www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
1592312
No recomendado para menores de 7 años Ana y los siete - Episodio 72 - Por fin..., mamá
Transcripción completa

¿Qué es lo que baila Ana?

Que hasta los muertos le tienen gana.

¿Qué es lo que baila Ana?

Que todo el mundo se pide un turno.

El papa se lo consulta...

al dalái-lama.

¿Qué es lo que baila Ana?

Del reportero de "El mundo",...

...al del "Semana".

¿Qué es lo que baila Ana?

Y el pijo del cochecito cupé,...

...a los que ligan a pie...

...por la ciudad.

¿Qué es lo que baila Ana?

Ocho.

¡Ocho!

¿Tú crees que el hijo es mío?

¡Es que son ocho!

No, qué tonterías.

Y si lo fuera, ¿qué?

Voy a decir que se llame Samuel.

Y si soy el padre, podré opinar.

No es mi hijo.

Es de David, ya.

Pero y si no es así, ¿qué?

Entonces, ¿qué pasa?

¿Qué pasa...

...si sube la inflación?

Preparaba una conferencia para el consejo de administración.

Me encantó que me llamaras. Claro.

No nos arrepentiremos. Bien.

¿Quedamos para cenar? Sí, te llamo...

...desde el banco.

Adiós.

¿No me das un besito? Claro.

Un buen beso de alguien que evita que me vaya porque dice...

...que lo intentemos no es así. ¿No?

No es un buen beso de despedida.

Un beso de despedida...

...de alguien que quiere...

...saber si soy su pareja...

...es...

Es así.

¿Lo has entendido?

Lo he entendido. Ahora sí.

Hasta luego. Adiós.

¡Qué paradito es!

No sé cómo tuvisteis siete hijos.

Bruno.

Señor.

¿Recuerda...?

Con su permiso, tiene un poco de carmín.

Vaya.

Lo siento.

Usted se acuerda de mi mujer, ¿verdad?

¿Quién no se acuerda de doña Alexia?

¡De mi primera mujer!

Sí, claro.

¿La recuerda embarazada?

Más o menos.

¿Sucede algo?

No, bueno... Sí, sucede.

Es que...

Cuando veo a Ana, veo que se parecía a Olga.

No sabría qué decirle.

Sí, hombre, Bruno.

Esa manera que tiene de...

¿Qué le hace tanta gracia?

Sí. Nada, señor.

Olga se parecía a Ana andando cuando estaba embarazada.

Todas las embarazadas andando se parecen.

¡No se trata de eso! Usted ya me entiende.

Cuando dos personas que no se conocen de nada...

Que no tienen la misma edad, ni el mismo carácter,...

...de repente se parecen...

¿En? ¡En su actitud ante el embarazo!

Ya, sí. Sí, ya.

Está más claro que el agua.

Ya me entiende. Claro.

Cuando dos personas que no se parecen...

...hacen algo igual, es por algo. Desde luego.

Claro.

Claro. Claro.

Claro. Claro.

Ya está. Ya está.

Ya está. Ya está.

¿El qué ya está? Ya está.

Es que tienen algo.

Bruno, Olga y Ana tienen algo en común.

Sí, algo en común, pero ¿el qué?

Yo.

Usted.

Yo.

Me tengo que ir al banco. ¿Por qué no me dice que llegaba tarde?

Fernando, explícame esto. ¿Qué?

Una operación entre sociedades, no entiendo.

¡Ah, ya!

¿Te pasa algo? No, nada, no.

¡Ah, vale! Mira, aquí hay una clave y no...

¿Me estás oyendo?

¿Te pasa algo? ¿Qué? Que no, no.

Nada, perdona.

Oye, tú y Ana...

No nos divorciamos. No es eso.

Imagino que habréis hablado de...

Del niño.

¿De qué hablas?

Bueno, pues si...

¿Qué?

Que...

¿Te pasa algo?

No, pensé que Ana...

Da igual. ¿Todo bien?

Perfecto.

Teléfono

Perdona.

¿Sí?

¿Cómo?

¿En el hospital?

Ya, ya, ya, ya.

Pero ¿no faltaba una semana?

Claro.

Muy bien. ¿En qué hospital?

Santa Fe.

Bueno, de acuerdo.

Cancele mis citas. Estaré ilocalizable.

Muy bien. Voy para allá. No se preocupe.

¿Adónde vas? Pues al hospital.

No, te quedas aquí y te llamo...

¿Esperas que me quede aquí?

Pues sí. Me gustaría ir.

El único que puede entrar es el padre.

Vale. Que te lleven en mi coche. Diré al chófer que te recoja.

Eso sí es un detalle.

No es nada.

Al padre, ha dicho al padre.

Páseme con mi chófer.

Juan, debes llevar a mi hermano al hospital.

Sí, espéralo abajo.

¿Qué hospital? Lejos del Santa Fe. Gracias.

Un momento, ¿se puede saber dónde vais?

Ana está ingresada. -Quiero verla.

Quiero verla. -Si no podéis ir.

¿Por qué?

Porque no podéis. Os quedáis. -Sí, y tú con ellos.

Me voy al hospital.

¿Qué pasa? -Nando, tampoco puedes ir.

¿Y quién puede ir? Solo el padre, nadie más.

Allí, la tranquilidad y el silencio son fundamentales.

No haremos nada. -Solo ver cómo sale.

Pues saliendo.

Uno dice que, cuando su hermano salió, estaba lleno de sangre...

