hará gracia, pero a mí no. Y tengo que estudiar.

Y a mí menos. Y no te olvides de lo mío.

¡Fonti!

¿Has visto a los gemelos?

No, no.

A los gemelos no.

Pero lo que he visto es... ¿Qué?

Nada, nada.

¿Los has visto o no?

No, no.

Por cierto, Fonti. Tú me caes bien.

Si eres sincero, no te va a pasar nada.

¿Tú has devuelto un pollo?

¿Un pollo? Sí.

El pollo.

¿Ya estás otra vez con el pollo?

Porque no tengo pruebas, que si no...

Muy bien, ¿y ahora qué?

Nosotros nos vamos.

Y si viene alguien, no sabemos nada.

¿Nos vamos por la cara?

¿Qué quieres hacer?

¿Y si viene la policía?

No sabemos nada. -¿Y si me torturan?

Pues... Ya veremos.

La vamos a cagar.

Ellos se creen muy listos. Pero yo sé lo que he visto.

Hola, buenas.

¡Me cago en la...!

Tú eres el...

¿Qué haces aquí?

¿Qué haces aquí?

¿Eh?

Señor.

Tronco.

Te dije que había que borrar las huellas.

¡Hala, Fonti, qué fuerte!

¿Le estás robando la cartera?

¡No, no, no!

¡Te hemos visto con las manos en la masa, chorizo!

¡Bajad la voz, que os van a oír!

¿Quién es ese pobre hombre?

¿Y yo qué sé?

Pero...

Creo que está fiambre.

¿Le has matado? -¿Qué?

¡Te lo has cargado, Fonti! -Eh...

Un momento, un momento.

Vamos a dejar las cosas claras.

Cuando he entrado aquí, él ya estaba.

Bueno, lo había visto antes debajo de las escaleras.

Y bueno...

Le he pisado.

¿Le has pisado?

¿Te lo has cargado allí?

Y encima le robas la cartera.

¡Eh, un momento!

¡Eres una mente criminal, un ladrón!

¡Sin escrúpulos!

Nosotros no hemos visto nada.

No nos mates a nosotros.

Te juramos que si nos pregunta la policía, no diremos nada.

¿Qué policía?

¿Qué policía? ¡Que esto es una confusión!

No te preocupes, nuestras bocas estarán cerradas para siempre.

Para siempre. Hasta luego.

Bueno.

Tú bien sabes que yo no he hecho nada.

¿Verdad?

Bueno, pues nada.

Yo no quiero movidas.

Así que me piro.

Puerta

Usted debe de ser el señor Smith.

¿No es así?

Sí, sí, sí.

Pues muy bien.

Veo que no le han ofrecido nada de beber. ¿Quiere tomar algo?

Un whisky, gracias. Muy bien.

Disculpe un momento.

¡Joder!

¿Por qué no me ha dicho que Smith estaba en el salón?

No sabía que hubiera llegado.

Sí, está mirándome con cara de cadáver.

Ni se ha levantado para saludarme. ¡Qué raro es!

Bueno.

Un whisky y un café.

Muy bien, señor. ¡Ya!

Claro que sí.

¿Dónde se habrá metido?

¡Señor Smith!

¡Señor Smith!

¡Señor Smith!

¡Señor Smith!

¡Pero bueno!

¡Señor Smith!

Vale.

Muy bien.

¿Y ahora qué hago yo contigo?

Puerta

¡Hola, mi niño!

Voy un momentito al baño.

¡Huy, no llego!

¡Ay, qué gusto!

Bueno, mi chiquitín.

¿Sabes lo que voy a hacer?

Me voy a hablar con tu papá porque no aguanto más.

Si se enfada, que se enfade. Pero voy a por él.

Ahora vengo, cariño.

¡Macho, menudo marrón tengo contigo!

¡Ah!

Le han acomodado ahí. Cuando quiera, empezamos.

Cuando quiera.

¿Nos sentamos en los sofás?

Tenemos que hablar.

Estoy ocupado.

Buenas noches.

Hola, buenas.

Es muy importante.

¿Le importa?

No, no, ningún problema.

Muchas gracias. ¿Vamos?

¿Y si condenan a Fonti?

Papá le pagará un buen abogado.

