Enlaces accesibilidad

arriba Ir arriba

Morata falló cinco ocasiones, casi todas de cabeza. Fue una pesadilla para el portero noruego, pero ninguna entró. No se dio por vencido y gracias a esa intensidad llegó la recompensa en forma de penalti que transformó Ramos. El capitán también falló esta ocasión a la salida de un córner. Asensio casi al final del partido en este intento de vaselina. Rodrigo insistió de tacón