www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
1594570
No recomendado para menores de 7 años Ana y los siete - Episodio 74 - El resultado
Transcripción completa

¿Qué es lo que baila Ana?

Que hasta los muertos le tienen ganas.

¿Qué es lo que baila Ana?

Que todo el mundo se pide un turno.

El papa se lo consulta...

...al dalái-lama. ¿Qué es lo que baila Ana?

El reportero de "El Mundo", al del "Semana".

¿Qué es lo que baila Ana?

Y el pijo del cochecito cupé,...

...a los que ligan a pie.

¡Por la cara!

¿Qué es lo que baila Ana?

Ana.

Y el padre es...

Llanto

David.

El bebé llora.

Ya. Te toca a ti.

Te toca a ti.

Siempre me toca a mí, David. No.

A ver, cosita. ¿Qué te pasa?

¡Ay, mi niño!

Lo siento, cariño.

Es que hace mucho calor aquí, ¿verdad?

Ven. Mi cosita pequeñita.

¿Qué pasa?

Mi amor.

¿Cómo puedes ser tan guapo y llorar tanto?

No, chiquitín. Pues no, pues no.

Ay, Dios...

¿Qué te pasa?

Fernando me arrebata todo lo bonito de la vida.

¿Qué quieres decir? Eso, Ana.

Este niño es mío porque estamos casados.

No debías haber dicho nada.

Creí que era lo mejor para todos.

¿Entiendes?

No podía vivir con esa duda.

Pues no ha sido una buena idea.

¿No ha sido buena idea?

No.

¿Eso significa que no te importa?

No, no me importa.

¿En serio?

Claro.

Mañana anulo las pruebas, las pagamos, pero que las destruyan.

Vale, no te preocupes, pero yo llamaré.

No te olvides de Fernando.

¿Estará de acuerdo?

Mañana hablamos con él.

Bueno.

Toma.

Tiene una marcha... Creo que no se quiere dormir.

Está tranquilito. Déjalo aquí con nosotros.

¿Aquí? Sí.

No, en su cunita, que se acostumbra mal.

Vamos a dormir.

Huy, huy, huy...

Venga, mi vida, a dormir.

Toma.

Vamos a aprovechar ahora. Vale, vale.

¡No, David! Aprovechar para dormir.

Estamos en cuarentena.

A dormir.

Y el padre es...

¡Fernando!

¡Mentira! ¡Eres una mentirosa!

¿Eh? Los has manipulado.

¿Qué dices? -¡Quiere quedarse con Fernando!

¿Que qué? ¡El hijo es de David!

¡Es de David! -¡Hija!

¡Hija!

Mentirosa. -Silvia.

Mentirosa. -Silvia.

¡Mentirosa! -¡Silvia!

Silvia.

¿Una pesadilla?

Una pesadilla, sí.

¿A quién llamabas mentirosa?

Eh...

No me acuerdo.

Lo has pasado mal.

¿Estás mejor?

Sí, mucho mejor.

Me voy a tomar un vaso de leche. -Vale.

Hola, Ana. ¡Hola!

¿Qué, nerviosa?

¿Yo? No.

¿Por qué he de estarlo? Pues por esto de no saber...

...quién es el padre. Es normal que estés inquieta.

Oye,...

...¿quién prefieres que sea el padre?

David, claro.

Y el padre es David. ¿Ya lo sabes?

Eso da igual. ¿Sabes lo que me ha dicho David?

Que no le importa el resultado, que el hijo es suyo.

¿Eso ha dicho? Sí.

Pues eso lo cambia todo.

Qué bien.

Sí, la verdad es que mucho mejor.

Falta saber lo que opina Fernando...

...de todo esto.

No va a ser nada fácil.

¿Fernando podría exigir la paternidad?

Podría, sí. ¿Qué crees que hará?

Lo mejor para el niño.

Claro.

Voy a darle el bibe a Nico.

Un besito, Silvia. Buenas noches.

Buenas noches, hermanita.

¡Bien!

¿Quién quiere tostadas? AMBOS: "¡Yo!"

Teléfono

Hola.

Si me ha tocado, lo sabré hoy.

Ojalá, pero es muy difícil.

Si te ha tocado, me avisas.

Adiós.

¿Qué pasa?

¿Con quién hablabas?

No te importa. -¿Qué te va a tocar?

¿No has oído?

No te importa.

¿Y María?

En la cama. No se encuentra bien.

¿Cuándo va a bajar? -Tiene miedo a Bruno.

¿Otra vez? Pero ¿por qué?

Por lo feo que eres.

No es verdad que te tenga miedo. -Sí es verdad.

Bueno, quizá un poco.

Mogollón. Dice que eres un monstruo.

Y dale. Que yo no le he hecho nada.

Está cagada. Yo le he dicho que eras bueno.

Y nosotros.

Sí, muy bueno. -Pobre.

Es que María es...

...muy imaginativa y se asusta por todo.

Dice que torturas a los niños.

Pero ¿cómo puede pensar eso? ¿Quién le ha podido...

...contar...?

¿Y?

Álex.

Ni idea.

Seguro.

No hemos hecho nada.

