arriba Ir arriba

Los beneficios de Apple han caído un 22,5% durante los tres primeros meses del 2016, en la que representa la primera caída trimestral para la empresa desde el año 2003. Además, las ventas de los teléfonos iPhone también han descendido por primera vez en la historia durante este periodo, un traspié que interrumpe la meteórica carrera del gigante tecnológico. La empresa, con sede en la localidad californiana de Cupertino (EE.UU.), ha anunciado ingresos y beneficios por debajo de las expectativas del mercado durante su segundo trimestre fiscal, que acabó el 26 de marzo. Sus beneficios en el periodo quedaron situados en 10.520 millones de dólares (9.293 millones de euros), equivalente a 1,90 dólares por acción, frente a los 13.570 millones de dólares (12.036 millones de euros) del mismo periodo del año anterior. Los ingresos han bajado un 13%, hasta los 50.550 millones de dólares (44.786 millones de euros). Es la primera vez después de trece años de aumento de los beneficios. Además, las ventas de su producto estrella, el Iphone, cayeron un 16% en el arranque del año.

Más de 48.000 millones de euros, estos son los beneficios que ha conseguido Apple en el último año, los mayores de la historia empresarial. Y en parte se debe al aumento de ventas de telefónos inteligentes en el mercado chino. El gigante tecnológico de la manzana se consolida como la empresa más rentable del mundo. Unos resultados, que según Apple, no incluyen las ventas de su última apuesta: el iphone 6S. Cerraron ejercicio casi a la vez que lo sacaban al mercado. Iphone sigue siendo el producto estrella: representa más del 60% de sus ingresos globales, pero la compañía tiene otras apuestas para el futuro más inmediato: como la nueva televisión de Apple o el ipad pro, una tableta de gran formato pensada para creadores gráficos.

Los teléfonos inteligentes son el último objetivo de los ciberdelincuentes. Un estudio de la Universidad de Cambridge asegura que nueve de cada diez móviles con sistema operativo Android pueden ser atacados.

El 87% de los teléfonos que utilizan el sistema operativo de Google no son seguros. Eso quiere decir que, en caso de ataque, los delincuentes podrían tener acceso a los contactos, a las fotos, a la agenda, a toda nuestra información en general.