arriba Ir arriba

El Ministerio de Defensa de Rusia ha difundido imágenes que muestran los nuevos destrozos causados por el Estado Islámico (EI) en las ruinas de la ciudad antigüa de Palmira (Siria).

Según las imágenes recogidas por un dron militar ruso, los yihadistas han volado por los aires el proscenio (parte delantera del escenario) y han causado graves daños al Tetrapilón, construido en el año 270 de nuestra era, y a la fachada del teatro romano.

En enero pasado la Dirección General de Antigüedades del país árabe ya denunció que el teatro y el Tetrapilón habían sufrido "daños significativos" desde que el EI recuperara el control sobre la ciudad en diciembre de 2016.

Rusia ha advertido que, ante el reciente avance de las tropas sirias hacia la ciudadela, los yihadistas se disponen a colocar explosivos en varios lugares de las ruinas de Palmira para causar los mayores destrozos posibles antes de completar su retirada.

La primera vez que los yihadistas conquistaron la población fue el 20 de mayo de 2015, pero fueron expulsados diez meses después por los soldados sirios, apoyados por la aviación rusa. El EI retomó Palmira el 11 de diciembre, días después de lanzar una ofensiva contra posiciones del Ejército sirio en el este de la provincia central de Homs.

Un informe de Amnistía Internacional denuncia el ahorcamiento en secreto de hasta 13.000 presos por parte del régimen de Al Asad durante los cinco años de guerra en Siria. Un programa de ejecuciones extrajudiciales, según la ONG, llevado a cabo en una cárcel cerca de Damasco. La mayoría de las víctimas eran civiles opositores.