www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
762172
No recomendado para menores de 7 años
Transcripción completa

-He perdido la vista y no la voy a recuperar.

Pues te equivocas, madre. Y como el médico soy yo,...

...¿sabes lo que vamos a hacer? Te llevaré a un especialista...

...que ha curado casos más graves. -Anda, venga, déjalo.

Es muy tarde ya y quiero acostarme.

-No me querían y tampoco me trataban bien.

Así que...

-¿Te pegaban? -No, no, no.

Nunca llegaron a eso, pero...

La verdad es que los recuerdos que tengo de mis padres...

...y de la casa donde vivíamos son tristes.

-Simón me ha pedido que me vaya con él a Venezuela.

Me da mucha vergüenza decírtelo, hija.

Pero me ha pedido que empecemos de nuevo.

Y hasta me ha comprao el billete. -No sé si realmente...

...me vi reflejado en la obra o forma parte de una obsesión.

Yo creo que si lo viste en la obra es porque realmente existe.

El peligro es lo que te digo siempre, que eso se convierta...

...en obsesión. -Pero ¿qué más da?

Hoy estamos aquí, celebrando un éxito en el teatro Cervantes.

-Claro que sí. Salud.

-Hum. -¿Y no te sientes sola, Rosa?

-No. ¿Y usted?

-¿El beso? El beso.

No volverá a ocurrir.

-No. Nunca más.

-Los enfermos están sufriendo.

-¿Quién sufre? ¿Quién es Maeztu? -Mucho.

Ah...

-Has tenido muy buenos reflejos, cariño.

Te has cargao el titular. ¿Tienes fuego?

-No tengo fuego. Está ahí Salvador. Quédate si quieres.

Yo la llevo a casa. -Vale.

-¿A casa? ¿Qué dices? Vamos a quemar Madrid.

Me voy.

-Podíamos vernos mañana y hablar sobre todo esto tranquilamente.

Mañana me parece bien. -Podáis pasarte por casa.

Abel tiene un juicio y no estará en toda la mañana.

Yo tengo a Héctor y Alfonso tiene a Ana.

Y usted puede tener a Simón...

...y no estar sola. -Cosa que no está mal,...

...teniendo en cuenta que no es la autora de la obra.

¿Cómo? -Es una mujer frágil y sensible...

...que tiene un marido estupendo y un matrimonio feliz.

Despertar con la luz de la mañana y renovar...

...otro día más la fuerza para amar...

...en tiempos revueltos.

No es sencillo...

...avanzar olvidando lo vivido,...

...cuando tanto se ha dado por perdido...

...y el camino es volver a comenzar.

Le canto al viento,...

...por todo el que venció su desaliento.

Le canto al mar,...

...por todo aquel que tuvo que olvidar...

...para empezar...

Llaman a la puerta.

Llaman a la puerta.

Llaman a la puerta.

-¿Me puede dejar en paz, que trabajo hasta tarde?

¿No lo sabe, Eva? (RÍE) -Le llaman a cualquier...

...cosa trabajar. -Ah...

(RÍE) -¿Qué quieres?

-Alegrarte el día. ¿Se puede o estás acompañada?

-Bueno, si las cucarachas son compañía...?

-Según con qué hombres los compares no son tan asquerosas.

-Me has traído algo de comer, ¿eh? Gracias.

-Ay, muerta de hambre. -Buena amiga.

-¿Qué tal ayer con Estela? -Muy bien.

Muy bien. Si la acompañé a casa. Estaba borracha como una cuba.

-¿Te dio mucho la murga? -No, estuvo muy cariñosa.

Más que nunca.

-Eso por la bebida. -No, de eso está acostumbrada.

Es por el éxito que hemos tenido con el estreno, Diana.

(LEE) También eficaz la joven y prometedora actriz Mónica Cortés.

Muy en su papel, así como el resto del elenco.

Es impresionante. ¿A que sí?

¿Abel? -¿Hum?

-¿Estás bien? -Sí, sí. ¿Por?

-¿Has escuchado algo de lo que he dicho?

-Sí, sí, sí. -¿Y no te hace ilusión?

-Ay, perdona, es que estoy un poco...

-Pues ayer dormiste muy bien, ¿no? Estabas como un tronco.

-Sí, sí, he dormido muy profundamente.

-Intenté moverte, pero estabas como una piedra.

He tenido que dormir acurrucada en una parte de la cama.

-Ay, ha sido la pastilla. Todavía estoy muy dormido.

Me voy a tomar otro café, porque... -¿Te tomaste una pastilla?

-Sí, no podía conciliar el sueño. -Bueno, ¿y tú qué tal?

¿Cómo estás? -¿Yo? ¿Cómo voy a estar?

En una nube. -¿Eres feliz?

-Más que nunca.

Bueno, entiéndeme. -Sí, sí, mujer, sí.

-Es que ha sido muy emocionante conocer el mundo del teatro.

No tiene nada que ver a lo que todo el mundo piensa.

-¿No? -Es el montaje de la obra.

Que todos los elementos funcionen. Las luces, el sonido,...

...el cambio de decorado. Y que encima sea conmovedor.

Es un trabajo increíble. -Bueno, entonces el resultado...

...ha merecido la pena. -Sí, creo que siempre...

...merece la pena, aunque la obra sea un fracaso.

El proceso tiene algo mágico. Y todos participan de esa magia.

Cristina, por Dios, ni que estuvieras embrujada.

-Es que lo estoy. Nunca había sentido algo así...

...con nadie. Quiero decir con... con ningún trabajo.

Estoy deseando volver a experimentar algo así.

-Oye, ¿has leído alguna crítica? ¿La has le...?

-Algo he leído. -¿Y?

-Un momento.

Atenta.

(LEE) Un soplo de aire fresco. Turbadora, original...

...y extraordinariamente bien escrita,...

..."El diablo bajo la cama" está llamada a convertirse...

...en el éxito de la temporada. -Ah...

(LEE) Cristina Barea irrumpe en la escena nacional...

...con inusitado arrojo en lo temático,...

...incontestable maestría en lo estilístico.

Es el debut más impactante que se recuerda en años.

Y de la pluma de una fémina. -Pero...

-Calla. (LEE) Estela del Val vuelve...

...a reinar en el Cervantes con un arrebatador drama.

Pasión, intriga y un reparto excepcional son las claves...

...de "El diablo bajo la cama". Un título difícil de olvidar.

(RÍE) -Eh, y...

(BALBUCEA)

(LEE) También eficaz, la joven y prometedora actriz...

...Mónica Cortés, muy en su papel, así como el resto del elenco,...

...que apoya de forma muy correcta una representación brillante...

...en todo su conjunto. ¿Qué dices?

(RÍEN)

-¡Ah!

-Estas cestas cada vez pesan más. La próxima vez la lleva usted.

-No te quejes tanto. La veteranía es un grado.

-Por lo menos usted saca las mesas ahora.

-Vale, tú luego limpias los cacharros de la cocina.

-Dr. Salcedo, ¿cómo está usted? ¿Qué tal? Buenos días.

-¿Cómo tan temprano por aquí? Vengo de una urgencia...

...y ya estoy de vuelta. -¿Quiere que le invitemos...

...a un cafetito con unos churritos?

-Empezamos así todas las mañanas. ¿Quiere acompañarnos?

Sí, porque no he desayunado ni cené y estoy fatal.

-No se puede hacer caso de los médicos.

Si ni ellos se cuidan. Dicen: "Haga lo que ya diga,...

...pero no lo que yo haga". -De todas formas, si se siente...

...débil le preparo un bocadillo de chorizo que no se lo salta...

...un gitano. No, prefiero café con churritos.

¿El periódico es de hoy? ¿Puedo? -Sí, sí.

Gracias. -Vamos abriendo.

-Vamos. Es que quiero ver la crítica...

...del teatro de ayer, la que estrenaron en el Cervantes.

La de "El diablo bajo la cama". -Sí, claro.

Ah, mira, aquí está.

(LEE) "El diablo bajo la cama" triunfa en el teatro Cervantes.

Mira, parece que es buena. Eh... (LEE) La compañía, muy bien.

La Estela del Val... También eficaz la joven...

...y prometedora actriz Mónica Cortés, muy en su papel.

Mónica Cortés es Rosa.

Siempre supe que valdría para esto.

Me alegro por ella. -Ya.

¿Los churritos? Vamos, vamos.

-Vamos. Venga, venga.

-Van a estar más ricos...

(SUSPIRAN)

-Gracias, cariño. ¿Y tu madre no está?

Ha salido muy pronto, no ha dormido muy bien.

Y no me extraña, después de lo que le ha propuesto...

...Simón no es para tomárselo a la ligera.

Me parece mal que se eche atrás sólo por el qué dirán.

No puede ser. Por eso no puede ser. -Cariño, ¿de qué hablas?

¿Qué es eso de Simón? Ya.

Claro, que tú no sabes nada. Pues, verás,...

...ayer estuve hablando con mi madre de madrugada y...

Y Simón...

Simón le ha propuesto que se vayan juntos a Venezuela.

-Caramba con Simón. No pierde el tiempo, ¿eh?

No te burles. -No me burlo. Me parece estupendo.

Pero ha estao rápido el amigo. Ajá.

No te lo imaginas. Ya tiene los billetes.

(SILBA)

-Menudo órdago se ha tirado. ¿Y tu madre no quiere?

Pues sí, claro. Claro que quiere. Pero está muy preocupada...

...por el qué dirán. -Mujer, es normal, siempre afecta.

Sobre todo si son personas mayores.

Si fuera un hombre sería distinto. Sí, sería distinto.

Ya tendría otra con la que pasar el rato.

Mi madre si tuvo problemas en su matrimonio...

...en parte fue por las habladurías de la gente del pueblo.

-Es normal. Tu madre no quiere volver a pasar por ello.

Sufrió demasiado. ¿Qué le importará a la gente...

...que se vaya a Venezuela? -Eso también es verdad.

Siempre ha estado toda la vida entregada a los demás.

Ni siquiera ha pensado en ella. Se quiere quedar aquí...

...por Alfonso y por nosotros. -Es lógico.

Es lo que lleva haciendo desde hace un cuarto de siglo.

Sí, pero nosotros ya somos mayorcitos.

Bueno, pues haga el favor de tenerlo mañana a primera hora.

A este paso voy a abrir la sucursal dentro de un año.

Oiga, que estamos hablando de Bilbao, no de Turégano.

Que es una capital de provincia, por el amor de Dios.

Llaman a la puerta. Gracias.

¡Adelante!

-Ana... Rosa.

-¿Molesto? No, no te preocupes.

Muy pronto te has levantado, ¿no? -Hay motivos.

¿Ah, sí? -¿No has leído la prensa?

No he tenido tiempo. Tengo un montón de trabajo.

-Vuelvo más tarde. No, Rosa.

Siempre dices lo mismo. Eres un cielo. No te preocupes.

Me gusta hacer una pausa de vez en cuando.

Si la compañía es buena. ¿Quieres tomar algo?

