arriba Ir arriba

El hombre volverá a la Luna. La NASA está preparando un nuevo cohete así como la cápsula Orión, y la Agencia Espacial Europea está adiestrando a astronautas en Lanzarote, el espacio terrestre que más se parece a Marte y a la Luna. Entre los especialistas que han pasado por la isla se encuentra el español Pedro Duque, además del alemán Matthias Mauro que probablemente será uno de los que viaje a la Luna. También estuvo, Loredana Bessone, la coordinadora de la formación de los astronautas, Hervé Stevenin, entrenador de astronautas, y Francesco Sauro, director del curso de geología.

La sonda Voyager 1 de la NASA partía hacia un viaje a lo desconocido el 5 de septiembre de 1977 desde Cabo Cañaveral (Florida, Estados Unidos). Ni los pronósticos más optimistas esperaban que, a día de hoy, aún continúe adelante. Esta nave y su gemela, la Voyager 2, lanzadas para explorar los planetas gigantes Júpiter y Saturno, se han convertido en los ingenios humanos que han conseguido llegar más lejos.

En 2012, la Voyager 1 abandonó la heliosfera, una especie de "burbuja" que envuelve el Sistema Solar, y cruzó al espacio interestelar. Se espera que la Voyager 2 rebase esa frontera dentro de pocos años. Ambas se mantienen en buen estado y envían datos a la Tierra prácticamente cada día.

Un cohete Falcon 9 del proyecto SpaceX Falcon 9, que regresó del espacio el pasado año, ha sido relanzado con éxito desde Florida, Estados Unidos, en el que ya es el primer lanzamiento con éxito de un cohete reciclado, y ha retornado de nuevo a una plataforma oceánica.
Son dos hitos sin precedentes, "un día grande", ha dicho el multimillonario fundador del proyecto SpaceX, Elon Musk, que pretende con estos hechos avanzar en reducir los costes espaciales y acortar los periodos de tiempo entre los lanzamientos al espacio. "Mi mente está en una nube", ha asegurado.
Para llegar hasta este punto, han sido necesarios 15 años para que la compañía Space Exploration Technologies Corp demostrara que un cohete que llega de vuelta del espacio al océano pueda ser reciclado y volver a lanzarse.

Elon Musk, propietario de Tesla y Space X, parece tener prisa. Ha conseguido poner a punto con éxito el Falcon 9, un cohete que aterriza en vertical y puede reutilizarse para abaratar costes y con él ha mandado suministros a la Estación Espacial Internacional. Anoche anunciaba por Twitter que enviará a dos turistas alrededor de la Luna a finales de 2018. No dará a conocer los nombres hasta que hayan superado las pruebas físicas y médicas, pero dice que ya han pagado una suma significativa que ayudará a financiar la misión.

Dos astronautas de la Estación Espacial Internacional protagonizan la primera caminata espacial de 2017. Durante más de seis horas van a tratar de actualizar el sistema eléctrico del laboratorio de la EEI, van a instalar láminas y nuevas conexiones eléctricas para seis baterias de litio. Los trabajos continuarán el próximo viernes con una segunda salida al exterior.

En su último año de operaciones, este 30 de noviembre, la misión Cassini de la NASA comenzará un atrevido conjunto de órbitas pasando por encima del borde exterior de los anillos principales de Saturno. Cassini volará más cerca de los anillos de Saturno que nunca antes desde su llegada de 2004. Comenzará el estudio más cercano de los anillos y ofrecerá vistas sin precedentes de lunas que orbitan cerca de ellos. Después, nuevas órbitas acercarán a Cassini a Saturno más de lo que cualquier nave espacial se ha atrevido a ir antes.

La misión espacial china Shenzhou XI, con los astronautas Jing Haipeng y Chen Dong a bordo, ha aterrizado este viernes en las estepas de la región china de Mongolia Interior (norte del país), tras pasar el último mes en órbita.
La Shenzhou-11 despegó el pasado 17 de octubre, se acopló tras dos días de viaje al laboratorio espacial Tiangong-2 y permaneció en órbita durante 30 días hasta que se separó, este jueves, para emprender el viaje de regreso.

Ha sido una de las misiones más importantes de la Agencia Espacial Europea. Las imágenes y la información científica que en este tiempo ha enviado Rosetta ayudarán a comprender mejor cómo se formó el sistema solar. Es la danza de Rosetta alrededor de 67P - Churyumov Gerasimenko, un sinfín de maniobras durante poco más de dos años para radiografiar el cometa en su aproximación al sol como nunca antes se había hecho.