arriba Ir arriba

Hasta hace quince años, los coches, y todo lo demás, se pagaba en pesetas. Con el redondeo, los precios aumentaron, sobre todo al principio. Por ejemplo, una barra de pan o un café duplican hoy el precio de 2002, el transporte en grandes ciudades también se ha más que duplicado en estos 15 años y una entrada de cine pasó de unos cinco euros a cerca de nueve. Pero los salarios no aumentaron en la misma proporción.