arriba Ir arriba

En las últimas horas dos países han coincidido en ofrecer reformas democráticas en un intento de frenar las protestas del pueblo. En Marruecos, el rey Mohamed VI ha recortado sus atribuciones para dar más poder al primer ministro y en Yemen, el presidente se ha comprometido a impulsar una democracia parlamentaria.

El Consejo de Derechos Humanos de la ONU, con sede en Ginebra, se ha reunido para hablar de Libia. A la reunión asisten ministros de asuntos exteriores de todo el mundo. Trinidad Jimenez ha pedido a la comunidad internacional que se aceleren las gestiones para evitar una catástrofe humana. La Unión Europea ha firmado hoy las sanciones contra el régimen de Gadafi. Incluyen la congelación de sus bienes y un embargo de armas.

España ha mandado hoy un primer envio de ayuda a la frontera de Túnez con Libia, para atender a los refugiados. El ministerio de Asuntos Exteriores confía en completar hoy la evacuación de los españoles atrapados por el conflicto libio. Anoche llegó el avión envíado por el Gobierno español.

El avión de las Fuerzas Aéreas enviado por el Gobierno a Libia para evacuar a los españoles que quieran salir del país está ya cerca de Trípoli, según ha confirmado la ministra de Asuntos Exteriores y de Cooperación, Trinidad Jiménez. El aeroplano se encuentra "en una ciudad cercana a Trípoli", ha subrayado Jiménez en los pasillos del Congreso en declaraciones a la prensa. Allí espera obtener los permisos de aterrizaje en la capital y reunir a los "entre 50 y 80" ciudadanos que desean salir y todavía se encuentran dispersos.

La ministra de Asuntos Exteriores y Cooperación, Trinidad Jiménez, ha asegurado que la renuncia del presidente egipcio, Hosni Mubarak, a la presidencia del país facilitará una transición más rápida a la democracia. Así lo ha asegurado en una comparecencia en el Ministerio, donde ha destacado que "asistimos a un acontecimiento histórico de gran trascendencia".

La ministra de Exteriores y Cooperación Internacional ha analizado este jueves la situación en Egipto y ha justificado los tiempos que ha seguido la comunidad internacional para intervenir en el país. "La comunidad internacional no puede entrar en cualquier país en cualquier momento, es necesario que exista una manifestación o una demanda social o política desde el interior", ha explicado.

Por otro lado, ha valorado su visita de tres días a Oriente Próximo. el viaje de la diplomacia parlamentaria española a Guinea Ecuatorial, o las "tensiones" entre los candidatos del PSM a la comunidad y a la alcaldía de Madrid.

La ministra de Asuntos Exteriores, Trinidad Jiménez, ha asegurado este jueves que no cree que el candidato socialista a la Alcaldía de Madrid, Jaime Lissavetzky, vaya a dimitir después de haber manifestado su desacuerdo con la lista al Ayuntamiento propuesta por Tomás Gómez.

"Jaime Lissavetzky es un político con una gran experiencia y un gran sentido de su responsabilidad dentro del partido y ahora también dentro de la sociedad madrileña. Lo que va a hacer ahora es tratar de llegar a un acuerdo", ha vaticinado Jiménez en una entrevista en Los desayunos de TVE.

La que fuera rival de Gómez en las primarias del PSM ha destacado que "siempre que se elaboran listas existen tensiones" pero ha apostado por respetar a los candidatos para que juntos "puedan conformar sus listas, no sólo con su gente de confianza sino también con gente que represente al partido".

La ministra de Asuntos Exteriores y Cooperación, Trinidad Jiménez, ha defendido este jueves la reacción de la comunidad internacional ante el conflicto en Egipto y ha asegurado que "intervenir antes habría supuesto una injerencia". "La reflexión intelectual o periodística de por qué no se intervino antes es muy sana, pero la comunidad internacional tiene la obligación de trabajar desde un punto de equilibrio", ha explicado Jiménez.

En una entrevista en Los desayunos de TVE, la titular de Exteriores ha añadido que "la intervención siempre está mal vista" y que la comunidad internacional "no puede entrar en cualquier país en cualquier momento", sino que tiene que esperar a que se produzcan una serie de manifestaciones o demandas sociales o políticas, como lleva ocurriendo en Egipto desde hace dos semanas.

"Hay que dejar que cada país conduzca sus procesos como mejor le convenga. La comunidad internacional está donde puede estar, porque intervenir sin que haya algún tipo de movimiento que favorezca los cambios sería una injerencia inaceptable", ha matizado Jiménez.