Enlaces accesibilidad

arriba Ir arriba

Han pasado 18 años desde que Estados Unidos decidiera invadir Afganistán. George W. Bush aseguraba que los talibanes tenían los días contados. Les acusaba de albergar a Osama Bin Laden y a líderes de Al Qaeda vinculados con el 11S. Pero casi dos décadas después la guerra continúa. Los talibanes perdieron el poder pero controlan el 46% del territorio y siguen sembrando el terror a diario.

La Comisión Electoral Independiente de Afganistán (IEC) declaró la celebración de las elecciones presidenciales este sábado como un "éxito", con la gran mayoría de los colegios electorales abiertos y pocos episodios de violencia por parte de los talibanes, opuestos a los comicios.  Estos comicios, los cuartos desde la caída del régimen talibán en 2001, fueron "justos" y "bien gestionados" en comparación con citas electorales anteriores. "A pesar de todos los desafíos, incluidas amenazas físicas y psicológicas, fuimos testigos de unos ciudadanos responsables y comprometidos, jóvenes, mayores, hombres y mujeres", afirmó. El 98 % de los 4.503 colegios electorales abrieron sus puertas, con la presencia del 99,8 % del personal electoral y del 99,5 % de las fuerzas de seguridad en los centros de votación. Además, se usaron aparatos biométricos en el 98,9 % de los colegios electorales para evitar fraudes. 28/09/19
 

La guerra de Afganistán arrancó en el año 2001 cuando los Estados Unidos, en respuesta a los ataques del 11-S contra las torres gemelas, invadieron el país en la llamada operación ‘Libertad Duradera’. Los bombardeos iniciales dieron paso al avance terrestre y fue el 13 de noviembre cuando los talibanes se retiraron de Kabul.

Fue un momento histórico que contó en directo desde la capital afgana Fran Sevilla. Dieciocho años después ni se ha conseguido la estabilidad, ni una democracia estable, ni se ha vencido a Al-Quaeda pese a haber capturado y matado a Osama Bin Laden, ni tampoco se ha expulsado a los talibanes del país. La tragedia en Afganistán continúa y no da muestras de llegar a su fin.

Al menos 24 personas han muerto y otras 16 han resultado heridas en el ataque lanzado el sábado contra el lujoso Hotel Intercontinental de Kabul, la capital de Afganistán, y reivindicado por los talibanes. En el atentado, que ha durado más de 12 horas, han fallecido 18 civiles -cuatro de ellos afganos y 14 de otras nacionalidades-, así como los seis terroristas que entraron en edificio.