arriba Ir arriba

Se acabó lo de desactivar los datos cuando viajamos fuera para evitar sustos en la factura. Las tarifas de itinerancia, un sobrecoste que nos aplicaban cuando salíamos de España, desaparecen entre países de la Unión Europea a partir de este 15 de junio. Si visitamos, por ejemplo, Francia y, con un móvil español llamamos a un número francés, nos costará igual que si en España conectamos con un número de aquí.

  • No ha sido esta una feria que haya deparado grandes sorpresas
  • Contra todo pronóstico, el Nokia 3310 ha eclipsado a los grandes terminales
  • Ha fallado Samsung, pero LG, Huawei y Sony han lucido sus mejores galas
  • La tecnología aplicada al automóvil y la realidad virtual han estado muy presentes
  • Toda la información sobre el Mobile World Congress 2017, en RTVE.es

Las grandes compañías del sector de la telefonía compiten por el protagonismo en el Mobile World Congress de Barcelona. Teléfonos, tablets, dispositivos móviles. Los nuevos dispositivos perfeccionan sus prestaciones fotográficas: Cámaras 360º que nos acercan al nuevo selfie: ‘el sorroundie’, una autofoto que captura todo el entorno. La mayoría de pantallas se amplían y la información ocupa casi todo el anverso del dispositivo.

Más de 100.000 congresistas de todo el mundo han colgado ya en los hoteles de Barcelona y el área metropolitana el cartel de completo. Participan en el Mobile World Congress 2.200 empresas, 195 de ellas españolas y se crearán 13.200 puestos de trabajo temporales. Doce años ya que se celebra este evento de tecnología móvil, el más importante del mundo que deja en torno a 465 millones de euros.

En 2016, a nivel mundial, se vendieron unos 500 millones de teléfonos básicos. En España fueron un millón. En comparación con las ventas de smartphnes, 17 millones, la cifra es baja, pero significa que tienen un nicho de mercdo considerable. Son básicos, sólo para llamar y enviar mensajes. Sin conexión a la red y alejados de internet, su público es más reducido y los valoran como segundo dispositivo por duración de batería, por comodidad y facilidad de uso y porque son teléfonos muy todo terreno y también porque son más baratos, salvo que se busque una auténtica reliquia.