Enlaces accesibilidad

arriba Ir arriba

Los ha habido por primera vez, a veces han sido mudos o monstruosos e incluso celestiales. Pero se han vivido en blanco y negro casi hasta antes de ayer. Eran los ochenta y aún escaseaba la información sobre el orgasmo femenino. Se debe, según los expertos, a que culturalmente se ha demonizado el sexo y el placer de la mujer. Hoy, día internacional del orgasmo femenino de 2019, hay más libertad, pero la mujer sigue estando condicionada.

El sexting o envío de mensajes, fotos y vídeos de contenido erótico y sexual a través de móviles o redes sociales es una práctica cada vez más extendida. En España, casi un 20% de los jóvenes de entre 18 y 20 años ha practicado sexting pero los menores son los más vulnerables. De hecho, uno de cada cuatro asegura haber recibido mensajes con contenido sexual.

En los últimos años se ha detectado un repunte de las enfermedades de transmisión sexual, sobre todo, entre los más jóvenes. Dicen los expertos que eso se debe, en buena parte, a que se ha ido perdiendo el miedo al VIH y cada vez se utiliza menos el preservativo. A ellos, a los más jóvenes, va dirigida especialmente una campaña del ministerio de sanidad, con la que se pretende concienciarles de la importancia de practicar sexo seguro utilizando preservativos y de la que nos habla Begoña Sanz.

Un 70% de los jóvenes españoles ha visto porno. Su visionado es más general a los 14 años, aunque los más precoces comienzan con 8 años. Arola Poch, psicóloga, sexóloga y autora del libro de educación sexual para jóvenes 'Las cosas claras', además de colaboradora en el programa de RNE Esto me suena. Las tardes de Ciudadano García, ha explicado en Las mañanas de RNE con Íñigo Alfonso que hay que dar a los jóvenes más educación afectivo-sexual para que entiendan que el sexo no es lo que se ve en este tipo de películas, normalmente cargadas de machismo y con prácticas de riesgo para la salud. Para Poch, la “Información clara, concreta, rigurosa y científica, y además que empiece pronto” es fundamental y que “sin ninguna duda” debería partir de la propia escuela, además de tratar el tema “de forma natural” en casa, con la familia.

El sexo explícito inunda las redes, y cada vez son más los menores que tienen acceso a contenidos pornográficos, cuyo consumo, alertan los especialistas, perjudica su desarrollo. Por eso Anar ha editado un decálogo para los padres con algunos consejos como: la necesiad de hablar sobre sexualiad con los hijos para que toda la informació que tengan no llegue del exterior.

Siete de cada diez menores de 10 a 15 años tiene un teléfono móvil a pesar de que los expertos recomiendan que ningún niño lo tenga antes de los 12 años y que no usen el wathasp hasta los 16.

Cuando tuvo a su hija, Asha Ismail decidió actuar para que ninguna niña pasara por lo que ella misma había sufrido. Asha Ismail, de 'Save a Girl, Save a Generation': "Veía que la gente me escuchaba, veía que mi familia me hacía caso, mis hermanas, vecinas amigas... Dentro de todo ese silencio y ese tabú, alguien quería escuchar algo... Y eso es lo que me dio la fuerza final".

No es la única. Con la ayuda de Médicos del Mundo, estas mujeres también intentan, con obras de microteatro, concienciar a sus compatriotas para que no lleven a sus hijas a sus países de origen para mutilarlas.

Mariama Coly, Activista: "He sufrido. A mí también me la han hecho, pero era más niña, no sabía nada cuando me la hicieron. Luego yo he ido creciendo, he visto cómo sufría la gente y he dicho: No, yo no lo voy a hacer".

Bombo Ndir, Presidenta Asociación Mujeres Subsaharianas de Cataluña: "Si las mujeres mutiladas tienen problemas de infeccines, problemas de no poder dormir, el problema de la retención de orina, el problema también de relaciones sexuales con dificultades.... esa mujer no tiene salud. Estamos hablando de un tema de derechos humanos"

En España es delito, también en muchos de los países donde, no obstante, se sigue practicando. No es cuestión de religión, sino de costumbres de algunas etnias. El objetivo de activistas, personal sanitario y administraciones es que no sea mutilada ninguna de las 18mil menores de 14 años de esas etnias que viven en nuestro territorio

Es la historia de fotos o vídeos en situaciones íntimas que se comparten con otra persona, cuando todo va bien, pero cuando ya no va tan bien se vuelven en nuestra contra si la otra parte las difunde. Esta campaña nos recuerda que esa pornovenganza es delito y una forma de violencia de género. El sexting, envío de esas fotos, lo hacen chicos y chicas.

No hay manera de protegerse. Con algunas aplicaciones el contenido desaparece en un plazo, aun así ya hemos perdido el control. Lo único seguro, no hacer sexting...pero en caso de ser vítima, debe denunciarse. Las penas pueden llegar a los 5 años de cárcel.

El sexting es cada vez una práctica más extendida, no solo entre los adultos jóvenes, también entre menores. 1 de cada 3 de entre 11 y 16 años confiesa haber enviado o recibido imágenes de contenido sexual

Los expertos sanitarios están alertando cada vez más ante el auge del 'Chemsex', consistente en consumir drogas para practicar sexo con múltiples personas en sesiones de varias horas. Según explica un hombre que se contagió de hepatitis C en una fiesta, "llegas a la fiesta, te desnudas, empiezas a consumir este tipo de drogas que potencian la euforia, estás de buen rollo", para luego "pasar de una persona a otra o hacer un sexo más grupal". Para la práctica, la mayoría de las personas no utilizan protección. Médicos y psicólogos advierten de que es un problema de sanidad pública, porque han repuntado las enfermedades por contagio como la hepatitis y el VIH, bien por vía sexual o por sangre al compartir jeringuillas. En España, estas fiestas son cada vez más habituales en Madrid, Barcelona y Valencia.