www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5543035
No recomendado para menores de 7 años Acacias 38 - Capítulo 1226 (Parte 1) - ver ahora
Transcripción completa

Necesito que seas sincera.

-Lo mereces, es cierto.

No sé qué te habrá contado mi madre de estos días.

-Todo era muy confuso,

que los habías ido a pasar con unas monjas.

-Es falso.

-Lo sospechaba,... por eso te pido claridad.

Si vamos a ser marido y mujer, es imprescindible.

-Te aseguro que no he hecho nada malo.

-Ni siquiera he pensado que pudieras haberlo hecho.

-Simplemente,...

me he retirado a pensar.

He tenido dudas

y necesitaba resolverlas antes de dar el paso de casarnos.

-¿Dudas?

¿Es que amas a otro hombre?

-No, no es eso, Ildefonso, no amo a otro hombre.

-Entonces, ¿qué?

-Tenía que resolver el vértigo que me causa casarme.

Es un paso muy importante y siento miedo.

-Todos lo sentimos ante algo así.

-Tal vez mi madre tenga razón

y yo solo sea una niña malcriada y caprichosa.

-Yo no te veo así.

Para mí, eres una mujer adorable.

-No merezco tu cariño y lo bien que me tratas.

-Camino, todos tenemos dudas

cuando nos enfrentamos a algo que puede cambiar nuestras vidas.

-¿Tú también? -Claro,

yo también.

Muchos parientes no vendrán a la boda

porque piensan que el heredero del marquesado de los Pontones

no debe casarse con una mujer que no pertenezca a la nobleza.

-Una tabernera. La hija de la dueña de un restaurante.

-No digas eso.

Yo apuesto por ti,

me daría igual que fueses una fregona,

que ningún familiar viniese a la boda

y incluso que me desheredaran.

Solo quiero saber...

si después de tus reflexiones, sigues queriendo casarte conmigo.

(Sintonía de "Acacias 38")

Camino, contéstame. ¿Nos casaremos?

-Sí.

-¿Estás segura?

-Ildefonso, he pasado días sin pensar en otra cosa.

Sí, lo estoy.

-Sabes que, aunque apenas quede tiempo, lo podemos retrasar.

Es mejor el escándalo de retrasarlo

que el desdoro de suspenderlo en el último momento.

-Solo si eres tú quien quiere hacerlo.

-Yo no lo deseo.

Desde el día en que te conocí,

he deseado que llegara este momento.

-Entonces,

espero no defraudarte

y siento mucho la inquietud que te pueda haber causado estos días.

-Lo único que importa es que seamos felices a partir de ahora.

-¿No me das un beso?

¿Aquí tie la llave?

¿Aquí tie la llave?

¿Se dice así?

-Hombre, ya sabe que a veces me como las letras.

-Pues acostúmbrese a partir de hoy a comer langosta.

-Está bien.

Aquí tiene la llave.

-No se le habla así al cliente.

Ni que esto fuera una pensión de barrio.

-¡Es una pensión de barrio!

-Pero de lo que se trata es de dar un salto de categoría

y estar entre los grandes empresarios hoteleros de este país.

-Está bien. ¿Cómo hay que decirlo?

-Vamos a ver,

hágase usted a la idea

que es usted la clienta

y yo el director gerente de este negocio.

-Me hago a la idea.

-Estimadísima clienta,

le hago entrega de las llaves de su habitación.

Espero que sea de su agrado lo que hemos preparado

en la pensión para usted.

Cada habitación es un castillo

y cada persona es el rey de su castillo.

-¡Bravo, bravo!

Me dan ganas de alojarme pa que me hable uste así.

-No está hecha la miel pa la boca del asno.

-Todo esto es absurdo, Servando.

-Y también había pensado

que deberíamos dejarnos de llamar Servando y Fabiana,

y llamarnos señor y señora.

no sé, para darle a esto un toque de alta cultura.

-¿Y a mí?

-A ti te vamos a llamar destripaterrones.

O mejor, no te vamos a alquilar ninguna habitación.

-Gratis se la vamos a dejar por ser amigo.

-Mal empezamos así, socia, muy mal empezamos así.

-¿Qué cree, que nos vamos a hacer ricos?

-¿Por qué no?

-Porque el que nace pobre, muere pobre.

Y quizás, en medio de esto, tengamos acceso a un poquito de paz.

-Mire, Cesáreo, que siendo inocente,

lleva varias noches en prisión. Ni paz ha encontrao.

-He pasado varias noches, pero ni una más.

-¡Cesáreo, qué alegría!

Qué alegría.

Nada, si no he hablado con cincuenta personas, no he hablado con ninguna.

Los papeles tardan dos semanas, ni un día menos.

-Pero el barco para Argentina zarpa en cuatro días.