¿Y si igualmente le condenan?

Pues mala suerte.

Tendré que confesar que fuiste tú.

¡No fastidies, tío! -Hola.

Hola.

¿Creéis que es verdad lo que dice Miguelito?

¿El qué?

Lo de la sierra eléctrica, las tripas.

Total. -Seguro.

Ya has visto antes lo que pasaba.

Con los niños no será así.

Es peor. Como son pequeños, cuesta más.

Sí, son muy difíciles de abrir.

Estás hablando con unos expertos.

Adiós.

¡Ay!

No me gusta que me molesten cuando estoy trabajando.

Ya lo sé, pero esto es mucho más importante.

¡Perdona!

Yo decido lo que es importante.

Vale.

Lo que te quiero... ¿Sí?

Pues...

¿No puedes esperar?

¿No es mejor que lo hablemos tranquilamente?

Sí, claro.

Porque es muy importante, ¿no? Muchísimo.

Me lo cuentas en la cena. Bien, señor.

¿Puedo seguir con mi reunión? Sí.

Muy bien.

Lamento la interrupción.

¡Qué raro!

¡Hasta pesa en carretilla!

¡Hola! -Fonti.

¿Ahora eres jardinero?

No, soy fontanero de toda la vida.

Como os habéis quedado sin jardinero...

Ya me piraba.

Hasta luego.

Hasta luego.

¿Quieres estarte quieto?

Bruno. ¿Sí, señor?

¿Y mi invitado?

Pues no lo sé.

Cuando fui a servirle el whisky, no estaba en el salón.

El caso es que lo dejé en la biblioteca y de repente no estaba.

¿Voy a buscarle?

Sí, por favor.

Dígales a todos que los espero a cenar.Muy bien.

¡Si es que se nota mazo que eres un cadáver!

Va a ser mejor que lo confiese todo y punto.

Pero ¿que confiese qué?

Si yo no he hecho nada.

¡Que te den!

¡Hombre!

¡Por fin le encuentro!

El señor le está buscando desde hace un buen rato.

Si es tan amable...

Yo voy a por él. No se mueva.

Puede leer un libro.

Pero aquí, en la biblioteca. Gracias.

No te puedo dejar aquí.

Dentro de 5 minutitos, vas a empezar a apestar.

¿Y ahora qué hago contigo?

Me dice: "¿No ves el fiambre?".

¿Pensó que era un muerto? -Sí, de verdad.

Cada día está peor. -Ya.

¿Qué hay de cenar?

Comida. ¿Y vuestro padre?

Está arriba. Muy bien.

¿Dónde habrá metido Fonti al fiambre?

No lo sé.

¡Vosotros dos, venid! -¡No!

No soy tu cómplice.

No sabemos nada.

¡Que vengáis aquí!

¿Ana?

Sí, pasa.

Vosotros dos me habéis metido en esta movida.

Así que me vais a ayudar a salir de ella.

No somos cómplices ni de robo ni de asesinato.

Vale, muy bien. Pues diré que fue idea vuestra.

Diremos que fuiste tú.

¿Qué vale más, el testimonio de un niño o el de un fontanero?

Nosotros somos dos.

Uno. -¡Traidor!

¡Aquí hay gato encerrado!

Él tiró la pelota de golf. -¿Le tiraste una pelota?

Sí.

Cayó fulminado. -Muerto.

¡Golf!

¡Golf!

¡Pero si este tío está vivo!

¡No soy un criminal!

¿Y entonces?

No sé, no parece que este tío vaya...

¿Le damos una torta? -¡Claro!

¡No se me había ocurrido! ¿Quieres rematarlo?

Id a...

Id a por una botella de whisky.

A ver si se reanima.

Vale. -¡Eh!

Y que no os vea nadie. Ya estáis tardando.

Golf.

¡Joder, machote!

¡Qué suerte has tenido!

¡Eh!

Tampoco te caigas.

Venga, venga.

Fue un malentendido tras otro.

Y tú estabas con mi hermana.

Y yo le prometí a mi madre antes de que se muriera...

...que no me interpondría.

No te lo dije.

Te lo digo ahora.

Nico es tu hijo.

Y desde que se fue tu hermana y tu madre murió,...