Sí, corred.

Siempre nos echan la culpa. -Sí.

Puerta

Hola. -Hola.

¿Se gana mucha pasta de "mensaka"? -¡Pero mirad qué casa tenéis!

Es de mi padre, que es rico. Nosotros no tenemos nada.

Si supieras la paga que nos da...

Si supieras lo que gano yo... Venga.

Traigo un sobre.

¡Un mensajero! -¡Trae un sobre!

Es un sobre.

Mío.

¿Es del laboratorio? No.

Viene a nombre de Carolina Hidalgo.

Se lo subo yo. Yo se lo doy.

Gracias. Adiós.

¡Fernando, espera!

Ven.

David y yo tenemos que hablarte.

Hazlo tú sola, yo...

Pero... De verdad, es mejor.

Vale. Voy a hablar por teléfono.

¿Qué pasa? Vamos a la biblioteca.

Vale.

Hola, buenos días.

Soy David Hidalgo, espero los resultados de una prueba.

No, no ha habido problemas.

Es que iban a mandarlo por mensajero y no sé cuándo llegarán.

Ah, hoy mismo.

Vale, muy bien.

Envíelo a la atención de David Hidalgo en vez de Ana García.

No, ella es mi mujer, pero no estará en casa.

Gracias.

Adiós.

Bruno, no sabía que le dabas al tenis.

Ahora no mucho, pero cuando era más joven, hacía mis pinitos.

Si quieres, el domingo jugamos.

Hecho. ¿Dónde vas a ver la Copa Davis de hoy?

No puedo verla.

Tengo una reunión en el banco, es una lástima.

Yo no me la perderé.

¿Dónde la verás? Aquí, con este follón, no podrás verla.

Bueno, es que uno tiene sus recursos.

Va a llegar un envío a mi nombre, cosas del banco.

¿Me lo puedes guardar? No te preocupes.

Además, estoy esperando la nueva nevera.

Ah, vale. Gracias.

Por favor. ¿Sí?

¿Tú crees que yo...?

¿Yo doy miedo?

Bueno, ahora que lo dices...

¿Tú qué opinas?

Yo quiero lo mejor para ese niño.

Sea mío o no. Ya lo sé.

Será difícil vivir con esa duda.

Sí, para mí también, pero...

...creo es lo mejor que podemos hacer.

Puede que lo mejor sea pensar que es hijo de mi hermano...

...y, si no es así, le querré igual.

Gracias.

Sabía que ibas a reaccionar así.

¿Estás segura de que es lo mejor?

Si es para que el niño esté tranquilo y feliz, sí.

¿Mi hermano aceptará vivir sin saber si es suyo?

Sí, ha llamado para anular las pruebas de ADN.

Dice que le da igual si el niño es tuyo o suyo.

Quiero lo mejor para él.

Bueno, Ana,...

...si mi hermano lo acepta, yo también lo haré.

Gracias.

Sabía que...

Que no me decepcionarías.

Gracias.

¿Y bien?

Estamos totalmente de acuerdo.

Es lo mejor para todos.

Es por Ana, por el niño...

Bueno, por todo.

Gracias.

Ana, he dado la orden de que destruyan los análisis.

Bien.

Bueno, se acabó la pesadilla.

Eso es, se acabó.

Ya va.

Hola, Bruno. Hola.

¿Amalia está en su cuarto? Sí, no lleguéis tarde.

Vale.

Timbre

Hola, Bruno. Hola, Verónica.

Vengo a ver a Nico. Ya sabes por dónde es.

Hasta ahora.

Timbre

Buenas.

Ah. ¿Está Nando?

Sí, pero creo que está durmiendo. ¿Todavía?

Cómo viven los ricos. No es eso, lo que pasa...

...es que si va a la facultad por la tarde, puede dormir más.

Ya. Cómo viven los ricos.

¿Vamos a seguir charlando o te vas a poner a trabajar?

Voy a despertarle.

Timbre

Hola. ¿Está Nando?

Es que está...

Pasa.

Ya se habrá despertado.

Está Fonti.

¿Ya sabes dónde es? No.

A la derecha, tercera puerta a la izquierda.

Vale, gracias.

Timbre

Deben de ser los de la nevera.

Por fin.

Hola.

¿Y la nevera? ¿Qué? Pregunto por Carolina Hidalgo.

Sí, aquí es.

Las flores son para ella.

Ah. Muy bien, pues...

Y si me firma...

Sí. Y terminamos.

Gracias.

¡Me ha tocado! -¿Es una broma?

No, mira.

Qué alegría. ¿Has visto qué guapo?

"Has sido elegida para cenar con Jason Rodríguez".

Tranquilas, ya sé que acabo de llegar,...

...pero no hace falta. -Largo.

Hola.

Hola.

¡Tío, acabo de tener una alucinación!

Dime que es verdad. ¡Despierta!

¡Vamos, Nando!

¡Estoy durmiendo! -¿Conoces mi sueño erótico?

Montártelo con una oveja. -No, una enfermera.

Yo veo una enfermera y flipo.

Me palpita el corazón,...

...tiemblo... -¡Una enfermera! Qué original.

He visto una en el pasillo. Dime que es verdad.

Dime que no es una alucinación.

Sí, es Verónica, cuida al bebé de Ana.

Ahora vengo.

Hola.

¿Dónde está Ana? -Se está duchando.

Muy bien.

Ay, mírale qué guapo.

Es una monada.

Sí, todos dicen lo mismo.

¿Quieres cogerlo? -No, no.

Bueno, sí, venga.

Vamos.

A ver, con cuidado.

Sí. Ahí.

Ven aquí.

La cabeza...

...ha de estar apoyada. -Ah.

Siempre así.

¿Qué pasa, Nicolasín?

¿Cómo estamos?

Fui yo quien casi te trae al mundo.

Si no llega a ser por mí...

A mí me contaron otra cosa.

Te desmayaste a la primera.

¡Qué va!

Ni caso. Estuve al pie del cañón, ahí, como un valiente.

Le voy a dormir.

¿Vas a dormirle?

Va a dormir Nicolasín, qué bien.

A la cunita.

Te veo muy interesado.

Sí, a mí...

Soy un fan de los bebés, tronca.

A mí es algo que me fascina.

Es raro que a un hombre le gusten los bebés.

Pues a mí no.

A mí, el bebé.

El universo bebé es que...

Mira si me molan...

...que de pequeño jugaba con muñecos haciendo que eran bebés.

¿Jugabas a las mamás?

¡No, a las mamás no! A los papas.

Yo jugaba a los papás porque yo era el papá.

Fonti.

Me llamo José Manuel, pero todos me llaman Fonti.

Me han hablado de ti.

Yo me llamo Verónica,...

...pero me llaman Vero.

Vero.

Qué bonito.

Izquierda.

Tuerzo a la izquierda por aquí.

Puerta

¡Nando!

Nando.

Nando.

Venga. -Déjame en paz.

¡Tío!

Vete a jugar a los médicos con tu enfermera, pero déjame en paz.

¡Nando, tío! -¿Qué?

¡Paula! -¡Hola!

¿Sueñas con enfermeras? -No, qué va.

¡La tengo en el bote!

Lleva el sujetador a juego... Hola.

Estáis un poco salidos.

¿Yo? Pero ¿qué dices, tronca?

Venga, ibas a acompañarme a comprar los libros.

Es verdad. -Luego vamos a comer a casa de Mac.

Para una vez que invita...

Eso no es una buena noticia. -Nos va a hacer conejo al ajillo.

Pues por eso.

Cocina él, ¿no? -Sí.

Vaya tela.

¿Qué, te apuntas?

¿Es por la cara? -Claro.

Pues venga.

"Nos pondremos en contacto contigo...

...para comunicarte el día y la hora para cenar con Jason.

Enhorabuena, Carolina". -¿Carolina?

Sí, es que lo mandé con el nombre de mi hermana.

No concursas si no tienes 18 años. -Ah.

Así que vas a cenar con Jason Rodríguez.

La que faltaba. Largo. -Una mierda largo.

Se lo diré a papá.

No te lo perdonaría en la vida. -Bueno.

¿Sabes quién es Jason? -Un capullo.

Qué fuerte, ¡un capullo!

Es el mejor. -Sí, el capullo mejor.

Piérdete, ¿vale?

Cualquier tía del planeta se moriría por cenar con él.

¿Te enteras? -Pues yo no.

Es que tú eres imbécil.

Vale. Te vas a cagar.

¿Quieres cobrar o qué?

Pues no. Lo que quiero es instalarme aquí...

...o si no,...

...se enterarán papá y Carolina.

Tú decides.

Ya hablaremos tú y yo.

Vámonos, que se nos hace tarde.

Me acaba de llamar De la Torre.

¿Le has dejado claro que no quieres verle?

Sí, claro. Le he dicho que no venderé mis acciones.

Perderíamos el control del banco.

¡Ya me lo has dicho 20 veces! Bien.

¿Qué quieres?

Darte las gracias.

Ah, ya. Lo he hecho...

...por Ana y por el niño... Por todo.

Has renunciado a una posible paternidad.

El hijo es tuyo.

Yo también lo creo. Mejor así.

No sé cómo hubieras reaccionado si se confirmara que el hijo es mío.

Por eso he decidido no mirarlos.

Bueno...

Tomaré al niño como mío.

No quiero tentar a la suerte.

Por mi parte,...

...no volveré a hablar de esto.

Trato hecho.

¿Residencia de los Hidalgo?

Sois vosotros.

¡Sois vosotros!

Venga, pasad. Por fin.

Por la puerta de servicio.

No vaya a ser que...

Hola. -Hola.

Gracias por las flores.

Aunque he tenido que explicarlo en casa.

Quería tener un detalle.

No sé si hice mal besándote.

Si hubieses hecho mal, no estaría aquí.

¿Por qué quedamos aquí? Tu hija estudia en esta universidad.

Hoy se ha ido a comer con un amigo, ese que es gay.

No sabía dónde quedar.

No sé. A lo mejor no hacemos bien.

Si quieres, lo dejamos.

Apenas hemos empezado.

Entiendo que esta situación puede resultarte un tanto extraña.

Si no te veo, lo paso fatal.

Y si te veo, también.

No lo entiendo ni yo.

No quiero presionarte.

Esta noche cenaremos en un restaurante.

Si vienes, bien; si no,...

...no volveremos a vernos.

De acuerdo.

A las diez en el restaurante del otro día.

A las diez.

¿Qué tal, Carolina?

Bien.

Tu padre no está nada mal, ¿eh?

¿Te ha molestado?

No, tranquila.

¿Vamos? -Vamos.

Pues esto ya está listo. Voy a ver la copa sin problemas.

Con apretar aquí es suficiente.

Esto es una maravilla.

¿Y el mando a distancia?

¿También?

No es porque lo haya hecho yo, pero está riquísimo.

Sí, pero tiene un sabor así como...

Como especial. Sí.

La receta es un secreto familiar.

Está muy bueno. ¿No decías que no tenías ni para comer?

Me busco la vida. -¿Te fían en la pollería?

No son de la pollería. -Pues por la calle no hay conejos.

¿Está bueno o no? Pues ya está.

Dejadlo ya. -Está de muerte.

Oye, Mac,...

...¿seguro que es conejo?

¿Qué quieres decir? -Eso. ¿Qué quieres decir?

¿No será el gato de una vecina?

Mac.

¿Gato? -Os juro que es conejo.

¿Me lo iba a comer yo si no?

Llevas razón. -Claro.

Vamos. -Que aproveche.

Esto está buenísimo. ¡Y gratis!

TV: "Estoy aquí para salvarte la vida, es demasiado corta".

Puerta

"La vida es demasiado larga.

Tú lo tienes todo.

¿Qué coño sabes de mi vida?

Te has convertido en lo que odiabas".

Hola. -Creí que no había nadie.

Estaba en lo mejor. -Siento la interrupción.

Soy Fermín, el repartidor del súper.

Ah, hola. -¿Y Manuela?

Se casó y se fue.

Ahora estoy yo. Catalina.

Pues encantado.

Manuela era superenrollada.

Yo no la llegué a conocer.

A mí me lo cascaba todo, se sinceraba conmigo.

Una pasada.

Me contaba que el señor era gay...

¿Gay?

Gay.

Homosexual, ya sabe.

¿El señor?

Eso lo decía Manuela.

Decía muchas cosas. También decía que...

Que si el hermano estaba con la niñera...

¿La niñera?

Ana.

¡Ah! Ana está casada con el señor David.

Ah, que se ha casado con David.

Sí.

Ya decía yo que esto del uno con el otro...

...no podía acabar bien.

A Manuela la tenían loca.

Ana ha tenido un niño.

Qué bien. ¿De David?

Claro, ¿de quién va a ser?

Está casada con David.

Claro. Joder.

Pues qué bien. Bueno...

¿Sabes lo que le fallaba a Manuela?

¿Cuál era su problema? -¿Cuál?

Que le faltaba...

...sex-appeal.

¿Sex-appeal? -Ya me entiendes, ¿no?

¡Sí, claro! -Pues eso.

Claro. -Tú eres...

...otra cosa, ¿eh?

Ah, ¿sí? ¿Yo tengo sex-appeal?

Claro, mogollón.

-Hala, qué bien.

¿O no está bien tener sex-appeal? -¿Cómo no?

Está muy bien.

¡Olé el sex-appeal!

¡Fermín!

Hola.

¡Cuánto tiempo!

Es que me ha tocado repartir por otra zona.

Y ya me estoy arrepintiendo...

Vaya cambios en la cocina. ¿Te has fijado?

Renovarse o morir. Por cierto, me voy a cambiar...

...de mano el reloj para acordarme...

...de que tengo que ver la Copa Davis desde la cocina.

Los hay con suerte.

Luego lleva...

...las botellas al contenedor.

Ah, sí. Vale.

Oye, ¿ya has acabado?

Sí. No, no. ¿Cómo que no?

Bueno, que sí. Me voy.

Va a ser que sí.

Adiós, Catalina. -Adiós.

Catalina. Sí.

Hay que tener mucho cuidado con ese.

¿Por?

Porque es un poco...

...bastante cotilla.

Ah, ¿sí? Sí.

Ah.

Catalina. -¡Ay, qué susto!

Perdona, soy Fermín.

Ah, sí, el cotilla.

No. Fermín.

Sí.

Te iba a preguntar ahora que se ha ido este...

¿Sí?

¿Crees yo también tengo sex-appeal?

Sí, claro.

¿De verdad? -Totalmente.

Me molas mazo.

Ah.

¿Qué dirías si te invito a cenar esta noche?

¿Tú y yo solos? ¿A cenar?

Sí, tú y yo.

¿Y para qué?

Para conocernos un poco. Para...

Ya sabes, para...

Pues...

Hacer buenas migas.

¿Hacemos unas migas para cenar?

Eso es humor.

Ese es el...

Perdón.

No, hombre. Pues para crear una amistad.

¿Qué dices?

Tú y yo, a cenar. ¿Y dónde?

¿Aquí? -No, he cobrado una paga extra.

Hoy mismo. Y me la pienso gastar en ti, nena.

Ah. -Invito yo.

Elijo yo el restaurante. Te voy a llevar...

...al mejor. Te voy a llevar al mejor.

Vale.

¿De qué vamos a hablar?

Bueno...

De sex-appeal, ¿eh?

De sex-appeal. Qué bien.

Luego vengo a buscarte. -Vale.

¿De sex-appeal?

¿Y mi "sobrinasto"?

Qué mal suena. Está con Vero.

Qué bien que se haya arreglado todo.

Sí, me he quitado un peso de encima.

Es mucho mejor para todos.

Creo que si el hijo hubiera sido de Fernando,...

...lo nuestro habría acabado.

No creo.

No.

Pues eso pensaba, fíjate.

Pero mejor así: el camino está despejado.

Queda mucho camino por recorrer.

Ya han cambiado cosas: me ha invitado a cenar.

Quiere disculparse por su comportamiento. Quiere intentarlo.

¿A que es una buena noticia? Buenísima.

Claro.

¿Tú estás enamorada de verdad de Fernando?

Como loca.

Me alegro. Que os vaya muy bien.

Tranquila, ya me encargaré yo de eso.

Bruno quiere hablarte. -¿Para?

Para que no le tengas miedo.

Yo no quiero. -No te va a comer.

Si tienes miedo, estoy aquí contigo.

¿Sabéis qué significa "sex-appeal"?

Claro. -¿Qué?

Que gustas. -Que gusto.

Que les molas a los chicos. -Como sex bomb.

Sex bomb.

Pero ¿qué significa exactamente?

Que los chicos están por ti, te quieren tocar las tetas...

¿Qué? -Es verdad.

¿Cómo van a querer eso?

Vosotras estáis equivocadas.

Eso no puede ser.

Tu tía es rara.

Un poco sí.

Voy a decirle a Bruno que hable contigo.

Bueno.

Ahora bajo yo y hablo con él.

Y luego bajas tú, allí te esperamos.

¿No tortura a nadie?

No. Baja dentro de un rato.

¿Qué queréis?

Teléfono

Casa de los señores Hidalgo.

No, Carolina no está ahora.

¿De parte de quién?

¿De un programa? ¡Ya lo cojo yo!

No es para ti.

¡Amalia, por favor! Gracias. ¿Sí?

Bruno, María va a bajar a hablar contigo.

Ya era hora.

¿Qué te ha dicho?

Ahora te lo dice ella. Adelántame algo.

¿Esta noche?

Sí, claro.

No, no. Esta noche.

Allí estaré.

¡Toma!

¿Te lo has creído?

Lucía te ha mentido. -¡Pues no!

Bruno chupa sangre de niños.

Sus colmillos crecen por las noches.

¡Mentira! -Verdad.

Cerramos la puerta del cuarto con llave...

...los días de luna llena.

Hoy hay luna llena.

Llenísima.

Me estáis mintiendo. Lo sé.

Ya verás.

Está cagada de miedo. -Se va a mear.

Según tú, ¿qué tengo que hacer?

Decirle que no eres un monstruo.

Y dale con lo de monstruo. Se van a enterar los gemelos.

A ver quién es.

Traía un sobre para David Hidalgo.

Sí, me dijo que se lo recogiera.

Es un sobre.

¡Sobre!

Sí, ya veo que no es un cañón.

Sí.

Se me han adelantado.

Lo siento.

¿Tú crees que funcionará si hablo con ella?

Pues claro.

A ver si la encuentro.

Entonces, yo creo que...

Que podré comerme a María...

No te rías de mí.

Me encantan los niños tiernos...

...y con la piel muy blanquita.

¿Y el ketchup?

¡Ay, no!

Soy el lobo malo.

Te voy a comer. ¡Ay!

¡Déjame!

Te he salvado la vida.

Bueno, chicos,...

...¿qué hacéis el fin de semana?

-Me tengo que quedar en Madrid, con mi padre.

No se va nunca. Ahora está en el simposio.

Yo me quedaré estudiando.

Pero ¿qué planes son esos?

¿Cenamos el sábado? ¿Os hago un conejo al ajillo?

¿Le he matado?

Creo que no. ¿Por qué lo has hecho?

Te estaba comiendo. -Estábamos jugando.

¿Jugando? -Sí, jugando.

Igual está muerto.

Hay que oírle el corazón.

No lo oigo.

Eh.

Gritan

Bruno, ¡qué susto nos has dado!

No se lo digas a mi tía, ¿vale?

¿Cómo?

Que no se lo digas a Catalina.

¿Catalina?

¿Quién es Catalina?

Mi tía. -La cocinera.

Pero ¿qué cocinera?

¿Dónde estoy?

Y vosotras,...

...¿quiénes sois?

¿No te acuerdas de nada?

¿Y este traje?

Antes de empezar, quiero deciros algo.

Hay alguien que roba los animales del laboratorio.

Es la leche. -De verdad...

Qué personal.

En concreto, dos conejos.

El gamberro de turno...

...debería saber que no son aptos para el consumo.

