www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
1164646
Para todos los públicos Abuela de verano - Capítulo 6 - Ver ahora
Transcripción completa

Cuando mi hijo pequeño cumplió 18 años, di un cambio de rumbo,...

...abandoné mi casa y me fui a trabajar a Ginebra...

...como traductora de la Unesco, vivía sola en una pequeña casa...

...y cada mañana encendía el gas con una cerilla para calentar...

...el desayuno, y la echaba en un bote junto al fogón.

Sólo gastaba una cerilla al día.

Pero por más que lo vaciara, el tarro siempre estaba lleno.

Como si quisiera demostrarme que los días ya se habían gastado.

Ha llegado otro verano, y aunque tengamos el recuerdo...

...de los anteriores, también el recuerdo está sometido...

...a un desgaste que lo va desdibujando, confundiendo,...

...pulverizando hasta convertirlo en olvido.

En nada.

Maullido.

(JADEAN)

Ronronea. Así, ¡qué calor y qué hambre tiene!

Come dentro, eh, no seas cochina como lo niños...

¡Ah! -¡Ah, ah, ah!

Huy, huy. Alberto, hijo, qué susto.

Perdón. La dentadura la conservo, eso espero.

-Igual me tenía que vacunar contra el tétanos.

No, siendo un mordisco mío, mejor la antirrábica.

Ah.

-Sólo quería darte una sorpresa.

En pocos días, ha habido tres robos en las masías cercanas y...

...estoy un poco preocupada.

-Para eso estoy yo aquí, mamá. ¡Oh!

Ay, que me quieres pedir algo.

-¿Te estás poniendo a la defensiva?

Es que te conozco.

-Es muy importante, no me puedes decir que no.

-Venga, vamos a por él. -Ve tú, listo.

-No, vamos los tres. ¿Somos una patrulla nuclear o no?

Venga.

-Ah. Venga, que esto no es nada.

No me puedes pedir eso. -Mamá, sólo es un reportaje.

Un reportaje... "Un día en la vida de Eva Sagués".

Y tengo que exhibir mi intimidad, mi familia, a todo color,...

...en el dominical de un periódico. Anda ya, no.

-Oye, oye, espérate.

La entrevista te la hago yo y controlas el texto final.

Es el de mayor tirada del país. No le intereso como escritora.

En tres años, he publicado dos libros y no me han hecho caso.

-No, sí te han hecho caso. Sí.

Para salir en su fantástico dominical debo ejercer...

...de gran abuela, gran madre de España. No me da la gana.

-Dijiste que escribías una novela sobre los veranos con los niños.

¿Yo te dije eso? -Sí.

No, no te lo he dicho porque es secreto y no sé si será un libro.

-Me lo dijiste el sábado por la noche, tomando una copa.

Eso me pasa por beber alcohol con mis hijos.

-Te conviene. ¿Tú qué sabes?

Prometí no colaborar más con ese periódico.

-Vale, te censuraron un artículo cuando los dinosaurios vivían.

Dos me han censurado, y uno hace poco tiempo, en la guerra de Irak.

-No, mi periódico estaba claramente en contra.

Sí, pero tuvo un momento de duda, y me pilló en medio.

-Bueno, este reportaje es su forma de disculparse.

¿Por qué la rechazas?

Alarma.

Eh, eh, Alberto, Erne... Esto, como te llames.

Alarma. Espera, niño.

-¿Qué pasa? ¿Qué es este ruido? -Allí.

(INTENTAN QUE RESPONDA)

(GRITOS) Soltadme.

Eh, eh, que es el señor de la alarma.

-Quieto. Párela que no...

-Quíteme a este loco de encima. Déjalo.

(SUSPIRA) Es el señor que instala...

...las alarmas. -El que las instalaba.

El que las instalaba, porque me largo.

Oiga, escuche... -No, no, no...

(ALGARABÍA) Que no le ha hecho nada,...

...tiene usted un contrato. (JADEA) Ah, ah.

(JADEA) Ah, ah.

Campana.

¿Qué te ha pasado antes, Gustavo? -¿Antes?

Sí, cuando ha sonado la alarma. -No me ha pasado nada.

Te has puesto muy pálido y has empezado a sudar.

-Me he acordado de algo que me ha dado mucho miedo.

Algo... ¿qué? -El ruido de las sirenas...

...que se me pone aquí y es como si perdiera la vista...

...y se me aflojaran las piernas. Ya.

Pero ¿ya estás bien? -Sí.

Tiene que ver con la guerra y cuando era pequeño.

¿Te acuerdas de tu familia? -Mi familia sois vosotros.

¿Puedo hacerme un batido?

Claro que sí, claro que sí.

Qué como... uh. (TODOS) Echa.

-Aquí, aquí, ta. ¿Adónde? ¿A quién?

-Abuela. -A mí, a mí.

No, soy imparcial.

(TODOS) ¡Ah! -Uh.

Van a ser las siete.

Deben hacer los deberes, ¿no?

¿Tan importante es para ti?

Lo del reportaje, digo.

-Estoy a punto de tener el puesto de mi vida.

No es imprescindible, pero ayuda.

¿Y tus hermanos qué dicen?

¿Están dispuestos?

Ay, no me pongas perdida.

-Perdona, te he dado sin querer. -No pasa nada.

-¿Sabes que eres muy fotogénica?

Los pómulos.

-Ah, me pone supernerviosa que me hagan fotos.

-Bueno, eso depende de quién te las haga, ¿no?

-Eso no lo pactamos, Alex, para nada pactamos...

...que la comida de los jueves la descontarías de la manutención.

¿Qué? Sí, también es comida ya.

¿Qué dices? Se me va la voz.

-Dile a tu madre que cuelgue.

Que no está oyendo.

No, no estoy paranoico, Paula.

Oigo su respiración.

¿Cómo? Pues claro que importa que nos escuche.

Porque yo me casé contigo, chica, no con tu madre. ¿Paula?

-No hay manera.

-¿Qué pasa te has quedado sin cobertura también?

-No sé que hago aquí.

-Alex racaneándome la pensión de los niños,...

...y yo viajando con la familia para fotografiarme.

-Mi ex me lo pulió todo, la casa, el coche.

Me quedé con mis hijos que era lo que quería pero...

-Alex no los quiere.

-¿Eso te ha dicho? -No hace falta.

Está con otra, le molestarán.

-Tengo un marrón que no veas y te podías morder...

...la lengua antes de decir a Alberto que hoy te iba bien.

-Ah, ¿que me iba bien?

-Ah, ¿no?

-Según el encantador de serpientes os iba bien.

-No os metáis conmigo que encima que os reúno.

-¿De quién es esta bolsa? -Mía.

-Toma, Enrique. -Ernesto, Ernesto.

-Perdona. -Nada, hombre, estoy...

...acostumbrado a que me llamen Enrique y cosas peores.

-Nos dices por qué debe ser hoy el reportaje.

Hoy precisamente.

-Porque hoy es el día de mamá, 14 de julio.

-Oye, ¿pero el día de las madres no es en mayo?

-14 de julio, hoy hace diez años que terminó su primera novela.

-Ya han pasado diez años.

-Y le vamos a dar una fiesta sorpresa.

Debía haber ido a la peluquería, ya lo sé, pero es que está así.

Oh, mírame.

Estoy gorda, parezco un mamut. Si estás guapísima.

Me conformo con parecer una persona normal y corriente.

Ah, para eso tendrías que volver a nacer.

(ASIENTE)

Niño jugando. (TOSE)

Ay. -Ay.

Arriba.

-Ta, después de desayunar ¿podemos jugar con la alarma?

No, la alarma no es para jugar.

Está desactivada y para ponerla en marcha hay que marcar...

...una clave muy complicada. -Yo me la sé.

Tres, cinco, cuatro, tres, dos, uno.

Anda qué. ¡Será posible!

Ni se te ocurra.

-¿Vas a ir a una fiesta? Ah, ¿yo? no, ¿por qué?

-Por nada.

Hum.

¿Lo ves? ¡Ah!

-Señora.

Has olvidado los tomates que te cogí la semana pasada.

No tengo la cabeza para tomates ahora, Abdel.

-A ver, están para salsa, luego los cogemos, los pelamos,...

...los freímos y los metemos en tarros.

