Enlaces accesibilidad

arriba Ir arriba
  • Según este testigo, la noche de la tragedia no había personal de antidisturbios
  • El juez consideró que no impedir el macrobotellón pudo influir en el sobreaforo
  • El exdirector de Emergencias no sabía que había una fiesta en el Madrid Arena
  • Un técnico dice que el pabellón no tenía suficientes salidas de emergencia

Una responsable de la empresa municipal Madrid Espacios y Congresos (Madridec) ha declarado en el juicio del Madrid Arena que los técnicos de operaciones a los que ella misma asignó como jefes de emergencias para esa noche "no eran conocedores" de que ejercerían esos cargos.

Otro trabajador de Madridec, José Antonio Vives, ha afirmado que advirtieron al promotor de Diviertt, Miguel Ángel Flores, de que no podía vender entradas para la fiesta hasta la firma del contrato, pero que éste "no cumplió".

Los vigilantes de seguridad han afirmado que desconocían el plan de protección y han dicho que tampoco les dieron ninguna información sobre el aforo del recinto. Los que fueron vigilantes de seguridad aquella noche sólo obedecían órdenes. Miguel Ángel Flores pidió expresamente reducir los costes y se quitaron cuatro vigilantes por orden de la empresa municipal, según ha dicho el responsable de Seguriber.

En el juicio del caso del Madrid Arena, en el que murieron cinco jóvenes en noviembre de 2012, han declarado las personas que llevaban chalecos amarillos durante la celebración de la macrofiesta. Uno de ellos ha confirmado que se comunicaban por pinganillo y que, en un momento de la noche, comentaron que podía pasar algo con tanta gente. Estos profesionales, a pesar de estar en la fiesta durante más de ocho horas, no sabían donde estaba la enfermería y, en general, disponían de muy poca información.

Los jóvenes que han testificado este jueves en el juicio del Madrid Arena han cargado contra los vigilantes de Kontrol 34, empresa encargada de la seguridad interior, a quienes han acusado de cerrar puertas, de insultarles y de no permitirles salir por los vomitorios cercanos al túnel de la avalancha mortal. Han sido cinco los testigos que esta mañana han prestado declaración en la vista oral que se celebra en la Audiencia Provincial de Madrid sobre la trágica fiesta del Madrid Arena, ocurrida el 1 de noviembre de 2012. Todos ellos han cargado contra la falta de respuesta de los empleados de Kontrol 34, la empresa que trabajaba con el promotor Miguel Ángel Flores en la seguridad interior del recinto, durante la avalancha mortal.

Varios jóvenes que resultaron heridos en la tragedia del Madrid Arena han coincidido este miércoles durante el juicio que se celebra en la Audiencia Provincial de Madrid en que no hubo ningún tipo de control en el acceso a la fiesta.

Este miércoles declaran seis jóvenes que se vieron implicados en la avalancha humana que se produjo alrededor de las 03.35 horas en un vomitorio de la pista central y que provocó la muerte de cinco jóvenes.

En el juicio por la tragedia del Madrid Arena han comenzado las declaraciones de testigos y familiares de las víctimas. Carmen Rodríguez, amiga de tres de las jóvenes fallecidas, la única que se salvó del grupo de amigas, ha contado cómo lo vivió. Desde el primer momento, ha dicho, vieron el recinto lleno de gente y, una vez dentro, se agobiaron y quisieron salir. 

Una amiga de tres de las fallecidas en la tragedia del Madrid Arena y también herida ha relatado este lunes en el juicio, con todo detalle, el horror y la angustia que sufrió en el momento de la avalancha mortal. "Fuimos las primeras en caer, no me podían sacar, tenía la pierna en el suelo y una masa de gente encima", ha dicho. También ha afirmado que el relaciones públicas que les había vendido las entradas les mandó un mensaje por móvil días antes de la macrofiesta en el que les aseguraba que iban a acudir al evento 20.000 personas.

En el juicio por la tragedia del Madrid Arena ha declarado el ex jefe de la policía municipal Emilio Monteagudo, el único de los procesados que no está acusado por el fiscal. Monteagudo ha responsabilizado del botellón en el exterior del recinto a la jefa del dispositivo policial aquella noche y ha defendido que el dispositivo para la fiesta de Halloween fue el correcto.

En el juicio por la tragedia del Madrid Arena se ha producido una de las declaraciones más esperadas, la del doctor Simón Viñals, responsable del equipo médico contratado para la fiesta. Viñals ha defendido que sí tenía material suficiente en la enfermería y que intentó reanimar a las tres víctimas que atendió su equipo.