www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
1604686
No recomendado para menores de 7 años Ana y los siete - Episodio 80 - La fugitiva
Transcripción completa

¿Qué es lo que baila Ana?

Que hasta los muertos le tienen gana.

¿Qué es lo que baila Ana?

Que todo el mundo se pide un turno.

El Papa se lo consulta...

al Dalái-lama.

¿Qué es lo que baila Ana?

Del reportero de "El Mundo"...

...al del "Semana".

¿Qué es lo que baila Ana?

Y el pijo del cochecito cupé...

...a los que ligan a pie...

...por la ciudad.

¿Qué es lo que baila Ana?

¿No los abres?

Sí.

Pues ábrelos.

¿No se te habrá parado el reloj? No.

Faltan dos minutos.

¿Ha llamado ya?

No, faltan un minuto y 58 segundos.

Y 58, ¿no? Bueno.

¿Te gusta?

Es precioso.

Sí. ¿Ya puedo llamar? -Todavía falta.

Es que yo quiero hablar ya.

Aún falta un minuto. Las normas son las normas.

Sin normas todo sería un caos, ¿entiendes?

Yo sé que lo entiendes, no me engañes.

¿Ha pasado ya un minuto?

¿No has escuchado a tu tía?

Sí, pero... -¡Siempre con el pero!

Pero... ¿puedes llamar ya?

¿Dónde vas? Ya sabes lo que dijo...

...el inspector.

Podemos hablar con ella una vez al día...

...y nos tienen que llamar ellos.

Pero ¿por qué tantas precauciones?

Ni que pensáramos raptarla.

¿No se os habrá ocurrido?

No. Pues a mí sí se me ha ocurrido.

¿Sí? Pero nos traería muchos líos.

¡No es justo que se la queden!

Solo porque están casados, tienen vivienda...

...y estabilidad.

Eso no lo es todo, ¿verdad?

No, pero es bastante. Pues no es bastante.

Teléfono

Un momento, que no se piensen que estamos detrás de ellos.

Cógelo tú, Catalina.

Hola, soy Catalina. ¿Cómo está María?

Estupendamente.

Está muy bien y muy contenta. Y nosotros también.

¿Es mi tía? -Tu tía soy yo.

¿Me la puede pasar?

Sí, sí, ahora.

¡Hola, tía!

¡Hola!

Hola, María. Soy Ana.

Hola, cariño.

Hola, soy Bruno.

Hola, mi amor.

¿Está Lucía por ahí?

No, está en el cole.

¿Has empezado en el nuevo colegio?

Todavía no.

¿Cómo estás?

Vestida muy rara. ¿Cuándo vuelvo contigo?

Pues... todavía no.

Ta vas a tener que quedar unos días ahí.

¿A que te cuidan muy bien?

Sí, pero yo quiero volver.

Y yo quiero que estés aquí.

Bueno, y todos. ¡Sí, y todos!

¡Sí, todos!

Pero tienes que aprender a querer a tus tíos como a mí.

A mí tampoco me conocías.

Si yo los quiero.

Pero desde nuestra casa.

Pero no puede ser.

Te llamo mañana. ¡Catalina!

¡Tía!

No me la has pasado.

No hay derecho.

Yo voy a hacer algo.

¿Qué vamos a hacer? -¿Qué vamos a hacer? Nada.

Está muy mimada y es muy caprichosa.

Es cuestión de tiempo, nada más.

Desde que De la Torre está en el banco,...

...hay inquietud en el mundo financiero.

Nadie confía ni en él ni en sus métodos.

Si esa inquietud la trasladáramos...

...a los pequeños y medianos accionistas...

Sí.

Tienen que ponerse de nuestra parte.

Que el banco sea lo que ha sido siempre.

Hoy tengo una reunión con varios accionistas y quiero convencerlos.

Deberías venir. ¿Es buena idea?

No podemos quedarnos de brazos cruzados.

Estoy de acuerdo.Hay que hacerlo sin que De la Torre se entere.

Bruno,...

...ayúdame con unas carpetas.

Las necesito para una reunión. Claro.

¿Qué te pasa?

Tengo que ir a hablar con Carolina y luego con los tíos de María.

No sé con quién dejar a Nico.

Tengo una reunión dentro de 2 horas, le cuidaré hasta entonces.

¿De verdad? Claro.

Si vuelves antes de dos horas. Claro.

Ya tienes un canguro.

Fernando,...

...muchas gracias. Eres un cielo.

Me voy. Pero ¿tanta prisa tienes?

Es urgente que María vuelva con Catalina.

Yo te echo una mano, cuidaré de Nico.

Vale, toma. Está dormidito, ¿eh?

No creo que se despierte.

No se va a despertar, ¿verdad? Que no.

Seguro que no.

Si se despierta, tienes que cambiarle el pañal.

¿Seguro que no se despierta? ¡Que no!

Usa las toallitas suaves.

Nico está escocidito. Después le pones la cremita.

La emoliente se la pones en el culito.

Y la hidratante, en la carita y el cuerpecito.

Una cosa importante, que no le apriete el pañal.

Como está escocidito, le puede hacer daño.

Pero que no le quede muy grande.

Se le puede escapar el pipí. Dale el biberón.

Nico aún utiliza tetinas esterilizadas.

Y usa agua mineral.

10 cucharadas de leche y 8 de cereales.

Bueno, ponle solo 4.

