Enlaces accesibilidad

arriba Ir arriba

Rusia y Estados Unidos han escenificado su desconfianza durante la visita que ha llevado hasta Moscú al secretario de Estado estadounidense, Rex Tillerson, que se ha reunido con su homólogo, Serguéi Lavrov, y con el presidente ruso, Vladímir Putin, con el conflicto en Siria y la crisis de Ucrania como principales asuntos de discordia. Al final de la jornada, tanto Tillerson como Lavrov han tratado de mostrar un cierto acercamiento, pero no han podido evitar señalar los profundos descuerdos entre Washington y Moscú.

Estados Unidos ha enviado una flota hacia la península de Corea en respuesta a los últimos ensayos con misiles de Pyongyang. La flotilla, liderada por el portaaviones Carl Vinson, ha suspendido una visita prevista a Australia y volverá a aguas cercanas a Corea del Norte, donde ya estuvo hace un mes en maniobras militares con Seúl. La respuesta de Corea del Norte ha llegado con un comunicado en el que sostienen se trata de una advertencia que justifica todo el reciente refuerzo de su arsenal nuclear para la autodefensa. Retórica bélica norcoreana, frente a las palabras más medidas de Pekín, Seúl y Tokio que afirma que la flota es un elemento disuasorio pero no han entrado desde el Gobierno nipón a darle una clara y abierta bienvenida. Seúl ha rebajado la posibilidad de que Estados Unidos realice un ataque preventivo, aunque reconocen que la crisis ha llegado a un punto de gran tensión, en vísperas además de que Corea del Norte celebre el aniversario del abuelo de Kim Jon Un y lo pueda hacer coincidir con otro ensayo nuclear de mayor envergadura.