...y guarro. -Eres un cerdo.

Y viscoso y lleno de gelatina. -Que te calles, anda.

Hasta que no llame vuestro padre, de aquí no se mueve nadie.

¿Estamos presos?

Sí.

Pues voy a llamar a papá.

Será lo mejor.

Bueno, esperad buenas noticias, ¿okey?

Vale.

Hola, ¿cómo estás?

¿Todo bien?

Te preparo un zumo de naranja, ¿eh?

María, yo quiero que sepas que...

...que, aunque tú crees que yo soy malo, no lo soy, ¿eh?

Yo quiero ser tu amigo.

¿Podemos ser amigos tú y yo?

Yo no soy ningún monstruo, ¿eh?

Como he oído por ahí.

Si quiero, te hago reír.

Con esta pinta de serio.

Por ejemplo: "Quiero salir de aquí, he de salir".

"Hola, hola. ¿Quién soy yo? ¿Quién soy?"

"¿No sabes quién soy?"

Voy a estornudar y saldrán unas monedas.

Vas a ver... Mira.

¡Achís!

Mira. Han caído de la nariz.

Y están... Mira, ¿eh?

Mira, mira esto.

"Hola, soy un pajarito".

"No puedo volar".

Temas nuestros.

Hasta luego,...

...María.

¿Qué hacía?

No lo sé.

¿No te parece un poco raro?

Mogollón. -¿Te sigue dando miedo?

Sí. -¡Hum!

Pues yo creo que es ladrador y poco mordedor.

Es un buen tipo.

María, bébete la leche.

Ahora ya no eres la pequeña. -Es verdad.

Ahora no te va a defender nadie. -Nadie.

¡Qué malos sois! Voy a llamar a Bea.

Vale ya.

Ana no te defenderá: está con su hijo.

La vas a cagar. Te vamos a cortar el pelo al cero.

Ya está, ¿eh?

A tu tortuga le cortaremos el cuello...

...y la mataremos. -Sí.

Pagarás por chivarte.

Sé defenderme.

Sí, ya.

Ya está. Como la toquéis, os meto la cabeza en el horno.

Soy la mayor y os debo cuidar.

¿Y qué más?

Se siente. -Se siente.

Desde que tienes tetas, te crees la mayor.

¿Tú quieres cobrar?

TODOS: "Celia no tiene tetas".

"No tiene tetas".

¿Cómo va?

Cada vez me duele más. Eso es que va bien.

¿Sí?

¡Qué bien! ¿No la acompañan? ¿Está sola?

Cuando se enteren, vendrán. ¿Y el padre?

Están a punto de llegar.

No, digo el padre. Eso, que estarán llegando.

¿Estarán? Sí. Lo dos.

¿Los dos qué? Los dos pa... bueno, da igual.

¿Cómo está mi futura madre?

Fatal, doctor.

¿Sí? Sí.

¿Cuánto va a durar esto?

Más o menos. Un ratito.

Pero el niño viene bien.

Aunque no hayas hecho reposo como te dije.

Pero tenía algo que hacer. ¿Lo has solucionado?

No, creo que llegué tarde.

Doctor,...

...el dolor afecta a su cabeza. Será la medicación.

¿Por qué?

Le pregunto por el padre y me contesta en plural.

Está bien. Imagina que hay dos padres.

¿Dos? -Sí, dos.

Que lo preparen. ¡Ya!

Creo que ya. Todo irá bien.

¡Que viene ya!

Tranquila, si todo va así, será muy rápido.

Vale. Gracias, doctor.

Gracias. Hola, ¿qué tal?

Fernando.

Hola. Si me permite.

Claro. Hola, Fernando.

¿Cómo estás? Hola.

Estamos preparando el paritorio. Muy bien.

Ana, respira. Coge aire. Expulsa.

Coge aire. Expulsa.

Ahora vuelvo.

Has venido. ¿Y David?

No sé, ni idea.

Como entre y nos vea solos, se va a enfadar.

Solo vengo a echar una mano.

Tengo que decirte algo muy importante.

Ya.

Miserable.

¿Cómo has podido? ¡Vaya!

Hola, David.

¿Qué hacías en el aeropuerto?

Tenías que hacer reposo. Sí.

Buena pregunta. ¡Calla!

Tenía que hacer algo importante. AMBOS: "¿El qué?"

¿Cómo has entrado?

Bueno, el banco es accionista de esta clínica.Ya.

Hola. Voy a tomarle la tensión.

Muy bien.

Gracias.

¿Me vas a robar hasta mi papel de padre?

¡He venido a ayudar! ¡He tenido siete hijos!

Quiero sentir lo que es ser padre. ¡Tú no puedes sentir nada!

Lo que importa es Ana.

Enfermera, como siga inflando eso, voy a flotar.

Perdón, perdón.

¿Todo bien?

Sí, la tensión del brazo, perfectamente.

Lleve a mi hermano afuera.

¿Su hermano? -Sí, mi hermano.

Los padres pueden quedarse.

Pero hay un solo padre. -Eso le dije al doctor.

Ese padre soy yo. -Claro.

Vale, solo quería ayudar.

Gracias.

Ana.

Grita

Ya me voy.

Hola. Va muy guapa. -Gracias.

AMBOS: "No tiene tetas. No tiene tetas".

Cuidado, cuidado.

Cuidado, niños.

A punto.

Bruno, Bruno. ¿Sí?

He quedado con el señor. Esa cita se ha anulado, señorita.

¿Anulada? Sí.