-Sí, sin Cinta. Por lo menos, de manera legal.

-¿E ilegal?

-¿Ilegal, chiquilla?

No me imagino a nuestra hija entrando de noche en el barco

escondida en un baúl. -Ay, señor, esto es la ruina.

-Pues sí.

Me gustaría decirte otra cosa, pero tenemos que hacernos a la idea.

De esta no salimos.

-No sé si voy a seguir teniendo habilidad para limpiar pescado.

-Don Jose, doña Bellita, tengo que decirles algo.

-No es momento, Alodia.

-Que tenemos problemas de los gordos.

-Pero es algo que igual les interesa.

-Que no,

que ahora mismo no nos interesa nada de lo que nos puedas decir.

¿A qué vienen esas caras tan largas?

¿No se acuerdan que tienen una hija en capilla pa casarse?

-Eso es la tristeza por nuestro viaje,

que no les deja estar contentos.

-No podemos seguir ocultándolo.

¿El qué? -Que deberían escucharme.

-¡Alodia, no seas impertinente y calla!

Dígannos de una vez qué pasa.

-Hay un problema con tus papeles.

Hasta dentro de dos semanas

no tendrás el permiso para viajar a Argentina.

-Pues cogemos el barco dentro de dos semanas.

Hasta nos viene bien, así no viajamos recién casados.

-No, Emilio, no es tan fácil.

-Si Cinta no coge ese barco,

los empresarios nos denunciarán por incumplimiento del contrato.

-Y si nos denuncian, lo perdemos todo.

-¡Ay! -¡¿Me quieren escuchar?!

-Alodia, ¿te has vuelto loca?

-Es que nadie me hace caso.

Que lo del documento ya está solucionao.

-¿Qué?

-Julio, pasa.

-Aquí están, los papeles firmaos.

-Pero...

¿de dónde has sacado esto?

-Vi que el funcionario que envió el documento era un tal Adolfo Vicuña,

y el apellido me sonaba,

¿se acuerda que le pregunté?

-Sí, me acuerdo.

No entiendo nada. -A ver,...

mi jefe se llama Antonio Vicuña, y resultó ser su hermano.

Así que, solamente tuve que pedirle el favor.

-Chiquillo, esto es lo más grande. ¡Lo más grande!

Entonces, ¿nos vamos a Argentina o no nos vamos?

-Os vais, claro que os vais.

Y vais a triunfar allí, como el dulce de leche.

¡Ole!

Que conste que todos sabíamos que usted no era culpable.

-¿Todos, todos?

-No, no, sí,

y yo también, pero el comisario

me envolvió con sus malas artes

y quizás le di a pensar cosas que no eran.

-No se preocupe, Servando,

que usted no fue tan importante para que me detuvieran.

-¿Cómo que no fui importante?

-No lo fue. -Lo fui.

-No lo fue. -Lo fui.

-Bueno, ¿y por qué le han soltao?

-Porque ya saben quién mató a Marcia, y no fui yo.

-¿Quién? -No me lo han dicho,

pero pronto habrá alguien en la cárcel,

y esta vez, será el culpable.

Señora, ¿sabe ya qué vestido se va a poner para la boda?

Es por sacarlo del armario y que no se arrugue.

-No, todavía no.

Saca los dos que te dije y mañana decido.

-¿El mío está preparado? -Pa chasco que sí, señor.

Lo que tiene no ser tan indeciso.

-Soy tan indecisa, porque a esa boda va a asistir gente de alta alcurnia.

-Si no van a asistir los padres de Ildefonso ni la mitad de la familia.

-Pero en esa familia, de cada tres, dos son grandes de España.

Por eso quiero tener a punto mis dos vestidos más bonitos.

-Hay que ver, unas tanto y otras tan poco.

-¿Y a ti qué te pasa?

-Que no he podido comprarme na.

Voy a tener que ir vestida de criada.

-Pues criada, lo que eres.

-Sí, es lo que soy,

pero a mí también me gusta arreglarme cuando voy a un evento

al que van marqueses, aunque sea pa barrer.

-Con que vayas limpia y decente, ya es bastante,

no tienes que ir elegante. Y en España no hay barones.

-No seas dura con Casilda,

que entiendo que sea coqueta y quiera ponerse algo bonito.

-Claro, y lo pague yo, ¿no te amuela?

-¿Qué te gustaría llevar mañana?

-No sé, una alhaja, un dije...

-Muy bien. ¿No tienes nada por ahí que ya no uses ya?

Pues préstaselo a la muchacha, que la moza lo merece.

Voy a cambiarme.

-¡El broche!

Ven, acércate.

-Te lo regalo, para siempre. ¿Te gusta?

-Pues no mucho. -Desagradecida.

Aprovéchate, que menos da una piedra.

Venga, elegante.

