www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
1590413
No recomendado para menores de 7 años Ana y los siete - Episodio 71 - Pasaporte a Viena
Transcripción completa

¿Qué es lo que baila Ana?

Que hasta los muertos le tienen ganas.

¿Qué es lo que baila Ana?

Que todo el mundo se pide un turno.

El papa se lo consulta...

al dalái-lama.

¿Qué es lo que baila Ana?

Del reportero de "El mundo",...

al del "Semana".

¿Qué es lo que baila Ana?

Del pijo del cochecito cupé,...

...a los que ligan a pie...

...por la ciudad.

¿Qué es lo que baila Ana?

Qué bien que estés aquí. Prepara los desayunos.

Es que ya están listos.

Buenos días.

TODOS: "Buenos días".

Quería hablar contigo cuando termines...

...lo que sea.

¿Qué hace? ¿Por qué no ha preparado el desayuno?

Es que ya está...

Bueno, voy a volver a prepararlo.

Jesús.

Ese producto me da alergia. Es el mismo de siempre.

¡Deje de utilizarlo! A ver si hay que hacer...

...más tostadas porque...

¿Qué hacéis aquí todos?

TODOS: "Nada".

Hala, hala, hala...

¡Eh, eh, eh! Venga usted aquí, señorita.

¿Adónde vas tan rápido? A vestirme.

Tu cuarto no está por aquí. ¿De dónde vienes?

¿Catalina es la mamá de la niña?

No.

Creo que los papas de la niña se murieron en un accidente.

Y Catalina cuidó de ella.

¿Es huérfana como nosotros? Sí, cariño.

Esta casa atrae a todos los huérfanos.

Creo que tenía una pesadilla. ¿Sí?

Cuando murió mamá, yo las tenía.

Ya lo sé. Dame un besito.

¿No me cuentas nada? -¿Qué te voy a contar?

Has pasado la noche con Nicolás.

¿Quieres saber los detalles de mi noche?

Por favor, mamá, no.

Pero un paso tan importante significará algo, ¿no?

Ha sido una manera romántica de despedirnos.

Creía que te acostabas con un nombre porque lo querías.

No le quieres, porque no te casarás con él, ¿no?

No.

Tus peroratas sentimentales sobre el amor...

Ya sé lo que valen: nada.

¿Y quién te ha dicho a ti que yo no quiero a Nicolás?

¿Por qué no te casas con él?

Porque...

Porque no puedo.

Pero ¿por qué no puedes?

Silvia, casarse es...

...muy importante y yo no voy a dar ese paso.

Anda, termina de recoger, que se hace tarde.

Buenos días. Hola, Ana.

¿Puedo hacerte una pregunta y pedirte algo?

Pregunta y pide.

¿Tú no crees que la nueva cocinera...

...oculta algo?

Pues no lo sé.

No la conozco. ¿Por qué?

Ayer la encontré en la cocina a las cuatro de la mañana.

Dijo que estaba acostumbrada a estar despierta a esas horas.

Bruno, a lo mejor tiene insomnio.

Luego me dijo que...

Que era una cantante.

Cantante. ¿Sí?

¿Sabes qué creo? ¿Qué?

Que se dedica a lo mismo que tú te dedicabas.

¿A qué? Ana, por favor.

¿Showgirl?

¡Chist! Estoy...

Entonces...

Buenos días nos dé el Señor.

Será si el señor quiera darnos los buenos días.

El Señor es generoso. ¿Y tú qué sabes si es generoso?

Todo el mundo lo sabe. ¿Cuándo has hablado con él?

A todas horas. ¿Con Fernando?

¿Quién? AMBOS: "El señor".

El señor Fernando, sí.

Ya quisiera yo hablar con el señor Fernando a todas horas.

Ah, ¿sí? ¿Eh?

Voy a limpiar la plata. En el armario están las copas.

Vale.

Un poco rarita es.

¿Pero crees que es showgirl?

Fíate de mí. Con estas cosas no me equivoco.

Que sea showgirl no significa nada.

Mírame a mí.

Ya, Ana. Pero si el señor se entera...

...de que por segunda vez contrato a una showgirl...

...me echa. Vale.

Hola otra vez.

¿Puedo pasar? Sí.

¿Querías algo? Sí, claro.

Ven, que te ayude.

Estornuda

Se puede conocer a las personas...

...por el nudo de su corbata. Tonterías.

Vamos al grano. ¿Te vas a casar con Carmen?

¿Era eso? Claro que era eso.

Ay...

Estornuda

Así no te puedo hacer el nudo. Es ese producto de Bruno.

No le eches la culpa a Bruno.

¿Te preocupa algo? Sí que me preocupa.

Ya no tienes edad. ¿Te vas a casar, sí o no?

Ya sé de dónde te viene la alergia: estás un poco tenso.

No como tú. Andas de habitación en habitación.

¿Y a ti qué? Estoy mejor que nunca.

Ya veo. Eso que me han rechazado.

Ah, ¿sí? Sí, una lástima.

Ah. Bueno, supongo que...

¿Y tú? ¿Dónde has pasado la noche?

¿Qué tal te ha ido con Silvia?

Bien. No se te nota.

Me refiero a la cena, bien.

Tú esperabas que ella tomase la iniciativa.

No es eso.

Tomamos una copa y no estuve cómodo del todo.

Ya.

¿Qué te pasa?

Bueno, que... Vamos un poco deprisa, ¿no?

Es que me he dejado llevar. He sido yo quien he venido.

Me atraes mucho.

Y tú a mí también. Pero vamos muy deprisa, ¿no?

Un poco sí. Bueno...

Ha sido culpa mía. Como nos vamos, me han entrado las prisas.

Bueno, no pasa nada.

Es lógico.

Lo entiendo.

Buenas noches.

Buenas noches.

Y se va.

No pasa nada. Ella lo entendió.

Se va esta tarde,

lo nuestro no iba a ninguna parte.

Las vamos a echar de menos, ¿verdad?

Sí.

Necesitas una mujer a tu lado, después de Ana y de Alexia...

¡Papá! La vida no dura nada.

Eso de no tener a nadie a quien contarle las cosas,...

...no tener a nadie con quien compartir no es bueno.

Muy bien.

Está bien.

Hasta luego, hijo.

Grita

Yo también tenía pesadillas. -Ah, ¿sí?

¿Qué le pasa a mi niña?

Ha entrado él para cogerme y llevarme.

¿Quién? -Él.

Ha mirado el cuarto...

...y luego ha acercado su mano para cogerme.

¿Un monstruo? -El mayordomo.

¿Has tenido una pesadilla? -No era una pesadilla, era verdad.

Era sólo un mal sueño.

Lo sueños a veces parecen de verdad.

No era un sueño, era verdad.

Bruno no entraría aquí para mirar nada ni para raptarte.

Qué tontería.

No era un sueño.

Sé que no es fácil estar aquí...

...sin tus papás...

...y en una casa que no conocemos...

...y con una tía nueva, tampoco es fácil para mí.

Vístete y baja, yo ahora vengo.

Cuando empieces el cole, todo irá mejor.

¿Vale? -Vale.

No era un sueño, era verdad.

Carolina.

Gracias.

¿La cocinera hace hamburguesas? Sí, claro.

Como comas eso, irás rodando.

Pensaba sentarme en tu culo grande.

Qué bueno.

Ja, ja.

¿Cómo se llama su hija? -María, y es su sobrina.

Sus padres murieron y tiene pesadillas.

¿Cómo sabes que las tiene? -Eso, lista.

Cuando murió mamá, yo también las tuve.

Sí.

¿Cómo son? -¿Simpáticas?

Acaban de llegar.

Hola. -¡Hola!

Catalina, trae más tostadas.

Sí, claro. Gracias.

¡Cuidado, cuidado!

Bienvenida. -Gracias. Quería decir...

Móvil

Estoy contenta.

Bea. -Quería...

Me tengo que ir, lo siento. -Vale.

Y yo. Lo siento.

Yo les tengo que decir a los mayores una cosa.

¡Espera! ¡Espera!

¡Tonto el último!

Que...

Que... -¿Qué?

Que me mola estar aquí. -Y a nosotros.

Sí que mola.

A ver si vas a llegar tarde, Lucía.

Mi sobrina ha tenido una pesadilla.

Ah, ¿sí?

Decía que eras un monstruo, que entraste al cuarto...

...y que la querías raptar.

¿Que yo...? Un monstruo.

¿Un monstruo? Tú.

¿Y? Qué tontería, ¿no?

Claro, qué tontería.

Sí. Ya sabes, cosas de chicos.

Claro que son cosas de chicos.

¿Estás bien? ¿Te has hecho daño?

Estoy perfectamente.

Lo siento, pero has aparecido de repente y...

¿Yo? ¡Pero si has sido tú!

Y muy rápido. -Iba a 20.

Vale, tengo un examen y me tengo que ir.

¿Por eso corrías? -Vale, he sido yo la culpable.

Me voy.

¡Ay! -Espera.

Te ayudaré.

Ponte aquí. -Me duele.

¿Puedo? -No.

Soy traumatólogo.

Bueno.

No hay rotura.

Puede ser un esguince.

O una simple torcedura. Un poco brusca.

¿Puedes andar?

Sí. -Apóyate en mí.

Gracias.

Creo que estoy mejor. Es una torcedura, tiene razón.

Me voy, que no llego al examen.

"Carolina Hidalgo. Calle Abedul".

¡Hola! ¡Qué guapo estás!

Ponte corbata más a menudo.

Gracias, pero no intentes hacerme la pelota.

No te hago la pelota. ¡Mira qué monada!

Ojalá sea niño. ¿Qué tal has dormido?

Bueno, mejor. Aunque a veces sueño contigo y con mi hermano.

Venga.

No seas injusto.

Bueno, Ana. La vida no siempre nos trata como uno espera.

Si no fuera por él...

¿Qué?

Cuando nazca el niño, nos iremos de aquí.

Vale. Sí.

Adiós. Adiós.

Cuídalo, ¿eh?

Sí.

Me lo he buscado yo solita.

Piano

Ahora mi pequeña Ana se va a ir a la camita.

Ven, amor mío. Ven con mamá.

Mi niña.

Mi niña, nadie podrá separarnos nunca.

Te lo prometo.

Mamá... -Hija, qué susto.

Cada vez que tocas este tema, lloras. ¿Has llorado?

No. -¿Qué te pasa con esta música?

¿Puedes hacerme un favor? -Por supuesto.

¿Pasamos a la biblioteca? -Como quieras. Vamos.

Bruno, voy al banco a ver a don Fernando.

Muy bien.

¿Aviso al chófer?

No, mejor cogeré un taxi.

Buenos días.

¡Bruno, espera!

¿Has oído tocar el piano a alguien? No.

Con el follón que montan los niños, no se oye nada.

Cuando has entrado aquí, ¿había alguien?

No. Bueno, sí, la señorita Silvia.

¿Silvia?

El bolso. Hay que estar más atento.

Tocas muy bien. Yo no toco el piano.

Me voy, que tengo prisa.

Tu mamá se tiene que estar volviendo loca.

Nicolás, nunca voy a poder terminar de darte las gracias...

...por lo que haces por nosotras. -Carmen...

Quiero que aceptes esto.

Pero prométeme no abrirlo hasta que no subas a ese dichoso avión.

Nicolás... Que ya nos conocemos.

Vaya. Siempre tan orgullosa.

¿No aceptas un regalo mío?

No es por orgullo. Tú lo sabes, ¿verdad?

Entonces, ¿por qué?

Sí hay algo que puedes hacer por mí.

Sabes que soy todo oídos.

Desde hace muchos años tengo una deuda con unas gentes.

Son unas monjas, muy buenas personas.

Seguro que ellas necesitan más que yo este dinero.

¿Tiene que ver con aquella deuda del pasado de la que me hablaste?

Me harías un gran favor. Anda, apunta.

¡Virgen santísima, viene ya!

No sé, pero llama a alguien. Sí.

Llama a alguien, Catalina. ¡Ya!

Ya. ¡Ya, ya, ya!

Donación de Carmen... -García.

Vaya. ¿Vas a recuperar tu apellido original?

¿No utilizas el artístico? -Para estas cosas es lo mejor.

Le diré a David que se ocupe.

Vaya.

Es mi favorita.

¿Te importa que la haya enmarcado y esté a la vista de todos?

Así te recordarán cuando te hayas marchado.

¡Qué tiempos!

Venga, vamos al hospital.

No, a mi cama. ¿Llamo al médico?

No, estoy mejor ya.

Vamos a tu dormitorio, pero llamo al médico.

Por cierto, tú, que tienes once hermanas, algo sabrás de esto.

¿Once?

Sí, pero... Alguna habrá tenido hijos.

¿Cómo van a tener hijos las hermanas...?

Sí, claro. Muchos hijos. ¡Mogollón de hijos!

Entonces, sabrás si está a punto de venir.

Yo creo que...

Yo creo que no.

¿No?Pues yo tengo la sensación de que está a punto.

Pues no.

Bueno, vamos.

Tranquila.

Venga, vamos al dormitorio. Aguanta, Ana.

Vale.

¿Sabes lo que más me gusta de esta casa?

¿Qué?

La tranquilidad que se respira siempre.

¡Aaah!

Bueno, a veces.

Una nueva criatura está en camino.

Tú has incumplido un pacto. -¿Qué?

Dijiste que no lo intentarías con Paula sin avisarme.

No lo he hecho. -Está durmiendo en tu casa.

Ah, eso. -¿No te habías liado con Penélope?

No me gusta.

Entre Paula y yo hay una relación muy estrecha.

Ha dormido aquí conmigo.

En otra cama y pagando todos los meses.

Tampoco había que aclararlo.

Las amigas con las que iba a alquilar se han rajado.

Al final me he venido a este cuchitril.

¿Cuchitril?

Además, mi padre se ha mosqueado. -Si quieres, hablo con él.

Claro, qué buena idea. Y así que me mande al pueblo.

Ni de coña.

¿Qué? -¡Tengo una idea!

¿Por qué me miras así?

Móvil

Es mío.

¿Sí?

Eh, Penélope. Estaba pensando en ti.

¿Desayunar juntos? Sí, claro.

Bajo enseguida.

Y yo. Chicos, nos vemos luego.

Nando, por favor.

A ver. ¿De qué va esa idea?

Hay que convencer a mi padre para que me deje seguir viviendo aquí.