Pero bueno, ¿por qué? ¿No sabía...?

Pero es que...

"No tiene tetas. No tiene tetas".

Lo siento, señorita Silvia.

Como le iba diciendo, la señorita Ana...

...está a punto de ser madre.

Claro, claro. Qué bien.

Todos esperamos que todo salga bien.

¿Y Fernando?

Estará allí toda la tarde hasta que nazca el bebé.

Claro, claro. -Si habla con Ana, dele un beso.

Por supuesto, Catalina.

Y uno de tu parte, María.

Claro.

Se ha reído.

Pase la escoba, hombre. Sí, claro.

Perdone.

Sí, Ana García.

No, el número de habitación no lo sé.

No, tampoco sé si ya ha dado a luz. -No.

¡Ah! Creo que no.

¿Podría hablar con ella o con el padre?

¿Sí?

Vale, gracias.

Teléfono

Fonti.

Mira, que ahora no puedo, que está Ana en el hospital.

¿Que sí qué?

Luego te llamo, que ahora no puedo hablar.

Venga, hasta luego.

¿Sí? Sí, con el padre.

¿Cómo que con qué padre? Con el padre.

¿Es un hospital o un psiquiátrico?

¿Cuándo va a terminar esto?

Pronto, ya estás a punto.

¿Sí? Respira.

¿Qué tal? ¿Qué haces tú aquí?

Una llamada.

Preguntan por el padre.

¡Ah, sí!

El padre.

Vale, vale, el padre.

¿Sí? ¡Ah! Nando.

¡Huy!

No, es Ana. Pero falta un poco todavía.

Estás a punto, un poco y vas al paritorio.

¿Cuánto es un poco más?

La están examinando.

Hola, Silvia. -Hola.

Tu madre ya estará camino de Viena, ¿no?

Sí, pero seguro que llama al llegar.

¡Cuánto la voy a echar de menos! -Y yo.

Ha llamado Fernando.

¿Y? -¿Se sabe algo más de Ana?

No, no. Creo que aún no ha dado a luz.

Me ducho y voy al hospital. -Muy bien.

Muy poco. Está muy dilatado.

Es que no puedo más. Ya, ya.

Aguanta el dolor, que queda poco.

Hágale caso al futuro papá.

Hágale caso a él.

Yo os aviso cuando nazca el niño.

Adiós. Besos.

¿Ya?

Besos para ti de todos.

Respira como te dijo el doctor.

Son un cielo, ¿eh? Sí.

Hola.

Hola.

Cuando nazca el bebé, ¿Ana me querrá?

Pues no sé.

Un bebé da mucho trabajo, no te podrá atender como hasta ahora.

Claro, ¿tú tienes hermanos?

No, soy hija única. -Qué suerte.

Unas veces es una suerte y otras no.

A mí me gustaría ser hija única.

¿No quieres a tus hermanos?

Ellos no me quieren a mí.

A veces pasa.

Una hermana como tú sí me hubiera gustado.

¿Me ayudas a quitarme esto?

Qué pena, ¿no? Porque estaba guapísima.

¿Carmen se fue?

¿Eh? ¿Cómo?

Si se fue. ¿A qué viene eso?

Supongo que sí.

¡Nooo!

Deben salir, he de examinarla antes de entrar al paritorio.

Muy bien. Vamos.

Pasa. No, tú primero.

Por fin.

¿Por fin? Sí, me ponían histérica.

¿Desea que no entren? Déjelos fuera.

Sin problema.

Diga a los padres que esperen fuera, ¿de acuerdo?

¿A los padres? -Sí.

¿A los dos? -Sí.

Invente una excusa, pero no los asuste.

Ya, ya, ya. Viene ya.

Lo importante es que el parto sea tranquilo.

Sí.

Relájate todo lo que puedas.

Sí. Relaja, respira.

Buenas tardes, Bruno.

Buenas tardes, doña Carmen.

Perdón, pero la creía camino de Viena.

Ya ve, Bruno, la vida da sorpresas.

Sí, ya lo veo.

¿Aviso a alguien?

No.

¿Ni a su hija? No, después.

Prefiero estar sola unos minutos.

Claro. En el salón no hay nadie en estos momentos.

Y bienvenida de nuevo. Gracias, Bruno.

¿Por qué ha preguntado por Carmen? Ni idea.

¡Qué raro!

Quizá el dolor produce alucinaciones.

Qué tontería. ¿Tú sabes de todo?

De esto, sí. Me lo dirás todo el día.

Te repites, hermanito.

Por cierto, cada día estás más calvo.

Déjame, ¿quieres?

Piano

Suena el piano, ¿verdad?

Creo que sí.

Mamá.

Está bien, ya estás a punto.

Eso oigo desde hace media hora.

¿No oís?

¿El qué?

¡El piano! ¡Mi madre!

Ya le dije que alucinaba.

¿Estás bien?

Sí, sí. Solo era un recuerdo.

¡Ah!

Hablaré con quirófano y vuelvo.

¿Puedes quedarte a solas? Sí.

Si quieres algo, aprieta aquí. Sí.

¿Llamo a los padres? No, no.

Que vengan después. Vale. Tranquila.

Respira y expulsa el aire.

Coge aire...

Expulsa.

¿Qué haces aquí?

¿Qué pasa? ¿No puedes estar sola, sin mí?

No me dejas vivir mi vida ni por una semana.

Increíble, ¿eh?

Increíble.

Necesito hablar contigo.