...¿qué te ha impedido decírmelo?

No encontré el momento.

¿Que no encontraste el momento?

Y ahora pretendes que te crea, ¿verdad?

¿Por qué no voy a pensar que me estás mintiendo otra vez?

O que si viene David, ¿me digas que es suyo?

¿Cómo me puedes hablar así?

¡Fernando! ¿Qué?

Fernando.

¿No te parece sospechoso que hayas elegido este momento...

...para decírmelo?

¿Qué insinúas? ¡Nada!

Sabes de lo que estoy hablando.

¡No sé qué me intentas decir! ¿No?

No. ¿Seguro?

Papá y Ana se están peleando.

¡Yo no lo maté! -¡Yo tampoco!

¿Qué pasa? -Ni idea.

¡Qué susto!

Y tú eres el que no iba a confesar bajo torturas.

Ahí. -¿Qué tal va?

Pues no sé.

Trae la botella.

Golf.

¿Por qué dice siempre "golf"?

No sé, ¿tú qué crees?

¿Tal vez porque lo último que vio fue una pelotita de golf?

Abridle la boca.

Bueno. -Que sea lo que Dios quiera.

¿Qué hacéis ahí escuchando?

Es de mala... ¿Qué?

¡Dímelo!

Sabes muy bien de lo que estoy hablando.

¡Bruno, me estás quitando el sitio!

No se oye.

Muy bien.

Que no me lo has dicho hasta ahora...

¿Qué es lo que no le ha dicho?

Algo muy fuerte.

Sí, pero ¿qué? -¿Os podéis callar?

David te ha pedido la anulación.

Por eso dices que ese hijo es mío.

¿No es sospechoso?

¿Que Nico es hijo de papá? -¿Tenemos otro hermanito?

A papá no le está haciendo tanta gracia.

¿El hijo de David es del señor?

¡Qué fuerte!

¿Cómo sabes lo de David?

¿Registras mis cosas? No lo hice intencionadamente.

¡Has entrado aquí y has leído la carta!

¡No importa!

¿Cómo que no? ¡No!

Has esperado a que David anule el matrimonio para decírmelo.

Eso es lo importante.

Yo nunca haría algo así y lo sabes.

¡Nunca lo haría, ni por mí ni por nuestro hijo!

Es posible que nunca hubieras hecho una cosa así.

Pero es más cierto que yo ya no me puedo fiar de ti, Ana.

Pensaba decírtelo antes de leer la carta.

Eso es muy difícil de creer.

Bien.

Fernando, tú...

...cree lo que quieras.

Pero Nico es tu hijo.

Ya.

¿Me puedes dejar sola?

Sí, tengo cosas más importantes que hacer.

¡Que viene!

Quedaré con mi invitado otro día.

Díga a los niños que cenamos dentro de 10 minutos.

De acuerdo, señor.

Ana llora

Yo creo que deberíamos hablar con ella.

Será mejor que la dejemos en paz ahora.

Tiene razón. No le apetecerá hablar con nadie.

Papá se ha pasado.

¡Y tanto!

Vuestro padre os espera para cenar.

Venga.

¿No te has pasado?

¡No, qué va!

Hay que actuar con firmeza.

Le has echado media botella.

¡Golf!

¿Lo veis?

Hasta sonríe y todo.

Se encuentra mejor.

Eres un genio.

Y vosotros, asesinos en potencia.

Alberto, estamos hechos el uno para el otro.

Nos queremos.

Somos como dos almas gemelas.

Y cuando dos personas sintonizan tan bien,...

...¿qué es lo que tienen que hacer?

¡Pues tener un hijo, Alberto!

No, no me mires con esa cara. No me mires con esa cara.

Así se acabaría tu fobia a los niños.

Y todo sería...

Esto va a ser un desastre.

Esto va a ser un desastre.

Yo me piro, que no puedo hacer nada más por ti.

¡Ah!

Por cierto.

Tú a mí no me conoces de nada.

¿De acuerdo?

Tú ya estás vivo, te encuentras mucho mejor.

Estás con un pedal que no te tienes.

Un placer, hasta luego.

Se ha ido.

Se habrá cansado de esperar.

¡Cómo huele a whisky!

Señor, sus hijos ya están en la mesa.