Vale. Pero ¿yo qué tengo que ver?

Hola.

Hola. Vengo a despedirme de ti.

No podré acompañarte al aeropuerto. Tranquilo, no es necesario.

La otra noche... pudo pasar, pero no pasó.

Ya. Te pareció que íbamos deprisa.

Soy una persona tranquila y necesito madurar las cosas.

Antes de lanzarme. Claro.

Ya cometí un par de equivocaciones y no quisiera repetir.

Lo entiendo perfectamente, pero...

...quería preguntarte algo. Tú dirás.

¿Tú crees que, si hubiéramos tenido más tiempo para conocernos más...

...e intimar un poco más,...

...habría pasado? Pues no sé, la verdad.

Estas cosas son difíciles de predecir.

Perdona. Salud.

¿Qué te pasa? Tienes los ojos rojos.

Maldita alergia...

Oye, mi avión sale a las 17.30.

Y...

Te propongo algo.

Muy bien.

Si me llamas antes y me pides que me quede dos semanas más,...

...me quedo.

Me quedo y lo intentamos. Nos conocemos mejor.

Tú, a mí; yo, a ti... Nos damos una oportunidad.

¿Qué opinas?

Pues no sé.

Si no llamas, tranquilo.

Teléfono

Perdona.

Le he dicho que no me interrumpiera.

¿Quién? ¿Ana?

Muy bien. Muchas gracias.

¿Qué pasa?

Ana no se encuentra bien. Puede estar de parto.

Claro. Me gustaría ir a casa.

Claro. ¿Me acompañas?

No, tengo que hacer unas compras antes de irme.

Muy bien, pues...

Adiós.

No.

Hasta luego.

Tendré el teléfono conectado hasta el último momento.

Déjame que lo piense.

Dale un beso a Ana. Se lo daré.

Y otro, a mí.

Y se pone de parto.

Un medallón muy bonito. ¿Este?

Le tengo muchísimo cariño.

Era de mi madre.

Bueno, ahora tienes que hacer reposo.

No puedo pasar el día tumbada. Sólo hoy.

No hagas esfuerzos. Sólo te queda una semana.

Verónica se quedará para controlar que todo vaya bien.

Aunque lleva la noche de guardia y estará agotada.

No, estoy perfectamente.

Aguantaré.

¿De veras que no viene? Parece que está a punto.

No, si sigues mis consejos. Pero si no los sigues...

Los seguirá. -¿Sí?

Sí, lo prometo.

Pero cualquier cosita.. -Cualquier cosa.

No hagas esfuerzos.

Le subo esta manzanilla a Ana. Ahora vengo.

No me dejes sola.

No te pasará nada.

Venga.

Hola.

¿Todo bien?

María, yo...

¿Quieres unas tortitas con caramelo?

¿Con chocolate?

Ya está. Te compraré unos bombones y unos caramelos en una tienda...

¿Te gustan los caramelos?

María. ¿Has terminado ya?

Estábamos teniendo una conversación muy amena.

Se ha quedado callada. ¡Qué bien!

Vamos a tu cuarto.

Tienes que preparar las cosas para mañana.

Empieza el cole. ¡Qué bien!

Vamos.

Puerta

Es él.

No sé si podré. -No te rajes ahora.

Toma.

Vale.

¡Papá! -Hola, hija.

Pasa.

Nando, mi padre.

¿Qué tal? -Muy bien.

Bonito piso. -Está bien, ¿verdad?

Voy un momento al baño.

Es un chico.

Lo sé.

Compartirías piso con amigas.

Pero se han rajado.

Sólo encontré esto.

¿No es mejor una residencia? -Papá...

Paula, escúchame. -¡Escúchame tú a mí!

Nando es gay.

Si te preocupa eso, no hay problema.

No...

Te aseguro que eso no es lo que me preocupaba.

Además, es muy pijo.

Y muy tranquilo.

¿Es gay?

Gay gay.

Bueno, me da igual que vivas con un tío.

No tengo problemas. Confío en ti.

Anda, papá.

Hola, ¿qué tal? ¿Todo bien?

Si no hace reposo, se le podría adelantar el parto.

No se preocupe. Muy bien.

Doctor...

¿Qué tal? ¿Todo bien?

Ahora le comentaba a su hermano que...

Perdón, perdón. El marido de Ana soy yo.

El padre del niño.

Lo que pase dígamelo a mí. -El padre, claro.

¡Por favor, David! Cállate, no hablo contigo.

¿Y bien, doctor?

En fin, si Ana no hace reposo, se le podría adelantar el parto.

Vaya paliza, ¿no?

Toda la noche de guardia y ahora cuidándome.

No sé cómo aguantas, porque si no duermo 8 horas, no soy persona.

Además, te...

Pues sí que estamos buenos.

Anda que...

Esta...

Bueno.

Pobrecita.

Vamos a taparla un ratito.

Te quería decir una cosita.

Me voy a ir a la biblioteca a coger un libro.

Si no, me aburro muchísimo.

Ronquidos

Fernando, te prohíbo que vuelvas a hablar con el ginecólogo.

Acababa de llegar y le pregunté. Nada más.

¿No has vuelto demasiado pronto? Ya no tenía más que hacer.

Ah, mira.

Fernando, cuando nazca mi hijo, nos iremos para siempre.

Por supuesto. Estás en tu derecho.

Voy a verla. A mí también me gustaría verla.

Muy bien.

¡Deja de estornudar! Me pones nervioso.

Vaya.

¿Tienes alergia al polen?

Puede ser. Tengo unos síntomas parecidos. Es posible.

¿Has estado de excursión en el campo?

¿A qué viene eso?

Sabes que hace años que no me voy de vacaciones.

Aunque tú debías de saberlo, ahora que...

Ahora que soy tu empleado. Pues sí.

Yo, el empleado; tú, el presidente.

Bueno. Un presidente con ácaros.

¿Ácaros? Sí, ácaros.

Me pasó igual.

¿Cuánto hace que no cambias el colchón?

¿Por qué tengo que cambiarlo?

Hay que hacerlo cada 10 años.

A no ser que te gusten tus nuevos inquilinos.

Seguro que duermes en el mismo que cuando te casaste con Olga.

Pues sí, fíjate.

Pero últimamente tampoco has perdido mucho el tiempo.

Ya sé por dónde vas, ya.

Vamos a dejarlo.

Y si cambiar de colchón soluciona mi problema, lo cambiaré.

¿Me permitirías que fuéramos a ver a Ana?

Claro.

Ronquidos

Duerme. Es evidente.

Habrá que dejarla descansar.

¡Cómo ronca!

Es la primera vez que la escucho roncar.

Yo también. Bueno.

Quizá es el embarazo. Le ha dado por roncar.

Ah, sí, claro. El embarazo.

Lo de Ana ha sido sólo un susto. ¡Chist!

¿Qué pasa? -Duerme.

Ronquidos

Cómo... duerme.

Es bueno para ella. Que descanse.

Me voy al aeropuerto.

A Carmen no le gustan nada las despedidas.

Dice que sois todos maravillosos.

Bueno... Dales mis saludos.

¿Te has despedido ya de Silvia? Sí. Quizá no.

No lo olvides.

Me voy, que me esperan. -Bajo contigo.

Adiós.

Este.

Tranquilito, ¿eh?

"Convento de las Hermanas de la Caridad, de Fuencarral.

Donación de Carmen García".

¿Qué tal si tomamos el café fuera? -Perfecto.

He estado en la universidad.

El campus está muy bien, ¿no? -Sí, la verdad es que mola.

Esperadme, que voy a cambiarme de camisa.

Hasta ahora.

¿Nos vamos? -Espera.

Paula, no me estarás mintiendo, ¿verdad?

¿Sobre qué? -Sobre lo de este chico.

No, ¡qué pesado eres! Vámonos.

¡Hola!

El viejo de Paulita.

-Sí. -Encantado.

Soy... -Mi novio.

¡Hola! ¿Qué tal, cariño? ¿Cómo estás?

Nosotros nos íbamos. -Sí.

Vale, yo mejor me voy a quedar.

Con él. Pues nada, hasta luego.

Chao.

Hasta luego.

¿Tú eres imbécil? ¡Me has besado!

Tenía que hacerlo.

¿No te gustaban las tías? -Me gustan.

También los tíos. Le das a todo.

No.

Como lo vuelvas a hacer... -Tranquilo.

Me voy a lavar la boca con lejía. -¡Y yo también!

Barullo

¡Será posible!

Pero, niños... ¡Callaos!

¡Silencio, por favor! ¡Silencio!

¡Por favor!

Está Ana un poco delicada. Intenta dormir en su habitación.

Así que si todos ponemos de nuestra parte y no montamos follón, mejor.

¿Entendido?

Bueno, pues ahora podéis subir, pero en silencio.

Vale.

SUSURRANDO: "Oye, ¿Carmen y Silvia se han ido ya?"

No te oigo.

Si Carmen y Silvia se han ido. Sí, ya se han marchado.

Su avión despegaba dentro de unas horas.

Pero os han dejado regalos en el salón.

TODOS: "¡Bien!" ¡Niños, por favor! ¡Niños!

Oye, Bruno. ¿Ana está bien?

Sí, sólo necesita un poco de descanso.

Si la dejamos dormir, mañana estará mucho mejor.

Colaborad todos.

Se llama Carmen Palermo.

Carmen Palermo. Estuvo aquí hace unos días.

Quería saber dónde estaba enterrada su hija.

¿Necesita descansar? No, estoy bien. Gracias.

¿Su niña murió? Es dice.

Pero no lo podemos acreditar por el incendio de los archivos.

Ya.

Lamento no serle de más ayuda, igual que con ella.

¿No le dijo por qué pensaba que su niña había muerto?

No, lo siento.

Sólo quiso saber dónde estaban enterrados los niños que murieron.

Al otro lado del convento hay un cementerio común.

Se fue allí y dejó unas flores.

Perdón.

¿Le importa que me quede aquí un rato a solas?

Tengo la cabeza hecha un lío.

¿No prefiere pasar adentro y sentarse?

No, estoy perfectamente. ¿Sí?

Como prefiera. Tómese el tiempo que necesite.

Gracias, madre. Gracias.

Señorita, por favor. ¿Hay retraso para Viena?

Me han comunicado que sufría un pequeño retraso.

Pero no será más de una hora. -Gracias.

¿Le pasa algo? -No, gracias. Enseguida se me pasa.

¿Quiere que la acompañe? -No, no hace falta.

¿Está segura? -Sí, muchas gracias.

Gracias.

"No debí dejarte sola, Ana.

Nunca me lo perdonaré.

Carmen".

¡Es ella!

Lo sabía, es ella. Es mi madre.

ALTAVOZ: "Por razones de seguridad...

...y por la normativa de aviación civil,...

...rogamos mantengan sus equipajes siempre consigo".

Nicolás debe estar a punto de llegar.

¿Estás bien?

Sí, sí.

¿De verdad? -Sí.

¿Agua? -Sí, por favor.

Discúlpame. He tardado mucho. Esta ciudad es insoportable.

Tranquilo. El vuelo se retrasa una hora.

¿Y Silvia?

Ha ido a por agua.

Móvil

¿Sí?

¡Carmen! ¡Menos mal que te encuentro!

No soy Carmen.

Por favor, pásame con tu madre.

¿Con mi madre?

No, con la mía. Es importantísimo que hable con ella.

No puede ponerse. ¿No estás en el aeropuerto?

Sí, pero no está conmigo. Pues bús...

Es importantísimo que hable con ella antes de que se vaya.

¿Te importa dejarme la línea libre? Estoy esperando una llamada.

Lo mío sí es importante. Más que lo mío, no.

Tengo que hablar con tu madre.

No se puede poner. Necesito la línea libre.

Pásame a tu madre antes de que suba al avión.

Parece que no me has entendido. Estoy esperando una llamada.

Gracias.

Pesada.

¡Silvia!

No puede ser. ¡Me ha colgado!

Llámame, por Dios.

Perdón.

Nicolás.

Las acompañaba al aeropuerto.

Comunica.

Vale. Son mis nietos.

Quieren agradecerte tus regalos.

Despedirse de ti. -¡Qué encanto!

¿Sí?

Hola, Lucía, chiquitina.

¡Taxi!

Hola. -Hola.

¿Te lo estás pasando bien?

Bueno...

Podemos ser amigas.

Vale.

Tengo muchos juguetes.

Yo tengo...

...¡caramelos! ¿Quieres?

¿Te los ha regalado Bruno?

No. -Son iguales.

¿Quieres ver mis juguetes? -Vale.

Mis hermanos se creen muy mayores, pero son más críos que yo.

Mi tía cree que soy muy pequeña y no lo soy.

Te enseñaré mis juguetes. Toma.

¡Taxi!

¡Taxi!

¡Pare!

Hola. ¿Cómo estás?

Bien. ¿Qué tal Ana?

Tiene que descansar. Si no, se le adelantará el parto.

Si está en la cama, no pasa nada.

Sí.

Adiós, papá. Adiós.

Hola. -Hola.

Parece que Ana quería dormir. Sí.

Tranquilo, ya la verás cuando se despierte.

Da por hecho que, cuando nazca el niño, nos iremos de aquí.

Espero que nuestra relación se normalice y dejemos las broncas.

Por supuesto, no te preocupes.

Iréis a vuestra casa y los roces no se producirán.

Nos llevaremos bien. Yo también lo creo.

A ver qué le dicen a Nicolás. Espero que no haya retraso.

Seguro que no.

Móvil

No me lo puedo creer.

¿Otra vez?

No, estoy sola.

No está.

¿Cómo no va a estar?

Necesito la línea libre. Adiós.

¡Taxi!

¿Al hospital?

No, al aeropuerto.

Y a toda velocidad.

¿Quién era?

Móvil

¿Otra vez?

Fernando. Sí.

Sí.

Ahora va en serio.

Van a llamarte para el embarque.

Por fin.

Me hubiera gustado tanto no tener que despedirte.

ALTAVOZ: "Pasajeros del vuelo 7472 con destino a Viena,..."

"...embarquen por la puerta B-22".

Este es el vuelo.

¿Quién nos iba a decir que pasaríamos por lo mismo?

No te pongas nostálgica.

Es lo peor que puedes hacer en una despedida.

Es más fácil decirlo que hacerlo.

Tienes razón. ¿Volveremos a vernos?

Ojalá.

Móvil

Perdona. Esto siempre suena en el momento más inoportuno.

Hija, tenemos que irnos. -No, yo me quedo aquí.

¿Qué dices?

Os dejo solas. -Fernando me ha pedido que me quede.

Quiere que lo intentemos. No he podido decirle que no.

Por fin lo has conseguido.

¿Te importa que te deje sola unas semanas?

Sólo estaré una semana en Viena. Después, volvemos a Argentina.

A Argentina, no.

Es un viaje muy largo y no quisiera hacerlo sola.

No te prometo nada.

No me dejes sola. Ahora no. -Es mi oportunidad.

No la quiero desaprovechar.

Siempre estás pensando en ti. -Sabes que...

Quédate aquí.

Son compromisos que no puedo desaprovechar.

No pasa nada si no vas a Viena. -Nunca he faltado a ninguno.

No voy a hacerlo ahora.

Yo me quedo.

Muy bien.

Que tengas mucha suerte.

Gracias.

Te llamaré.

¿Adónde va? ¿No se iba contigo?

Creo que tu hijo tiene algo que ver en esto.

Sabía que había feeling, pero...

ALTAVOZ: "Pasajeros del vuelo 7472 con destino a Viena,..."

"...procedan a embarcar por la puerta B-22".

Gracias por todo.

Ronquidos

Timbre

¿Por qué no me has llamado antes?

No era necesario.

Cuídamelo un segundo, que voy a hablar con Ana.

Ven aquí. Hola. Oye, Sharon.

Está durmiendo.

Velaré su sueño.

¡Sharon! Que no.

Con lo que me ha costado que pueda dormirse.

¡Sharon!

¿Y el chupete?

El chupete.

Ana.

Ana.

¿Y Ana?

Ana.

Ronquidos

Por Dios, qué barbaridad.

Oye, bonita.

Oye.

¡Oye, bonita! ¡Oye, bonita!

¿Ya está de parto?

Ya parí hace tiempo. ¿Dónde está Ana?

Durmiendo. Descansando.

¿Dónde?

La he cagado. -Sí.

La has cagado. Ya te digo.

Ana, cariño.

Perdone.

Móvil

Sharon.

En el aeropuerto. Ya sé que debo descansar.

Ana, cariño. Ana, que me escuches.

¡Ana, por favor!

Esto de no saber quién es el padre del niño te está trastornando.

Ven aquí ahora mismo y te metes en la cama.

Vamos.

Pero, cariño, ¿no sabes lo delicada que es tu situación?

Lo siento. Ahora no puedo hablar. Luego te explico.

Adiós.

Increíble. Se le ha ido la cabeza.

Veamos. ¡Bruno!

¡Sharon! ¡Por fin!

¿Qué le has hecho a mi chiquitín, que no para de llorar?

Le hablo en lenguaje coloquial.

A ver si lo tranquilizo.

Timbre

¡Ya voy!

¡Señorita Silvia!

¡Qué sorpresa! ¿Y Fernando?

Creo que está en la cocina.

¿En la cocina? Sí.

Fernando.

Te prometo que no te defraudaré.

Perdone.

Cariño, no te muevas ahora. Basta con que me mueva yo.

Perdona, lo siento. Lo siento, perdone. Perdone.

Perdone, lo siento.

¡Car...!

¡Carmen!

Carmen.

Señora, por favor. Detrás de la línea.

Tengo que pasar. Billete y DNI, por favor.

No voy a viajar. Billete y DNI, por favor.

No llevo nada. Tengo que localizar a mi madre.

Billete y DNI. ¿No sabe decir otra cosa?

Atienda a esta señora, que está obstruyendo la cola.

Ayúdeme.

Acompáñeme, por favor. ¿No ve que estoy embarazada?

Localiza a una persona. Viaja a Viena.

Dile que... Acompáñeme, por favor.

Déjeme en paz dos segunditos.

Se llama Carmen Palermo. Es mayor.

Lleva un abrigo marrón.

Dile que estoy aquí, que soy Ana. Que soy ella, su Ana.

Señora, acompáñeme. ¡Un momento!

Que soy su hija. Que no se vaya.

Pase, por favor. Que está a punto de salir.

Señora, por favor, cálmese. Estoy muy calmada.

Ya está. Lo siento mucho, perdóneme.

Dejarla pasar sin billete es imposible por razones de seguridad.

Y armar un escándalo no le servirá.

No se enfade. Lo siento muchísimo.

No era mi intención. Gracias.

¿Está segura? Sí, no se preocupe.

Estoy segurísima. Gracias.

"What happened?"

"I don't know. I don't speak Spanish".

"Come in".

Por favor, no te vayas.

¡Ah!

Espera, que estoy... ¿Se encuentra bien?

Para nada.

Creo que sería mejor que me llevaran a un hospital.

Venga conmigo.

No puedo. No puedo.

¡Miguel, llama a un médico!

¿Es usted Carmen Palermo?

Sí.

Pensé que nadie me reconocería. ¿Quiere un autógrafo?

No. Fuera hay una chica que dice que lo sabe todo:

lo de las monjas, lo suyo, que ella es Ana...

¿Qué?

Se lo ha dicho a uno, pero no le entendía.

Era un extranjero. Y como yo también voy a Viena...

¿Qué ha dicho?

Que voy a Viena. -No, lo de antes.

Que ella es Ana, su Ana.

¿No se encuentra bien?

Sí, gracias.

Perdone, estamos embarcando.

Señora, vamos a cerrar el embarque.

Gracias.

¡Un momento!

La próxima semana, más.

¿No le faltaba una semana?

¿El padre? Estarán llegando.

¿Estarán? Sí. Los dos.

Queremos verlo.

Mientras no llame vuestro padre, nadie se mueve.

Preguntan por el padre.

El padre. Vale.

¡Ah! ¿Qué pasa?

El cuello. ¡Ah!

Ha preguntado por Carmen. Tendrá alucinaciones.

¡Aaah!

¡Buenas! ¿Qué tal?

¡Aaah!

¿Estás loca?

Yo me piro, que no soy el padre.

¡Cobarde!

Todos en el hospital, menos nosotros.

¿Qué os parece...?

Hemos preparado una cena... ¡Al hospital!

Ya llega. -Allá va.

¡Empuja! No puedo empujar más.

Carolina, un señor ha preguntado por ti.

¿Un señor?

Aún no has sonreído.

Estuve borde contigo.

¡Ha sido niño!

¡Ha sido niño! ¡Ha sido niño!

Ana y los siete - Episodio 71 - Pasaporte a Viena

25 nov 2012

A pesar de las indicaciones del médico recomendándole reposo, Ana debe salir de casa para resolver un asunto muy urgente: acaba de descubrir algo que le afecta personalmente. La agitación del momento provoca que se resienta del esfuerzo realizado.

Carmen y Silvia dan por finalizada su estancia en Madrid. Tienen pasaje en el primer vuelo a Viena. Se despiden de la familia Hidalgo. Sin embargo, Silvia tratará hasta el último momento de no embarcar en ese avión. Al despedirse, Carmen le pide a don Nicolás un último favor.

Carolina tropieza accidentalmente con Sergio, el padre de Paula. Se hace daño en un tobillo y por su culpa llega tarde a un examen.

ver más sobre "Ana y los siete - Episodio 71 - Pasaporte a Viena" ver menos sobre "Ana y los siete - Episodio 71 - Pasaporte a Viena"
Programas completos (92)

Los últimos 96 programas de Ana y los siete

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. Antía

    El siguiente,POR FIIII,

    04 dic 2012
  2. Paqui

    Queremos más capítulos,que lleváis muchos días sin subír ninguno.Jooooo.

    03 dic 2012
  3. Ana's fan

    Cuando hacen la serie en la tele que días y a que horario? Gracias. Lo digo por que no entiendo xq suben el lunes 2 capítulos y 5 días después suben uno solo, no lo entiendo... Si alguien me lo aclarara estaría agradecida. :)

    29 nov 2012
  4. elizabeth rodriguez nogue

    agradecida. porque por razones de trabajo no siempre lo podia ver. y les aseguro que ingreso a la pagina de tve española ilusionada de que hayan cargado un capitulo mas. Asi que desde Uruguay muchas, muchisimas gracias. Y lo mas importante es que mi madre con 92 años que ya lo vio en tv. española y en canal 10 de Uruguay, tambien lo sigue por internet, ahora desde el principio, como no agradecerles- muchos cariños

    29 nov 2012
  5. Georgina

    Ya se nos atrasaron mucho ya pusieron los capítulos de Por fin..., mamá Al grano El resultado Y el padre es, ya va siendo hora de que pongan al corriente, y a las dificultades que me refiero es a los recortes presupuestales de RTVE, y los conflictos de España, México ya paso por varias crisis económicas y sabemos lo que es quedarse sin trabajo y sin casa de un día para otro con un monton de deudas e hijos que alimentar.

    29 nov 2012
  6. Adrián

    Suban ya los capítulos por favor!!! Gracias

    28 nov 2012
  7. Loli

    Subidloooooooos PORFAVOR:)

    28 nov 2012
  8. miniee

    subir por dios ya los capitulos que vais desde el ddomingo atrasados por dioss

    28 nov 2012
  9. alba

    hola soy alba i queria preguntar cuaando subitan el capitulo a i una ultima pregunta Georgiana de qe dificultades duelen y preocupan. ma i lo mas importante es qe me encanta la serie a es la segunda vez que la veo pero no me acuerdo de la primera si no ya sabria lo qe pasa.

    28 nov 2012
  10. Angelina

    Subid los demàs capitulos !!!

    28 nov 2012