No me pienso ir contigo, lo siento.

Eso ya lo sé, pero no se trata de eso.

Se trata de otra cosa.

¿No vienes a buscarme? No te creo.

Vamos a la biblioteca.

¿Ya no estás enfadada?

No estaba enfadada, María.

Es que lo de antes no ha estado bien del todo.

Yo no quería reírme, me salió solo. -Ya.

Si la bandeja se te cae a ti, ¿querrías que se rieran?

Bruno también se rió. -¿Y qué va a hacer el pobre?

Si queremos quedarnos aquí,...

...hemos de tener cuidado.

Tú también te reíste, te vi.

La verdad es que fue muy divertido.

Cada vez que me acuerdo...

Mira.

IMITA A BRUNO: "Niños, niños".

¡Virgen santa!

Le contaba a la niña algo que vi en la calle.

Un repartidor iba con una bandeja... ¡Qué gracioso!

Sí, yo también le vi.

Ah, ¿sí? Al repartidor, sí.

¿También?

Sí, ya sé quién es el repartidor.

Siga con sus tareas, por favor.

¡Catalina! ¡Ay, Catalina!

¿Qué pasa? ¡El cuello!

No puedo moverlo.

¡Ah! ¡Ay!

¿Le duele?

No, me quejo para divertirme.

Claro.

A la madre superiora...

A mi madre le dolía siempre el cuello, en la parte superior.

Y yo se lo arreglaba. No, ya. Gracias, no.

¿No? Lo he hecho muchas veces.

A un amigo le pasó lo mismo y un listo quiso arreglárselo.

Ahora, para hablar con él, hay que mirarle a la oreja.

Vaya.

¿No confía en mí?

Sí, pero otro día, ¿eh?

Voy a ver si sigo con mis tareas.

Yo se lo hubiera arreglado en un periquete.

Grita

Buenas.

¿Qué tal todo?

¡Fonti!

¿Qué haces aquí?

Me llamó Nando y un colega me ha dejado pasar.

¿Todavía no has dado a luz? Pues no.

Creía que ya habías... Por eso...

¿Te duele mucho?

Solo si me río.

¡El oso! Se lo he traído al niño. Como regalo y eso.

Me ha costado un pastón. La gente flipaba en el autobús.

Además, quiero que sea lo primero que vea el niño.

Eso se queda en la retina, ¿sabes? Yo te dejo el oso y me piro.

¿Vale?

¿Y David? ¿Dónde está? Ahora sí.

¿Qué? Que viene.

No, Ana, no.

Me mareo con la sangre.

Así que... ¡Socorro!

¡Ah! -¡Ah!

¿Este quién es?

Un peluche para el niño.

¿No será otro padre?

¿Otro padre?

Otro padre, dice.

Con la anestesia, os colgáis.

¡Ay! ¡Ay!

¿Sigue igual?

Peor. Voy a tener que ir...

...al médico. No puedo seguir así. No puedo trabajar.

Yo lo podría arreglar.

Ya lo sé. Pero no, muchas gracias.

¿No quiere que lo intente? No quiero que intentes nada.

Iré al médico y ya está.

Grita

¿Está loca? Solo quería...

Matarme. No.

¿No está mejor?

¿Cómo...?

Estoy...

Estoy perfectamente.

Estoy muy bien.

¡Catalina!

Yo no pensaba que usted...

He sido un poco... Animal.

Animal.

Lo acepto.

Gracias, Catalina. De nada.

¡No mires, Fonti!

Hay que irse al paritorio. ¡Venga!

Te dejo el oso y me piro.

¡No, Fonti!

Que me da repelús, que no aguanto.

¿Qué haces?

¡Mi madre! Tu madre, ¿qué? ¿Dónde está?

No me dejaban entrar, he dicho que era tu hermana.

¿Tú qué haces aquí? Sharon.

Menos mal que has venido.

Te dejo con tu amiga. Yo me piro.

¿Cómo estás, cariño?

¿El doctor viene ya?

Sí.

¿Pero qué es esto? ¡Ana necesita tranquilidad!

¡Yo necesito que salga!

Claro.

El oso no, el niño. ¿En qué estaría pensando?

Vamos a sacarla. -Doctor, que yo me piro.

No tengo que ver con esto.

Eso dicen todos, cobarde.

¡Tú te quedas aquí!

¡Tú te quedas aquí!

Tenemos para rato. Por lo menos, seis horas.

Soy experto.

Pero cuando llamen para el paritorio, te quedas aquí.

Vale, como quieras.

Sí, como quiera.

Tú la pones nerviosa.

¿Quién, yo? Sí, tú.

Cuando esté lista, yo entro y tú te quedas aquí.

Vale, vale.

De todas formas, tenemos para rato.

Aún no lo ha tenido y aún les queda para un rato.

¿Una semana?

¿Cómo va a ser una semana? Cada día más tonto, ¿eh?

Unas horas.

¿Tanto tarda? -Será gordo y no lo pueden sacar.

No, tiene que dilatar, y hasta que no pase, no pueden.

¿Qué es dilatar?

Dilatar es... A ver, cómo te diría yo...

Que el cuerpo esté preparado para que el bebé salga.

Eso.

Ya. ¿Y eso duele?

Pues mogollón.

¿Tú qué sabrás? -Lo sé, listo.

Como has tenido tantos.

Sí, duele mucho, tenemos para un rato.

Hasta un día.

Un amigo dice que parir es como tirarse un pedo largo que no acaba.