¡Cesáreo! Lo han soltado.

-Esta misma tarde. A tiempo para tu boda.

-Me alegro muchísimo.

Al fin han descubierto que es usted inocente, yo siempre lo supe.

-Al final, la justicia ha hecho su trabajo.

Pero cuéntame, ¿dispuesta para lo de mañana?

-Resignada.

-Ese chico, don Ildefonso, te va a hacer feliz.

Cuando te mira, se le ve que te ama.

-A usted no le voy a engañar,

él me ama, pero yo no lo amo a él.

Le tengo cariño y aprecio,

y me ha demostrado ser una persona excelente,

pero no siento amor.

-Dicen que el roce hace el cariño, que el amor surge de la convivencia.

-Ni lo amo ni lo amaré,

pero espero poder darle lo que él desee.

-No sé qué decirte ni qué consejo darte.

-Ninguno, no se preocupe, sé que hago lo que debo.

¿Le veré en la Iglesia?

-No, tengo guardia, pero mi corazón estará contigo.

-Lo sé. Sé que es de las personas que más cariño me tienen del barrio.

-Toma, te he traído un regalo, una tontería,

para que veas que he pensado en ti.

Es una caja que he hecho en el taller de la cárcel.

-Muchas gracias, Cesáreo.

Deme un abrazo.

-Me voy, que tienes que descansar.

Te deseo lo mejor.

Con Dios. -Con Dios.

(Música)

(Puerta cerrándose)

-Toma el abrigo, hija.

Estás llorando, ¿qué te ocurre?

-Esta música... -¿Qué pasa?

-Maite la tarareaba al pintar,

casi sin darse cuenta.

-No es tiempo de pensar en esa mujer.

Camino, vamos.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Capítulo 1226 (Parte 1)

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Acacias 38 - Capítulo 1226 (Parte 1)

20 mar 2020

Felipe explica a sus amigos los detalles que conoce de la detención de Genoveva y les confiesa que va a ir a verla. Cuando el abogado a la cárcel para visitar a su mujer se queda atónito al ver a Javier Velasco salir de un vis a vis con ella. Genoveva se niega a contestar las preguntas del Comisario.
Camino da el sí a Ildefonso. Todo Acacias comenta la boda doble y la detención de Genoveva. Cada vecino tiene sus especulaciones distintas. Antoñito está intentando que Lolita le dispense de sus obligaciones con Moncho, sin éxito. Armando invita a Ramón a una tertulia con amigos del partido conservador.
Servando ve fundamental para ganar el concurso de las pensiones que los clientes sean de alcurnia y llega el momento de la partida de Arantxa, tanto Cesáreo como los Domínguez están muy desanimados.

ver más sobre "Acacias 38 - Capítulo 1226 (Parte 1)" ver menos sobre "Acacias 38 - Capítulo 1226 (Parte 1)"
Programas completos (1239)
Clips

Los últimos 3.848 programas de Acacias 38

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. nora

    y el capitulo 1227 no lo tendrian que subir hoy lunes 23???

    23 mar 2020
  2. carmela

    Desde mi cuarentena en Buenos Aires los felicito por la novela, que cada dia está más interesante. ¿¿¿¡¡¡Que le digan a Cinta que la estamos esperando¡¡¡ ¿¿¿

    22 mar 2020
  3. Aranza Ruiz

    Quiero felicitar a los escritores de Acacias! En primer lugar, por habernos librado de Úrsula, ya era un personaje muy gastado, en muchas ocasiones dejamos de ver, mi familia y yo, la serie por esta causa. Por las nuevas adquisiciones, Julio Jose y Alodia, excelentes personajes. El actor que hace a Julio, cómo transmite, ya nos ha hecho llorar varias veces, de alegría, de tristeza, de ternura. Emociona mucho con su actuación. La familia Domínguez en general, es una bocanada de aire fresco para la serie. Porque va a regresar Arantxa! La extrañamos, esperamos que no llegue a ocupar el lugar de Alodia.

    22 mar 2020
  4. Aleja

    Hola Acacieros y Acacieras: Mucha fuerza y animo en esta difícil prueba que debemos pasar unidos, pero cada cual en su casa. Saludos desde Bs As

    21 mar 2020
  5. Isabel

    Hola Acacieros de todo el Mundo!. Desde España, donde nos encontramos cumpliendo el ESTADO DE ALARMA, quiero desearos a todos que estéis bien tanto vosotros como vuestras familias. Es momento de quedarnos todos en casa, a ver si así podemos colaborar para erradicar el COVID-19 y para pasarlo mejor tenemos nuestra serie. Un saludo para tod@s.

    21 mar 2020
  6. Marcela

    Señores: el resumen escrito del capítulo 1226 (parte 1 ) no coincide con el video emitido el 20/03/2020

    21 mar 2020