Estupendo, sí, ahora, decidme la verdad, eh, ¿cómo me veis?

Disfrazada, ¿verdad? De... de novelista madura...

...como los tomates. (AMBAS) No.

-Estás muy elegante, señora. Oh.

Es que no... no debería estar elegante, debería...

...debería estar... ¡Huy! ¿y tú de qué vas?

Parece un marino mercante. (RÍEN)

-Para salir en la foto.

Eh, yo de fotos nada, eh. (NIEGA)

-¿Ni siquiera una de grupo?

No. -¿Por qué?

No, porque las fotos sacan lo peor que hay en mí.

(SE DA EN EL CULO) ¿Eh? -Ah.

Bueno, vamos a parecer un carnaval, yo... me voy a cambiar.

No. Con Alberto...

...siempre termino así, siempre termino igual.

(SUSPIRA)

-Hijo y señora, mantienen relación nubosa.

No, mantienen una relación turme...

-Tu... De... de...

-Huy, tormento... tormentosa. Eso.

-Va. (PALMADAS)

-El pan.

Lleva algo, Abdel. Nada, no te manches.

-¡Qué morro!

-Ahí está. -Eh.

-Oh. (RÍE)

-Es horrible.

-No se ve. -¿Cómo que no se ve?

Pero si me ocupa media cara.

Me lo reviento. -Te arrepentirás.

-Para la noche se seca, seguro y Molins ni se entera.

-¿Qué hace la mayonesa en el saco de la ropa sucia?

-Ay.

-Vaya, ¿y qué?

-Buah, te has hecho una carnicería, eh.

-¿Por qué hoy, Coral? Justo hoy que invito...

...a Molins y su familia a ver la lluvia de estrellas.

-Vamos a desayunar. -No tengo hambre.

-Podría ser peor. -Nada podría ser peor.

(GRITOS) Ah, ah.

-Tiempo, chicos, tiempo, tiempo, chicos, chicos.

¡Basta! ¡Oh! (GRITOS) Ah, ah.

-A por él.

-¿Qué haces?

(JALEO) -Que vienen más.

(GRITOS)

-Me cago en la hostia.

(GRITOS)

-Ah.

-Como ves somos una familia muy mediterránea.

-Y esta niña tan mona.

(GRITAN)

(GRITAN)

(GRITAN)

(TODOS) ¡Queremos comer! ¡Queremos comer!

¡Queremos comer! ¡Queremos comer!

¡Queremos comer! -¡Yihaa!

(TODOS) ¡Queremos...

-Bueno, mamá, ya ves. Sí, ya veo.

-Él es Guillermo, un fotógrafo fantástico.

-No la beso para no mancharla, señora.

Gracias.

-Ya ve, señora. Ya.

-Todos estropeados.

Una pena.

Eran buenos tomates. No quiero que este señor...

...saque fotos de esto. -Bah, quedará bien, mamá.

Es divertido. Abdel ha trabajado mucho...

...plantando y cuidando estos tomates para nosotros.

No es divertido.

-Bueno, oye, Abdel, perdónanos, ha sido algo involuntario.

-Ya sé, señor.

-Ya está hecho, no hay remedio. ¿Por qué no usarlo...

...en el reportaje? Tiene gracia.

Dame la camisa, Abdel, yo te la lavo.

-Nosotros lo recogeremos todo, no te preocupes.

-Sí, mamá, y luego cada uno se lavará su ropa.

-Muy bien, del castigo ejemplar saldrán unas fotos cojonudas.

Tenemos que hablar.

La gente se muere de hambre y sed y pretendes vender...

...a tu familia destrozando kilos de tomates por diversión.

-Es para un suplemento dominical. Un entretenimiento.

¿No te parece pornográfico exhibir tanta abundancia?

-Tenías mucho sentido del humor, ¿qué te está pasando?

También os afecta. No sé qué pensáis.

-Bueno, un poco rollo familia IKEA, sí que lo vamos a dar.

-Catalanes, pijos, pastosos, de izquierdas.

El toque tomate nos da humanidad, mamá.

-A ti es que te gusta el gore, hijo.

-Y a ti el fotógrafo. -Oh.

-¿Pero qué dices? (RÍE)

-Mamá, los tomates estaban prácticamente podridos.

Es decir que estaban cociéndose y nadie les ha hecho puto caso.

Sí, no he hecho caso de los tomates de Abdel.

Como siempre, la culpable de todo, soy yo.

-No seas trágica, mamá. -Relájate.

-No todo es tan importante y trascendente.

-Deja el papel de abuela.

-Nosotros debemos hacer nuestro trabajo, ¿nos dejas?

(NARRA) Mis hijos me tratan de forma distinta.

Como si me hablaran en otro idioma, como si de pronto...

...quisieran recordarme que no soy joven.

Convencidos de que he perdido la capacidad de gozar de la vida.

Adelante.

Haz tu trabajo, Judas.

-Gracias.

Después de pasar la noche teorizando acerca del amor,...

...tu cuarto se enciende...

(NARRA) Los años y nos aparcan en el patio trasero del país,...

...nos arrinconan.

Desprecian nuestra experiencia, y nos van paralizando...

...hasta alcanzar la quietud más involuntaria.

Al mismo tiempo desde todos los medios de comunicación...

...se está desarrollando y fomentando la cultura...

...de la juventud, los jóvenes creen que es por sus valores.

Los que ya estamos de vuelta sabemos que no es más...

...que un pretexto para convertirlos en clientes.

...que pase lo que pase, estoy aquí.

Después de empezar el día entreteniéndome...

...con tus fotografías, me dispongo a salir.

Después de una tarde entre cenizas de unos sueños hechos trizas.

Lo siento, esto no es para mí.

Quería contarte que es muy fuerte esto que siento y tú no sientes.

Tengo el tiempo entre los dientes para ti.

Quería decirte como te he dicho otras veces...

...que pase lo que pase estoy aquí.

-Ha habido guerra, ¿no? -¿Dónde has estado toda la mañana?

-Ayer salí, y me he levantado con un mal cuerpo.

-Resaca. -Puede ser.

-¿Tu madre qué dice? -He dicho que me ha venido...

...la regla. -Buena excusa.

-Alguna ventaja tiene ser chica. -Sí.

-¿No bebes? -No puedo.

Estoy en un equipo de balonmano, no nos dejan.

-¿Qué pasa? ¿Te vas a quedar aquí? -Pues no.

-¿Y a qué esperas? -A nada, te sigo.

-No, yo te sigo a ti. -¿Y eso?

-Prefiero ser yo quien te mire las piernas.

Pues nos podemos quedar aquí todo el día.

-Pues nos quedamos, estoy comodísimo.

Teresa.

-Eres tonto.

Teresa, ven aquí.

-Qué pantalón más chulo, me encanta. -Idiota.

-Porque les gusta, igual que les gusta la manzana...

...y la zanahoria. -Esos son mis hijos.

-La niña tiene unos ojos preciosos.

-Verdes, heredados de su abuela paterna.

-La de cara de duende, ¿es hija de Enrique?

-De Ernesto. Sí de su segundo matrimonio.

Coral también es suya. -Debió tenerla muy joven.

-Pues, Ernesto y yo somos iguales y somos gemelos.

-No. -Sí.

-No os parecéis. -Bueno, lo que pasa es...

...que no somos univitelinos pero en el pelo nos parecemos.

-No. -Lo que pasa es que me lo aliso.

Sino parecería una negrita. -A mí la raza negra me encanta.

Viví una temporada en Sudáfrica. -¿De verdad?

-Ajá. -Ah.

-Eso de compartir la barriga de mamá con otro debe ser especial.

-Pues no me acuerdo.

No, pero en más de una ocasión he querido escribir sobre eso.

-¿Escribes? -Sí, sí, sí.

Pero soy muy perfeccionista.

-¿Dónde tienes algo publicado?

-No, tampoco tengo prisa, mi madre empezó a escribir a los 50.

-Tienes razón, la tortuga llegó antes que la liebre.

-Ah.

Cacarea. -Las gallinitas.

-Pensaba que estaba cerrada. ¡Laia! Ayuda, tía.

-Yo es que con las gallinas no puedo.

Pitas, pitas. -¿Tú crees que te entienden?

-No sé, pero por probar que no quede.

Aquí, aquí, aquí.

-Ah, oh. -Ah, oh.

-Hostia, lo siento, tío.

-No lo sientas.

-Qué cabronas las gallinas.

-Háblame de la casa, de esta casa ¿la compraste cuándo?

Hace 13 años. -Ah, sí, es verdad.

Sí, Ana estaba embarazada de Bioy.

Mira, Bioy y Aurora, los primeros en pasar las vacaciones contigo.

Me acuerdo muy bien de este día.

Oh, qué grandes le estaban los pantalones a Bioy.

Pobrecito, ¡qué pena!

¿Sabes qué me pregunto?

"¿Tú has sido una niña pequeña como lo fue mamá?".

"Claro, yo he sido pequeña como tú".

"No, yo ya no soy pequeño tengo casi cuatro años".

"Bueno, pues yo he sido más pequeña que tú, he sido pequeña...

...como una manzana, como una nuez, como una semilla, así fui yo".

Y así soy ahora.

Ay, que me vas a pedir algo más. -No, este beso te sale gratis.

Menos mal. -Ha sido un impulso irresistible.

Estabas muy bonita diciendo eso.

¿Te van a hacer redactor jefe?

¿Qué harás cuando no te dejen contar las cosas...

...como quieres y debes?

-Lo que esperas, ¿no te fías?

No creo que te dejen ser libre dándote el sueldo que te ofrecen.

-El trato es que vivís conmigo, pasáis con papá...

...un fin de semana cada 15 días y vais todos los jueves...

...a cenar a su piso. -¿Por qué el jueves?

-Por algo relacionado con el hospital.

-¿Papá ya no dormirá en casa? -No.

-¿Dónde vivirá?

-De momento ha alquilado un piso muy cerca de casa.

-¿Y tiene suficientes camas? -Supongo.

-Ah, si cae cerca podría...

...leerme el cuento de todas las noches y luego irse.

-Eso no puede ser. -¿Por qué?

-Estamos separado, no puede ir por casa cuando quiera.

-Os habéis separado vosotros, yo no me quiero separar de papá.

-Ay, Katia, ven. -Tiene novia.

-¿Papá tiene novia? -Un momento, aclaremos.

Lo que queráis saber de papá, le preguntáis a él, ¿Aurora?

-Por mi parte os aseguro que viviremos en la misma casa,...

...iremos a la misma escuela y con los mismos amigos, ¿vale?

-¿Podemos escoger dónde vivir?

-¿Qué? -Eso, ¿qué si podemos escoger?

-¿No quieres vivir conmigo?

-Yo sí. -Yo también.

-Vosotros lo decidís todo, a nosotros nadie nos pregunta.

-Pues tienes razón. -No tiene razón.

Lo que pasa es que le ha salido un grano la noche que viene Molins.

-¿Viene Molins? ¿Aquí?

Arroz, pon arroz, ya sé que hay pero el arroz nunca está de más.

-Eva, te pillo con los ojos cerrados.

Esa cámara moderna no hace clic y no me entero.

-¿Hago clic? Si no te importa.

-Clic. Nunca he sabido posar.

Como las tribus que temen el robo del alma con las fotografías.

-Oye, y a ti de verdad ¿quién te roba el alma?

Eh, ¿soy sincera? -De eso se trata.

-Clic.

Pues... mi trabajo. -Clic.

-¿Más que tus hijos, nietos y amigos?

Mi trabajo es lo único que depende de mí.

Somos el ordenador y yo. -Clic.

Mi familia y amigos tienen su vida y puedo o no estar...

...y nada cambia, pero el libro que estoy escribiendo,...

...se muere si lo abandono. -Clic.

Antonio, ya está bien.

Creo que de cocina, tienes material suficiente.

-Se llama Guillermo. Tiene cara de Antonio.

Perdona, se me ha metido que te llamas Antonio.

Me pasa con todos los nombres.

-Hay que traer huevos, dos docenas. Las gallinas han puesto siete.

Pobrecitas, tienen derecho a hacer vacaciones.

-Si vas al pueblo, Guillermo y yo nos apuntamos.

Nos llevaremos a los mayores, hoy la compra va a pesar mucho.

Debemos traer arroz, aceite, patatas, melocotones,...

...leche, cereales y papel de váter.

-Ah, y plátanos. No, plátanos no, ya comieron ayer.

Sólo comen plátanos un día a la semana.

-No lo entiendo, los plátanos tienen mucho potasio.

Les gustan porque son fáciles de pelar, y yo quiero...

...que aprendan a pelar manzanas, peras, melocotones, de todo.

-A nosotros no nos enseñaste.

¿No? -No, ni nos enseñaste a usar...

...los cubiertos o atarnos los cordones de los zapatos.

Estabas en casa lo menos posible. Verdad, la casa se me caía encima.

A los 30 años tenía cinco hijos. A veces pienso, no sé...

...me imagino que le ha ocurrido a otra, que esa no era yo.

Eh.

Alberto, dile a este muchacho que no me haga fotos, eh.

Que tengo muy mal carácter y te puedo romper la cámara.

-Mujer, Carmen.

Oh, mira, es que mi representante me tiene prohibido salir...

...en una revista si no cobro, ¿hum?

Tú, si quieres hacer fotos házselas a mi hija.

A ver si un director de cine la descubre y saco provecho de ella.

Avisa a los mayores que nos vamos. -Sí, voy enseguida.

Oye, ¿sabes que día es hoy? Hoy es el día...

Bueno, es un día de julio.

¿Tengo que recordar algo?

Antonio, este, Alberto, que no me gustan los misterios.

-Clic. -Vamos, Antonio.

-Paula, esta vez te lo digo en serio.

Yo me voy. No, yo me voy, de verdad.

Tú haz lo que quieras, lo que te de la gana.

Si prefieres a tu madre antes que a mí, allá tú ¿vale?

-¿Problemas?

-¿Te has acostado con tu suegra?

-¿Tú sí? -No, de momento, no.

Va a vivir con nosotros y se mete en la cama fijo.

-Venga ya.

-¿Te he dicho que era arquitecto? -No.

-Bueno, soy arquitecto, ¿vale?

Y me han ofrecido un proyecto estupendo, pero en Nairobi.

-Yo estuve seis meses en Nairobi. -¿Ah, sí?

-Trabajando. -Hostia, trabajando.

¿Y qué? Debe ser una ciudad bonita ¿no?

-No. -No.

-Bonita no, especial, pero peligrosa.

-Me da igual, es igual que sea peligrosa...

...o lo que sea, me sirve de excusa para salir corriendo.

-Correr es bueno. -Sí.

-Sobre todo adelante.

Atrás, ni para coger impulso dicen los toreros.

-A mí los toros no...

-¿Y los hombres?

-¿Los hombres? ¿Qué pasa con los hombres?

-¿Que si te gustan los hombres?

-Y ¿por qué me preguntas eso?

-Te miro a los ojos y creo que te lo puedo preguntar.

-Guillermo.

¿Has hecho alguna vez fotos para un libro?

-¿Qué tipo de libro? -De cuentos, el que escribo.

Quiero fotos de niños vestidos de superhéroes,...

...y te vi haciendo fotos a los niños, se ve que tienes mano.

-Es la primera vez que hago fotos a niños.

-Más en mi favor.

¿A ti qué te pasa? -¿A mí?

-Sí, parece que te has tragado una tarántula.

-Oye, Guillermo, vamos al pueblo. -¿Os venís?

-No, yo no. -Yo sí.

-En tres horas, traigo a todos. -¿Dónde vas?

-A buscar a Nuri, la niña, a la chica de este.

Esta noche hacemos una fiesta a la jefa.

-¿Y mi mujer? -He hablado con ella,...

...me ha dicho que estáis mosqueados y no viene.

-¿Eso te ha dicho? -Tranquilo, hombre.

Un día sin pareja viene bien para el espíritu.

-La voy a llamar.

-A Tano no hace falta llamarlo tendrá muchas reuniones.

¿Vamos?

Gracias.

Móvil.

-¿Es de papá? -Como va a ser de papá.

-Yo que sé, dice que igual subía el jueves.

-Molins dice que si invitamos a sus padres para cenar,...

...le dejarán quedarse a dormir.

-¿Dónde dormirá? -En la cabaña.

-No, en la cabaña, no. Además, no cabe.

-Mira, tú te multiplicas por cero y todo arreglado.

¿A la abuela cómo se lo digo? -Diciéndoselo.

-¿Y a mamá cómo se lo digo? A mamá no le gusta Molins.

Se pondrá borde con sus padres.

-Mamá no es borde con nadie. -¿Y con el grano qué?

-Molins tiene muchos granos y a ti te da igual.

-Voy a la farmacia y compro algo, ten.

-Una cara nueva.

-Papá, ¡qué bien! Has venido. -Hola, cariño.

-Eh, papá. -Diego, ¿cómo va?

Eh, oh. -Huy, ¿te he hecho daño?

-No, hijo, es la úlcera. -Ah.

-Te quedas a comer ¿no?

-Claro, si la abuela no tiene inconveniente.

-Teníais que comprar algo. -No.

-El grano.

-Ay.

-¿Qué haces aquí? -Es jueves, libro en el hospital.

No vengo los fines de semana para evitar tensiones.

Creo que el día más indicado para ver a mis hijos es hoy.

-Es verdad, es jueves. -Creo que te lo dije.

-No me lo dijiste. -Juraría que sí.

-¿Crees que quiero verte en casa de mi madre con mis hermanos?

-¿Cómo con tus hermanos? No es fin de semana.

-Ha sido idea de Alberto, va a hacer un reportaje de la familia.

-Pues nada, me marcho. -Pues, lo siento.

-Pues otro día, me avisas.

-¿Adónde vas? -Me voy, os veré el próximo jueves.

A no ser que a vuestra madre le surjan otros compromisos.

-¿Qué dices? Quiero que te quedes.

Y Diego también ¿verdad? -Yo, es cosa vuestra.

-Papá se queda. -Aurora, no compliques las cosas.

-Si se va, me voy con él para siempre.

Oh, a ver, ¿cuántas veces os he dicho que no se pueden comer...

...chicles en la cama? -Ay, dame, anda, a ver si puedo yo.

No, no podrás. -¿Cómo que no podré?

Si soy un manitas yo, mira.

Eso sólo sale con papel de estraza y plancha, no hay otra forma.

Oye, ¿todavía te gusta planchar?

-No lo sé, hace un montón de tiempo que no...

-Papá, ¿tú planchas? -Cuando era joven.

Tú eras pequeño, tu hermana también.

Tu madre y yo, nos repartíamos el trabajo, ¿qué pasa?

Planchaba de maravilla.

En mi vida había visto planchar a un hombre, la verdad.

Ahí tu madre sí que lo hizo bien.

Les educó a todos que tenían que hacer de todo.

Como tiene que ser. -¿Qué pasa?

Me relajaba planchar. ¿A ti qué te pasa hoy?

A mí nada, ¿y a ti qué te pasa?

-No, a mí me pasa que... Si tanto te relaja,...

...tienes mucha plancha abajo para relajarte.

Puedes empezar por esto. Verás que bien lo pasas.

-Mira, esto, Ernesto, es una asquerosidad.

Deberías quitarlo, porque es tuyo. -Es de Gustavo.

-¿Y por qué no se come los chicles en su cama?

¿Qué pasa?

¿Eh?

¿Me estás escondiendo algo o qué?

-Es que no se si está bien o si está mal.

-Pues si te da vergüenza me lo tienes que decir ahora.

-Que... -¿Qué?

-Que Gustavo y yo dormimos juntos.

-¿Cómo que dormís juntos? -Eso, por las noches,...

...Gustavo viene a mi cama y dice que tiene miedo.

-Dile que no. Cuando venga le dices que no.

Sois mayores para dormir juntos.

-Pero le oigo llorar y me da pena.

-No te debe dar pena, no debe.

Deberá superarlo, y así no le ayudas, ¿sabes?

-Pero no me importa.

Si no se mueve.

Además, me mola dormir con Gustavo. -Ah, ¿te mola?

-Sí, pero no soy gay.

-No he dicho que seas gay.

-Y si lo fuera no pasaría nada ¿verdad?

-No, supongo que no, no.

-¿Cómo se sabe?

-¿Cómo se sabe qué?

-Si lo eres. -Yo que sé, hijo, pues...

No sé cómo se sabe, cuando te fijas más en los chicos...

...que en las chicas y ese tipo de cosas.

Pero bueno, tú estás en una etapa preadolescente todavía, eh,...

...tranquilo, que es una etapa bastante rarilla, eh.

Móvil.

-¿Sí? Paula.

No, escúchame.

Paula, quiero que vengas ahora mismo aquí.

Me da igual que estés enfadada.

No, tú aquí.

Miguel, no coges bien el cuchillo.

Mira, a ver, así. Inténtalo así, anda.

-Yo aprendí en un minuto. Niña, no distraigas.

-Es mentira, en un minuto. Miguel, tú a lo tuyo.

-Pues en cien minutos.

-Cien minutos es mucho, ¿a que sí, Carmen?

A mí los minutos me resbalan.

Sólo pienso en euros que es lo que me falta.

Coge bien el cuchillo. Pareces coger un hacha.

A ver.

-También me sé atar los cordones de los zapatos, ¿a que sí, Carmen?

Sí, esa es la segunda lección. -¿Tú eres profesora de cuchillos...

...y de cordones? Este año sí, toca eso.

El año que viene a freír huevos.

-A mí que me enseñarás este año.

A coser botones.

-Jo, ¿por qué no me enseñas a pintarme los ojos?

Cuando tengas la edad de Aurora. -Vale.

Miguel, hijo, vamos, que le van a salir gusanos a la carne.

(RESOPLA)

Un poco más fuerte. ¡Ay!

¡Ya está! (RÍE)

-¿Ya sé? Ya sabes. Muy bien hecho.

-Toma. Toma.

-Déjalo, mujer, déjalo, ya puedo yo sólo.

Tienes mala cara.

-No estoy en mi mejor momento, pero ya puedo.

¿Y yo puedo hacer algo por ti, por Cristina?

-No, no hay arreglo posible. Si tú lo dices.

-Tú lo sabes mejor que nadie, también te separaste.

Pero cada separación es un mundo, no hay dos iguales.

-Lo de los niños es lo peor.

Lo de los niños no sé cómo llevarlo.

Los niños necesitan es veros felices, como sea, pero felices.

-Aún somos jóvenes y fuertes, más de lo que parece.

No te preocupes.

-Papá, papá. -Oh, hola, hola.

-¿Te acordabas de mi cara? -Sí.

-¿Ahora qué te pasa? -Que soy tonta.

-Sí que estamos bien.

-¿Por qué lloráis? Ven, cariño, ven.

Ayúdame con los melocotones.

No entiendo nada.

¿Dónde está Joel?

-Lo ha llamado la productora que debía resolver...

...algo urgente, pero estará de vuelta pronto.

Pues vamos a comer, no le espero.

Es el hombre que me ha dado más plantones.

Un poco de pan. -Tengo un hambre.

-Ahora que me fijo, ¿esta mesa no es la misma que teníamos...

...en Canet? Sí, tiene más de 50 años.

Pobrecita, tenía carcoma, pero Abdel con su paciencia...

...la ha curado y durará 50 años más.

Me gusta que vuestros hijos coman en ella.

-La recordaba más grande. Porque eras más pequeño.

Ocupaba casi todo el comedor de la casa de Canet.

-Comíamos macarrones. La casa olía a macarrones y mar.

¿Te acuerdas, Cristina? -Ah.

Parece que sólo comíamos macarrones.

Cómo me recordáis a vuestros hijos, sois iguales.

-¿Ah, sí? ¿Y en qué nos parecemos Aurora y yo?

En lo lánguidas.

-¿Yo lánguida? Woody Allen define muy bien...

...este tipo de mujer en una película.

Pasivas agresivas. -¿Y tú qué eres activa agresiva?

Yo soy agresiva sin más. -Mamá, y yo de mis hijos.

¿A cuál me parezco más? ¿Tú? A Julia.

-¿Yo a Julia?

-Es verdad, los dos sois un poquito "Expediente X".

-¿Y en qué me parezco a Julia a ver?

-En lo del rosa. De pequeño te encantaba el rosa.

-¿A mí? ¿el rosa? -Pero si siempre te ponías mi ropa.

-Pero ¿qué dices? Eras tú la que te ponías...

...mis cosas, y siempre querías hacer lo mismo que yo.

-Perdona, fue al revés. -Será al derecho, y te perdono.

Además, ¿qué pasó cuando me dio por patinar? ¿qué pasó?

-Te dio por patinar, sí, sí, patinaje artístico.

-Sí, ¿qué pasa? -No, fui yo quien empezó a patinar.

Y gané tres copas.

-¿Tres copas?

Las únicas que has tenido son las que te has bebido.

No grabes eso, por favor. -Gane tres campeonatos.

-¿No lo dirás en serio?

¿Le estáis oyendo?

Mamá, dile a tu hija quién ganó tres campeonatos de patinaje.

No me acuerdo.

-Pero ¿cómo que no te acuerdas? No.

-A lo mejor lo que te pasa es que te has olvidado...

...de que te negabas a que participase.

¿Eso dije? -Sí, eso dijiste.

"No quiero que mis hijos compitan nunca", esa era la otra razón.

¿Están saliendo los demonios?

-Con ella imposible, no teníamos contra qué rebelarnos.

Eras más progre que nuestros amigos.

-Por eso te casaste a los 20 por la Iglesia.

-No fue por fastidiar, fue idea de Alex.

-No recuerdo haberte convencido.

Lo dije, aceptaste, y lo hicimos.

-Sí, Cristina, nos fastidiaste a todos.

De blanco, con 200 invitados y en Montserrat,...

...con toda la escolanía cantando.

-Y un año después, feminista y quemando sujetadores...

...frente al Ayuntamiento. -Esa fue buena.

Bueno, os eduqué lo mejor que supe según mis principios.

El resto es asunto vuestro.

-Me voy a vivir a Nairobi.

Cinco años.

-¿De dónde has sacado el ordenador y las fotos?

-Son de Joel, deben ser pruebas de maquillaje.

De la peli de zombis mutantes que va a hacer.

-Son buenísimas, mira este que asco da.

-Esta se parece a mi hermana con el grano aquí.

-Lo ve Molins y se caga.

-Hostia, ahí está. -¿Está qué?

-Molins esta noche quiere dormir aquí.

Podríamos hacer una fiesta gore.

-Buena idea, "Los zombis contra el pijo invasor".

Me gusta. -¿Y Aurora?

-Aurora ¿qué? -Se enfadará.

-Claro, se va a enfadar, normal. ¿Y qué?

-Se lo voy a decir.

-Si lo haces, te pasará algo horrible.

-¿Amenazas? No me das miedo.

-Si no se lo dices, te dejo que seas mi novia.

-Ya te gustaría. -¿Estás de coña?

-Es mi amiga y mi prima y no le haré una faena.

-Si fuera así intentarías que dejara de motivarse...

...con ese inútil.

-Tiene razón. ¿A ti Molins te mola?

-Nada. -¿Pues entonces?

-Cógete, venga, vamos. -Voy.

-Ahí, venga.

-¿Ves eso de ahí? -Sí.

-Es un pelo. -Puf.

¡Qué ilusión! A mí no me molaría tener pelos en el cuerpo.

-Y si de mayor eres peludo ¿qué? -Me depilaré.

Alarma. (RESPIRA ANSIOSO)

-Gustavo, otra vez no, Gustavo, Gustavo.

Venga reacciona, Gustavo.

Tranquilo, eh, eh.

Tranquilo, ya pasó, ya pasó, ya pasó, ya pasó.

¿Mejor?

Bueno, nos desharemos de la alarma, ¿eh?

-Por las noches también me pasa.

Cuando quiero dormir y cierro los ojos, empiezo a ver...

...como unas luces y me entra mucho miedo.

-Sí, se viene a dormir conmigo.

Los tres primeros años de tu vida, los viviste en una guerra,...

...es normal que te ocurra esto.

-Ya, pero es que no me acuerdo de nada.

Ya, pero una parte de tu cerebro sí se acuerda, eh.

Y se activa cuando suena la alarma o se apaga una luz, no sé.

¿Hum? -A veces, papá, me cuenta cosas...

...sobre esa guerra, y hago que me interesa pero,...

...en realidad, no me interesa. No deberías haber vivido eso.

-A veces sueño que no soy adoptado y me siento mucho mejor.

-¿Esa guerra por qué ocurrió?

Pues por lo que ocurre todas las guerras.

Las guerras también surgen del miedo.

Pero lo de Sarajevo no fue sólo una guerra,...

...fue una vergüenza. Y una vergüenza televisada.

Al miedo hay que mirarle de frente.

¿De acuerdo?

Definitivamente, voy a quitar la alarma.

Alberto, este, Erne... Ernesto. -¿Qué?

Tú que eres un manitas, ayúdame a desinstalar la alarma, venga.

-Pero si la acabas de poner. Pero me he arrepentido.

Yo creo que está... -Mamá.

...cogido por aquí, pero... -¿Hum? ¿Tú sabías que...

Para... -Mamá.

¿Qué?

-Es que me cuesta un poco hacer esta pregunta.

A ver. Sí.

-¿Tú sabías que Ernesto y Gustavo duermen juntos?

Sí. -Ah, si lo sabes.

Y no te parece que deberíamos intentar... vamos...

Deberíamos hacer algo, ¿no? Porque mi hijo va a cumplir...

...12 años. 12 años, ya.

-Y Gustavo 11. 11, sí señor.

-Y la cosa ya está un poquito, eh, no sé.

Tienen edad suficiente para dormir cada uno en su cama.

Bueno, pero es que Gustavo tiene miedos nocturnos.

Ernesto le ayuda, ya se darán cuenta por sí mismos...

...que es muy incómodo compartir una cama de 80 cm.

-Y si no se dan cuenta. Un verano en la casa...

...de Canet, tú tenías 14 años, ¿te acuerdas que invitaste...

...a ese amigo tuyo que era tan amigo tuyo, sí, un amigo...

...muy amigo. -Un amigo, tiene que ser el Xavi.

El Xavi, ese. Tenías una cama nido. -Sí.

Por la mañana, al despertaros estabais durmiendo juntos.

-No me acuerdo. ¿No?

Y tu padre, oh, tu padre.

Tu padre decía que estabas enamorado de Xavi.

-Ah, eso decía.

Puede que fuera así, pero ya ves, has tenido dos...

...mujeres, tres hijos, y de adolescente, nos llenabas...

...la casa de revistas porno.

¿De verdad te vas a ir a Nairobi?

-Ah, bueno, no sé, antes que vivir con mi suegra cualquier cosa, mamá.

Piénsalo, ¿eh? No te precipites.

Nairobi. -Sí.

No he estado nunca.

-Necesito que me preste pinturas. -¿Pinturas?

-Lápiz de ojos, pintalabios, cosas de maquillaje.

Nos vamos a disfrazar de zombis.

Para gastar una broma a Molins.

Debes colaborar, su padre despidió a tu novio.

-No tengo novio.

-¿Y Roger? -Un amigo.

-Hace poco era el amor de tu vida.

Ahora, un amigo. Aclárate.

-Me gusta, pero no sé si estoy enamorada.

-Parecía que sí. -Parecía.

-¿Y qué te ha hecho cambiar?

¿He sido yo?

-Eres un niño que juega a los zombis.

-¿Y tú a qué juegas? Conmigo, digo.

-Mira, deja de agobiarme. No tengo pinturas.

No tengo nada para ti.

Adiós.

He dicho que adiós. -Tú no me ves como un niño.

-Así yo que sé, verán que no somos ni gamberros,...

...ni nudistas, ni raros. -¿Eso dicen de nosotros?

-La gente de aquí no nos ve como una familia normal.

Y los Molins son de aquí.

-No sé cómo has convencido a la abuela.

-Ha sido fácil, una lluvia de estrellas.

-¿Es necesario que se quede a dormir?

-Dormiría con nosotros, con los cuatro.

No sé que problema hay.

-Que te deja chupones en el cuello, es el problema.

-Tienes 14 años recién cumplidos, aunque aparentes 16.

-Sería como ir de campamento. -Si al menos no fueran tan pijos.

-No hagas caso, odia a los Molins.

-No los odio, es que en esa familia...

...los niños nacen con el cocodrilo en la tetilla.

-Bueno, me voy a la piscina, ¿vale?

Os dejo solos para que hagáis las paces.

(CARRASPEA)

-No está mal la cabaña, ¿no? -No, está muy bien.

-Lástima de calor. -Sí, hace mucho calor, eh.

-Para estar habitada por cuatro adolescentes descerebrados...

...está bastante ordenada.

-Me voy a bañar.

-No sé por qué me puse a llorar antes.

-Yo tampoco.

-Realmente.

Hace un calor insoportable.

-Insoportable.

Ah.

Ah. (RISAS)

(NARRA) Me piden que piense lo que han sido los veranos...

...anteriores, y veo que una vez más la memoria ha entrado ya...

...en el torbellino imparable del tiempo.

Los veranos se mezclan, es como si en mi interior,...

...tiempo y memoria, se hubieran hecho un lío,...

...y para solucionarlo ellos mismos hubieran llegado...

...a un acuerdo, y todo se redujera a un único verano.

Como si el crecimiento de los niños hubiera ocurrido, no en años,...

...sino en unas pocas semanas. Todas ellas en verano.

Todas ellas en un solo mes de julio.

-Átalo. -No, al palo, ya está.

-Feli, ata. (NIÑOS HABLANDO)

(NIÑOS HABLANDO)

-Oh, mira, qué cosita, qué bonita.

-No la toques, que tiene un despertar superchungo.

-Si le he hecho así. -¿No es muy peluda?

-No, Laia, no es muy peluda. -¿Has traído el pastel?

-Sí, con diez velas. -Oye, ¿sabéis algo de Paula?

-Nada, la llamo pero salta el contestador.

-Esta mujer me va a hacer la cruz en vida.

Oye, ¿tú qué pasa que tienes que hacer fotos de todo?

-Es mi trabajo, ¿te molesta?

-Bueno, no sé, me siento un poco acosadito, la verdad.

-El que yo te acose es fantasía tuya, no mía.

-A Tano no le habéis avisado, ¿no? -Sí que lo he llamado.

Es una fiesta sorpresa está incluido en el lote.

-¿No te ha puesto una excusa tipo que estaba descalzo...

...y no encontraba los zapatos o algo así?

-Sí, pero le he dicho que tonteabas con otro y está como una moto.

-Eres un cabrón.

-Ha dicho que lo tenía mal pero que lo intentaría.

-No lo haces por él, sino por el reportaje.

-Lo hago por mamá, Tano le cae bien.

-Tano cae bien, mientras no estés casada con él.

-¿Qué hacemos? -Hay que esconder a todos...

...si queremos hacer una sorpresa de verdad.

-Os podíais quedar en el pueblo hasta la cena.

-¿En un bar con mi bebé? No. He pensado en la cabaña.

-Que alguien entretenga a mamá y las colamos.

-Sí, ¿quién? -Yo con Guillermo.

La aplacamos en la cocina con la excusa de la entrevista.

-¿De verdad le has dicho que coqueteaba con otro?

-Tranquila, Laia.

Tranquila.

Como siempre te adjudicas cosas que no son tuyas.

-¿Cómo que tuyas?

-El fotógrafo me tira los tejos a mí, y no a ti.

-¿Qué dices? -Lo que oyes.

-Mamá, mamá, espera, espera un momento.

Eh... Eh, me he olvidado de la frase.

¿La frase? -Eh, sí.

Es que necesito un titular con tu frase favorita.

Todos tenemos nuestra frase, tú también seguro.

Bueno, pues ya que...

"Ya que la vida es breve, acorta la esperanza".

-¿Es tuya?

Horacio, undécima oda, libro I.

-¿Has vivido con esa máxima? Siempre con una esperanza corta.

Sí, ahora mi esperanza es podar las flores marchitas,...

...y que esta noche caiga una hermosa lluvia de estrellas.

-No, no, espera, un momento, un momento.

¿Sabes qué pasa? Esta luz es magnífica,...

...y me encanta tu reflexión. No, no, por favor,...

...no me torturéis más con las fotos, ya está bien.

-La última, te lo juro. ¿Adónde vamos?

-Ahí al lado, la haremos al lado de la ermita,...

...porque ahora la luz ahí es fantástica.

-Fantástica. No, no, se acabó.

No hay reportaje, Alberto.

-¿Qué?

Llevo todo el día sintiéndome mal. -No seas exagerada.

Soy exagerada, es un rasgo que me define.

-Si está todo hecho, queda un detalle de nada.

Dije que sí, porque creí que te ayudaría en tu trabajo.

-Te lo agradezco. Pero es un error,...

...vender tu intimidad y la de tu familia,...

...por un puesto que mereces. No es el camino.

Luego te pasaría factura. -Mamá, no te entiendo.

Además, me veo, abriendo el periódico un domingo,...

...y topándome conmigo, retratada con mis nietos,...

...con mis hijos, soltando sandeces lugares comunes,...

...y haciéndome la interesante, la culta, no lo soporto.

Mira, no lo soporto.

-¿Es tu última palabra? Sí, diles que...

Que tu madre...

Está mayor, que está para allá.

Que con los años se ha vuelto maniática.

Uh.

-Se lo tengo dicho que no dejen la ropa tirada.

¿Estos no son un poco grandes para ser de Bioy?

-Son la XL. -Y aquí hay unas bragas...

...que tampoco son de niña. -¡Chis! Silencio.

Ruido.

-¿Qué hacéis aquí? -Escondiéndonos, ¿y tú?

-Teníamos calor. -Ah, calor.

Calor, cla... ¿y por qué no vais a la piscina que estáis más anchos?

-Enhorabuena, habéis hecho las paces.

-De enhorabuena, nada. -Con permiso.

-Hasta luego.

-Oye, un poquito estrecho el albornoz.

-¡Chis! Vamos a ser discretitos.

-¿Ahora qué? -No hace falta dar explicaciones...

...a nadie. -¿Qué hacemos?

-Nos vestimos y salimos, ¿qué vamos a hacer?

-Digo entre nosotros, ¿ahora qué? -No sé, ha sido un pronto.

¿O para ti ha sido...? -No, no.

Para mí igual, un pronto.

Haz un esfuerzo, Cristina, para tu hija es importante...

...esta noche. Hala, mira.

-Hola. -Hola, buenas noches.

-Hola, encantada. -¿Qué tal?

-Encantada. -Hola, ¿qué tal?

Bienvenidos. -Ay, muchas gracias.

Estoy encantada, hace tanto tiempo que quería conocerla.

¿No se lo ha dicho la nena?

Pues no. (RÍEN)

-He leído todas sus novelas. Ah, y ha sobrevivido.

-He traído la última por si tiene la amabilidad de dedicármela.

Claro que sí.

-Hola, Molins.

Hola, soy Diego, el hermano de Aurora.

¿Quieres? -Sí.

-No, esta está más fresca.

Oh. -Sí.

-¿Queréis? No, gracias.

-Gracias. Sí, sí, gracias.

Gracias, de verdad, de verdad eres un encanto.

Sí. -¿Te puedo llamar de tú?

Por favor. -Ah, qué bien.

Y la verdad, la verdad.

No sé como la gente puede decir que eres tan antipática.

-Vuestro chico se queda a dormir hoy.

-Eso dice.

-¿Y tienes pijama?

-Mamá, hace años que no duermo con pijama.

-Ay, Aurora, ¿qué te ha pasado? -Una dermatosis.

-¿Es contagiosa? -Mucho menos que la estupidez.

(RÍEN)

(SISEA)

¿Tú qué esperas? -Nada.

Hum, nada.

Gritos. ¿No habrás hecho una de las tuyas?

-Una broma inocente, ta.

Ya verás cuando traigas una novieta a esta casa, prepárate.

(RÍE) Vale, adiós.

Bicho.

Soy antipática, sí.

Pasos.

-Ya estoy aquí, ¿qué?

¡Hum!

¿Qué haces? -Demostrarte todo lo que te quiero.

-Estate quieto, Ernesto. -Es que te deseo mucho, Paula.

-Ya, y entonces ¿por qué te quieres ir cinco años a Mombasa?

-A Nairobi. -Bueno ¿qué más da?

Ernesto. -Mira, Paula, me lo he pensado...

...mejor, y creo que no quiero dejarte nunca.

-Oh, ah, tú mismo. -No aceptaré la oferta,...

...y viviré con tu madre en casa, ¿vale?

-¿Y ese cambio? -Es que me tienes pillado, Paula.

-Ah. -Y ya sabes tú por donde.

(RÍEN) -¡Te he pillado, Laia,...

...os he pillado a los dos! (GRITA) ¡Tano!

-¿Pero qué haces, tío? -Creía que erais,...

...pensaba que Laia estaba en el coche con...

-¡Qué susto, tío! -¿Se ha liado con el fotógrafo?

-¿Qué? -Hay un fotógrafo guapo aquí, ¿no?

Y Laia está como tonta, ¿no? -Hum, sí es guapo, es guapo,...

...pero a ver el fotógrafo es gay.

Es gay. -¿Cómo lo sabes?

-Porque me lo ha dicho. -¿Por qué te lo ha dicho?

-No sé, le caigo bien. Yo que sé. -¿Puede ser bisexual?

-¿Qué bisexual? ¿Quién es bisexual? -El fotógrafo.

-No, Tano, no te comas el tarro, por favor.

Laia, no le interesa. -Gracias por hablar por mí.

Soy Guillermo, el no heterosexual, el no bisexual.

El homosexual. -Encantado, soy Tano,...

...el marido celoso de Laia.

-Soy Paula, la mujer de, lo sabe, Ernesto.

-Para ti, no te preocupes. -Gracias.

-Tú tampoco te preocupes, se acabó el reportaje.

Ha sido un placer conoceros. Me voy al pueblo a tomar algo.

Ahora empieza la fiesta. -Si quieres te llevo.

Tengo el coche ahí aparcado. -¿A tomar algo?

-No, lo más lejos de Laia posible, de aquí.

Te llevo hasta tu casa, ¿te vale? -Okey, hecho.

-Y a Laia nada de que estuve aquí, como si no hubiera estado.

Te dejo en tu casa, en la puerta, no subo.

-¿Cómo has dicho que te llamabas?

-No te lo he dicho, ni te lo diré.

-No tengo prisa, dos horas da para mucho.

-Bueno ¿qué hacemos?

¿Sí, no? -Ajá.

Campana.

-¿Ya? -Ya, bueno.

-¿Y Ernesto? -Ha ido a por Paula.

-Id donde Carmen que os dará pastel, rápido.

Voy a subir delante y entretengo a mamá, pero id subiendo...

...vosotros también, ¿vale? -Vamos.

-Guapa.

-Mamá. El pan, el pan...

-Mamá, ven conmigo. ¿Sabes qué pasa?

Que vamos a empezar por el final.

¿Ah, sí? ¿Por qué? -Antes de cenar, vamos al postre.

No tomo postre, cariño, estoy gorda.

-¿Estamos todos? (TODOS) Sí.

-Ven, mamá, tú siéntate aquí, por favor.

Escucha, Alberto, no me gustan las sorpresas,...

...y no sé si te has enterado pero el reportaje se terminó.

-No, esto no tiene nada que ver con el reportaje.

No, entonces ¿qué significa?

-Significa, siéntate, mamá, por favor.

Significa que hace diez años, nuestra madre se empeñó...

...en hacerse escritora, y lo consiguió.

Y como nos sentimos orgullosos de ella, hemos decidido...

...celebrarlo juntos.

Esta crueldad mental, es una venganza.

-Diez años de la publicación de tu primera novela.

Sí, diez años, ya lo sé. -Diez.

Aniversario feliz,...

...aniversario feliz.

Te deseamos todos,...

...aniversario feliz.

Muchas gracias. (TODOS) ¡Bien!

¿Lo has hecho tú? Qué bonito.

¿Y esto? ¿Esto qué es?

-Tu nueva nieta.

Hola. Oh.

Siempre me sorprende lo pequeños que son al nacer.

(BEBÉ LLORA) Bienvenida, Ariadna.

(LLORA) No, no, no.

Verás lo que te van a enseñar tus primos.

Aquí no se llora... (NIÑOS) Si no hay sangre.

Ya lo han aprendido.

-Cada uno se sirve lo que quiera. -Bien.

-Bueno. (HABLANDO TODOS)

-Felicidades, señora. Gracias, Abdel.

(CANTA FELIZ CUMPLEAÑOS EN SU IDIOMA)

(TODOS) Gracias, bien.

Tú piensa la luna estará llena para siempre,...

...yo busco tu mirada entre los ojos de la gente,...

...tú guardas en el alma bajo llave lo que sientes,...

...yo rompo con palabras que desgarran como dientes.

Tú sufres porque no sabes cómo parar el tiempo,...

...yo sufro porque no sé de qué color es el viento.

Tan dulce y excitante que se escapa de tu boca,...

Apagad las luces.

Ya empieza, venga, rápido. Venga, rápido.

Mi cabeza volvió loca.

Vamos a tomar posiciones. (HABLAN A LA VEZ)

Ay, ay, ay volvió loca.

(NARRA) Para el futuro, el siglo de la vida de mis hijos,...

...y de mis nietos.

Quisiera un mundo donde reinaran la palabra y el placer.

Quisiera un mundo que se hubiera hartado del consumo y la estupidez.

Quisiera un mundo con gentes libres, dispuestas a compartir.

Quisiera un mundo donde la decencia prohibiera matar y fabricar armas.

Quisiera un mundo donde cada semana hubiera poetas que homenajear,...

...pintores, y escritores, y políticos, y campesinos,...

...y ganaderos, y cineastas, y actores, inventores,...

...funcionarios o viajeros. Y que esa hora de memoria y amor...

...se expandiera como las galaxias de un universo sin agujeros...

...negros, y nos redimiera a todos del temor a la muerte.

Puerta.

(GRITA FUERTE) (LE TIRAN ALGO)

-Déjame dormir, gilipollas.

-Entrad, es lo que habíamos quedado.

-Sí, para que nos parta la cabeza de un zapatazo.

-Es que este tío, no se asusta de nada.

-Es que tiene 18 años. -¿Y qué?

-Estoy sobada, vamos. -Coral.

Tú alguna vez ¿has visto caer estrellas?

-Yo sí.

-Yo no.

Nunca las veo, pero siempre digo que las he visto.

-Yo sí he visto.

-¿Y has pedido algún deseo? -Sí.

-¿Se puede saber qué es?

-Ser mayor.

(GRITA) Ah.

(GRITA) Ah.

Quedan suspendidos los baños hasta nueva orden.

-Me han dado una gran noticia, la película se retrasa.

-Me quieren, empezaré a ensayar el lunes.

El estreno es para esta temporada. -¿Y la niña?

-¿No entiende que mi trabajo es muy importante?

-Me alegro por ti, no por mí, espero que puedas entenderlo.

-¿Ya te vas, mamá? -Sí, mi amor, cuida de papá.

¿Y de ti quién va a cuidar? ¿Tú quieres que me quede?

¿Dónde está mamá?

Yo tengo 12 niños a mi cargo. Ariadna, es cosa tuya.

-¿Me ves como un hombre o un chaval de 16 años?

Joel creo que ya va siendo hora de que te empieces a tratar...

...como un hombre. -Los hombres, se sientan.

Tú siempre de pie. ¿Qué es lo más importante...

...de tu vida? Mi hija.

-¿Qué quieres? ¿Que viva contigo? -Piénsalo este mes.

-Es mayor. -Cuatro años, ¿qué son?

-Es un asco. -Se ha enamorado de otra.

Mujer. -Sí, otra mujer,...

...y me dejará, por eso no ha venido esta noche.

-Decías que lo iban a arreglar.

-Se nota que no está con ella sólo porque ser guapa.

-Te parece guapa. -Bueno, tienes que venir.

-Es una amiga, ¿a qué sí? -Vengo a pedir permiso...

...para presentar a Verónica a los niños.

-Mi padre se ha echado novia, mi madre no reacciona...

...desde que se enteró. -No líes más las cosas, ¿vale?

-Tarde o temprano teníamos que vernos.

¿No me la presentas? -Me ha picado un bicho.

Las abejas no pican si no las molesta.

-Si se vuelven locas sí, lo vi en una peli.

En el momento que veáis una colmena nos avisáis.

Enseguida, hay personas sensibles a las picaduras de las abejas.

Abdel, ¿os ha picado?

-Bueno, no es mi jurisdicción, pero yo quitaría la colmena...

...o todos los niños acabarán igual.

-A ver, ah. (CAMPANA) Mamá, me muero lo juro.

-Que no sabe dónde ha metido a Ariadna.

(HABLA ENTRECORTADO) Tranquilo.

(GRITAN)

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • A de Amarcord

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Abuela de verano - A de Amarcord

22 jul 2012

Alberto, el hijo periodista de Eva, convence a su madre para que acceda a ser la protagonista de un reportaje para el dominical del diario en el que trabaja.

 

Histórico de emisiones:

30/07/2011

ver más sobre "Abuela de verano - A de Amarcord" ver menos sobre "Abuela de verano - A de Amarcord"
Programas completos (13)
Clips

Los últimos 14 programas de Abuela de verano

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • A de abuelo Completo 1:05:34 100% 26 ago 2012
    A de abuelo 26 ago 2012 31 de Octubre, puente de Todos los Santos. Han pasado 3 meses desde las vacaciones de verano y Eva vuelve dispuesta a formalizar la venta de la masía.Histórico de emisiones:27/08/2011
  • A de adiós Completo 1:06:00 100% 26 ago 2012
    A de adiós 26 ago 2012 En la masía se vive un ambiente de tenso nerviosismo ya que es el último fin de semana que los nietos de Eva estan juntos: las vacaciones con la abuela se han acabado y ha llegado hora de despedirse.Histórico de ...
  • A de afortunados Completo 1:15:52 100% 25 ago 2012
    A de afortunados 25 ago 2012 Hoy es un día especial. Eva se despierta con un mal presentimiento. Su hijo Alberto esta en Sudán cubriendo un reportaje y el periódico anuncia disturbios en la zona. Pero su nuera la tranqui...
  • A de alcalde Completo 1:04:51 100% 25 ago 2012
    A de alcalde 25 ago 2012 El alcalde del pueblo pide a Eva que escriba y lea un discurso con motivo de la celebracion de las fiestas del pueblo. Pero Eva apenas tiene tiempo para dedicarse ya que en la casa se produce una repentina gastro...
  • A de aguacero Completo 1:12:21 100% 19 ago 2012
    A de aguacero 19 ago 2012 La lluvia llega a la masia y afecta de igual manera a niños y a adultos. Los nietos no pueden jugar fuera de casa ya que la lluvia se prolonga durante tres días. Histórico de emisiones:13/08/2011
  • A de amador Completo 1:11:42 100% 18 ago 2012
    A de amador 18 ago 2012 Sorpresa en la masía. Eva anuncia a los niños la llegada de un tractor que facilitará las labores del campo a Abdel. La alegría es mayúscula y los mayores se comprometen a ayudar en su reparación. Pero el tractor...
  • A de Ariadna Completo 1:10:34 100% 18 ago 2012
    A de Ariadna 18 ago 2012 Todo parece tranquilo en la masía hasta que las abejas se revolucionan. De repente y sin que nadie entienda los motivos, comienzan a picar a algunos de los niños. Mientras, Joel aparece con el bebé porque su muje...
  • A de Amarcord Completo 1:03:58 100% 22 jul 2012
    A de Amarcord 22 jul 2012 Alberto, el hijo periodista de Eva, convence a su madre para que acceda a ser la protagonista de un reportaje para el dominical del diario en el que trabaja. Histórico de emisiones:30/07/2011
  • A de avestruz Completo 57:45 100% 22 jul 2012
    A de avestruz 22 jul 2012 A primera hora de la mañana, Eva batalla con unos operarios que vienen a instalarle un poste telefónico en medio del jardín. Justo en ese momento irrumpe en la masia Nicolás, un ex novio de Eva que va camino del ...
  • A de árbitro Completo 1:03:06 100% 21 jul 2012
    A de árbitro 21 jul 2012 Es viernes. Esto significa la visita de los padres de los niños. Gustavo, empeñado en que jueguen un partido de futbol, consigue convencer a su abuela para que sea el árbitro del encuentro que se celebrará al día...
  • A de agua Completo 1:00:22 100% 21 jul 2012
    A de agua 21 jul 2012 Es viernes y los niños están nerviosos porque llegan los padres. Joel, agobiadísimo por un guión que su madre ha perdido, se ofrece a llevarlos a los toboganes, la gran atracción del verano. A cambio Eva debe lee...
  • A de animales Completo 1:03:38 100% 15 jul 2012
    A de animales 15 jul 2012 Hoy se presenta un dia especial. Eva tiene una sorpresa para los niños: ha decidido comprar dos burros. A partir de ahora estos dos nuevos miembros formaran parte de la familia. Todos reciben la noticia con emoci...
  • A de abuela Completo 1:10:19 100% 15 jul 2012
    A de abuela 15 jul 2012 Eva, una mujer en la plenitud de sus sesenta y pico años se embarca en una aventura que repite cada año: llevarse a sus 12 nietos a una casa de campo que tiene en el Emporda durante el mes de julio. Históric...
  • Abuela de verano - Primeros minutos Fragmento 4:21 50% 06 sep 2005
    Abuela de verano - Primeros minutos 06 sep 2005 Así comenzaba la serie protagonizada por Rosa Mª Sardà que se emitió en TVE en 2005.Mira el primer capítulo entero.Mira todos los capítulos.

Añadir comentario ↓

  1. Cari

    En tv a la carta no se puede ver el capítulo 6, con A de Amarcord. Sale el anterior, el 5. Espero puedan subsanar este error.

    30 ago 2013
  2. maria

    me encanta la serie .porfavor hacer mas capitulos!!!

    11 ago 2012
  3. Angelykh

    Soy puertorriqueña y la serie me encanta. Necesitamos programas asi en la isla. Series donde no vemos drogas y muerte. Es buena realmente.

    13 oct 2011
  4. Begoña

    Yo descubri hace unos años esta serie, por cierto ahora es una reposición que parece no haber tenido mucha siuerte anteriormente. Supongo que las seires inteligentes, con un humor sano, que toca temas que quiza no guste mucho tocar, hay que decir que está basada en una novela de Rosa Regas casi autobiográfica de sus veranos con sus nitos. Sin miedo a exagerar para mi es la mejor serie que he visto en muchos años, la tengo completa y de vez en cuando la vuelvo a ver, no me cansa, al reves, cada vez la saco mas gusto. Magnifico que la vuelvan a poner y llegue a más público,

    30 ago 2011
  5. Susana

    Hola Soy espanola residente en otro pais, y a referencia de una amiga a esta serie, pues me meti en la web para verla. Y me ha enganchado. Me parece interesante, educativa, los actores son naturales, y Sarda magnifica, con un sentido del humor que engancha. Toca temas de actualidad, no hay violencia, y nos ensena a exponer temas a los ninos mas educativo que otros programas. En cierto modo, me recuerda al inocente Verano Azul, que aunque en otra epoca , nos ayudaba a ver cosas diferentes. Un acierto para los creadores. No se cuantos capitulos tiene, pero ciertamente lo echare de menos cuando termine

    27 ago 2011
  6. Felix

    Me encanta esta serie!! Es poética, amable, fresca, divertida, original, real como la vida misma. Todo el elenco: GENIAL. Espero con impaciencia los próximos capítulos.

    01 ago 2011
  7. Paloma Serichol Lainez

    A mí me pasa exactamente lo mismo, gracias por esta serie.

    31 jul 2011
  8. mugomar

    Encontré hace unas semanas y por pura casualidad, esta serie. Para mí, con tan escasas posibilidades de escuchar y hablar el castellano, mi lengua materna, es un regalo muy especial. ¡Qué lenguaje, qué belleza!, es sencillo, sin frases rebuscadas, fresquito y fluyente como un arroyo, y entre escena y escena, las máximas de la abuela. En y con esta serie, me siento arrollada, atrapada agradablemente entre esta familia. Gracias, gracias mil, por vuestra armonía, por tanto color y calor, por traerme recuerdos de veranos pasados, por activar mis oídos, por hacerme sentir feliz. Un abrazo y ¡muchas gracias!

    31 jul 2011