¡Jo con tu amigo, menudas teorías!

Sí, ¡qué amigos más sensibles!

Mi amigo será un gran poeta.

Sí, ya, será un genio...

Oí el piano, sonaba como si lo tocara Carmen.

Es que ha venido.

¿Y cómo no me han avisado? Lo siento.

Es que Carmen me pidió estar a solas unos minutos.

Ah, ¿sí? ¿Y dónde está?

Creo que en la biblioteca. ¿Sola?

Vi bajar a su hija.

¿Sabes por qué volvió? No, señor.

¡Qué raro! Esperaré a que salga. Muy bien.

Abuelo.

Cuando nazca el bebé, ¿me seguirás queriendo?

¡Uh, pelota!

Si no has venido a buscarme,...

...¿por qué cancelas el billete y estás aquí?

Mamá, estoy esperando.

La vida es complicada y extraña y...

Y a veces da unos giros inesperados que...

...son difíciles de imaginar. -¿Como por ejemplo?

He tenido una vida muy dura e intensa.

Antes de casarme con tu padre y tenerte, tuve una historia...

...con un hombre.

Un tipo que después resultó ser un canalla.

Un impresentable.

Pero te das cuenta cuando ya es tarde.

¿Qué quieres decir?

De esa relación...

...nació una niña que...

...por circunstancias que ya te iré contando...

...creí muerta cuando estaba en América.

Y que ahora, al cabo de los años,...

...sé que está viva.

¿Una hija?

¿Una hermana?

Sí. -¿Por qué no me lo dijiste antes?

No es nada agradable para una madre contarlo.

Siempre he creído que fui la culpable...

...de la muerte de mi hija.

Indirectamente, claro.

La dejé con unas monjas mientras buscaba trabajo.

El canalla de su padre me dijo que había muerto.

Él...

...se había comprometido...

...con la hija de un señor muy importante.

No quería jaleos.

El caso es que...

...la niña está...

Está viva y ha aparecido.

¿Una hermana?

Pues te felicito, mamá.

¡Cuánta confianza tienes en tu otra hija!

Me está costando mucho trabajo contarte esto.

Y a mí, oírlo.

Muy bien, Ana.

Ya va. Ya va. Ya va.

Ya va, Ana, ya va. -Empuja, empuja.

Empuja, cariño.

No puedo empujar más ya. Sí.

Tú haz caso a Sharon, empuja.

Va todo bien, ya sale.

Un poco más, Ana, venga. -Más.

Respira más. Lo metemos y sacamos.

Que tiene que ser ella, no tú, Fonti.

Inyección.

¿Cómo que inyección? -¿No te dará miedo?

¿A mí, eso? Qué va, no me da ningún miedo.

Venga, venga.

No puedo más, Sharon. Un poco más.

La madre sufre, y el padre, ¿qué, no sufre nada?

¿Por la espera? Míranos a los padres, esperando.

Bueno, no pluralices. El padre.

Perdona, me he equivocado.

Pues no te equivoques. Vale, el padre.

El padre, angustiado, inquieto...

Y la madre, arropada por los médicos.

¿Nos dicen algo? ¿Sabemos qué pasa?

No, uno está tenso. Por una vez en la vida tienes razón.

Estos partos de más de seis horas son terribles.

La madre está como perdida sin el padre.¿En serio?

Sí, en serio.

Un poco más, Ana.

No puedo más.

Más.

Venga, venga. Pero ¿dónde está Fonti?

¡Olvídate de él! ¡Venga, Ana!

El último esfuerzo, ya está aquí la cabecita.

Ánimo.

Ya está aquí.

¿Ya se sabe cómo se llamará?

Ni idea. -Pues a mí "Fernando" me gusta.

Y "Amaya" también.

¿Y cuándo empiezan a hablar los bebés?

A los dos años más o menos. -¿Y a correr?

Según, unos antes y otros después.

Mira el abuelo.

Abuelo. -Cotilla.

Eso no se hace.

Vale. ¡Qué barbaridad! Como si vosotros no lo hicierais.

Solo quería ver si todo iba bien.

¡Qué morro!

-Habéis hablado con papá o con el tío.

Sí, y han pedido la cuenta de los cafés pedidos.

Debería ir también para allá.

¿Puedo preguntarte si tengo más hermanas o hermanos?

No sé, lo mismo tienes más sorpresas.

A lo mejor no soy tu hija, o mi padre no es mi padre.

¡Silvia, basta ya!

¡Era hija única y tengo una hermana!

Bueno, ¿cuándo conoceré a la hermanita de las narices?

Esa...

Esa es la segunda parte.

Perdonad que os interrumpa, he sabido que has vuelto.

Me sorprendió. ¿Ocurre algo?

Nicolás. -¿Estás bien?

Sí. -¿Cómo no has dicho nada?

Es que es muy largo y complejo.

Por favor, necesito estar a solas con mi hija.

Por supuesto.

Tengo que irme al hospital.

Ana está dando a luz.

¿Se ha adelantado el parto?

Eso que dijimos que reposara. -Te acompaño.

Pero... -No.

Sí, es necesario. -Por favor, mamá.

Ahora no podemos hablar, luego.

Pero ¡mamá!

Chicos, nos vamos. Portaos bien.

Hasta luego. -Hasta luego.

Al final, todos van menos nosotros. -Qué morro.

Habéis oído a Bruno. -Estamos presos.

Pues vaya. -Chicos.

¿Qué os parece si...? Tenéis una cena...

