Enlaces accesibilidad

arriba Ir arriba

El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, ha declarado este miércoles que la Unión Europea sólo aceptaría una nueva prórroga corta al Brexit si el Parlamento británico respalda el acuerdo de salida antes del próximo 12 de abril. "Si el Reino Unido está en una posición de aprobar el acuerdo de salida con una mayoría viable para el 12 de abril, la UE en ese caso debería aceptar una extensión hasta el 22 de mayo", dijo Juncker ante el pleno del Parlamento Europeo en Bruselas.

El bloqueo del Brexit persiste sin remedio a la vista: el Parlamento británico, que este lunes volvía a votar posibles opciones alternativas al acuerdo de la primera ministra, Theresa May, ha sido incapaz de concitar una mayoría en torno a ninguna de las cuatro propuestas presentadas, entre ellas dos para suavizar la salida, lo que deja de nuevo en manos del Gobierno la iniciativa cuando quedan solo once días para que se acabe la prórroga concedida por la Unión Europea.

Una vez prorrogado el plazo inicial, que acababa el 29 de marzola nueva fecha legal para la salida de Reino Unido de la Unión Europea es el 12 de abril, cuando, si no hay un acuerdo antes, el país abandonará de forma abrupta el club comunitario. Los Veintisiete se dicen dispuestos a conceder una nueva prórroga, pero exigen un plan claro de actuación. Esa nueva prórroga, según las condiciones impuestas por Bruselas, tendría que ser necesariamente más larga, de entre nueve meses y un año, lo que obligaría a los británicos a participar en las elecciones europeas del 26 de mayo.

El 23 de junio de 2016 el Reino Unido y Gibraltar votaron a favor del "Brexit", su salida de la Unión Europea, en una jornada que quedará para la historia. Aunque la consulta era no-vinculante, el gobierno del entonces primer ministro David Cameron, del Partido Conservador, había prometido que respetaría el resultado del referéndum e iniciaría el proceso de salida del Reino Unido de la Unión Europea. La victoria de los denominados " Leavers", aquellos que querían salir de los 28, dejó en estado de "shock" al resto de estados de la Unión, y también al equipo de Radio Nacional que lo contó junto al corresponsal de Radio Nacional en Londres, Jordi Barcia.

Desde Bruselas, el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, ha convocado ya una reunión extraordinaria para el próximo 10 de abril tras conocer el tercer rechazo consecutivo del Parlamento británico al acuerdo para el 'Brexit'. En esa cumbre los líderes europeos decidiran cuáles serán los siguientes pasos y los Veintisiete pidem a Reino Unido concreción.Esperan que para la fecha de la cumbre, dos días antes de la nueva fecha límite, Reino Unido haya decidido si opta por una prórroga larga, que conllevaría la participación en las elecciones europeas del mes de mayo, y presenta un plan. De lo contrario, Reino unido podría abandonar de forma abrupta el bloque comunitario el próximo 12 de abril.

El Parlamento británico ha rechazado por tercera vez el acuerdo para un 'Brexit' ordenado que alcanzó la primera ministra Theresa May con Bruselas. No ha servido ni tan siquiera su compromiso de dimitir si se aprobaba. Esta derrota demuestra la debilidad extrema de May, aunque ella insiste en que "seguirá trabajando para sacar al Reino Unido de la Unión Europea de forma ordenada". Por contra, desde las filas laboristas, creen que es incapaz y exigen elecciones generales. Con un parlamento en medio del caos, el lunes habrá una nueva ronda de votaciones no vinculantes para saber -otra vez- qué alternativa al plan de May podría concitar alguna mayoría que desbloquee la Cámara. Mientras tanto, la nueva fecha clave pasa al 12 de abril. Ese día el Reino Unido podría salir de la Unión a las bravas, sin acuerdo. El otro escenario es que May pida una nueva prórroga, de al menos un año, para buscar otro tipo de divorcio.

Un Brexit sin acuerdo afectaría a unos 3.700.000 europeos que viven en Reino Unido y 1.300.000 británicos que residen en países de la Unión Europea. Su situación quedaría pendiente de los pactos bilaterales entre los países. En España residen 300.000 británicos a los que, desde el 1 de marzo, un Real Decreto garantiza el permiso de residencia y los derechos a asistencia sanitaria y voto siempre que Reino Unido haga lo mismo con los alrededor de 150.000 españoles que están allí registrados. Por otra parte, los 9.000 ciudadanos españoles que entran cada día a trabajar en Gibraltar verán protegidos sus derechos, si hay acuerdo, mediante un memorandum del 29 de noviembre que compromete a las autoridades gibraltaren¡ñas a cumplir con las normas internacionales de transparencia fiscal. Por último, el programa Erasmus afectará a 16.000 estudiantes británicos en países de la UE y 31.000 europeos que estudian en Reino Unido. Este país es el tercero en recepción de este programa detrás de España y Alemania y podría seguir participando como país no miembro como hacen Islandia, Noruega o Turquía.

La partida de cartas ha vuelto a cambiar las reglas. Hoy debía hacerse realidad el 'brexit'. Pero en vez de eso, lo que está pasando es que el Parlamento británico debate la parte del acuerdo con Bruselas que regula el divorcio: la factura para el Reino Unido y los derechos de los ciudadanos. Theresa May deja aparte la relación desde 2021 para que por fin aprueben su acuerdo para que lo negociado desde 2016 no termine en la papelera. Informa Jordi Barcia.