Enlaces accesibilidad

arriba Ir arriba

Los aficionados de Sudáfrica, que vieron cómo su selección cayó a las primera de cambio, se volcaron con Ghana, el único combinado del continente que quedaba con viva. Rebautizaron el 'bafana, bafana' por el 'baghana, baghana' y animaron a los africanos con todas sus fuerzas. Pero no pudo ser. Los penalties clasificaron a Uruguay para las semifinales. Lógicamente, la tristeza de unos era la euforia de otros: los uruguayos no vivían algo parecido desde hace cuatro décadas. 03/07/10

Holanda-Brasil para abrir boca en cuartos de final del Mundial 2010. La selección europea es la única que ha ganado todos los partidos en Sudáfrica, pero sólo ha derrotado una vez a Brasil. Fue con Cruyff y la 'Naranja Mecánica' en 1974. El otro choque de cuartos de este viernes es el Uruguay-Ghana. Los sudamericanos sueñan con revivir el espíritu del 'Maracanazo' ante Brasil, siempre que les deje Ghana. Ninguna de estas dos es favorita para Philip Lahm, que se fija en Argentina, España y Brasil. Alemania, que juega el sábado, teme a Argentina; y Maradona, al resfriado que no ha dejado entrenarse a Leo Messi. Mientras, otras selecciones ya han vuelto a casa, como Portugal y Japón. (02/07/10)

La selección de Ghana hizo historia tras deshacerse en la prórroga (1-2) de Estados Unidos, por lo que se medirá en lo cuartos de final del Mundial de Sudáfrica a Uruguay, tras dejar en la cuneta al conjunto americano, que sucumbió en el tiempo extra debido a un gol de Gyan. El tanto del ariete ghanés, unas de las revelaciones de la cita mundialista, abortó el orgullo norteamericano, que igualó el tanto inicial por medio de su mejor jugador, Landon Donovan, que transformó un penalti mediado la segunda parte. Sin embargo, Ghana, único superviviente del continente negro, consiguió sobreponerse y sellar el triunfo.

La selección de Ghana venció (1-0) a Serbia en el partido que sirvió para abrir el Grupo D del Mundial de Sudáfrica, en el que también están encuadradas Alemania y Australia y en el que un penalti transformado por Gyan a falta de cinco minutos decantó la balanza para los africanos.