¡Al hospital! -¡Al hospital!

Que no podéis iros, que...

Que hasta que vuestro padre no llame, no...

Increíble, ahora tengo una hermana.

A lo mejor tengo dos. No sé.

Hola. Hola.

Venga, Ana, el último esfuerzo. Ya está aquí.

Venga, Ana.

Llanto de bebé

Es mi niño. Es tu hijo, Ana.

Es precioso. Es precioso.

Es precioso.

¡Despierta ya!

No soy el padre, que no soy el padre.

Espabila, Fonti.

Es mi niño.

Sharon.

Sí, mi amor, ya lo sé.

Mi cosita.

Sí que tarda, sí. Sí.

Al tener Olga a Nando, tardó más de 15 horas.

¿15 horas? Y Ana va por ese camino, lo sé.

Recuerda... Tienes siete hijos.

Vale, hombre.

Anda. Fonti.

¡Vaya jeta, aquí tan pancho!

Gracias, pero te has adelantado. -¿Que yo qué?

Me parece, David, que tú tienes mucho morro.

¿Qué te pasa? -¿Que qué me pasa?

Que lo he pasado fatal.

Que no soy el padre.

De eso no te quepa duda. No se crea, don Fernando.

Quiero decir que lo he pasado tan mal como si fuera el padre.

Te solidarizas con el padre, ¿no?

No, yo no me solidarizo.

Yo, ahí, en primera linea.

Sufriendo.

¿Estás bien? -Eso sí,...

...el niño es precioso. ¿Qué niño?

"Familiares de Ana García, vayan a recepción".

Vamos.

Que es por aquí. Vale, vale, vale.

Gracias a mí, gracias al menda.

Que si no es por mí, a saber... -¿Qué tal? ¿Todo bien?

Pues sí, muy bien. Ahora, el chiquitín no es mío.

¿No era suyo el hijo?

No, no, no.

¿Y cómo se ha dado cuenta?

Hombre, ¡qué preguntas me hace usted!

Pues eso se sabe.

Ah, ¿sí? -Sí.

Vaya palo, ¿no?

¿Lo ha tenido ya?

¿Tú la cuidabas a ella en casa?

Sí, pero no se lo digas al doctor.

No se lo digo si me dices quién es el padre.

¿Qué?

¿No será el bajito del final?

La verdad es que no lo sé.

¿No lo sabes? -No lo sabe ni la madre.

¿Y los padres saben eso? -Tampoco.

Por favor.

Es precioso, cariño.

Precioso.

Sí que lo es.

¿Cómo lo vas a llamar?

Todavía no lo sé.

La cara que tiene...

¿Qué le pasa a la cara?

Es precioso. Sí.

Está enterito. Mira las manitas.

Ya.

No, si...

Yo creo que se parece a David.

Sí. Sharon, por Dios.

No importa eso ahora. Eso dices ahora.

Ya veras cuando estos dos se pongan...

¡Ana! ¡No nos han avisado!

Voy a dejar de financiar este hospital.

He sido yo la que he prohibido la entrada.

"¿Tú?" Me teníais la cabeza hecha un lío.

Lo siento, mi amor.

Felicidades.

Gracias.

Felicidades.

Gracias.

¿Qué le decís al bebé?

¡Qué guapo, se parece a mí!

¿Tú crees?

Cuidadito.

Sujétale la cabecita. No sé cómo agarrarlo.

Esa barbilla...

Y el corte de la cara.

¿Qué pasa? No pasa nada.

Se parece al papá. Eso, desde luego.

Me voy a tomar un café.

Después vengo, cariñito.

Acompáñala a tomar café. Ya me he tomado seis.

Para mí ha sido un alivio.

¡Fonti!

¿Dónde está Ana?

¿Cómo está?

El niño es un bombón. -¿Has entrado?

El padre se estaba tomando un café y yo,...

...al pie del cañón. -No entiendo nada.

¡Carmen!

Déjame solo con mi mujer y mi niño.

Estas asustando al bebé.

Es que, de verdad, sois tremendos.

Toma.

Mi bebé.

Carmen.

Mamá.

Hija.

¿Qué?

Es precioso.

Hija.

Que sí, que tengo otro nieto.

Abuelo.

Es un niño. Perdona, te dejo.

¿Qué haces aquí?

Buenas.

¿No ibais a esperar en casa?

Solo faltábamos nosotros. -Hasta Foster.

Un poquito de respeto.

Que, si no es por mí, no tenéis primo.

¿Qué?

¿Qué? -Tonterías.

¿Quién ha estado con Ana hasta que ha parido?

¿Quién ha ayudado a sacar al bebé?

¿Quién ha estado en primera linea?

Casi tengo yo al hijo.

Si no es por mí,...

...la Ana...

Estaba a punto de sustituir al médico.

Estás de coña. -¿Yo?

Miradme, estáis delante de un auténtico...

Capullo.

¡Que es verdad! -¿Y el tío David?

Aquí, tomándose un cafelito.

Y yo sacando al bebé de la tripa de Ana.

¿En serio que no estaba David? -No, estaba yo.

Mi hermano dice que salen llenos de sangre, guarros...

¡Guille!

¿Cómo está Ana? -Gracias a mí, bien.

¿Y el niño? -¿El niño?

Habéis tenido un primo guapísimo.

¡Quiero verle! -Me muero de ganas de verlo.

Os he dicho que esperarais en casa.

Es precioso.

¿Verdad? Precioso.