Muy bien.

Hemos preparado pasta en vez de pollo.

Al pollo lo secuestraron...

¿Qué dice? Pasta.

Pasta, que está muy rica.

¿Y el señor Smith?

No sé, se habrá ido. Quedaré con él otro día.

Muy bien.

Es a la boloñesa, con un poco de queso.

¿Y Lucía?

Ahora baja.

¿Qué pasa, ocurre algo?

Tú sabrás. -¿No tienes nada que contarnos?

No. ¡Qué morro!

¿Qué se supone que tengo que contaros?

Hemos oído tu bronca con Ana. ¡Vaya!

Es imposible tener una conversación íntima.

Voy a por la pasta.

¡Con esos gritos! Era privado.

Se os oía.

Vuestro padre discute mucho ahora.

¡No teníais que oírlo!

Es de muy mala educación.

Y leer el correo ajeno.

¡Basta!

Ni un comentario más. Este asunto no os interesa.

¿Cómo que no nos interesa?

Tenemos un hermano más. -¿Qué?

¿Qué, dónde está?

¿De qué habláis?

Al final, vamos a ser ocho.

¿Cuándo lo hemos tenido?

Es Nico. -¿Nico?

Todavía no es seguro.

Ana parece bastante segura.

Ana cada día está segura de una cosa.

Pero... -Mañana es el bautizo.

Supongo que irás. ¿No, papá?

Ana no está. -Normal.

Con la bronca que le has echado. No es verdad.

¡Que no!

Por favor.

Quiero cenar tranquilo. Ni una palabra más.

¿Tenemos un hermano o no? ¡Basta!

¡Sois todos unos asesinos!

Alberto, estamos hechos el uno para el otro.

Nos queremos.

Somos como dos almas gemelas.

Y cuando dos personas sintonizan tan bien,...

...¿qué es lo que tienen que hacer?

¡Tener un hijo!

¡Ay, no...!

No me mires con esa cara, no me mires con esa cara.

Así, se acabaría tu fobia a los niños.

¿Qué hay de postre?

¿Que qué hay de postre?

Sí, ¿qué hay de postre?

Alberto, mírame a los ojos.

Y dime que no quieres tener un hijo.

Pues...

Timbre

¿Quién es a estas horas?

Yo, quieto.

¡Ana, cariño! ¿Qué pasa, qué haces aquí?

Siento...

Siento molestaros.

Lo siento, Sharon, tenía que hablar con alguien.

Seguro que los gemelos diabólicos le han hecho algo.

Ha sido Fernando.

Ya. ¿Y?

Esta mañana te mentí. Lo he hablado ahora.

Estabais...

No molestas, cariño. -Has llegado en el momento oportuno.

A ver, cuéntame. ¿Qué es lo que pasa?

Le he dicho a Fernando...

...que Nico es su hijo.

No me ha creído y me ha dicho unas cosas horribles.

Ya, cariño, ya.

¿Sabes una cosa?

Tú preocúpate por el niño.

Eso es lo único y lo primero. ¿De acuerdo?

Ya está.

Ya está, ya está.

Muy bien, pequeña. ¿Dónde te duele?

¡Aquí!

¡Apendicitis, qué bien, qué bien!

¿No me haréis daño?

Dice que si le vamos a hacer daño. Nada, ¿verdad?

Bien.

Empecemos.

¡Aaah!

Tú por ahí.

¡Ay!

¡Lucía, Lucía, Lucía!

¡Lucía!

¡Vaya sueño más feo!

Ana no te ha dicho que sueñes cosas bonitas.

¡Ay, me duele!

Se lo diré a mi tía.

Me lo prometiste.

Si se lo dices, me enfadaré y no volveré a hablarte.

Vale.

Me duele.

Se trata de un enfado pasajero. Ya lo verás.

No sé, Sharon.

Me hablaba muy en serio.

Lo único que tienes que hacer es pensar en Nico y en ti.

Si no lo reconoce, me da igual.

No sigo en esa casa ni un minuto más.

Claro que no. ¿Y mañana qué?

¿Qué pasa mañana? El bautizo.

El bautizo es mañana.

¿Y cuando pregunten por el padre?

¿Crees que vendrá?