Los dos ejemplares que han sido robados...

...eran del programa destinado a inhibir...

...la fertilidad del macho con hormonas femeninas...

...y así detener el crecimiento incontrolado...

...de estos voraces leporinos en determinadas áreas.

Una preguntita.

¿Qué le puede pasar al estúpido...

...que haya ingerido la carne del conejo?

Si es chica, verá reforzados sus atributos femeninos.

Pero si es varón,...

...el temerario comensal verá afectados para muy mal...

...sus caracteres masculinos.

Inapetencia sexual, desaparición del vello,...

...desarrollo anormal del pecho...

...y posibles cambios en la voz.

Esto es parte del cuadro que le espera.

Dicho esto, empecemos.

A Ana le pasó lo mismo y recuperó la memoria de repente.

Se cayó otra vez por las escaleras y la recuperó.

¿Y si no se recupera? -Hay que intentarlo.

Si se enteran, despedirán a mi tía...

...y tendremos que volver a la calle a buscar trabajo.

Hay que tirarle por las escaleras...

...y si no funciona... -¿Qué?

Lo importante es que nadie lo sepa.

¿Desde aquí?

Arriba del todo.

Pero ¿si no se recupera?

Ana recuperó la memoria cayéndose desde arriba del todo.

Vale.

Vamos a ver, Verónica.

Tú y yo,...

...además de la estatura, tenemos mazo de cosas en común.

Mi sueño es hacerlo con una enfermera.

Un fontanero y una enfermera. Explosivo.

Ni en las mejores pelis se hubieran imaginado...

Le digo eso y acabo cenando solo y sin ningún diente.

AMBAS NIÑAS: "Una, dos..."

Hola. -Hola, Fonti.

Bruno, haciendo de canguro, ¿no?

Yo te conozco.

Va... Va a ser que sí.

Nos conocemos.

Hasta luego. -Adiós.

Bruno también te dice adiós.

Ahora.

"Uno,...

...dos y..."

¡Hola!

"¡Hola, Ana!"

¿Qué hacéis ahí? Nada, jugando.

Bruno, ¿estás jugando con las niñas?

Estamos jugando a hombres zombi.

Y Bruno es un zombi, ¿no?

Lo clavas. Eres peor que los críos.

Casi nos pilla. Venga, ahora.

"Uno,...

...dos..."

Puerta

Bruno, la puerta.

Déjalo, que estás zombi.

Hola, ¿está Amalia? Sí, arriba.

¿Qué os pasa?

Nada.

Hola, Bruno.

Hola, Bruno.

Bruno, eres un auténtico zombi.

Creo que no es el momento de tirarle.

¿Qué hacemos?

Le acostamos para que no lo vean. -Vale.

Hola.

¡Es esta noche! -¿Sí?

Ya me han dicho el restaurante. Tengo que estar a las 21.30.

Yo me moriría de miedo. No podría ni moverme.

Qué pánico.

¿Qué te vas a poner?

Pues no lo sé.

Lo más sexy que tengas.

No tengo ropa sexy.

Pídesela a Bruno. -Qué graciosa.

Cierra el pico.

Que comparta el cuarto es una cosa y que tenga que oírte, otra.

Bueno, chicas, tenemos un problema.

¿Y si viene alguien para hablar con él?

Pues...

Bruno.

¿Me escuchas? Sí.

Si alguien viene a hablar contigo, di a todo que sí.Sí.

Tú siempre "sí".

Sí.

A todo que sí. Sí.

Muy bien.

Esta noche le tiraremos por las escaleras.

Vale.

Sí.

Sí.

Mírale, qué majo. -Sí.

Oye, tú...

¿Cenas por las noches? -¿Qué?

Que si cenas por las noches. -Claro.

¡Yo también!

Ya.

Pues si tú cenas por las noches y yo también,...

...los dos cenamos por las noches.

Sí.

Pues claro.

Pues hala, ya está.

Ya está, ¿qué?

Pues eso, que...

A ver cómo te lo digo.

Yo soy fontanero.

Y tú eres enfermera.

Así que...

No, no.

¿Te gusta el bacalao? -Sí.

Y a mí.

No paramos de coincidir.

VOZ DE PITO: "Tú cenas por..."

Tú cenas por las noches, yo también.

A ti te gusta el bacalao, a mí también.

"Qué cosas, ¿no?"

¿Te pasa algo en la garganta?

¿A mí? "A mí nada".

¿Quieres que cenemos juntos?

Hombre, yo...

...tendría que cancelar...

¡Sí! ¡Sí! -¿A las nueve?

"Aquí estaré".

Conozco un sitio con un bacalao muy bueno.

Ah, pues muy bien.

Genial.

Tengo que cuidar del bebé. Nos vemos luego.

Sí.

Una preguntita.

¿Vas a venir vestida de enfermera?

Me cambiaré, tranquilo.

"No, si yo lo preguntaba..."

Por nada.

No lo preguntaba por nada.

Hala.

Hasta luego.

No te lo vas a creer: "he quedado con ella".

¿Qué?

Eso: "he quedado con ella".

Qué raro. ¿Me has oído?

