arriba Ir arriba

Al parecer, algunos de los códigos detectados en los ataques ya fueron usados en el pasado por piratas informáticos de Pyongyang. Después de que Rusia haya acusado a Estados Unidos por el ciberataque, Washington ha querido apuntar a Corea del Norte como principal sospechoso y pone como ejemplo el ataque de 2014 a Sony tras la película sobre Kim Jong-un.

El Instituo Nacional de Ciberseguridad (Incibe), dependiente del Ministerio de Energía, Turismo y Agenda Digital, ha informado de que España ocupa la posición 16ª del listado de países afectados por las distintas variaciones del virus WannaCry con 1.200 infecciones. En total, son menos de diez las empresas afectadas en España. Los dispositivos de seguridad de estas empresas y de las que podrían resultar potencialmente afectadas han funcionado satisfactoriamente y ahora mismo el virus está contenido. De hecho, varias de estas empresas ya han vuelto a la normalidad.

Asia ha sufrido nuevos estragos por el ciberataque mundial, con más de 200.000 afectados en 150 países desde el viernes pasado, y en medio de las recomendaciones de los expertos para que se refuerce la seguridad y el anuncio de China sobre una nueva versión del virus.
Esa mutación del virus WannaCry, descubierta en China, ha conseguido burlar allí las medidas implantadas tras el primer ataque, que ya ha afectado a unas 30.000 empresas e instituciones educativas del país. De hecho, el experto informático del Reino Unido que consiguió inhibir el ataque horas después de su inicio ha advertido de que nuevas versiones del virus se propagarían con bastante probabilidad este lunes.
En Europa se sigue de cerca la situación y la Comisión Europea ha informado de que las instituciones y agencias de la Unión Europea no se han visto perjudicadas, al tiempo que alerta de que "el uso de ciberataques para fines criminales es una amenaza creciente que requiere una respuesta global coordinada de la UE y sus Estados miembros".
 

El Gobierno ha asegurado que el número de equipos y sistemas informáticos de particulares y empresas que se vieron afectados por el ciberataque de ayer y que ha afectado a 99 países remite, que no hay nuevas infecciones y que se están limpiando los dispositivos afectados. Según el Instituto Nacional de Ciberseguridad (Incibe), la infección de nuevos equipos por el virus de tipo "ransomware" -una variante del conocido "Wannacry"- ha podido ser acotada porque se ha descubierto una acción para desprogramarlo.

Dicen los expertos que la Tercera Guerra Mundial podría ser cibernética... Trend Micro, una de las empresas especializadas en estrategia informática habla de que, hace dos años, los hackeos masivos empezaron a combinarse con objetivos ideológicos para influir en la opinión pública. Y, de paso, hacer negocio... Donald Trump, NO por casualidad, acaba de crear una comisión llamada a fortalecer la ciberseguridad nacional.

El ciberataque sufrido por Telefónica y otras compañías españolas ha afectado a 74 países, entre ellos el Reino Unido, Taiwán, Ucrania, Rusia o Turquía, y es "especialmente virulento", ya que combina un 'malware' con un sistema de propagación que utiliza una vulnerabilidad detectada en Microsoft.
La empresa rusa de seguridad informática Kaspersky ha estimado en más de 45.000 los ciberataques perpetrados por el virus del tipo "ransomware", que ha golpeado a infraestructuras de 74 países.

El riesgo cuando metemos una memoria USB desconocida en un ordenador ha subido a un nuevo nivel con el llamado USB asesino, que libera una corriente de vuelta al puerto USB produciendo una sobrecarga eléctrica. El puerto está preparado para recibir 5 voltios y el USB killer transmite 220, por lo que inutiliza el dispositivo, sea un portátil, una tableta o el navegador de un coche.

Los teléfonos inteligentes son el último objetivo de los ciberdelincuentes. Un estudio de la Universidad de Cambridge asegura que nueve de cada diez móviles con sistema operativo Android pueden ser atacados.

El 87% de los teléfonos que utilizan el sistema operativo de Google no son seguros. Eso quiere decir que, en caso de ataque, los delincuentes podrían tener acceso a los contactos, a las fotos, a la agenda, a toda nuestra información en general.