El biberón, templado, ni caliente ni frío, que no le gusta.

Le pones las 4 cucharadas de cereales, lo bates bien,...

...le echas las otras 4 y bates bien el biberón.

¿Batir? El biberón. ¿Te enteras?

Sí, pero no se va a despertar. Una cosa que te voy a decir.

Si le salen grumitos, tienes que repetirlo.

Claro.Nico no se toma el biberón entero.

Oblígale y sácale los gasecitos...

...cuando lleve la mitad.

Me voy. Bueno.

¡Ah, por cierto, Fernando!

Estoy preocupada porque duerme boca arriba.

Tiene que dormir de lado,...

...por las flemas y eso.

¿Vosotros cómo lo hacíais? Bueno...

No le pongas azúcar en el chupete.No.

Si no se duerme, le cantas la canción de Nico.

Su nana preferida:

Duérmete, chiquitín...

Duérmele en la cunita.

Si le duermes en brazos, se acostumbra.

Bueno. Eres un cielo.

Hasta luego. Eh...

Llanto bebé

¡No!

He consultado con un colega especialista en temas de menores.

Lo ve un poco complicado.

Pero no puede ser.

¿No se puede hacer nada?

Sus tíos están casados... Ya me conozco ese rollo.

Aquí lo importante es que María quiere estar con Catalina.

No es tan fácil. Pero ¿no es eso lo importante?

A nivel legal, no. Debería serlo.

No sé...

Lo más importante para un niño es el cariño. ¿Estoy loca?

El que tiene la clave es el inspector.

¿Ese? Sí.

Después de lo que pasó,...

...dudo que le dé a Catalina la custodia.

Se fue amoratado.

La cosa está muy mal.

Voy a hablar con sus tíos.

¿Y si lo entienden y renuncian a estar con la niña?

Si los tíos renuncian, no habría problema.

Lo tiene que estar pasando fatal.

Sé que con tu tía estabas bien, pero no era...

...la persona más adecuada para ti.

Somos las personas que más te queremos.

Mi tía me quiere más.

Dejémoslo.

María, eso no es verdad.

¡Sí que lo es! -¡Basta! Dejémoslo.

Me hace daño esta ropa, me pica.

Acostúmbrate, además de ser muy cara, es muy bonita.

Para un niña tan bonita como tú.

Es que no me gusta.

Ya te gustará. -Me aprieta.

Lo que pasa es que eres muy caprichosa.

¿Quiere ir como una pordiosera?

Así nos agradeces la fortuna que nos gastamos en ropa.

¿Y los juguetes? Ni los has mirado.

Vaya modales.

Lo siento.

Aprenderás a portarte bien...

...como me llamo Leonor.

Vete a tu cuarto.

No te puedo poner el chupete porque no tengo manos.

A ver, ¿qué es lo primero?

¿Primero los pañales o el biberón?

Los pañales eran...

...si te despertabas después.

Ya estoy.

Me voy, que tengo mucha prisa.

Adiós. Eres un cielo.

De nada.

Nico, precioso, ¿te vas a portar bien?

Muy bien. ¿Te enteraste de todo?

Está todo controlado.

¿Qué es lo primero?

Pues lo que dijimos antes.

¡El pañal! Y luego el bibe.

Vete. Estate tranquila.

¡Ah, una cosa! ¿Sí?

Si le duele la tripa, le das anises con agua mineral.

Y le quitas cuatro de cereales, ¿vale?

Hasta luego. Tranquila.

No le duermas en brazos.

No, no. Que se acostumbra. Gracias, adiós.

Catalina, ¿qué haces aquí?

Venga, que tenemos que ir a preparar la merienda.

Van a venir los chicos.

Sí. Oye, Bruno, tengo que decirte una cosa.

Ya me la dirás después, vamos.

Tenéis que buscar otra cocinera, me vuelvo...

...al lugar del que no debía haber salido.

¿Qué dices?

Salí para cuidar de María, pero ahora ya la cuidan.

Eso no es verdad.

Además, ¿por qué vas a volver a ese sitio?

De donde has salido, quiero decir.

Pues porque allí no me hacían daño. Ya. Vamos.

Es que tú no puedes estar toda la vida como una avestruz.

Tendrás que tomar tus responsabilidades.

Piensa en los chicos, en los señores.

Piensa en mí.

¿En ti?

Sí, en mí.

En mí como mayordomo.

Me metes en un embolado.

A buscar una nueva cocinera, con lo especiales que son aquí.

¿No estabas a gusto?

Sí, pero aquí ya no hay nada que me retenga.

¿Cómo que no?

Está...

Timbre

Acaban de llamar.

Voy a ver si son los chicos.

Hola, chicos. Hola, Bruno.

Tú tranquila, ya verás como vuelves a ver a María.

Bueno, eso creo.

Era la primera amiga que he tenido.

Así no te peleas con ella cuando aparezca el primer chico.

¡Cómo se puede ser tan boba! -Cállate.

Venga, a merendar antes de que venga Alberto.

Bruno.

¡Bruno! Señor.

Hay que dárselo a Nico.

Perdón, señor. Sí.

No le he entendido.

Que se ha despertado y que hay que darle de merendar. Lo de siempre.

Señor.

Se ha despertado y quiere merendar. No es tan raro.

Luego le acuesta y si se despierta,...

...le cambia los pañales. ¡No se los ponga suaves!

Échele las cucharadas de costumbre.

Y no le eche azúcar.