"No sé qué me pasa".

Posibles cambios en la voz.

Voz de pito. Ven.

Sí.

Nadie le dirá a mi hermano que estás aquí.

¿Qué quieres?

Ya sabes lo que quiero.

Ya conoces mi respuesta: no vendo.

Puedo pagarte más.

De todas maneras, no venderé.

¿Algo te puede hacer cambiar de opinión?

No.

Soy perseverante.

Si me recibes es porque no lo tienes claro.

Mientras vea una oportunidad, seguiré insistiendo.

Mi familia no me lo perdonaría.

Nunca te ha importado tu familia.

20 años sin verlos por un problema de faldas con tu hermano.

Hablas demasiado.

Invierto dinero en conocer la vida de la competencia.

Siempre hay un punto débil.

No haría daño a mi familia.

¿Entonces?

Seguimos igual.

No te importará que te telefonee, ¿verdad?

Cuando quieras.

¿Y este? -Muy soso, ¿no?

Tienes que ir más provo. -¿Más?

Que sí. A estos tíos se les tiran todas a los pies.

No voy a ir en bolas, ¿no?

Puerta

Amalia. -Hola, Catalina.

Oye, ¿podría hablar contigo un momentito?

Es que ahora no tengo tiempo.

¿Hablamos mañana?

Bueno.

Adiós.

A ver, un poquito más de escote. -Estoy de acuerdo.

El que no estará de acuerdo será papá. Verás cuando te vea.

Hola. Hola. Hola.

"Probando".

¿Lo ves? ¡Otra vez!

Pero ¿qué me está pasando?

Tienes razón, es muy raro.

Esta noche he quedado para cenar con la Vero.

Y estoy un poco así... "como una moto".

Como una moto.

Es la primera vez que quedo con una enfermera.

¿Y si le digo que venga vestida de enfermera?

No creo que sea muy buena idea.

Fonti, tú...

Tú estás excitado, ¿no?

"Pues..." sí.

Pero excitado como siempre, ¿no?

Sí.

¿Sigues sintiendo lo mismo por las enfermeras?

Sigo teniendo el mismo interés por el cuerpo médico.

¿El mismo?

Que sí, hombre.

¿Te pasa algo?

"Qué preguntitas me haces".

Es simplemente que me preocupo por tu vida sexual.

Amigos... -Tranquilo, ya.

"Hola".

Qué bien, ¿no? Te vas de fiesta a cenar con Fonti.

A ver qué pasa.

¿Dónde estará el sacaleches?

Es que los niños me esconden todo:

las tetinas, el sacaleches... Yo no lo he visto.

¡Anda! Mira el otro dónde deja el sobre.

¿Pasa algo?

Nada.

Sujeta un poquito a Nico.

Así, con cuidadito.

La cabecita.

¿Le preparas el bibe? Vale.

Puerta

Sí.

Perdona que te moleste.

Sí.

Es que no sabía a quién consultar.

Tengo un problema gordo.

Y...

Oye, cuando...

Cuando un chico te invita a cenar,...

...los dos solos,...

...y te dice que te va a hablar de sex-appeal,...

...¿es que te va a tocar las tetas?

Sí. ¿Sí?

¡No!

Sí. ¡Huy!

Pero entonces es verdad.

¡Dios mío!

Gracias, Bruno. Siento haberte molestado.

Adiós.

¿Qué te pasa?

Timbre puerta

¡Bruno!

Hola. Hola.

¿Qué tal? Muy bien.

¿Dónde estabas?

Dando una vuelta.

Muy bien.

¿Te pasa algo?

No, nada de nada.

¿Y Nico?

Está arriba con Vero. Voy a cambiarme, luego te veo.

Vale.

Mamá.

¿Sí?

Qué bien que estés aquí.

Timbre puerta

¡Bruno!

Hola, Nicolás. Hola, Ana.

Acaba de llegar tu madre, ¿no? Sí, sí.

¿Quieres que la avise? No, no. Gracias.

Voy a beber agua. Vale.

¡Bruno!

Sí.

¿Estás ahí?

Sí.

¡Bruno!

Que sí.

¡Ay, ay, ay! ¡Qué burra soy!

Siéntate.

Te puedes marear.

Qué leche te he pegado.

¿Qué hago aquí?

Es una sensación rara, como si me acabara de despertar.

¿Cuántos dedos ves?

Dos.

¿Cómo me llamo? Ana.

¿Y tú? Bruno.

¿Cuántos...? ¡Por favor!

¿Seguro que estás bien? ¡Sí!

Me duele un poco... bastante la cabeza.

Como si me hubieran dado...

Y ahora tú con...

Estoy bien.

Me alegro.

¿Cuándo ha llegado este sobre?

¿Este sobre?

Es para el señorito David.

Te equivocas: el señorito David anuló los análisis.

Que no se trata de análisis.

Es una carta del banco que me ha dicho que le guarde.

¿Cuándo te lo ha dicho? Esta mañana.

No puede ser. Pero vamos a ver,...

...aquí pone "Laboratorios".

Pues no es lo me dijo.

Pues...

Vale, gracias.

