arriba Ir arriba
  • Santa Monica Studios estrena uno de los títulos del año con la vuelta de Kratos
  • El 'fantasma de Esparta' comenzará su periplo en tierra de dioses nórdicos
  • Kratos y Atreus, su hijo, emprenderán un camino de conocimiento mutuo
  • La perspectiva de la cámara y el sistema de lucha, las grandes novedades

Tanto la Sociedad Americana de Psiquiatría como la Organización Mundial de la Salud incluyen la adicción a los videojuegos en la lista de nuevas enfermedades mentales. A la comunidad médica le preocupan determinados juegos de rol en línea por su potencial adictivo, ya que el videojuego, al igual que una droga, genera dopamina suficiente para 'engancharse'. El periodo de la adolescencia favorece esta patología.

El próximo 29 de marzo se estrena en España Ready Player One, la adaptación al cine de la novela de Ernest Cline. Steven Spielberg dirige una película que narra la competición global por encontrar un botín millonario en el mundo virtual de Oasis. Tye Sheridan (MudX-Men Apocalipsis) protagoniza una cinta con infinidad de referencias a la cultura pop de los años 80 y 90 del siglo pasado.

Hablamos con Ricardo Izquierdo. Él es probador de videojuegos y ha logrado convertir su pasión en su medio de vida. España es una de las principales referencias en el desarrollo de este tipo de entretenimiento y asegura que el trabajo en este sector está asegurado. Con nuestro invitado descubriremos todos los aspectos que cubre su labor y cómo no resulta tan divertida como, en apariencia, pueda parecer.

No es fácil dedicarse a los videojuegos en España. Solo el 20% de las empresas del sector cumple diez años. Es una industria que crece, dicen, pero muy por debajo de sus posibilidades. Reclaman un plan de apoyo institucional. Precisamente, el Gobierno ha anunciado hoy un programa con seis millones de euros en ayudas para el sector. Hablamos de 450 empresas - la mayoría de menos de cinco trabajadores - que, en 2016 facturaron casi 620 millones de euros y dieron trabajo directo a unas 5.500 personas. Solo el 17% eran mujeres.