Tengo mucho trabajo.

Si tiene alguna duda, me llama.

¡Ah! Y no le duerma en brazos, muy importante.

Con su permiso.

Sí.

No tengo ni la menor idea.

¿Cómo?

De hacer lo que me ha dicho.

¡Ha tenido bajo su cargo a siete!

Pues lo de siempre.

Eso.

Era doña Lola quien se encargaba de esto.

Quería que todo estuviese bajo su supervisión.

No me lo puedo creer.

¿Usted no prestaba atención a esos detalles?

¡Es usted un inútil!

Podría ponerse enferma o tener algo urgente que hacer.

Como les pasa a todas.

Bueno, ya que usted sí prestó atención...

...a dichas tareas...

...como previsión, pues yo gustosamente...

...le escucharé las indicaciones que deba acometer.

Desde que no está María,...

...ya no podemos asustar a nadie ni nada.

Yo también la echo de menos.

Dicen que Catalina no puede cuidarla,...

...con lo bien que cocina.

No todo es comida, hay otras cosas. -¿Cuáles?

Otras. -La podemos secuestrar.

Podríamos pedir un secuestro de millones.

Secuestrarla para que se quedara aquí.

AMBOS: "¡María!"

Hola. -¿Qué haces aquí?

¿Te han dejado venir? -Me he escapado.

¿Has venido sola? -Sí.

Es intuición femenina, que tú no tienes.

Ni tú. -¿Puedo esconderme aquí?

Claro. -Tus tíos no te dejan.

Pues claro.

Tenemos una refugiada, pero sin que lo sepa nadie.

Vamos a decírselo a Miguelito. -No lo tiene que saber nadie.

Lucía sí.

Vale, pero ni Ana ni nadie. Secreto.

¿Has merendado? -No.

Vamos.

Le veía capaz de solucionar este pequeño problema.

No tan pequeño.

Llanto bebé

Está llorando. Es por su culpa.

¿Por mi culpa? Sí.

No le entiendo.

Vamos. -¿Dónde la vamos a meter?

En el trastero. Está vacío y no hay nadie.

Yo quiero con Lucía.

Calla.

Timbre

Venga, rápido.

Va a bajar Bruno.

Ese es el profe. Siempre fastidiando el tío.

¿Qué tenía que decirnos?

Estamos muy ocupados.

Yo soy Ana, la niñera de los Hidalgo.

Venía a hablarles sobre María.

Eh...

Catalina no sabe que estoy aquí.

Yo he pensado que seguro que van a entender lo que les quiero decir.

Yo quiero ver a Lucía.

Está en su habitación. Ven.

Pasad.

¡María! -¡Lucía!

¿Catalina manda a la niñera para hablarnos?

Es humillante.

Bueno, yo...

...ante todo soy amiga de Catalina.

Quiero muchísimo a la pequeña. Bueno, no tanto como su tía.

Ni como nosotros. ¡Huy! Claro, claro.

Vaya al grano.

Se ha escapado. Hay que esconderla.

¿De qué vas disfrazada? -No sé.

No tiene que saber nadie que está aquí. ¿Entendido?

Si era el profe, está a punto de subir.

Ve a distraerle, venga.

Antes de que llegue.

Ustedes habrán notado que la niña no está muy bien aquí.

Está fenomenal. -Mejor que nunca.

Bueno, pero no está tan bien como con su tía.

Eh... Perdón.

No quiero decir que la traten mal.

Seguro que aquí está bien, pero...

¿Qué?

¿Puedo verla?

No, está en su cuarto repasando.

Para cuando vaya al nuevo colegio.

No se puede pasar.

¿Por qué? ¿Hoy toca día movidito?

No, no, qué va. Es que estamos recogiendo.

Ya. Déjate de historias...

...y vamos.

Pero es que... ¡Vamos a entrar!

Uuuh...

No me gusta veros tan formales.

Me mosquea veros tan formales.

¿Qué habéis hecho?

Nada.

Jopé.

¿Qué dices? -Nada. Nada.

¿Podemos terminar la clase antes?

Ni de coña. -Y nos portamos bien.

Y hacemos todo lo que quieras.

El rollo de "vamos a ser buenos" ya me lo conozco.

Nos pones unos problemas, los que quieras.

Los más difíciles. Porfa.

Y no nos ayudas. Tú, duro. -¿Esas tenemos?

Pues problemas.

Te la estás jugando.

Aquí hay un problema.

El 78. Aquí lo tenéis.

Pero si lo hacemos bien, se acaba antes la clase, ¿vale?

Si lo hacéis bien, que no será así, acabamos antes.

Venga. -Pero tú a tu mesa.

Vale, vale.

¿Su felicidad no es lo más importante?

Señorita, lo más importante para un niño es que esté bien educado...

...y bien cuidado.

¿Creen que Catalina no puede?

Es evidente que no.

El inspector opina lo mismo.

Cálmate, ya viene la leche.

Puerta

¿Sí?

Con su permiso, señor. El biberón ya está listo.

Tome, déselo.

Yo no sé si voy a poder, señor. ¿No sabe dar un biberón?

Sí, la verdad es que sí. Voy a ver...

Hola.

¿Está caliente?

No lo sé.

Compruébelo.

Sí. Claro.

Sí.

Voy a comprobarlo.

Está bueno.

¿Está caliente o no?

Pues no. Está bien.

Está bien. Venga.

Vamos a ver.