Las dos acabamos de tener un hijo.

Es verdad.

Mi parto ha sido un poco más largo que el tuyo.

Desde luego.

Tengo que contarte muchas cosas.

Tienes que descansar. Ya tendremos tiempo para hablar.

Ahora lo que importa es él. ¿Me vas a ayudar a criarlo?

No soy un ejemplo de buena madre.

No digas eso.

Buenas.

Se ha dormido. ¿Sí?

Hola, Sharon. -Hola.

Mira que eres mañosa.

Hasta los hijos te salen perfectos.

Los niños están ahí fuera y querían saludarte.

Luego les decimos que pasen.

Querrán ver al primito. -Sí.

Vas a necesitar ayuda. Menos mal que estoy yo.

Yo soy su mejor amiga.

Bueno, soy como su hermana.

Soy como su socia. Soy como su madre.

No, madre no. Bueno, como tu madre no.

Tu madre debe estar en la gloria. -En la gloria estoy.

¿Qué ha querido decir?

Sharon.

Carmen es mi madre.

¿Tu madre?

¿La madre?

¡La madre!

¡Tu madre!

¡Ay, tu madre!

¡Ay, la madre!

¡Cariño, es tu madre! ¡Tu madre!

Una casa siempre con tanto ruido...

...y ahora qué silenciosa está.

Me recuerda al convento.

Tía, no puedes decir la palabra "convento".

Pero si estamos solas. ¿Crees que Bruno sospecha algo?

Siempre tan serio, ¿verdad?

Ya tan...

¿A que sí?

Me recuerda a la madre superiora.

Ay, María...

He estado siempre en el convento, no sé hablar de otra cosa.

¿Qué quieres que le haga?

Vale.

¿Se me nota que he sido monja?

¿Mucho?

No sé cómo hacerlo.

¿Las monjas besáis a los chicos?

¡Cómo van a besar las monjas a los chicos!

Para que no se note, tienes que besar a los chicos.

¿Así, de repente? -No lo sé.

Si las monjas no besan,...

...para que no se te note, debes besar a los chicos.

No estoy muy convencida de eso.

Gracias.

¡Ha sido niño! ¡Cuatro kilos!

Ah... ¡Carolina!

Pues habrá que ir.

¡Ha sido niño!

¿Te das cuenta? ¡Es guapo y pesa cuatro kilos!

¡Qué alegría!

Ha sido niño.

Ha sido niño.

Perdón.

Sí.

No sé lo que me ha pasado.

Me he dejado llevar.

Es lo normal. No. ¿Qué va a ser lo normal?

Ah, ¿no? Quiero decir que sí, es posible.

A mí me da por besar a los chicos.

Normal, ¿no? Yo creo que no.

Ha sido la...

La euforia.

¿Sí?

Sí. Cuando llega la euforia,...

...te pasan estas cosas.

Claro. Debe ser lo normal.

Voy a colgar el salón al teléfono.

O sea, que voy a colgar el teléfono...

Ajá.

¡Vaya con la "show grill"!

¿Qué?

La has cagado.

¿Cómo que la he cagado?

Me tenía cogida por la cintura, ¡y menudos apretones!

La mano la tenía casi...

...en mi culo.

Pues yo le he dado un beso.

¿No es lo normal? -No lo sé.

¡Me has dicho que lo hiciera!

Sí, pero le has dado un beso muy grande.

Ay, Dios mío.

¿Qué va a pensar de mí?

Que eres una monja seguro que no.

¡Ay!

¿Cómo se llamará?

No lo sé. David, por ejemplo.

"Fernando" es un bonito nombre. Sí.

Nicolás.

¿Nicolás?

¿Qué?

Como el abuelo. -Buena idea.

Me gusta. Vuestra madre no quiso poneros mi nombre a ninguno.

Y cuando llaman, tienes que decir: "¿Nicolás hijo o padre?".

Eso me pasa con Nando. ¿No habíais pensado en eso?

Tonterías.

"Nicolás" es un nombre precioso.

Y eso que decís no va a pasar.

Cuando sea mayor,...

...tendrá su propio móvil.

A mí "Nico" me gusta. -Es guapo, guapo.

¿A que sí? Guapísimo.

Hay mucha gente en la habitación. La madre tiene que descansar.

Hasta luego. -Yo me quedo.

Adiós.

Adiós.

Adiós.

Mejor que te vayas a descansar.

¿Te parece?

Sí, estamos cansaditos los dos.

Adiós. Un besito a papá.

Luego vuelves. ¡Vaya sorpresa!

Sí, vaya sorpresa.

Mamá, vete a descansar. Que son muchas emociones.

No, quiero quedarme. En serio.

Yo te quiero tener al cien por cien.

Luego vuelves. De acuerdo, hija.

Me encanta que me llames así.

Duerme unas horas. Vale.

¿Hablaste con Silvia? Sí, pero...

Deje descansar a la madre.

Por favor.

Luego hablamos.

Adiós. Adiós, mamá.

¿Qué tal todo?

Es enano. -Es muy gracioso.

No es ni verde ni con sangre. Mi amigo es...

...un mentiroso. -Es muy guapo.

¿Llamamos a Andrea y le contamos lo del hermanito?

Sí, vamos a mandarle un e-mail.

Carolina, un señor pregunta por ti.

Está en la biblioteca. ¿Un señor?

Sí, te trae algo.

¿Quién ha preguntado por ella?

No se lo he preguntado.

Venía a traerle algo, una cosa...