Sí, estoy segura.

Esta noche lo va a pensar.

Y mañana aparecerá en el bautizo de Nico como padre de Nico que es.

¿Sí? Sí, cariño.

¿Vendrá? Claro que sí.

Cariño, que va a venir. Seguro.

Ya lo verás. ¿Verdad?

Es que es igual. Es igualito.

Mira los ojos. Míralo.

¿Y si no viene?

Vendrá, Ana, estoy segura. Escucha.

Si no viene al bautizo,...

...no me verá nunca más. Nunca más.

No me lo puedo creer. Pues créetelo.

Todos cometemos errores.

Solo te transmitió la información con retraso.

¡Un retraso intencionado, papá!

¿Cómo piensas eso? ¡Dejémoslo!

Sí, ya sé.

Ya sé que no puedo opinar sobre asuntos del corazón.

Estoy viejo para eso. Yo no he dicho eso.

Si no vas al bautizo, Ana no te lo perdonará nunca.

¡Soy yo el ofendido!

Desde luego,...

...desde que perdiste el banco, no hay quien te aguante.

¿Cómo les explicas esto a tus hijos? Ya hablaré con mis hijos.

Adiós, Fernando.

Ya habéis oído.

Se está pasando. -Sí.

Es vuestro padre. Respetad sus decisiones.

Chiquitín. Sí.

¿Empezamos?

¡Ejem!

¿Podemos empezar?

Sí, señor.

Sí.

Bien.

Con gozo habéis vivido en el seno de nuestra familia...

...su nacimiento.

Con gozo venís ahora a la iglesia...

...a dar gracias a Dios y celebrar el nacimiento...

¡Esperad!

¡Que no empiece!

¡Vamos!

¡Vamos!

¡Pero bueno! ¡Ya estáis aquí!

Son los hermanos del niño.

¿Cómo íbamos a faltar?

Yo soy el padrino. No podía faltar.

¡Cómo me alegra que estéis aquí! ¿Quién es el padre?

Lo siento, Ana.

El señor se encontraba indispuesto.

Bruno, no hace falta que le justifiques.

Bien, ¿podemos continuar?

Con gozo habéis vivido en nuestra familia el nacimiento de un niño.

Un momento. La próxima semana más.

¿Qué pasa aquí? ¡Bruno!

¿Se han perdido?

¡No! ¡No se han perdido!

¿No?

Buscaré un curro. ¿Tan pronto?

¿Va a presidir el banco un tipo que no controla su casa?

Tiene razón.

Con doble de queso.

Beicon.

Con doble de beicon.

Nos están tomando el pelo.

¡Fonti! -¿Qué?

La vasectomía. -¿Qué?

¿Tú eres Alberto? -Sí, chata.

¿Te duele más? Dime la verdad.

Sí.

Alberto venía a hacerse una vasectomía.

¿Por qué lo tengo vendado?

¡Ayúdame! ¿Adónde vas con Lucía?

Está enferma.

Familiares de Lucía Hidalgo. Soy su padre.

¿Por qué no nos dejan ir?

Si va uno, vamos todos.

¿Qué tiene?

¿Lucía se va a morir? -Estás loco, chaval.

Duerme.

Ana y los siete - Episodio 81 - Un muerto muy vivo

10 dic 2012

Fernando espera a un asesor financiero, el cual le ayude a recuperar el banco. El asesor llega justo cuando los gemelos están lanzándose una pelota de golf el uno al otro. La pelota le golpea fuertemente la cabeza dejándole inconsciente y los gemelos creen que le han matado. Asustados, deciden esconder el cuerpo, pero Fonty lo descubre y, creyendo que las culpas caerán sobre él, intentará esconder el cuerpo o dejarlo en algún sitio donde no puedan relacionarle con el crimen.

Fernando descubre que Nico es hijo suyo. No puede perdonarle a Ana que le haya ocultado una cosa así. Esto, sumado a la carta que Ana ha recibido de David, le lleva a enfrentarse a ella.

ver más sobre "Ana y los siete - Episodio 81 - Un muerto muy vivo" ver menos sobre "Ana y los siete - Episodio 81 - Un muerto muy vivo"
Programas completos (92)

Los últimos 96 programas de Ana y los siete

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos