arriba Ir arriba

El temporal de viento y lluvia que afecta al norte del país ha tenido este sábado, 4 de febrero de 2017,  un gran impacto en Galicia, donde un hombre ha fallecido, ocho personas han resultado heridas por caídas de árboles y los desperfectos causados en el estadio del Celta de Vigo han obligado a suspender el partido de Liga contra el Real Madrid.

Un octogenario ha fallecido a primeras horas de esta tarde en Muras (Lugo) al resbalar y recibir un fuerte golpe en la cabeza cuando en compañía de otros vecinos participaba en la retirada de un árbol que el viento había derribado y tirado sobre una calzada.

Sólo entre las 6:00 y las 12:00 horas el centro de atención a las Emergencias del 112 de Galicia registró casi 300 incidencias y en la comunidad autónoma hay casi 50.000 clientes sin luz por los estragos que la caída de árboles, ramas y cortezas ha causado sobre la red de suministro eléctrico.

En Castilla y León, La Rioja o Navarra también han registrado grandes desperfectos.

Treinta y cinco provincias han estado este sábado en alerta, sobre todo por por fuertes vientos y lluvias.

El fuerte temporal que sacude Galicia, con olas de hasta 11 metros de altura y rachas de viento de hasta 130 kilómetros por hora, se ha extendido este viernes por otras zonas de la península, principalmente en la mitad norte, aunque las alertas llegan incluso a Albacete. Concretamente este viernes la Aemet ha decretado avisos en 35 provincias, la mayoría por viento y fenómenos costeros, aunque también hay riesgo por lluvia y nieve en algunas zonas.

Los equipos de rescate han recuperado en las últimas horas otros seis cadáveres del hotel sepultado por una avalancha de nieve el pasado miércoles en el centro de Italia, con lo que el número provisional de fallecidos asciende ya a 24, según el último balance ofrecido por las autoridades italianas. Los últimos tres cadáveres han sido extraídos durante la mañana del miércoles, mientras que durante la madrugada se habían encontrado otros tres cuerpos. Las tareas de búsqueda continúan, puesto que quedan aún cinco personas desaparecidas, aunque apenas hay ya esperanzas de encontrar a alguien con vida dentro del hotel Rigopiano, situado de la localidad de Farindola, en la región de Los Abruzos.

Desde que el pasado viernes se rescatara a nueve personas con vida, entre ellas los cuatro niños que estaban desaparecidos, los equipos de rescate no han vuelto a encontrar más supervivientes; hasta ahora, solo once de las 40 personas que se encontraban en el centro termal han salido con vida de la avalancha. Los socorristas esperaban que se hubiera creado algún espacio donde se hubieran refugiado algunos de los desaparecidos, como en la sala juegos donde encontraron a los nueve supervivientes. Pero tras excavar varios metros sólo han podido encontrar montañas de cascotes, nieve compacta, troncos de árboles y vigas de cemento, explican los bomberos, que han llegado hasta el corazón del hotel entrando por pequeños resquicios.