Enlaces accesibilidad

arriba Ir arriba

El presidente de Canarias, Paulino Rivero, considera que el problema con los pacientes dados de alta en los hospitales a quienes nadie va a buscar es "un asunto general en España" y lo atribuye en parte a los recortes en las ayudas por dependencia.

Rivero ha señalado en los Desayunos de TVE que lo ocurrido en los hospitales no es un conflicto sino "una realidad" al haber aumentado en España la esperanza de vida y desde que la mujer trabaja. "Los cambios que se han producido afortunadamente hacen que tengamos que tener herramientas para atender una casuística", ha explicado.

Preguntado sobre cuál podría ser la solución a la situación de los pacientes, Rivero se ha dado por satisfecho si "sirve para reflexionar" y abrir un debate al respecto.

El presidente canario también se ha referido al proceso abierto en Cataluña para celebrar una consulta soberanista que considera "un problema importante" en el que hay "una calara falta de disposición a trabajar y poner sobre la mesa todas las cartas para encontrar una solución" dentro del Estado de Derecho.

También se ha referido a la cuestión de la financiación autonómica y en este sentido se ha mostrado crítico y ha denunciado las diferencias entre unas autonomías y otras. "Hay ciudadanos que reciben 1.000 euros más que un canario para los mismos servicios", ha apostillado.

390 pacientes con alta médica siguen ingresados en los hospitales canarios porque carecen de familia, porque sus parientes no pueden atenderlos o porque no tienen plaza en centros especializados.

Médicos y asociaciones de pacientes señalan que el problema se da también en otras comunidades, y que el problema se irá agravando con el progresivo envejecimiento de la población.

La Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS) recomienda la retirada de las prótesis mamarias Poly Implant Prothèse (PIP), retiradas del mercado en 2010, al haberse confirmado una mayor tasa de rotura de estas prótesis a los 10 años de su implantación. Sin embargo, precisa que debe hacerse "de forma planificada por el cirujano y la paciente, al no tener carácter urgente".