Bien, está todo.

No quiero molestarte más. Gracias por traerme el libro.

Es tu madre, ¿verdad?

¿Cómo lo sabes? Ni siquiera me parezco a ella.

No, tiene algo tuyo.

La sonrisa, desde luego no.

Ah, ¿no?

Aún no te he visto sonreír.

A lo mejor estuve un poco borde.

Pero es que iba a un examen y tu coche...

En fin, podía haber sido peor.

Quizá te apetece tomar algo.

Antes te miraré el tobillo. ¿Aún te duele?

Ya no está hinchado. Fue el susto.

No me denunciarás, ¿no? Eres casi abogada, ¿no?

Bueno, me quedan... -Es broma.

Déjame verlo.

Siéntate.

¿Te duele?

¿No?

¿Y eso?

Un poco.

Hola.

Hola, hola, papá.

Te presento a... -Sergio.

Su hija y yo nos tropezamos en el campus.

Se dejó un libro y se lo he traído.

¿Os tropezasteis?

Sí, casi atropello su coche.

Es médico, por lo del tobillo.

Con él si tienes que tener cuidado: es abogado.

A los médicos les dan repelús los abogados.

Y los médicos les damos miedo a los abogados.

A todo el mundo.

Ya me voy.

Buenas noches. Buenas noches.

Te acompaño. -Gracias.

Es de Fernando.

O de David.

Hola.

Hola.

Uf.

Perdona por despertarte. No quería molestar.

¡Chist! No digas eso.

Tú jamás me molestarás.

Para ti. Gracias.

Son bombones. Para la línea.

Bueno, vaya sorpresa, ¿no?

Pues sí.

Pero era de esperar. ¿Lo sabías?

Sí, sí. Bueno, como tú.

Yo me he enterado un poco antes de dar a luz.

¿Te gusta el nombre de Nico? Muy mono.

¿Te has enterado de que estabas embarazada antes de parir?

Pero ¿qué dices?

¿Yo?

Creo que la epidural te ha afectado un poco.

He hablado con tu madre.

Ah, ¿sí? Pues no sabes la suerte que tienes.

Últimamente, no hay quien la pille.

Cuando te crees que va, vuelve.

Y me ha contado una cosa...

¿Cómo te lo has tomado?

¿Lo sabías? Claro.

¿He sido la última en enterarme?

No estaba segura hasta que no entró mamá por la puerta.

¿Qué mamá?

Mamá.

¿De qué me hablas?

De mamá.

¿Qué? De nuestra madre.

¿Qué?

¿Otra visita? Fuera.

Largo.

Tú eres...

Creí que habías hablado con... mamá.

Deja de llamarla mamá. ¿Tú eres...

...mi hermana? Sí.

¿Tú?

Somos hermanas.

Hermanas.

Ven aquí, que somos hermanas.

¿No te parece increíble? Sí.

Desde luego.

Parece que no te ha hecho mucha ilusión.

Es que estoy...

...en estado de choque.

Toda mi vida he tenido...

...mucha ilusión por tener una hermana como tú.

Sobre todo...

...como tú.

Hoy es el día más feliz de mi vida.

¡Qué alegría!

No sabes cuánta.

"Un momento.

La próxima semana más".

Me lo habría dicho.

Lo sabía. Mac, eres un cerdo.

Yo que tú me callaba.

El niño es de David y se acabó todo.

¿Ana y yo nos parecemos?

Os parecéis mucho más de lo que parece.

Se parece al padre. Sí.

Pero la barbilla me recuerda a Fernando.

¿Alguien lo sabe? -Todavía no.

No olvides la medicación.

Creo que Ana es hija mía.

Quiero veros en la biblioteca. ¿A los dos?

¿No has entendido? A los dos. Pareces tonto.

Hay algo que no sabes. -¿Y si lo sé?

A ti no podía engañarte.

No sé si el hijo es tuyo o tuyo.

No tienen que hacerse la prueba juntos.

Hola, soy Carolina. -¿Algún problema con el tobillo?

Tenemos dos muestras. ¿A que no has puesto una inicial en cada una?

Ana y los siete - Episodio 72 - Por fin..., mamá

27 nov 2012

Ana da a luz a un niño a quien pone de nombre Nicolás, en honor a su abuelo. Mientras, en la sala de espera, David y Fernando aguardan nerviosos. Rivalizan entre sí por ver quién de los dos demuestra mayor interés. Esta preocupación por el recién nacido y por la madre despierta las suspicacias y los comentarios maliciosos de las enfermeras.

Carolina recibe una visita inesperada. Se trata de Sergio, el hombre con quien tuvo un encontronazo en el universidad. El hombre, que es el padre de Paula, viene a devolverle el libro que se le cayó al suelo.

ver más sobre "Ana y los siete - Episodio 72 - Por fin..., mamá" ver menos sobre "Ana y los siete - Episodio 72 - Por fin..., mamá"
Programas completos (92)

Los últimos 96 programas de Ana y los siete

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. vanesa

    Quiero k siga la serie,pero con ana xk sin ana no hay serie en k estavais pensando muxo de la 1 k la serie es mediogre pero tenia audiencia k morros teneis y encima la keriais matar en la serie fripao k sin ana no hay audencia ni serie todo lo estropeais ana es una buena actriz,volver a grabar pero con ana

    29 nov 2012
  2. Juan

    Porque no subis ls videos , x fabormos lo pidomy os suplico q lo subais

    29 nov 2012