Bruno, llevas el reloj cambiado. ¿Tienes que recordar algo?

No, pues...

Sí.

Es la Copa Davis.

¡Me la voy a perder!

Sé por qué me rechazó. ¿Qué dices?

La he visto entrar en ese portal dos veces.

Carmen tiene un amante.

Estás loco. No me había dado cuenta.

La he seguido, sé lo que digo. Pregúntaselo.

Cuando le pregunto qué ha estado haciendo,...

...me dice que dando una vuelta o de compras.

Mentira. Se mete en esa casa. ¿Qué motivo hay para ocultarlo?

Un amante. Sí.

El tiempo me dará la razón.

¡Pareces un amante celoso!

¿Nos vamos? Sí.

Adiós.

Adiós, hijo.

Hola.

En casa de tu amiga no estudiarás. Algo haré.

Llevas la mochila llena. ¿Te ayudo? No, ya puedo yo.

Pasa. Gracias.

Hola. Estás guapísima.

Bueno.

¿Algún aperitivo? -No te cortes.

Que pago yo.

Te aviso que no me voy a dejar tocar las tetas ni nada.

Mujer...

Casi que...

Vamos al burger de aquí al lado, que tienen una carne...

¿Sí? ¿Por qué?

Fuera de lo común.

Sí.

Gracias. Adiós.

Qué dolor de cabeza.

Voy a ver si...

No puedo leer.

Ay...

Ay, qué dolor.

Esperamos, ¿verdad?

Señor Hidalgo, por aquí, por favor.

¿Desean algún aperitivo? Lo de siempre.

¿Por qué no le tiramos por las escaleras?

Si está dormido, no podemos con él. ¡Anda! ¡Es verdad!

Le damos con la sartén y ya está.

Vale. -Venga, vamos.

¿Qué hacéis?

¿Cómo me llamo? ¿Qué?

Lucía, como te coja, te voy a retorcer el pescuezo.

Ha funcionado.

¡Ya estás bien!

¡Ya estoy bien!

Primero me rompéis una botella en la cabeza.

Por vuestra culpa me he perdido el partido.

Ahora... voy a contar hasta 20.

Vamos.

Uno, dos,...

...tres,...

...cuatro,...

...cinco,...

...seis,...

...siete...

Qué bien lo de los análisis.

Es lo mejor.

Están casados, se quieren...

Podía estropearse su felicidad.

¿Y si el hijo fuera tuyo?

Hablemos de nosotros.

Ellos están felices con su hijo. Tienes razón.

Pensemos en nosotros. ¿Brindamos?

Venga.

Por ti. Por los dos.

Aquí no hay nadie. Me ha dejado tirado la tía.

A mí. A Jason.

Es la monda.

Se va a perder una cena conmigo.

Debe de estar loca.

Era la oportunidad de su vida.

¡Menuda mocosa!

Te dije que no era buena idea: son niñatas idiotas.

Menos mal que no ha venido.

Menuda nochecita me esperaba con esas idiotas.

Ven a buscarme.

Y la próxima vez, vienes tú a cenar con la tonta de turno.

Hola, Ana.

Hola.

Me has mentido.

No aceptarías que fuera de Fernando.

Yo no abriré ese sobre. ¿Y tú?

No puedes exigirme nada. Ana, ¿lo abrirás?

Necesito descansar.

Un momento.

La próxima semana más.

¿Qué te pasa?

Lo peor, tío. Soy un despojo.

¿El casete? ¿Y las tijeras?

Se van a enterar.

Lo que más me pone es una enfermera. -Sí.

Qué voz.

¿Has cogido el sobre? Lo tiré a la basura.

Como si no existieran, ¿vale?

¿Recuerdas el conejo al ajillo?

Estaba rico. -Algo pasaba con ellos.

¿Fernando es el hombre de tu vida? Sí.

Ya te he dicho que es el amor de mi vida.

También le quiero.

Lo mato. Tío, voy a convertirme en una diva.

Debes saber algo. ¿Qué pasa?

Debiste decírmelo. No quería verte triste.

¿Te has decidido? -Sí.

Puedes dejar fuera del banco a los Hidalgo. -Sí.

Vi el resultado de los análisis.

No era el pacto. -Lo ibas a saber igual.

Ana y los siete - Episodio 74 - El resultado

29 nov 2012

Ana espera nerviosa la llegada de los resultados de la prueba de ADN. En ella se desvelará quién es el padre de Nicolás, pero David y Fernando prefieren llegar a un acuerdo antes de que esa información se conozca.

Amalia gana el concurso de una revista. El premio consiste en una cena privada con Jason Rodríguez, un ídolo musical. Además, Fermín, el repartidor del supermercado, invita a Catalina a cenar y Fonty se cruza en el pasillo con Vero, la enfermera que ayuda a Ana con el bebé, y también le propone una cena íntima.

Mientras tanto, de la Torre sigue presionando a David para que venda las acciones del banco.

ver más sobre "Ana y los siete - Episodio 74 - El resultado" ver menos sobre "Ana y los siete - Episodio 74 - El resultado"
Programas completos (92)

Los últimos 96 programas de Ana y los siete

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos