TVE
RTVE
ESTA SEMANA  
   programas anteriores   La Cuestión  El programa  El equipo  Eduard Punset  
366ENTREVISTA
CEREBRO Y SEXO

Simon Baron-Cohen
Simon Baron-Cohen es Catedrático de Psicopatología y director del Autism Research Centre de la Universidad de Cambridge. En esta entrevista con Eduard Punset nos presenta sus dos campos de investigación principales: el estudio del autismo a nivel neurológico y el análisis de las diferencias entre mujeres y hombres. Y si fuera poco, ambos intereses convergen en su explicación de esta diferencia esencial.



Eduard Punset:
Ya sabíamos que, aparentemente, las mujeres son mejores en la comunicación, en el lenguaje; mientras que a los hombres se les da mejor la orientación espacial... pero eso era todo. Ahora tú afirmas que todo esto va mucho más allá, que hay un componente biológico, incluso genético, que hace que el cerebro tenga un sexo específico y sea distinto para un hombre que para una mujer. Esto es lo que sostienes, ¿verdad?

Simon Baron-Cohen:
Bueno, en primer lugar es importante admitir que sólo podemos estudiar los promedios…

Eduard Punset:
¡Claro!

Simon Baron-Cohen:
…Los promedios de varones y hembras. No podemos decir nada sobre los casos individuales, porque las personas pueden ser típicas o atípicas para su sexo. Pero incluso si comparamos los hombres y las mujeres, o los chicos y las chicas, detectamos diferencias. La diferencia clásica consistía, como has dicho, en el lenguaje —mejor en el promedio de mujeres— y en la habilidad especial —mejor en los hombres. Mi teoría va más allá y postula que hay más diferencias entre los sexos que la teoría clásica soslayaba.

Eduard Punset:
Dices que hay más mujeres, como promedio, que puedan empatizar con otros rostros, con la gente, comparado con los hombres.

Simon Baron-Cohen:
Sí… correcto.

Eduard Punset:
Ahondemos en este concepto de la empatía…

Simon Baron-Cohen:
De acuerdo

Eduard Punset:
…en las mujeres, que son mejores, como promedio, que los hombres.

Simon Baron-Cohen:
Sí.

Eduard Punset:
¿Qué quieres decir?

Simon Baron-Cohen:
La empatía es algo de lo que ambos sexos son capaces. Pero cuando se realizan pruebas, hay indicios de que las mujeres tienen un interés y un impulso mayor hacia la empatía. La empatía es la capacidad de reconocer las emociones y pensamientos de otra persona, pero también de responder emocionalmente a los pensamientos y sentimientos de esa persona. Tenemos varios métodos distintos: hay una prueba, por ejemplo, que consiste en utilizar fotografías de rostros; y pedirle a la persona que identifique la emoción que expresa dicho rostro. La prueba puede complicarse mostrando únicamente una parte del rostro, alrededor de los ojos.

Eduard Punset:
Ya veo

Simon Baron-Cohen:
Cuanto más difícil es la prueba, tanto más sutil, y así es como se revelan las diferencias de sexo. Si la prueba es demasiado fácil, todo el mundo la resuelve perfectamente. Se necesita una medición que tenga en cuenta las diferencias individuales.

Eduard Punset:
Si las mujeres son mejores en esto, ¿en qué somos mejores los hombres?

Simon Baron-Cohen:
Otra diferencia psicológica estriba en lo que yo denomino sistematización, que consiste en el impulso de analizar un sistema, cualquier tipo de sistema: ya sea un sistema mecánico como una máquina o un ordenador; un sistema natural como el clima, en el que intentamos descubrir normas o leyes que rijan dicho sistema; un sistema abstracto como las matemáticas o la música; o, por último, un sistema que se pueda coleccionar, como una biblioteca o una colección filatélica.
Y cabe destacar que un sistema tiene normas, o leyes, y que se puede esclarecer cómo funciona el sistema mediante la comprensión de las leyes. Parece que a los hombres les interesan más los sistemas y su funcionamiento. Como cuando abren el motor del coche, el capó, para entender las distintas piezas y cómo se relacionan entre sí. Éste es un sistema mecánico.

Eduard Punset:

Simon Baron-Cohen:
¡Y lo mismo sucede con las matemáticas! Son más abstractas, pero sigue habiendo normas, o leyes, que determinan cómo se relacionan los números entre sí. Y parece que a los hombres, a los chicos, les interesa más este tipo de…

Eduard Punset:
…sistemas…

Simon Baron-Cohen:
Sí, de sistemas.

Eduard Punset:
…Les interesan más los sistemas, las leyes que rigen un sistema, los objetos, los procesos, que la gente.

Simon Baron-Cohen:
Tal cual. Veamos, la gente en cierto modo es un sistema, por ejemplo, desde una perspectiva médica, puede decirse que la gente tiene un sistema cardiovascular, un sistema digestivo, un sistema hormonal… se puede pensar en la gente como en un sistema, pero esto no es realmente empatía.

Eduard Punset:
No.

Simon Baron-Cohen:
La empatía implica pensar en las emociones, y responder a las emociones de los demás.

Eduard Punset:
Y en cualquier caso, imagino que es más difícil entender el sistema de una persona que el de un objeto.

Simon Baron-Cohen:
Ciertamente. Los objetos inanimados son sistemas más predecibles. Las personas son sistemas, pero sistemas mucho más complejos y menos predecibles.

Eduard Punset:
Simon, afirmas que esta no es una cuestión (por lo menos, no fundamentalmente) de cultura, de facilidades… que hay algo innato.

Simon Baron-Cohen:
Bueno, tengo una postura más moderada. Sostengo que se trata de una interacción entre la cultura y la biología. Sería una estupidez por mi parte negar la parte cultural. Por un lado los medios de comunicación pueden fomentar en los chicos expectativas de éxito en ciertos campos… E incluso los juguetes que los padres les dan a sus hijos, ¿sabes? Los padres les compran a sus hijos juguetes de construcción como el Lego, pero muñecas a sus hijas. Todo esto puede influir en parte…

Eduard Punset:
Tal vez lo hagan por un motivo biológico, también…

Simon Baron-Cohen:
Sí, podrían estar respondiendo a los intereses del niño. Pero lo más importante es que hay otro tipo de pruebas de que la biología desempeña un papel independiente de la cultura.

Eduard Punset:
Profundicemos en esta cuestión, entonces. Es decir: ¿Qué significa biología? ¿Estamos hablando de flujos hormonales en las distintas fases de desarrollo? ¿A qué nos referimos?

Simon Baron-Cohen:
Bueno, sabemos que durante el embarazo hay un aumento en la producción de hormonas, concretamente de testosterona, entre las semanas 12 y 16 de gestación. El feto genera esta hormona y, normalmente, se libera a la sangre hasta el cerebro, donde hay receptores de testosterona, así que puede afectar el desarrollo y funcionamiento del cerebro. Los chicos producen más testosterona que las chicas.

Eduard Punset:

Simon Baron-Cohen:
Porque procede de los testículos, mientras que en las chicas procede de las glándulas suprarrenales. Y llevamos a cabo un estudio en el que medíamos la cantidad de testosterona en el útero, en el líquido amniótico, y luego hicimos un seguimiento de los niños tras el parto para ver si existía alguna relación entre las hormonas y el comportamiento posterior…

Eduard Punset:
Y existe.

Simon Baron-Cohen:
Y encontramos una correlación muy estrecha. Cuanta más testosterona produce el bebé, menos contacto visual establece a los 12 meses y más tarda en desarrollar el lenguaje a los 18 meses.

Eduard Punset:
…Lo que significa que son sistematizantes…

Simon Baron-Cohen:

Eduard Punset:
…incluso al nacer, en lugar de empatizantes.

Simon Baron-Cohen:
Bueno, lo que sugiere es que la testosterona puede ser uno de los mecanismos biológicos que configura las diferencias entre sexos. Cabe señalar que esta relación con la testosterona se manifiesta incluso cuando estudiamos solamente a chicos. Hay chicos con niveles altos de testosterona y chicos con niveles bajos, y presentan diferencias en el contacto visual y el desarrollo del lenguaje que se relacionan con la testosterona anterior al nacimiento.

Eduard Punset:
Ya veo. ¿Y qué hay de los factores genéticos?

Simon Baron-Cohen:
Factores genéticos, sí.

Eduard Punset:
¿Son importantes en esto?

Simon Baron-Cohen:
Bueno, la identificación de los genes que participan en el desarrollo social suscita mucho interés, por ejemplo. Entre otras cosas, porque sabemos que ciertos trastornos clínicos como el autismo tienen una base genética que afecta el desarrollo social. Los investigadores genéticos están intentando descubrir los genes que influyen en el desarrollo social, y por ejemplo se hizo un estudio con chicas que padecían el Síndrome de Turner, chicas con un solo cromosoma X en lugar de dos, que nacen con una anomalía en los cromosomas. Y en función de si tienen el cromosoma X de su padre o de su madre, sus habilidades sociales se ven afectadas.

Eduard Punset:
¡Ya veo!

Simon Baron-Cohen:
Esto sugiere que hay genes en el cromosoma X, que con el tiempo se identificarán específicamente, que afectan el desarrollo social.

Eduard Punset:
Eres una eminencia mundial en el ámbito del autismo, y afirmas que el autismo, en cierto modo, constituye la sistematización extrema, el cerebro masculino llevado al extremo.

Simon Baron-Cohen:
Cierto.

Eduard Punset:
Con poca…con apenas empatía… y un interés obsesivo en los…

Simon Baron-Cohen:
…sistemas

Eduard Punset:
Sistemas y objetos

Simon Baron-Cohen:
Bueno, es una teoría, y la he expuesto en algunos artículos: que tal vez el autismo sea el resultado de la mezcla genética de dos personas con tendencia a sistematizar. Y tenemos pruebas que lo respaldan, por lo que sigo realizando pruebas. Por ejemplo, sabemos que las madres de autistas realizan mejor ciertas tareas de sistematización, mejor que las mujeres que no son madres de autistas, mejor que las mujeres en general. Estas madres no muestran el típico modelo femenino, sino un modelo más masculino.

Eduard Punset:
Un modelo cerebral…

Simon Baron-Cohen:
…un modelo cerebral y los resultados de las pruebas psicológicas. En una de ellas les mostramos un diseño visual y les pedimos que identifiquen el objetivo tan rápido como puedan. Los hombres suelen obtener resultados mejores que las mujeres en esta prueba pero, en el caso de los padres de autistas, ambos lo hacen muy rápidamente, las madres y los padres, y esta es una medida de la sistematización.

Eduard Punset:
Antes has mencionado que probablemente los hombres, gracias a su tendencia a sistematizar, sean mejores en las matemáticas, la física y la ingeniería.

Simon Baron-Cohen:
Sí.

Eduard Punset:
Pero cuando era un niño, recuerdo que las niñas eran mejores en mates, durantes los primeros años de la escuela.

Simon Baron-Cohen:
La mayoría de los estudios sugieren que las diferencias surgen más tarde.

Eduard Punset:
Más tarde

Simon Baron-Cohen:
Así que cuando llegas al nivel universitario, en matemáticas, física... hay una gran diferencia de sexos. Una vez la diferencia se presenta, hay unos 13 chicos por cada chica en los cursos universitarios de matemáticas; es así en la mayoría de culturas. Si acudes a las clases de matemáticas…

Eduard Punset:

Simon Baron-Cohen:
…aquí en Cambridge o en la mayoría de universidades, las mujeres representan un porcentaje muy pequeño. Y tanto si refleja otros factores como la falta de modelos de conducta…

Eduard Punset:

Simon Baron-Cohen:
…o la falta de motivación para que las mujeres entren en este campo, podría ser parte de la explicación. Pero según esta teoría, también podría ser que, por lo general, hubiera más hombres interesados en los sistemas, como el sistema matemático…

Eduard Punset:
En los que necesitas menos empatía…

Simon Baron-Cohen:
Sí, exacto: la empatía no entra en juego en las matemáticas. Es decir, puedes hablar con matemáticos que digan que los números son sus amigos, que sienten cierta empatía por los números…

Eduard Punset:
¡Sí!

Simon Baron-Cohen:
Pero en realidad los números sólo son patrones, o cantidades, y tienen una manera muy precisa de relacionarse entre sí.

Eduard Punset:
Simon, has mencionado el tema de los hemisferios, que constituye una cuestión, bueno, más o menos comprendida por el público en general, que tiende a decir que la comunicación entre ambos hemisferios es más rápida y mejor en las mujeres que en los hombres, que las mujeres utilizan ambos hemisferios más rápidamente… ¿Qué has descubierto al respecto?

Simon Baron-Cohen:
Pues bien, no lo hemos estudiado directamente, pero hay estudios realizados en autopsias que demuestran que el tejido conectivo entre ambos hemisferios, el cuerpo calloso, es más grueso en las mujeres que en los hombres.

Eduard Punset:
Definitivamente más grueso

Simon Baron-Cohen:
Algunos estudios así lo han demostrado. Lo que sugiere que la comunicación entre ambos hemisferios podría resultar más fácil en las mujeres. Son estudios practicados en autopsias, pero hoy en día también puede utilizarse la exploración cerebral por resonancia magnética para observar la estructura del cerebro en personas vivas.

Eduard Punset:

Simon Baron-Cohen:
Y, de nuevo, algunos estudios confirman que el tejido conectivo entre ambos hemisferios es más grueso en las mujeres.

Eduard Punset:
Estas pruebas por resonancia... ¿muestran más activación, más oxígeno, más flujo sanguíneo, en el hemisferio izquierdo de las mujeres cuando se comunican que en el de la mayoría de los hombres?

Simon Baron-Cohen:
Bueno, esta sería una exploración funcional: estudiar los cambios de actividad cerebral mientras alguien desempeña una tarea. En el caso del lenguaje, por ejemplo, las mujeres muestran más actividad bilateral, en ambos hemisferios, al hablar o escuchar un discurso, en contraste con los hombres. Los hombres tienen mayor actividad en la parte izquierda.

Eduard Punset:
Que sirve para el lenguaje…

Simon Baron-Cohen:
Sí, la mayoría de la gente tiene el centro del habla en la izquierda.

Eduard Punset:
Así que al usar ambos, significa que lo hacen mejor, obviamente.

Simon Baron-Cohen:

Eduard Punset:
Utilizan más recursos…

Simon Baron-Cohen:
¿Más qué?

Eduard Punset:
Más recursos

Simon Baron-Cohen:
Más recursos; exacto. Este estudio se llevó a cabo en Yale, en EEUU, y causó furor, porque sugería que había diferencias de sexos en el comportamiento que podían estar relacionadas con las diferencias cerebrales.

Eduard Punset:
Y quería preguntarte por último, ¿qué sucederá si hay un cambio evolutivo en el futuro?

Simon Baron-Cohen:
Bueno, hay cambios por supuesto en términos genéticos. Pero a menudo los cambios evolutivos son muy lentos. Sin embargo, deberíamos ir con cuidado para no caricaturizar las diferencias entre sexos, porque sabemos, por ejemplo, que estamos experimentando un cambio social muy acusado, y los hombres cada vez participan más en el cuidado de los hijos, lo que demuestra que no carecen de empatía, no carecen de las destrezas para cubrir o responder a las necesidades de un niño; no se trata de que las mujeres puedan hacerlo y los hombres no. No obstante, sigue habiendo diferencias, sutiles pero importantes, entre los sexos.