Aquí. A ver si...

¿Algo más?

Sí. Entonces...

Entonces, nada.

Dele recuerdos a Catalina.

¿Puedo despedirme de María?

Está muy ocupada.

Solo un momentito.

La disciplina es fundamental.

Cuando está haciendo la tarea, no puede distraerse.

¿Ni siquiera un hola?

¿Está sorda?

Son ustedes los que están sordos de oído y de corazón.

Muy buenas.

Pero bueno...

Las plantitas están secas.

¡Pero bueno!

¡Ya! ¡Acabado!

¿Ya? -Sí, toma.

Vamos a ver las chapuzas.

Un momento.

Está bien.

Y rápido. ¿Cómo lo habéis hecho?

Haciéndolo.

Lo prometido es deuda. Adiós.

¿No os habréis copiado?

Sí, me voy a copiar de este,...

...que no tiene ni idea. -Adiós.

Bueno, me voy yo solo.

Pesados.

¡Vaya! Ya me he pringado todo.

Cámbiele usted el pañal, por favor.

Voy a ver qué tal me sale a mí. ¿Me lo alcanza?

Puerta

¡No puedo! Estoy manchado. Pase.

¿Se puede?

Sí, pase.

Vengo a felicitarle: tiene unos hijos buenos.

Felicidades. Muchas gracias.

¿Qué es esto?

Bruno, por favor. Eso va a ser caca.

¡Mierda! Exacto.

¡Bruno!

Ya le ha hecho llorar.

Ya lo sé. Es que... Esté atento a lo que hace.

Pero es que... Venga para acá.

Hola. Chi, chi, chi...

Ya está. Ay, ay, ay.

Hola.

Hola. ¿Qué tal?

Muy bien.

Estupendo.

¿Qué tal las clases? ¿Ya...

...has acabado?

Sí, hoy ha sido un día raro raro.

Qué pronto habéis acabado. ¿Se han portado...

...bien?

Sí, hoy me han sorprendido. Me voy.

Hasta mañana. Sí, hasta mañana.

Átelo.

Los pañales no se atan, se pegan.

Pues péguelo.

¡Venga!

Vamos a ver.

Tiene que salir una pierna por cada lado.

Sí, sí, sí. Todo es cuestión de...

Pero ¡será inútil!

Ya va. Ya creo que está...

Vamos, Bruno. Por atrás.

Cójalo. Sí, señor.

Déjeme a mí. Sí.

Dele la vuelta. Sí.

Es así.

Así. Así.

Así lo estaba haciendo yo.

Lo siento. Ya la ha armado.

Cata.

¿Cómo estás?

Bien... Fatal.

¿Necesitas algo?

No. Gracias, Ana. ¿Seguro?

Venga.

Duérmete, niño bueno...

No es así.

No es así. Pero...

Tararí, tararí, tarariro.

Pero yo... Está cantando otra cosa.

Pero, señor... Venga.

A ver si nos ponemos de acuerdo. Venga.

Duérmete...

Hola.

Hola. Chist... Hola.

¿Qué tal se ha portado, eh?

¡Cosita! Seguro que ha estado durmiendo.

¿Durmiendo?

Sí, ni se le ha oído.

No nos hemos ni enterado. Qué cosa más rica.

Me voy a ver a los peques.

Ya que lo habéis hecho tan bien,...

...he pensado que podíais cuidarle muchas veces.

¿Cómo? Las que quieras, Ana.

Sí, nos da igual.

Estamos encantados.

Cosita bonita, te quiero.

Bueno, voy a ver a los peques. Muy bien.

Cantad.

Mire, se ha quedado frito.

¿No le habrá echado nada al biberón?

Pero ¿por quién me toma?

Viene alguien. -Venga.

Hola, chicos.

Hola. ¿Qué tal?

Qué calladitos. ¿Pasa algo? No.

¿No?

Hasta luego.

Pero ¿cómo que hasta luego?

Queremos jugar. -Eso.

¿No estaréis tramando algo?

¿No tenéis por ahí nada escondido?

Que os conozco. TODOS: "No".

Ana.

Ana.

¿Sí? Al teléfono.

¡Achís! Jesús, Lucía.

¿Quién es?

Los tíos de María. Puedes cogerlo en la biblioteca.

Los habré convencido.

¡Sí! ¿Has ido a verlos?

Seguro que han rectificado. Vamos.

Y vosotros, cuidadín, que estoy al loro.

Venga, sal.

Venga.

La hemos buscado por todas partes y hemos llamado a la policía.

Pero si tiene 5 añitos. ¡No es posible!

El inspector ha dicho: "¿No la tendrá Catalina?".

¿Cómo se le ocurre semejante barbaridad?

¡Por Dios! ¿Qué pasa?

María ha desaparecido. ¿Qué?

Le entiendo, pero ha desaparecido estando en su casa.

Ustedes son los culpables, no pueden culpar a nadie.

Entonces, ¿no está con ustedes?

"¡Qué barbaridad! ¿Cómo va a estar aquí?"

A ver, un momento.

¿Cuándo ha desaparecido?

Desde que usted vino.

Oiga, ¿qué está insinuando?

No insinúo nada.

Espero por su bien que no tenga nada que ver en esto.

Voy a hacer como si no hubiera escuchado esto.

¿Qué hacemos? Yo voy a buscarla donde sea.

Pero si no sabemos dónde está.

Aquí estarás segura, no entra nadie.

