arriba Ir arriba

La Dirección General de Protección Civil y Emergencias ha emitido este martes una nota en la que alerta por fuertes lluvias y tormentas en el noreste peninsular, sobre todo en las últimas horas del día, en que podrían acumularse de 30 a 40 litros en una hora.

Las precipitaciones avanzarán de oeste a este y se espera que sean más intensas en puntos del País Vasco, Navarra, Aragón y Cataluña, aunque afectarán también a otros puntos de la península, sobre todo de la franja oeste y Comunidad Valenciana, añade la nota, que cita fuentes de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet).

Ante esta situación, Protección Civil recomienda extremar las precauciones en la carretera, evitar detener el vehículo en zonas inundables, circular preferentemente por carreteras principales y autopistas y no atravesar tramos inundados.

Las lluvias y los cielos cubiertos seguirán acompañando a buena parte de España hasta el viernes debido a la entrada sucesiva de varios frentes por el suroeste de la península, mientras que el fin de semana apenas lloverá en el norte e irá apareciendo el sol en muchas zonas. De momento, este lunes, hay 11 provincias en alerta por lluvias además de la isla de Menorca. Los ríos de la Cuenca del Duero presentan caudales en general elevados tras las últimas lluvias y han superado el nivel de alerta en 11 tramos, siete en la provincia de León y sendos en las de Zamora y Palencia, con una situación que se prolongará y ampliará los próximos días. Según ha detallado la Confederación de la Cuenca del Duero a través de un comunicado, las crecidas afectan a los ríos Bernesga, Porma, Esla y Órbigo en la provincia leonesa, y en este último río también en la de Zamora, así como al Carrión en Palencia.

Varios tornados provocaron este miércoles importantes destrozos en la costa de A Coruña, donde dieron más de un buen susto a los vecinos de A Pobra do Caramiñal y de O Pindo donde por suerte, nadie resultó herido de gravedad. Se trata de una espectacular manga marina que va cogiendo velocidad en su recorrido por la Ría de Arousa, hasta llegar a este bosque, que frena el tornado nada más tocar tierra. La fuerza del viento arrancó de raíz una docena de pinos, algunos de grandes dimensiones, y el toldo de un chiringuito de playa. No es la primera tromba marina que choca con esta playa. Las líneas de inestabilidad atmosférica que pueden producir estos fenómenos llegan a la Península por la costa Atlántica gallega. La mayoría pasan inadvertidos, pero todos los años se registra alguno. Los meteorólogos desconocen que es exactamente lo que hace que se desencadenen, así que tampoco los pueden predecir.

Son las consecuencias de las intensas lluvias que han caído en Galicia en las últimas horas...especialmente en la provincia de A Coruña. En Sada, se ha desbordado el río y se han producido graves inundaciones. A remo en una piragua... o en lanchas neumáticas de bomberos y guardia civil. Así han escapado de sus casas unos veinte vecinos de tres calles de Sada en las que el agua ha ido ganando altura desde la pleamar de la mañana. Atrapados por el agua de los bajos, los vecinos de los pisos superiores esperan a que vengan a evacuarlos. El ayuntamiento les ha ofrecido albergues y hoteles para pasar la noche. Parecida situación encontramos en Carballo, también en la provincia da Coruña. El río Anllóns ha inundado el 90% de los bajos y garajes del centro del pueblo. Y sigue lloviendo. Han caído casi 80 litros por metro cuadrado en 12 horas. Temen que con la pleamar, a las nueve de la noche, la situación empeore.

Cielos cubiertos y lluvias casi generalizadas en la cornisa cantábrica con el mar revuelto. Galicia, Asturias, Cantabria y País Vasco tienen activada la alerta naranja de riesgo importante por olas de hasta siete metros. Mientras, en la Comunidad Valenciana brilla el sol, hace calor y se llenan las playas. El tiempo nos deja imágenes tan llenas de contrastes que casi parecen dos estaciones diferentes.

La Agencia Estatal de Meteorología prevé para este martes, heladas en amplias zonas de las mitades norte y este de la península, más intensas en zonas altas. El viento soplará fuerte de componente norte en el noreste de Cataluña, Valle del Ebro, zonas de Pirineos, Baleares y Canarias, y con rachas fuertes en zonas de montaña de la mitad oriental, mientras en los litorales cantábrico y de Alborán rolará a componente oeste. El cielo permanecerá nuboso en Galicia, Cantábrico oriental, Alto Ebro y Pirineos occidentales, con alguna precipitación débil en el litoral y prelitoral del País Vasco y norte de Navarra. Se esperan intervalos de nubes altas en el resto del tercio norte, mientras que en el resto de la península y Baleares el cielo estará despejado, salvo en Menorca, donde habrá intervalos nubosos a primera hora del día. En Canarias, el cielo estará nublado en el norte de las islas y con intervalos nubosos en el sur; probabilidad de lluvias débiles en las islas de mayor relieve, temperaturas sin cambios. Probabilidad de alguna niebla puntual en la mitad norte peninsular. La cota de nieve se situará en los 500/700 metros en el entorno del País Vasco y Navarra.Las temperaturas diurnas ascenderán en la mayor parte de la península y Baleares y las nocturnas descenderán.

Un dispositivo de un centenar de bomberos y guardias civiles trataron durante 20 horas de rescatar a los tres senderistas desaparecidos en Castellón. Finalmente hallaron los cadáveres de dos ellos, en una masía sin techo, donde trataron de encontrar refugio perdidos en medio del temporal, con una sensación térmica de 11 grados bajo cero. El tercer excursionista hallado con hipotermia sitó el lugar donde se encontraban sus acompañantes. Ahora se encuentra ingresado, recuperándose de las secuelas de permanecer tanto tiempo a la intemperie en la montaña.

  • Los tres hacían senderismo por Castell de Cabres y se perdieron de noche
  • También se busca a un hombre desaparecido en Andújar
  • Cantabria activa el plan de emergencia por el desbordamiento de ríos y nieve
  • Varios puertos permanecen cerrados en Asturias, Castilla León y Madrid
  • En Melilla varios vuelos han sido suspendidos y en Aragón 2.000 hogares están sin luz