Enlaces accesibilidad

arriba Ir arriba

El jefe de Seguriber durante la tragedia del Madrid Arena, Jose Antonio Díaz Romero, ha acusado a Francisco del Amo, coordinador de proyectos del departamento de operaciones de Madridec, de ordenar la apertura del portón por el que se colaron 3.000 personas procedentes del botellón en apenas veinte minutos.

Romero ha sido el primero de los responsables de Seguriber en declarar durante la quinta sesión del juicio por la tragedia del Madrid Arena, espacio propiedad del Ayuntamiento de Madrid donde el 1 de noviembre de 2012 una avalancha humana en medio de una fiesta de Halloween ocasionó la muerte de las jóvenes Belén Langdon, María Teresa Alonso, Katia Esteban, Rocío Oña y Cristina Arce.

El juicio por la tragedia del Madrid Arena, se ha reanudado hoy con las declaraciones de dos técnicos de Madridec, la empresa gestora del Madrid Arena. Los dos han vuelto a negar su responsabilidad. La seguridad ha centrado la cuarta sesión del juicio. José Ruiz Ayuso, jefe de operaciones de Madrid Espacios y Congresos, la empresa gestora del Madrid arena, ha asegurado que no él era el jefe de emergencias aquella noche, como sostiene la fiscalía en su acusación. El exsubdirector de Madridec afirma que en mayo de 2012, meses antes de la fiesta de Halloween, detectó que el plan de autoprotección del edificio estaba desactualizado, por lo que procedió a su revisión. Pero ha dicho que no recibió el visto bueno de sus superiores hasta 8 días después de la tragedia.

Tercera jornada en el juicio del caso del Madrid Arena. Este jueves han declarado los socios de Miguel Ángel Flores en la empresa Diviertt, organizadora de la macrofiesta de Halloween de 2012 en la que perdieron la vida cinco chicas. Uno de ellos, Santiago Rojo, está acusado de dar la orden de abrir el portón de entrada de mercancías que dio acceso a las 3.000 personas que estaban realizando el botellón en las afueras del recinto.

Nuevas imágenes inéditas de suceso en el Madrid Arena. Las grabó una chica desde una de las plantas elevadas de la sala a las 3 y 35 de la madrugada. Lo más llamativo es el enorme tapón humano que se formó en uno de los vomitorios. Todo ello da idea del horror y la angustia que se vivió en el Madrid Arena. Las personas que vemos con chalecos amarillos son los vigilantes de la empresa Kontrol 34. A medida que se va formando el tapón humano, es patente su desesperación y la de la gente que intentaba ayudar a los que se habían quedado atrapados. Las imágenes se proyectaban esta mañana en la sala del juicio, en presencia de acusados y la madre de unas de las víctimas. Una vez más le han preguntado a Miguel Ángel Flores por las entradas vendidas pero no ha aclarado el número de entradas vendidas.

Segunda jornada del juicio sobre el caso del Madrid Arena, que ha comenzado con un vídeo inédito que ha mostrado el horror y la angustia que se produjeron en uno de los vomitorios del recinto aquella fatídica noche, y que además fue el lugar en el que murieron tres de las cinco víctimas de esta tragedia. Este miércoles, también ha sido el día en el que el principal acusado, el empresario Miguel Ángel Flores, ha respondido a las preguntas de las partes.

Hace algo más de tres años, cinco jóvenes murieron en una fiesta de Halloween en la que, según el juez, se produjo un exceso de aforo. Se vendieron 23.000 entradas cuando la capacidad era de 10.000. En el banquillo se sientan 15 procesados, con el promotor del evento, Miguel Ángel Flores, como principal imputado. Se le acusa de homicidio por imprudencia. Como máximo, será condenado a cuatro años de prisión.

Gesto serio de Miguel Ángel Flores y de otros acusados a su llegada a la Audiencia Provincial y ya sentados en el banquillo. En esta primera sesión, la defensa de Flores ha pedido la nulidad de parte de la instrucción. Considera que se han cometido varias irregularidades que han vulnerado derechos de su cliente. El tribunal lo ha rechazado y la Fiscalía y las acusaciones se han opuesto.

En medio de una fuerte expectación mediática ha comenzado este martes la vista oral por la tragedia del Madrid Arena en la que fallecieron cinco jóvenes el 1 de noviembre de 2012. La Audiencia Provincial de Madrid acoge este juicio en el que 15 personas se sientan en el banquillo de los acusados, entre ellos el empresario y promotor de la macrofiesta Miguel Ángel Flores, que será el primero en responder a las preguntas de las partes, y para quien la Fiscalía pide cuatro años de prisión.

Han pasado casi dos años y medio desde la tragedia y el juez Eduardo Lopez Palop da por finalizada la investigación sobre lo que sucedió aquella noche. En el juicio oral sentará en el banquillo al empresario y promotor de la fiesta, Miguel Angel Flores, también al ex jefe de la Policia Municipal de Madrid, Emilio Monteagudo. A ellos y a otros 11 acusados los considera coautores de 5 delitos de homicidio por imprudencia grave y les atribuye 30 delitos de lesiones. La lista de procesados la completan Simon Viñals y su hijo Carlos, contratados como responsables médicos en la macrofiesta en el Madrid Arena.