Pero yo quiero dormir con Lucía.

¿Te vas a quedar a dormir?

No quiero volver con mis tíos, quiero estar aquí.

Y nosotros también. -Pero se enterarán de que estás aquí.

¿Por qué? -Nos van a pillar, membrillo.

No, porque hasta que no termine todo,...

...no se lo decimos a Ana y Catalina.

Yo quiero decirle a la tía que he venido.

No, porque te llevan con los otros. Tienes que esconderte.

Jopé.

Nosotros te cuidaremos.

Te daremos de comer y de todo.

La casa es muy grande y no te encontrarán.

No se lo diremos a nadie.

¿Qué pasa?

¿Por qué me ha llamado membrillo? Es nuevo.

¿No sabéis nada?

No sabemos nada. -Que no llamen a la pasma.

No, no llamaremos.

¿Conoces algún sitio secreto que a ella le guste?

No.

¿Se ha podido ir a casa de algún amiguito del cole?

Siempre estaba con nosotros. Ya.

Ya aparecerá.

Pero que no llamen a la pasma.

No te preocupes. Seguro que aparecerá.

Tranquilos.

Id a jugar. ¿Qué hacéis aquí?

¿Vale?

Ahora. Vale, ahora de verdad.

¿Se ha ido?

Nos hemos pasado. ¿Se lo decimos?

Si lo decimos, se llevan a María con sus tíos.

¡No!

Yo quiero quedarme. -Catalina estará preocupada.

Ya salió el membrillo.

Y tú, caraculo.

LE IMITA: "No llames a la pasma". -¿Qué pasa, eh?

Se ha ido porque no la quieren.

Celia, tiene cinco añitos.

¿Dónde estará? ¿Qué le pasará?

En cualquier sitio estará mejor.

Eso es una tontería.

No es tontería.

Sabes que sí lo es. Que no.

No habéis sabido mantener a María con nosotros.

Sabes que no es así. Es verdad.

No quiero discutir. No está el horno para bollos.

Vale.

La culpa es mía.

Desde el principio debió irse con sus tíos.

La culpa no es de nadie. Se ha escapado.

Anda que no hay niños que se escapan.

Aquí siempre faltaba uno o dos.

¿Dónde estará?

¿Dónde va a estar? Todavía es de día. Fíjate.

Igual alguien la ha encontrado y ha llamado a la policía.

Teléfono

Fíjate. Si yo no estaba nada preocupado.

Anda que aquí no han faltado niños.

Cada día faltaban cinco.

Pero ¡contesta!

Claro.

¿Sí? ¿Qué tal?

¿Ya ha...?

No.

Se ha confundido. Lo siento.

No me toques. -Ni tú me mires.

Ni tú a mí. -Lo he dicho yo.

¿Qué hacéis aquí? -Pelearnos.

¿No sabéis que se ha perdido María?

Ya. No sabemos dónde está. -Pobrecilla.

Estará muy asustada.

No creo.

Pero ¿qué os pasa?

Nos gusta pelearnos. -Mira, ¿lo ves?

Esa caja se está moviendo.

Cómo flipas. -Yo no lo veo.

Un terremoto.

¡María!

¡Estás aquí!

¡Te has movido! -Quería rascarme.

¿Qué hace aquí? -No quiere estar con sus tíos.

La cuidaremos nosotros. Se quedará aquí.

Tenéis razón.

Nos tratan como a ganado y nos llevan donde quieren.

María se queda aquí.

Entonces, ¿se queda?

Sí, ha sido una buena idea.

¿Cuándo se lo decimos a Ana?

Cuando sus tíos dejen de buscarla. En un par de días.

Mientras tanto, hay que esconderla en un sitio mejor.

Timbre

No es más que el basurero.

Ni que ser mayordomo fuera la pera.

Perdón, es que esperamos...

Es igual. ¿Qué deseaba?

Recogemos papeles y cartones. No hay contenedores.

Voy a ver lo que tengo.

Esperad aquí.

Coge...

...comida y agua.

Y ropa.

¡Será posible!

¿Se sabe algo de la niña? Nada.

No la pueden obligar a vivir donde no quiere.

Las ley es así.

Pues vaya mierda de ley.

El inspector ha elegido lo que cree que es mejor.

No es lo mejor.

Importa poco lo que pienses.

Aquí está.

La semana que viene ya habrá contenedor.

De acuerdo.

Gracias.

Esta pizza está congelada. -Da igual, se puede comer.

¡María!

¡Seguro que esas dos bobas se la han llevado!

María, mira lo que te he...

¿Dónde está María?

¿No está con vosotras? -No. ¿Y la caja?

Te quitan un hijo, ¿y te da igual?

Yo no he dicho eso. Pues lo ha parecido.

No se puede ir como tú por la vida.¿Cómo voy?

Saltándose las normas.

Si las normas están mal, hay que saltárselas.

No, están para cambiarlas.

Esa niña está donde no debe estar por culpa de la ley.

AMBOS: "¡Bruno! ¡Bruno! ¡Bruno!"

¿Qué pasa? ¡La caja!

¿Qué caja? Una que había en el trastero.

Ah, la de los cartones. ¿Dónde está?

Pues en la basura. ¿Adónde?

En la basura. ¿Qué?

¿En el camión? Sí, dentro del camión.

¿Y qué hacen cuando la meten ahí?

Hay una prensa hidráulica que aplasta...

