Enlaces accesibilidad

arriba Ir arriba

Según expertos, las obras de reconstrucción de la catedral de Notre Dame costarán cientos de millones de euros, aseguran que concretar más es ahora imposible. Serán arquitectos, restauradores e historiadores los que evalúen daños y decidan qué intervención necesita Notre Dame: si quieren que se parezca, en mayor o menor medida, a cómo era antes de las llamas. Los costes advierten, podrían haber sido mayores. Hasta ahora la región de París ha comprometido ya para la reconstrucción 10 millones de euros y otros 50 el Ayuntamiento. Pero también llueven millones privados. 300 vienen de las familias Pinault y Arnault, vinculadas a marcas como Louis Vuitton, Gucci o Yves Saint Laurent. L'Óreal o la petrolera Total han anunciado más aportaciones a una cifra que crece porque aumentan también los donativos de ciudadanos anónimos. Incluso el presidente del Parlamento Europeo ha pedido a los eurodiputados que entregaran sus dietas en un gesto casi simbólico frente unos daños todavía difíciles de calibrar.

Este martes por la mañana los bomberos de París han dado por totalmente extinguido el fuego que se declaró este lunes en la catedra de Notre Dame y que ha arrasado parte de la catedral, incluida su emblemática aguja que cayó devorada por las llamas. Los expertos tratan de determinan ahora el estado de la estructura, saber si resistirá al fuego y al peso del agua que se ha empleado para apagarlo.

Un incendio ha consumido este lunes la catedral de Notre Dame de París, uno de los monumentos más emblemáticos de la capital francesa. Las llamas han provocado el derrumbe de la aguja central del edificio y los bomberos han logrado asegurar la estructura y salvar las dos torres, además de confirmar durante la madrugada de este martes que el incendio está "bajo control y parcialmente extinguido".

La autopsia de Julen, el niño de 2 años que se precipitó el pasado 13 de enero en una profunda prospección en Totalán (Málaga), ha determinado que el pequeño falleció por la caída al pozo. Durante 13 días los equipos de rescate trabajaron con la hipótesis de que el pequeño pudiera estar vivo y por eso extremaron al máximo la prudencia en los trabajos. Sin embargo, la autopsia refleja que murió apenas unos minutos después del accidente, sobre las dos menos diez de la tarde del 13 de enero. Por precipitación, dice el informe definitivo que ha trascendido a los medios. Cayó de pie, con los brazos en alto. Los salientes del pozo fueron frenando la caída de más de 70 metros y provocando al niño de dos años golpes en la médula espinal y el craneo. Los forenses afirman con rotundidad que ninguna de esas lesiones la produjo la piqueta de los equipos de rescate. Porque esa herramienta empezó a utilizarse horas más tarde del fallecimiento y porque Julen presentaba el traumatismo en un lateral de la cabeca, de difícil acceso desde arriba. El informe echa por tierra uno de los argumentos de defensa del dueño de la finca, David Serrano, tío del niño y único investigado. Fueron sus abogados quienes pidieron que se investigara la posiblidad de que la piqueta matara a Julen. Tras conocer el informe desvían el foco.

Su pareja sentimental había sido detenida 24 horas antes. Según fuentes de la investigación, durante el interrogatorio habría confesado el crimen. La joven, de 26 años, había sido vista por última vez el 17 de febrero en la casa que compartían en Vinaroz. Ese día, habrían tenido una fuerte discusión y él la habría matado. El hombre, de 22 años, después de la pelea, al parecer condujo más de 20 kilómetros hasta el municipio donde residían sus padres. Y en un descampado habría enterrado el cuerpo.