-Eh, no, no, si es que sólo quería compartir esto contigo.

¿Las críticas? -Sí.

Siéntate, anda. -Ahí y ahí.

A ver, a ver, a ver.

(LEE) También eficaz la joven y prometedora actriz...

...Mónica Cortés, muy en su papel. (RÍEN)

-Pero lee más abajo, que es que habla de ti.

¿De mí? -Aquí.

(LEE) Digno de mención es también el nombre del patrocinador...

...de la obra, sin el cual este montaje...

...no habría sido posible. La distinguida casa...

...Almacenes Rivas, al frente de la cual, otra mujer...

...de armas tomar, la emprendedora Ana Rivas.

Demuestra una vez más su saber hacer y además una refinada...

...sensibilidad estética. Ojalá cunda su ejemplo...

...y el capital privado se decida a invertir en obras...

...de teatro de categoría. -Hum, la mujer de armas tomar.

Pero de sensibilidad refinada. -Eso sí.

Oye, Ana,...

...que muchísimas gracias, ¿eh? Anda.

Bueno, si nada de esto hubiera sido posible...

...sin mi ayuda. Ya lo dice el periódico.

-Te lo digo en serio. De verdad, si yo estoy aquí, es por ti.

Primero porque hice la campaña de los almacenes.

Después, porque apostaste por mí en este oficio.

No digas tonterías. Si has llegado hasta aquí...

...es porque te has matado a trabajar.

-Hay gente que se mata a trabajar y no llega nunca a nada.

Si he apostado por ti también ha sido por tu propio interés.

Sabía que la campaña contigo iba a ser un éxito.

Y sabía que tenías que estar en esa obra.

Y lo sabía porque salta a la vista que tienes talento...

...y estás llamada al éxito.

-Ana, es lo más bonito que me han dicho nunca.

Anda. No exageres. Para mí también ha sido...

...una experiencia muy bonita. ¿Sabes por qué?

-¿Por qué? Porque hemos sido cuatro mujeres...

...las que hemos hecho posible todo esto.

Estela del Val, Cristina Barea, tú y yo.

-Oye, pues es cierto. No está mal...

...para los tiempos que corren. Y sobre todo en este país,...

...donde son los hombres los que llevan las riendas de todo.

Yo ya sé que mi hermano tiene problemas.

-Y nosotros también, Teresa. ¿Cómo vas a sacar adelante...

...la tienda cuando nazca el niño? Ya veremos.

Al principio lo puedo tener allí, en el cochecito.

-¿Y cada vez que tenga que comer tienes que cerrar...

...porque le tienes que dar el pecho?

¿Pondrás un cartel que ponga "cerrado por lactancia"?

Oye... -Tenemos que ser realistas.

Eso nos traerá problemas. Todo el mundo los tiene.

Nosotros también. Mi madre se ha pasado la vida...

...cuidando a los demás. ¿Y quién la cuida a ella?

-Pero vamos a ver, Teresa.

¿Tu madre quiere a Simón?

Sí. -No me refiero a tenerle cariño.

Me refiero a si está enamorada como para casarse con él...

...y cruzar el charco para los restos.

Eso son palabras mayores. Si no deseara irse con él...

...me hubiera dicho simplemente no. Y no le importaría el qué dirán.

-Carmen... -Hola, Manolita, buenos días.

-Buenos días. -Hola, Carmen, ¿cómo estás?

-Hola, Marcelino. -¿Simón aún sigue dormido?

-Pues me imagino que sí. Anoche estaba muy cansao.

-¿Qué cara puso Héctor cuando le vio entrar?

-Figúrate, ni se lo creía. -¿Y qué? ¿Cómo le va por Venezuela?

-Pues... ahora bien.

Pero nos contó que al principio fue muy duro.

Ahora está trabajando de camarero. Y haciendo dibujos...

...pa una editorial. -Pues estará encantao.

Lo suyo es dibujar. -¿Y se va a quedar en España?

-Creo que se va dentro de unos días.

-¿Ah, sí? Qué bien le va. Pa pagarse un viaje...

-No seas indiscreto. -Perdón, pero no es muy normal.

-Sus razones tendrá, ¿no? -No quiere faltar mucho tiempo...

...a los trabajos. Con lo que le costó conseguirlos...

-Bueno... Yo venía a por vino.

-Ahora mismo te relleno la garrafa. -No te preocupes.

Tengo que hacer más recaos. Luego me paso.

-Carmen, dile a Simón que venga cagando leches...

...a tomarse unos vinitos, si no nos enfadaremos.

-No te preocupes, se lo digo. No me eches vino del corriente.

-Claro, mujer. -Bueno, hasta luego.

-Adiós.

-Oye, Manuela, ¿no está un poco rara?

-Anda, tira padentro. -¿"Tira padentro"?

Cuando quieres hablar hablamos, cuando...

-Eh, padentro.

¿Cristina? Hola, ¿qué tal? -Hola, Mauricio, ¿qué tal?

Vas un poco acelerada. -No, voy a comprar un álbum...

...de fotos. Pero sí que estoy un poco acelerada.

Razones sí que tienes. Enhorabuena por el estreno.

¿Qué tal? ¿Cómo fue? -Muy bien. No puedo ir mejor.

Qué bien. Ayer me encontré con tu marido...

...y me explicó que había ido muy bien y lo he leído...

...en los periódicos. Enhorabuena otra vez.

-Gracias. El álbum de fotos es para coleccionar los recortes...

...de prensa. Ah, muy bien.

-Sé que es un poco vanidoso. No. Si los periódicos...

...hablasen tan bien de mí yo también lo haría.

Es un buen recuerdo para dejar a los hijos.

A mí me llaman mucho la atención los autores teatrales.

Cómo conseguís inventaros cada punto, cada coma,...

...ponerlo en boca de personajes que no existen y que parezca real.

¿Cómo lo habéis? ¿Cuál es el secreto?

-Bueno, pues si te digo la verdad, no lo sé. Sale solo.

Es que además el público en el estreno lo ve...

...como si fuera la primera vez que ocurre y detrás...

...hay un trabajo inmenso. -Muchas gracias.

¿Y cómo que no viniste al estreno? Tenía una invitación,...

...que me había dejado Rosa, pero a última hora...

...me salió una urgencia y me tuve que quedar...

...cuidando a una mujer. -Qué mala pata.

Sí. Sobre todo la mujer esta tenía una mala pata terrible...

...porque ella sí que lo pasó mal. Pero es mi trabajo.

¿Qué le vamos a hacer? -Claro. Pero podrás venir otro día.

Sí, cualquier otro día voy. -Es una pena que no vinieras...

...el día del estreno. La obra se asienta cada día más.

O eso dicen los expertos. Pero el estreno siempre...

...tiene esta cosa especial, ¿no? -Sí, es algo mágico.

Hoy se lo comentaba a Abel y me miraba como si estuviera loca.

A ver si te voy a tener que tomar la tensión.

-No, de verdad, estoy bien. Esta experiencia...

...me ha descubierto un mundo nuevo.

Han sido muchas experiencias, emociones, nervios...

¿Así que una y no más, Santo Tomás? -No, estoy deseando repetir.

Y cuanto antes mejor. Muy bien.

-No podría vivir sin el mundo del teatro.

Bueno, voy a comprar el álbum. Muy bien. Hasta la vista.

-Oye...

Ah... -Que estoy aquí.

¿Te acuerdas de mí? Anoche cerramos el café del Cervantes.

Lo siento. Tengo muchas cosas en la cabeza. No te había visto.

-No me extraña. La noche de ayer fue para tener...

...una buena resaca. Sí, la verdad.

-¿Has leído las críticas? Impresionantes.

-No sé cómo no sigues celebrándolo. Yo no tengo nada que celebrar.

Además, la vida sigue. -Me han dicho.

¿Adónde vas? Te acompaño. No, no te viene de camino.

-¿Adónde vas? Al banco, a hacer unas cosas.

-Yo también voy al banco. De hecho, vas en dirección...

...contraria. Bueno, en realidad no iba al banco.

Voy a otro sitio. -Ya.

El dulce aroma de lo prohibido. No te burles, por favor.

-No me burlo. Tú tampoco deberías.

Pisas un terreno muy resbaladizo. No, no, no, no, no.

Eso se acabó. -¿Qué se acabó?

¿De qué estamos hablando? Voy a ver a Cristina.

-Pero ¿no has dicho que se acabó? Exacto.

Por eso tenemos que hablar. -¿Hablar?

Sí. Tenemos que ver qué ha pasado.

Ponernos de acuerdo.

Eso no puede seguir así. -Para eso no hace falta hablar.

¿Y qué hago? ¿Despedirme por carta? No.

Eso sería ruin.

-Salvador, si el personaje de una de tus novelas...

...fuera a visitar a su amante... No somos amantes.

-En horas de oficina, cuando su marido no está,...

...¿qué pasaría? He dicho que no te burles.

-¿Qué pasaría? Que habría tomate. No hables así.

Tenemos que resolver este asunto.

Cristina estará de acuerdo conmigo.

Lo razonable es no volver a vernos.

-Ya. Lo malo, Salvador, es que el corazón...

...es muy poco razonable.

-Pasa Salvador, con cariño.

No, para mi querido Salvador.

No, que eso suena raro.

Para Salvador, con un fuerte abrazo.

No. ¿Cómo puede ser que no se me ocurra nada?

-¿Qué haces? -Qué susto me has dado.

¿Eso qué son? ¿Fotos? -No, son recortes de prensa...

...que voy a pegar en un álbum como recuerdo.

-Ah. -¿Te parece una tontería?

-No, no, no. Me parece muy bien.

Cosas así no pasan cada día.

Gemidos.

-¿Qué haces, Abel?

-Ah, ah...

-Cariño, ¿estás bien? -Sí, sí, no, perdona.

-¿Vamos al salón? -No, no hace falta. Estoy bien.

-¿Seguro? -De verdad. Ha sido un recuerdo.

Pero ya pasó.

-Cariño, desde que tiramos el tabique en contadas...

...ocasiones has entrado en esta habitación.

-Es que no podía. Era superior a mis fuerzas.

Aquí ocurrió todo.

-¿Qué es lo que ocurrió?

-No lo sé, aún sigo recordando cosas.

-Pero ¿qué recuerdas? -Nada, nada, ya te lo contaré.

(SUSPIRA)

-Cariño,...

...quería pedirte perdón.

Ayer no te hice mucho caso.

-Es comprensible.

-¿Te sentiste muy solo? -Bueno,...

...sólo un poco fuera de lugar. -Yo también.

Con tanta gente y tanto halago.

Todo lo que ocurrió ayer me sobrepasó.

-¿Me perdonas? -No hay nada que perdonar.

No se acaba el mundo porque una mujer casada...

...salga sin su marido. -No.

-Además, estabas con Salvador. No tenía por qué preocuparme.

¿Verdad? -No, claro.

-Mauricio. ¿Qué tal? Buenos días.

-Buenos días. No te he oído entrar. Sí, acabo de llegar.

¿Qué tal? ¿Cómo ha pasado la noche? -Bueno, con fiebre.

Bastante fiebre. ¿Y por qué no me has llamado?

-No quería molestarte. Le tomé la temperatura...

...varias veces y nunca pasó de 38. ¿Vómitos?

-No, ha estado todo el rato dormida.

Algunos delirios. Se movía, ha estado inquieta, pero...

¿Ha hablado en sueños? -Sí, pero sin despertarse.

Nunca se despertó.

¿Y de qué hablaba? -Cosas sin sentido, Mauricio.

No sé, palabras sueltas. Llamó al Dr. Maldonado.

A mí me ha llamado así alguna vez. -¿Te ha confundido...

...con el Dr. Maldonado? Sí, supongo que habrá sido...

...una persona que ha influido enormemente en su vida.

-Sí, pero él era el bueno. ¿Cómo que el bueno?

-No lo sé exactamente, pero lo poco que he podido...

...entender, cuando habla del Dr. Maldonado...

...lo asocia con momentos buenos, positivos.

Es el otro el que la pone inquieta.

¿Y el otro cómo se llama?

-¿Cómo era?

Maeztu. ¿Maeztu?

-Ajá. ¿Te suena?

Hombre, yo conozco a uno que se llama así, pero...

No sé, no creo que sea el mismo. (SUSPIRA) -Qué incógnita de mujer.

Yo tengo que salir. ¿Te importa quedarte?

Sí, a eso he venido, claro.

-Ay...

Pues no sabes cuánto te lo agradezco.

Sé lo difícil que es para ti dejar a tu madre sola.

No queda más remedio. El problema es que...

Bueno, ella me anima, ella es la que me saca...

...a la calle y... Pero es muy cabezona.

Muy cabezona. -Dile que la tengo presente...

...en mis oraciones. Muchas gracias.

-Volveré lo antes posible. Ten buena mañana.

Adiós.

Fiebre ya no. Fiebre ya no tienes.

Ay, Lucía, Lucía...

No te preocupes, que pronto vas a estar bien, ya lo verás.

Timbre.

-Salvador. Hola, prima.

Enhorabuena. -Gracias.

¿No pasas? Claro, claro.

-Pasa.

¡Abel, está aquí mi primo!

-Ay, tu primo. -Es broma.

Como me ha llamado prima... -Ya. Estáis de buen humor, ¿eh?

¿Y cómo no íbamos a estarlo, con estas críticas?

-¿Las has leído? He leído una en el periódico...

...de la pensión. -¿Sólo una?

Iba a comprar más, pero he preferido venir.

Algo me dice que has salido a primera hora a comprarlos todos.

-Cómo la conoces. -No me toméis el pelo.

-Ha recortado las críticas. Acabará enmarcándolas.

-Casi. Ha hecho un álbum. ¿No te digo yo?

-Ahora no te las enseño. ¿Cómo que no? ¿Dónde están?

-En su estudio. (RÍE)

¡Ah! ¿Te he hecho daño?

-Qué burro eres... Lo siento, lo siento.

-Mira.

No me lo puedo creer.

¿Son todas tan buenas como para enmarcarlas?

-Sí, cada cual mejor. Y ponen el texto por las nubes.

¿Tú has visto esto, Abel?

-¡Ana! Hola, Carmen.

-Hola, hija. Estaba en la zapatería.

He venido a recoger unos zapatos de Héctor y...

Te he visto pasar y si no tienes mucha prisa...

No, Carmen, para usted siempre tengo tiempo.

Dígame. -Es que quería preguntarte...

Por Alfonso. -Sí.

¿Has vuelto a llamar a la clínica? Qué va, Carmen.

Todavía no he hablado con ellos. Ha pasado muy poco tiempo...

...desde la última visita. -Tienes razón, pero...

Cada día que pasa para mí es como un siglo.

Ya. Bueno, es normal, todos estamos preocupados por él.

-¿Tú sabes cuánto tiempo va a estar allí?

Eso no se puede saber, Carmen. Ni los médicos lo saben.

Depende de cada uno. -Ya.

Bueno, Alfonso siempre ha tenido mucho empuje.

Claro que sí.

-¿Y tú crees que volverá a ser el mismo?

¿Y cómo voy a saber eso, Carmen? Yo supongo que sí.

Espero que sí.

Pero no lo sé. Hay que darle tiempo al tiempo.

-Ya, pero...

Es que... es que yo necesi...

Es que yo necesito saber si se va a recuperar bien.

Y si cuando salga de la clínica no va a salir hecho unos zorros.

Es que tengo que saber a qué atenerme, Ana,...

...para poder dormir por las noches.

Has tenido una gran idea, Cristina. Será un recuerdo familiar...

...muy especial. -Es para ti.

¿Para mí? -Sí, aquí hablar de ti, no de mí.

Gracias, gracias, gracias, gracias.

Ha sido un detalle precioso. -Me alegro mucho por ti.

Ojalá pudie... Bueno, da igual. No quiero cansar.

Tú nunca me cansas.

-Gracias por dejarme vivir una experiencia tan bonita.

-Bueno, pues me voy al despacho. ¿Ya?

Pero ¿no desayunamos juntos para celebrarlo?

-Me gustaría, pero la pastilla me ha hecho dormir demasiado...

...y ya voy tarde. Bueno, entonces me voy contigo.

-No, no, no, tú quédate con Cristina.

Para mí es un día cualquiera, pero para vosotros es especial...

...y querréis compartirlo.

Hasta luego, cariño. -Hasta luego.

-Adiós, primo.

Esto llevará su tiempo, pero será para bien. Ya lo verá.

-¿Estás segura? Claro que sí.

Alfonso no es el primero que pasa por algo así.

Y con la fuerza de voluntad que él tiene, saldrá adelante.

Los médicos lo dicen siempre. Que el cuerpo es relativamente...

...fácil de limpiar. Es la mente la que es más difícil de arreglar.

Pero, bueno, en eso Alfonso lleva la delantera,...

...porque con lo cabezota que es cuando se le mete algo...

...entre ceja y ceja. -Ojalá tengas razón.

Claro que sí. No podemos hacer otra cosa...

...más que esperar, Carmen. Un poco de paciencia y optimismo...

...es lo único que podemos ofrecerle.

-Pero me siento tan inútil sin poder hacer na por él.

Ya lo sé, Carmen, pero no nos queda otra...

...que apechugar. Alegre esa cara. -Pero, hija,...

...¿cómo la voy a arreglar? Pues haga un esfuerzo, Carmen.

A Alfonso le hace mucho bien saber que su familia está bien.

Y sobre todo su madre.

-Tienes razón. Claro.

Me voy a trabajar, Carmen. -Adiós, hija.

Adiós.

Nada, nada de nada. -¿Nada? ¿Has mirado en...?

Sí, he mirado en todas partes y tampoco ha dejado ninguna nota.

-Pues habrá que esperar. No, Héctor, no es normal.

-Ya estamos. Mi madre nunca está fuera de casa.

Quitando cuando se ha ido enfadada, claro.

-Pero hoy no estaba enfadada. Por eso no hay explicación...

...para que no haya vuelto. -Alguna habrá.

¿Y si le ha pasado algo? -Ya tardábamos en sacar...

...la cantinela. ¿Te hace gracia?

-Mujer, ¿cuánto tiempo lleva fuera? ¿Una? ¿Dos horas más de lo normal?

Estamos a plena luz del día y esto no es Chicago.

¿Qué le puede haber pasado? ¿Que se haya torcido un tobillo?

Nos llamarán de la casa de socorro.

¿Y si le atropelló un tranvía? -Cariño, no te alteres.

Que le sienta mal al pequeñín.

Bueno, voy a hacer la comida, a ver si me distraigo.

Así, con cuidado. -Gracias.

Te tapo. Y ahora te voy a dar un analgésico.

Ya verás como lo notas enseguida. -¿Me va a dejar atontada?

No, en absoluto. En absoluto.

¿Sí?

-Gracias.

Pues... has dormido mucho.

-¿Ah, sí? Sí.

-Pues no me siento descansada. Tengo el cuerpo rígido.

Normal. Con esta cama tan cómoda...

¿Te duele la cabeza? -Un poco.

Porque te dieron un buen golpe.

¿No lo recuerdas? -No, no recuerdo nada.

No tiene importancia.

-Siento mucho haber sido una carga para ustedes.

De verdad, estoy tan avergonzada. Pues no tienes motivo.

Lo importante es que estés bien.

El golpe en la cabeza ha sido fuerte,...

...pero no te quedarán secuelas.

Por lo menos de eso no te quedarán secuelas.

-¿A qué se refiere? (SUSPIRA)

Lucía, has vuelto a hablar en sueños.

¿Quién es el doctor Maldonado?

-¿He hablado de él?

¿Y qué he dicho? No. Palabras sueltas.

Como... como si te disculparas.

A mí también me has llamado alguna vez doctor Maldonado.

-Supongo que tarde o temprano teníamos que hablar de mi pasado.

No. Si tú no quieres, no. Yo creo que te vendría bien.

Pero es cosa tuya.

Te ayudo. -No, de verdad, estoy bien.

El doctor Maldonado era...

Un psiquiatra con el que trabajé hace años.

Ah. Entonces, ¿Maeztu es el neurocirujano...

...este tan conocido? -¿También he hablado de Maeztu?

Sí. Sí, y de Maldonado tenías buenos recuerdos.

No creo que pueda decir lo mismo de Maeztu.

-Los dos trabajaron en la misma institución mental.

Supongo que habrá oído hablar de La Guindalera.

Ah, sí. Sí, bueno, de oídas, simplemente.

Es un hombre extraordinario. -Sí.

¿Y tú lo amas? -Lo amo.

Y no quiero que sufra. Eso nunca.

Eso está por encima de todas las cosas.

-¿Por encima de nuestros sentimientos?

Sí. Abel fue un hermano para mí y lo sigue siendo.

Un hermano menor al que tengo que proteger.

Me lo prometí siendo un niño. Y lo seguiré haciendo.

-Lo entiendo.

Me siento...

...como un asqueroso traidor. -No, no, no, Salvador.

Lo he traicionado. -Fue superior a nuestras fuerzas.

Nunca antes había faltado a mi promesa.

-Lo importante es que él no lo sabe.

Y así debe ser. Nunca debe saberlo.

Eso lo destrozaría. -No me lo perdonaría en la vida.

Me comprendes, ¿verdad? -Sí, claro. Claro que te comprendo.

Es sólo que... ¿Qué?

-Estoy perdida, Salvador.

Nunca había estado así.

No puedo comer, no puedo dormir...

No hago más que pensar. Y no sé lo que está bien...

...ni lo que está mal. No quiero hacerle sufrir, pero...

Tampoco me puedo negar a mí misma lo que siento.

No sólo quiero a un hombre.

Ya sé que es horrible lo que estoy diciendo.

Pero es la verdad.

Me entiendes, ¿verdad?

-Hola.

-¿Qué te decía? Madre, ¿dónde estaba?

-Pues que he ido a hacer los recaos y a por vino.

¿Usted sola? -Sí.

Ah. No, como Simón tampoco está, pues he pensado que a lo mejor...

...estaban juntos. -Pues no, hija,...

...no estaba con Simón. Pero, Teresa, ¿a qué viene esto?

Madre, no tiene por qué disimular.

-Carmen, que somos familia.

Sí, se lo he contado todo. -Pero, por Dios, Teresa...

¿Y qué va a pensar ahora Héctor de mí,...

...con mi marido recién enterrao? -No seré yo quien la juzgue.

Desde ya se lo digo. Ni tú ni nadie.

Nadie tiene derecho a juzgarla.

-Es que he salío porque necesitaba que me diese un poco el aire.

Estaba hecha un lío y tenía que pensar.

¿Y?

-Que ya he tomao una decisión.

No.

-Sí, hija, lo que no puede ser, no puede ser.

Madre, no puede olvidarse de todo y hacer lo que le dicte el corazón.

-Pero es que es mi corazón, hija, el que me dice...

...que me debo a mis hijos. Mi vida está aquí.

¿Qué pinto yo al otro lado del mundo sin saber na de vosotros?

Sólo por carta. Bueno, pero puede...

-No, no hay peros que valga.

Yo no salgo por esa puerta hasta que Alfonso...

...regrese sano y salvo. Hasta que tú tengas esa criatura...

...y hasta que la tienda funcione como Dios manda.

Mi vida está aquí, hija. Es muy bonito eso de escaparse...

...juntos, pero eso es pa las novelas de amor.

No tenemos edad para esas cosas. Madre,...

...piénselo.

-No, Teresa.

Le voy a decir que no.

-Yo era enfermera allí.

Bueno, era monja-enfermera.

Desde muy pequeña me convencieron...

...que mi destino eran los hábitos.

Una prima de mi madre era superiora en un convento.

Y, además, era mi madrina.

Y desde que era muy pequeña me metió en la cabeza...

...que lo mío era la vocación. Y al final lo consiguió.

Pero ahora no llevas hábitos. -No. Desde hace tiempo.

Y qué ocurrió, si te lo puedo preguntar.

-Sí puede, pero la respuesta va a ser larga.

Tenemos tiempo.

Por favor.

(SUSPIRA) -El doctor Maldonado era un joven...

...brillante.

Dirigía el psiquiátrico de manera interina en espera de su plaza...

...definitiva. Pero esa plaza nunca llegó.

El doctor tenía enemigos demasiado poderosos.

Y nombraron director a Maeztu.

Un tipo irresponsable que condujo la institución...

...como si fuera un matadero.

Comprendo.

-Para Maldonado sus pacientes eran... eran personas.

Personas que necesitaban ayuda para curarse.

O al menos para dejar de sufrir tanto.

Para Maeztu sólo eran locos.

Escoria humana con la que podía practicar.

Los usaba para ejercitar sus métodos...

...supuestamente revolucionarios, aunque sin ninguna base científica.

Ya. En España hay bastantes psiquiatras como ese.

-Lo único que Maeztu quería era... celebridad.

Quería publicar resultados a toda costa.

Fama y poder, en definitiva.

Y había encontrado el sitio perfecto.

Muchos pacientes, pocos familiares...

...haciendo preguntas.

Y un personal que...

Ninguno abríamos la boca porque sabíamos...

...que tenía enemigos demasiado poderosos.

Ya, y entonces Maldonado se enfrentó a Maeztu,...

...me imagino, ¿no? -Y acabó desterrado...

...en las Canarias.

Gracias por venir, Abel. -Lamento no disponer...

...de más tiempo, pero... No, no te preocupes. Siéntate.

-Tampoco necesitamos tanto. Antes que nada, enhorabuena...

...por la parte que te toca. -Ah, sí. Gracias.

Lo mismo digo. No, el verdadero éxito...

...ha sido el de Cristina. Yo sólo he hecho una inversión...

...acertada. No tiene ningún mérito.

-Nunca pensé que mi mujer tuviera tanta imaginación.

A mí es que el teatro me parece un mundo tan... lejano.

Sí, es un universo tan oscuro y... y tan retorcido.

Cristina debe de haber investigado mucho para encontrar...

...una historia así. -Sí, lee mucho, desde luego.

Pero no sabría decirte de dónde sacó la historia.

No tengo ni idea. Pero, evidentemente,...

...no tiene nada que ver con ella. -No, no, con ella, nada que ver.

Es admirable. Poder llegar a la esencia de unos hechos...

...cuando en el fondo no tienen nada que ver con uno.

-Sí, realmente admirable. (TOSE)

Debes de estar orgulloso de ella.

No hay muchas parejas como la vuestra,...

...tan bien avenidas. -Bueno, pues...

Sí, sí, toma. Me han llegado esta mañana.

-Ajá. No me terminan de convencer.

Hay una serie de cargas y de multas sin pagar...

Pero, bueno, el caso es que no están mal situados.

-¿Quieres que investigue un poco? Sí, sí, por favor.

Me gustaría saber qué planes tiene el ayuntamiento...

...para esa zona. No me gustaría abrir mañana...

...una sucursal y que pasado mañana construyan una carretera...

...en la zona de carga. -Naturalmente.

Y también me gustaría saber en qué situación...

...están los edificios. -Por supuesto.

No queremos sustos. -Mi obligación era permanecer...

...en el centro. Con las cosas que allí veía...

Las intervenciones de Maeztu, gente con la vida...

...completamente destrozada. Y yo ya no podía más.

No podía soportar ver tanto dolor.

Mi condición de religiosa me impedía enfrentarme a él.

Y al final perdí la fe.

Y lo dejé todo.

La Guindalera, la orden...

(SUSPIRA) Todo.

Mi vida cambió mucho.

Mucho.

Lo que no tengo claro es si debo comprarlo o alquilarlo.

-Bueno, eso depende de la situación financiera de la empresa...

...y de las expectativas de negocio.

Pero, bueno, igualmente, ¿qué te estoy contando?

Hombre, la verdad es que agradecería tu opinión.

Ya sé que este no es tu campo, pero me ayudaría a decidir.

-Encantado. Bueno, pues si te parece bien,...

...le digo a mi secretaria que reúna unos balances...

...y unos estudios de mercado y te los haga llegar al despacho.

-Muy bien, perfecto. Bueno.

La verdad es que estoy un poco indecisa.

Demasiadas decisiones que tomar. -Pero tú sabes mucho más...

...de todo esto que yo. (SUSPIRA) Bueno, tú mírate...

...los papeles y me das tu opinión sincera.

-Sí, pero en el fondo la decisión final tendrás que tomarla tú.

Pero si me equivoco siempre podré decir que la culpa fue de Abel.

(RÍE) -Sí, claro.

Siempre es así, ¿no? Los amigos y la familia...

...siempre están en los buenos momentos, pero a la hora...

...de la verdad, estamos solos, completamente solos.

No hay nadie que pueda enfrentarse a los problemas en nuestro lugar.

Nadie.

-Esto que tenemos entre nosotros es muy especial.

Es como si me hubiera convertido en otra persona...

...que no tiene nada que ver con la anterior.

Y esta persona es la que quiere seguir siendo.

¿No te ha pasado lo mismo a ti?

Yo sólo sé que nos ha pasado algo.

Algo único y precioso.

Pero también prohibido.

Y no sé qué hacer.

-Ojalá pudiera olvidarte.

Ojalá pudiera dejar de pensar en ti.

Cada noche me acuesto rezando que este sentimiento...

...tan fuerte desaparezca.

Pero es en vano. Cada día pienso más en ese beso.

En eso maldito beso. Todo ha sido culpa mía.

Tenía que haberme tirado al río entes de permitirme algo así.

-No, Salvador, no. ¿Por qué de entre todas...

...las mujeres de este mundo he de sentir lo que siento por ti?

-¿Y qué es lo que sientes? Que te amo, Cristina.

Que te deseo, que estoy dispuesto a infringir todas las leyes...

...del mundo, a traicionar hasta el último de mis amigos...

...con tal de hacerte mía. -Salvador...

-La madre superiora había escrito a mi madre antes de que yo llegara.

Y fue tan vergonzoso...

Era una mancha en su reputación.

Según las palabras de mi padre, una mujer que cuelga los hábitos...

...es... -Eso, Marcelino.

-Pero serán relamidos... -¿Qué les pasa?

-¿Qué le han hecho? -A mí nada, al bocadillo.

Lo han destripao. Le han quitao toda la miga.

En los tiempos que corren esto es pa cruzarles la cara.

-¿No es un poco pronto para beber? Alfonso.

-¿Te alegras de verme?

Sí, sí. Es que estoy sorprendida. No me lo esperaba.

-No, no te alegras de verme.

-Te quiero con locura.

-Vaya, parece ser que el cura, aparte de decir misa y cantar,...

...pues sabe hacer otras cosas. -¿El cura qué? ¿Don Tarsicio?

-El mismo, el mismo, hijo. -¿Y qué quiere ahora?

-Dice lo siguiente: (LEE) La parroquia invita...

...a los comerciantes del barrio a participar...

...en un concurso de belenes. -Más concursos...

...para los comerciantes del barrio no, por favor.

-Anduve de aquí para allá. Donde necesitaban a alguien...

...que cuidara a una viejecita o que fregara suelos me quedaba.

Viví en pensiones de cuarta categoría.

Comía lo que podía. Y hubiera sido feliz.

Si... si no fuera porque...

¿Por qué? No me puedo creer...

...que nadie me haya llamado. -Era una sorpresa.

Pero veo que me he equivocado. La que se ha equivocado soy yo.

-¿A sí? ¿A qué te refieres?

¿Qué haces, Ana?

¿Que qué haces? ¿Qué pasa? ¿No me crees o qué?

¿No me crees? ¿No me puedo haber recuperao?

Quieres que esté en ese manicomio encerrado.

¿Un años, dos años o siempre? O sea, te has escapado.

Soy yo quien debería haber tenido dos dedos de frente.

Es como mi hermano. -Pero también es mi marido.

Amar en tiempos revueltos - T5 - Capítulo 170

04 may 2010

Las favorables críticas hacen felices a los responsables del montaje de `El diablo bajo la cama¿. Rosa comparte con Diana la lectura de la crítica en la que destacan su interpretación y va a ver a Ana para mostrársela. Salvador tiene una cita con Cristina para hablar de lo que sucede entre ellos con el fin de no hacer daño a Abel. Teresa cuenta a Héctor la proposición de Simón a Carmen de irse con él a Venezuela. Pero Carmen no sabe qué hacer y se justifica en que sus hijos la necesitan. Lucía habla por primera vez con coherencia y sin delirios. Cuenta aspectos de su vida a Mauricio.

ver más sobre "Amar en tiempos revueltos - T5 - Capítulo 170" ver menos sobre "Amar en tiempos revueltos - T5 - Capítulo 170"
Programas completos (1710)
Clips

Los últimos 4.651 programas de Amar en tiempos revueltos

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos