arriba Ir arriba

Algunas empresas han comenzado a regular y a desestimar sus intenciones de desarrollar y comercializar los OMG. Para Amigos de la Tierra la oposición a los transgénicos no es un fenómeno europeo sino que en todo el mundo existe una resistencia de la población, más aún cuando existe la sospecha de que sus efectos sobre la salud pueden ser negativos.

Mientras que unos jóvenes autodenominados ecologistas destrozaban unos cultivos de maíz en el Bajo Ampurdán, (seguramente convencidos de que las propiedades ajenas son menos importantes que sus ideas). La Comisión Europea ha propuesto dar libertad a los países para prohibir, o permitir, el cultivo de los Organismos Genéticamente Modificados o Transgénicos (26/07/10).