Enlaces accesibilidad

arriba Ir arriba

El Consejo de Seguridad de la ONU ha rechazado una resolución presentada por Rusia para condenar el ataque lanzado en las últimas horas contra Siria por Estados Unidos, el Reino Unido y Francia. El borrador de la resolución consideraba que el ataque representa una violación del derecho internacional y de la Carta de Naciones Unidas y pedía a las tres naciones que eviten en el futuro el uso de la fuerza contra el régimen de Bachar al Asad.

El Departamento de Defensa de Estados Unidos ha asegurado este sábado que durante su ataque contra Siria alcanzó todos sus objetivos "con éxito" y destacó que "ninguna" de las naves o misiles de la coalición formada por Estados Unidos, Francia y Reino Unido fue interceptado por las Fuerzas de Bachar Al Asad, negando así lo asegurado tanto por Rusia como por Siria, quienes afirmaron que "un número significativo" de misiles fueron interceptados por las fuerzas sirias.

La primera ministra británica, Theresa May, ha querido dejar claro que no se trata de interferir en una guerra civil. "Esta acción colectiva, envía un mensaje muy claro: que es que la comunidad internacional no va a quedarse de brazos cruzados ni va a tolerar el uso de armas químicas", ha afirmado May. El presidente francés, Emmanuel Macron, que mantiene su visita de finales de mayo a Siria, ha defendido el ataque subrayando que no se puede tolerar la banalización del uso de armas químicas.

Siria ha condenado la "agresión ilegal e intolerable" de EE.UU., Francia y Reino Unido contra varios puntos en la capital, Damasco, y en la provincia de Homs. El Gobierno de Siria ha asegurado que el objetivo del ataque es obstaculizar la investigación de los supuestos ataques químicos de la semana pasada en la ciudad de Duma, cuya autoría niegan Damasco y Moscú.

Estados Unidos, Francia y Reino Unido han bombardeado la madrugada de este sábado posiciones del régimen de Bachar al Asad como represalia por el presunto ataque químico en Duma del que culpan al Gobierno sirio. Washington y sus aliados europeos lanzaron tres ataques en los que destruyeron, según han informado los propios países, instalaciones asociadas al programa de armamento químico de Damasco a través de bombardeos aéreos y de misiles proyectados desde buques en el Mediterráneo y aviones.

  • La primera ministra británica dice que el ataque es "limitado, dirigido y efectivo"
  • Francia: "Buena parte del arsenal químico sirio ha sido destruido"
  • Alemania, Japón, Australia, Turquía y Canadá manifiestan su apoyo al ataque
  • Rajoy: España fue informada de la intervención "legítima y proporcionada"

El embajador ruso ante la ONU ha advertido este jueves del peligro de que estalle una guerra con Estados Unidos si Trump decide cumplir con sus amenazas y atacar Siria en respuesta al supuesto ataque químico que mató a 43 personas e hirió a más de 500 en Duma. El mandatario estadounidense ha rebajado el tono y ha asegurado que tomará una decisión “bastante pronto”, aunque su ministro de Defensa ha indicado que, por el momento, no tienen pruebas para determinar la autoría del régimen de Bachar al Asad. Todo ello mientras sus aliados analizan su apoyo al ataque, con Francia asegurando que sí tiene pruebas, la negativa de Alemania y la aparente inclinación de Reino Unido por atacar Siria. Mientras, la ciudad de Duma, el blanco de la diplomacia mundial en estos momentos, está ya bajo control de las tropas progubernamentales sirias y bajo la protección de la Policía rusa.