...los cartones para poder meter más.

¿La aplasta?

¿Muy fuerte?

Sí.

Aplastada. -Por nuestra culpa.

Nos llevarán a la cárcel.

María...

Hay que decírselo a la tía.

¿El qué?

Gritan

AMBOS: "¡Fantasmas!"

¿Adónde?

¡No gritéis! ¿Qué haces fuera de la caja?

Quería ir al baño. -¿Al baño?

Creíamos que te habían llevado los basureros.

Venga, antes de que nos pillen.

¿No podéis hacer nada bien? Hombres teníais que ser.

Qué raro.

Creía que...

Catalina...

¡Lucía!

¿Has visto a...?

¿A quién?

A ti. Llevas todo el día con los enanos.

No te importe. -Lo que hagan esos no me importa.

Eres una inmadura, todo el día con ellos.

Vale. Adiós.

Me da igual lo que hagáis.

Que vale. Adiós.

Que sepas que no te voy a contar cosas más adultas.

Vale. -¿Qué estáis haciendo?

Cosas de críos. Venga, anda.

Ya está.

Salid.

No se han enterado.

Los mayores son tontos.

¿Y cuando venga Ana?

Tú te metes en el armario con la linterna.

Luego sales y te vas a dormir con Lucía.

¡Dormiremos juntas!

Es mi linterna. -Y mi pijama.

Sí.

A vuestro cuarto, que van a sospechar.

Un rato más. Hay que pensar qué hacemos mañana.

Ya lo tengo pensado. Venga, anda.

Los enanos traman algo: no me dejan entrar en su cuarto.

No los he visto en toda la tarde. ¡La luz, encendida!

Celia está metida en el ajo. Últimamente está tonta.

¿Qué hace esto aquí?

¿Me estás escuchando?

Muchas orejas, pero nadie las utiliza, solo yo.

Una cosa. ¿Este no es el juguete favorito de María?

Es que no escucháis. ¿Me estás escuchando?

¡Ana!

¿Cómo he podido salir tan normal con esta gente? ¡Ana!

No me dejes con la palabra en la boca.

¡Lucía, por favor, abre la puerta! ¡No me gusta que te encierres!

¡Sí, un momento!

Lucía, ¿puedes abrir?

Anda, hola.

Todos aquí, parece un consejo de administración. ¿Estáis todos?

Pero ¡qué pena que no esté María! Ya, la verdad es que es...

...una pena, sí.

Vosotros seguís sin saber nada de ella, ¿verdad? ¿No sabéis nada?

Ya.

Es una lástima, porque...

...lo estamos pasando muy mal, sobre todo Catalina.

La he visto llorar.

Dile que seguro que está bien.

Ella piensa que le ha pasado algo.

Lo pensamos todos.

No.

Bueno, seguro que María no sabe lo mal que lo pasa Catalina.

La quiere mucho.

No solo Catalina: Bruno,...

...vuestro padre, yo,...

...y los que la tienen seguro que no saben lo que han hecho.

Porque todos estamos muy mal.

Muy tristes.

María, ven.

Hola. -Le hemos dado de merendar.

Y de cenar.

Contenta me tenéis. La habéis liado.

Cariño.

Qué bien que estés aquí.

Os voy a matar.

A todos.

Cariño.

Ni yo sé lo que creía que te había pasado, mi amor.

Yo solo quería estar contigo.

Y esos cuatro ayudando.

De verdad que no sé qué hacer con ellos. ¡El susto que me han dado!

Habrá que pensar en llamar a los tíos.

¡No, yo no me quiero ir!

Me volveré a escapar. Los llamo yo.

Y les voy a decir a esos desgraciados energúmenos...

...que esta niña duerme hoy aquí.

No hay que tener a una niña de la Ceca a la Meca.

Sí, pero con tacto.

Dile que fue una chiquillada.

Quitaré "energúmenos".

Bueno, pues voy. Sí.

Suerte, Ana.

Gracias, Ana.

Yo no me quiero ir.

Vete a la cama, corazón. Hoy te puedes quedar donde Lucía.

¡Venga! Anda, ve.

Vamos.

¿Y ahora qué va a pasar? Tendrá que volver con sus tíos.

Y yo me tendré que marchar también. ¿Por nuestra culpa?

Claro que no, Celia, corazón.

De eso nadie tiene la culpa excepto yo.

Descuide, mañana a primera hora le llevamos a la niña.

¿Quieren venir a por ella? De acuerdo, fenomenal.

¡De todas formas, ha sido una chi...!

Te mata. Hola.

¿Por qué están todos levantados y hay tanto jaleo?

María, que ha aparecido.

¿Dónde? En tu casa.

¿En mi casa? Tus hijos le han dado asilo.

Tranquilo, mañana tu ley se cumplirá y volverán a llevársela.

Vale. Voy con María.

Hola. Hola.

Echa un vistazo: son los mayores accionistas del banco.

Parecen dispuestos a hablar.

Llevo todo el día de reuniones.

He tirado de la amistad, casi del chantaje emocional...

...para hacerlos reaccionar.

¿Me escuchas? Sí, dime.

No me oyes. ¡Sí te oigo!

¿Qué te acabo de decir? Pues que...

¿Sabes que tus nietos han estado ocultando a María en casa?

Y pensaban que hacían bien. ¿Qué me estás diciendo?

Y no hacían bien.

¿Qué ocurre?

Es duro separar a alguien de sus seres queridos.

Pero la ley es la ley.

Ya, la ley. Fernando, ¿en qué piensas?

¿Qué le hace tanta gracia?

Algo maravilloso, seguro.

¡Ya lo tengo!

¿Y si la dejamos mañana sin postre?

Eso es una tontería.

Mejor que no salga de su habitación...

...hasta que diga que somos nosotros los que...

...más la queremos. ¡Ja, ja!

¡Muy buena idea!

Nos vamos a dormir, mi vida.

Lo que tú digas, cariño.

Bueno.

Que soñéis con cosas muy pero que muy bonitas las dos.

Ana.

Yo no sé si mañana tendré fuerzas para despedirme otra vez.

Claro que sí, Cata. Venga, vamos.

¿Cuándo se llevan a María?

Hoy, y menudo mosqueo han debido de pillar sus tíos.

Que si era un rapto, que si no denunciaban a Catalina por María...

No hay derecho: hacen lo que quieren.

No veremos más a María. -Vaya cagada.

La has hecho llorar. -¿Y no vamos a hacer nada?

No podemos hacer nada.

Enanos.

Hay que solucionar todo esto. -Sí, ¿cómo?

Cuando vengan los tíos de María, les decimos que Catalina no sabía nada.

Que hemos sido nosotros solos. -No es buena idea.

Ahora sí me parece buena idea.

Timbre

Hola, Bruno. No es nada más que la cartera.

¿Cómo que la cartera nada más? Que soy funcionaria del Estado.

Perdona, estamos esperando a otra persona.

El correo, y va una certificada. Muy bien.

Gracias. De nada.

Hasta luego. Hasta luego.

Empezamos como el otro día.

¿Qué quieres...?

Perdón, ¿es Ud.?

Sí, yo.

Pase, pase.

Es que esperábamos a los tíos de María.

No, me han enviado a mí para zanjar esto.

Muy bien, no pasa nada.

¿Qué tal?

Quiero decir, ¿encontró ya su coche?

No, no ha aparecido.

He tenido que venir en el autobús.

He tenido que dejar el partido de mi hijo.

¡Y todavía me duelen los golpes que recibí en esta casa!

Claro, lo imagino, lo siento. Voy a buscar a María.

No, primero quiero hablar con su tía. Y con el señor de la casa.

Sí, claro. Pues en ese caso acompáñeme, por favor.

Tiene que quedarse, sabe que la queremos.

Mis hijos la tratan como a una más. No insista. Le hemos dicho que no.

Están malcriándola.

Estará mejor con nosotros.

Aquí puede esperar tranquilo.

Ahora vienen.

Muchas gracias.

¡Un momento, a distancia!

Manteneos a distancia, ya tuve bastante el otro día.

Queríamos decirle una cosa.

¿Otra de vuestras mentiras? Puedes ahorrártela.

María vino a casa.

Y nosotros la escondimos.

Catalina no sabía nada de esto.

¿Y esperáis que os crea?

Adiós.

Si estaba bien con sus tíos, ¿por qué se ha escapado?

Niños, ¿nos dejáis un momentito?

Le estamos diciendo la verdad.

Vale, pero ahora necesitamos estar a solas.

Venga.

¿Es Ud. la señora de la casa?

No, soy la niñera. El señor no está, ¿puedo hablar con Ud.?

Bueno. Le quiero decir...

...que, aunque resulte difícil de creer, los niños...

...tienen razón: los adultos no sabíamos que la tenían escondida.

En efecto, es difícil de creer.

No sé si saben que han cometido un delito.

¿No le estoy diciendo...? Tiene razón.

Eso no va a volver a pasar. Me voy de aquí.

Me voy donde ella no me podrá volver a ver.

Solo así se quedará con sus tíos...

...y aprenderá a quererlos como hizo conmigo.

No puedes hacer eso: María te necesita.

Necesita unos padres, no a mí.

Estoy decidida. Bien.

Si Ud. se compromete a cumplirlo, por mi parte y la de los tíos,...

...no habrá denuncia.

Y así va a ser, tranquilo. No me volverá a ver.

Vale. ¿Dónde está la niña?

Voy a buscarla.

¡Huy! ¡Pero bueno!

¿Os hago un resumen?

No hace falta. Ya nos hemos enterado de todo.

Va a ser lo mejor, créame.

¡Eso es ofensivo, señor!

Y tanto.

Pero si saben que la niña está bien y en mi casa no le faltará de nada.

No está tan claro. ¿Por qué quieren...

...arruinar la vida de una niña?

¿María?

María.

Princesa, ven aquí.

No me quiero ir de aquí.

Ya sé que no lo entiendes, pero...

...no te puedes quedar.

Si no me queréis, me voy a otra, pero con la tía, no con esos.

A ver cómo te lo explico.

Claro que te queremos, muchísimo. Pero no te puedes quedar aquí.

A veces, en la vida, con querer algo no basta.

Acuérdate de Catalina. ¿A que al principio no la querías?

Y ahora eres feliz con ella.

¿A que sí?

Pues con tus tíos pasa lo mismo.

Ahora no los quieres porque no los conoces.

Pero ellos a ti sí.

Aunque son cabezotas, lo hacen porque...

...creen que es lo mejor. Cuando alguien te quiere,...

...terminas queriéndole también. ¿Sí?

Claro. Por ejemplo, Bruno. Le tenías miedo y ahora le quieres.

Con tus tíos, igual. ¿Por qué no puedo estar con la tía?

Pues porque... Aquí me gustaría ver al juez explicándotelo.

Porque tu tía cree que...

...es mejor para ti. ¿Sabes?

Que vas a estar mejor con ellos.

¿Ya no quiere cuidarme? ¿Cómo...?

¿Cómo no va a querer si eres lo único que tiene en la vida?

Eres lo que más quiere.

Entonces...

Aún eres pequeñita y no te das cuenta,...

...pero tu tía dejó todo atrás para cuidarte a ti.

Lo que pasa es que ahora piensa que con tus tíos puedes estar bien.

Que me siga cuidando la tía.

Yo solo quiero estar con ella.

Con Lucía,...

...con todos.

Hasta con Bruno, contigo...

Mi vida, ¿y qué hacemos con tus tíos? Ellos te quieren.

Pero yo no.

Estoy sola.

Y lloro mucho.

Ven aquí.

Ojalá te pudieras quedar aquí con nosotros.

Pero no podemos hacer nada.

Mira, te prometo...

...que vamos a hacer todo lo posible para que...

...vuelvas a vivir con nosotros.

Pero tienes que darles una oportunidad.

Te juro que si no estás bien con ellos, haré lo que sea para traerte.

¿Vale?

Cariño, ven, princesa.

¿Sabes que eres como una más de la familia?

Puedes venir todos los días a vernos.

¿Vale?

Princesa.

Recuerda lo que te he dicho. ¿Tengo cara de no cumplir?

¿Eh?

Venga, vamos.

Espero que no vuelva a suceder nada parecido.

Tiene mi palabra.

Vaya trabajo más bonito tiene.

Yo...

Alguien tiene que hacerlo.

Bueno.

Supongo que no te he sabido cuidar bien, pero...

...tus tíos lo harán mejor, ya verás.

¿Vas a venir a verme?

Pues no sé si podré,...

...pero no olvides nunca que te quiero mucho.

Yo no hago las leyes.

María, será mejor que nos vayamos.

Sabíamos que esto pasaría.

Yo también me voy.

Ya no tiene sentido que esté aquí.

¡Catalina!

Hola.

¿Se la han llevado ya? Sí.

Lo siento, lo intenté. ¿Qué?

Timbre

Con permiso, voy a abrir.

Debe de ser esta casa, que afecta a la gente. No lo entiendo.

¿Qué ocurre ahora?

Debo de estar volviéndome viejo, idiota o ambas cosas.

Pero me han convencido.

Esta niña solo quiere estar aquí.

Lo necesita. No me la puedo llevar.

Se queda.

"¡Bien!" -¡Quietos o me la llevo!

¡Catalina!

¿Qué pasa ahora?

Creo que lo mejor es que esté aquí, pero sus tíos pedirán la custodia.

¡Ay!

¿A que si Catalina se casara, tendría la custodia?

Eso facilitaría las cosas.

Ah, ¿sí?

Sí.

¿Ud. no tenía intención de...?

¡No!

Quiero decir que no lo sé.

Estamos pensando en... Aunque... Bueno, quién sabe.

Tengo que comunicarles esto a sus tíos y no va a ser fácil.

¡Dios mío, pero si es que...!

¿A que es un chico excelente, a que es un chico excelente?

¿A que es un chico excelente? ¡Y siempre lo será!

¡Vale!

¡Y siempre lo será! ¡Vale!

Menos peloteo, ¿eh?

¡Adiós! Adiós, señor.

Gracias.

¡Ana!

Con todo el lío... Ha llegado una carta certificada para ti.

Gracias, Bruno.

"Un momento. La próxima semana,...

...más".

Ya va siendo hora. ¿Y justo antes del bautizo?

Es mañana.

Pues se lo diré hoy. ¿Has encontrado novio?

Aún no. ¡Jo, tía!

Tienes que casarte.

¡Enhorabuena! ¿Cómo?

Qué sorpresa. -¿Lo hacemos?

Le rajamos un poco y le sacamos las tripas para practicar.

Bisturí. -Bisturí.

¿Mr. Hidalgo, por favor? -¡Guille!

Te lo has cargado.

Te lo digo ahora. ¿Tenemos otro hermanito?

Sr. Smith.

¡Joder!

Es un muerto.

¿Y el Sr. Smith?

Se nota mazo que eres un cadáver.

Si no vas al bautizo, Ana no te lo perdonará.

Soy yo el ofendido.

No me ha creído, me ha dicho cosas horribles.

Cariño, ya.

Ana y los siete - Episodio 80 - La fugitiva

07 dic 2012

La familia esta triste por la marcha de la niña. Igualmente Maria, vestida como una muñeca repollo y sufriendo una reeducacion sobre modales y forma de hablar, se siente muy sola en casa de sus tíos. Tanto que decide escaparse y volver a casa de los Hidalgo. Alli se esconderá como una fugitiva con la ayuda de los mas pequeños.

Por su parte, Ana y Fernando harán todo lo posible para que la niña vuelva a la casa. Ana irá a hablar con los tíos de Maria dejando al pequeño Nico al cuidado de Fernando y Bruno, inexpertos en cuidar niños.

ver más sobre "Ana y los siete - Episodio 80 - La fugitiva" ver menos sobre "Ana y los siete - Episodio 80 - La fugitiva"
Programas completos (92)

Los últimos 96 programas de Ana y los siete

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos