Enlaces accesibilidad

arriba Ir arriba

Un país en guerra civil prácticamente desde que nació y cuya Paz se ha firmado varias veces pero sin cumplirse. Así es Sudán del Sur, que estos días está a la espera del cumplimiento real del acuerdo suscrito entre el presidente, Salva Kiir, y el rebelde Riek Machaar, para acabar con una guerra que ha destrozado a su población. El jefe de misión de MSF en el país, Jaume Rado, nos cuenta, en otra entrega de nuestra serie #EstadoCrítico cómo está la gente y cómo se complica el acceso a la ayuda humanitaria en esta auténtica catástrofe humana

Este fin de semana, Sudán del Sur ha firmado la paz por enésima vez. El país más joven del mundo trabaja para alejarse de un coflicto interno que dura casi seis años y ha dejado decenas de miles de muertos. El gobierno encabezado por el presidente, Salva Kiir, y el principal grupo rebelde del país liderado por el ex vicepresidente, Riek Machar, han suscrito un acuerdo de reparto de poder que prevé un periodo de transición de ocho meses para asegurar la completa aplicación del alto el fuego en todo el país. Después, se conformará un Gobierno de unidad nacional encabezado por el actual presidente, Salva Kiir, y en el que el Riek Machar volverá a ser vicepresidente. Sara Alonso nos cuanta cómo fue la firma de este acuerdo.

Hay dos formas de gobernar: la que se basa en la construcción y la que se asienta en la destrucción, aunque las dos acciones necesiten la una de la otra para tener sentido. La administración Trump ya ha demostrado en varias ocasiones que una de sus metas es acabar con el legado de Obama y, en los intentos por dinamitar el acuerdo nuclear al que Irán llegó con el Grupo 5+1 (EE.UU., Rusia, China, Francia, Reino Unido y Alemania), ha dado un paso más: reactivar parte de las sanciones que quedaron sin efecto con ese acuerdo. Analizamos con Fernando Martínez la forma y el fondo de esas sanciones y la reacción de Irán y de la Unión Europea. Con nuestra corresponsal, Cristina Sánchez, analizamos la decisión del gobierno de Arabia Saudí de expulsar al embajador canadiense y congelar las relaciones comerciales después deque la ministra de Exteriores de Canadá hiciera pública su preocupación por los arrestos en Arabia Saudí de activistas que defienden los derechos de las mujeres.

En África hablamos de la construcción de la paz: por un lado, Sara Alonso nos explica el acuerdo alcanzado entre el Gobierno sursudanés y el principal grupo opositor para acabar con un conflicto que dura ya 5 años y ha acabado con la vida de más de 50.000 personas según la ONU. Por otra parte, recordamos con Marta Vicedo el acuerdo de paz alcanzado entre Eritrea y Etiopia con la firma del fin del 'estado de guerra' y una declaración conjunta que incluye respetar las fronteras establecidas en el Acuerdo de Argel de 2000.

Más de la mitad de los 200.000 desplazados de Sudán del Sur viven en este campo de protección de civiles de la ONU. Sin embargo, el hacinamiento, la violencia y enfermedades como la tuberculosis y la malaria hacen de las condiciones de vida no sean mucho mejores que las que hay en medio del conflicto.

En diciembre de 2013 estalló una guerra civil en Sudán del Sur. Huyendo por sus vidas, muchas personas se refugiaron en los llamados "Centros de Protección de Civiles" o PoC. El de Bentiu, el más grande, alberga a unas 115.000 personas. Estos lugares fueron pensados para ser temporales, y sufren los problemas de la sobrepoblación, la violencia y las enfermedades, muchas de ellas derivadas de la precariedad de las condiciones de vida.

Sudán del Sur se desangra. Repartidos en cinco países, más de tres millones de refugiados sudaneses aguardan tiempos mejores. País de ricos recursos naturales, Sudán posee las terceras reservas de petróleo de África, pero no deja de ser noticia por la guerra que lo ha dividido y por los desplazados que este conflicto y las hambrunas provocan. Más de un millón de niños sursudaneses padecen desnutrición aguda. La ONU cifra en unos 183 millones de dólares la ayuda necesaria. Y mientras los machaca el conflicto entre el norte musulmán y el sur cristiano, se mantiene activo el interés de las potencias por la gestión de sus recursos patrolíferos, ahora en manos de China y pretendidos por Estados Unidos, Israel e Irán.

Tras medio siglo de conflicto entre el norte y el sur, Sudán del Sur declaró, lleno de expectativas, su independencia en julio de 2011. Ahora, cinco años después, el país más joven del mundo vive sumido en un conflicto interno que ha provocado una crisis humanitaria de proporciones dramáticasAcción contra el Hambre lleva meses alertando de la necesidad urgente de atender a la poblacion de ese país, donde 4,3 millones de personas sufren una escasez de alimentos severa y desnutrición. Nos lo cuenta Marcial Rodríguez, gestor de programas para Sudán del Sur de Acción contra el Hambre (28/07/16).

Sudán del Sur celebra su quinto aniversario como nación mientras se hunde cada vez más en una terrible crisis humanitaria. Más de cuatro millones de personas sufren escasez severa de alimentos y la situación se está agravando desde principios de año. Hablamos de ello con Carlos Riaza, portavoz de Acción contra el Hambre (11/07/16).