arriba Ir arriba

Agentes de la Policía Nacional han detenido a 43 personas, entre ellas a 'Rafita', conocido por haber cumplido condena por la violación y asesinato de Sandra Palo, como miembros de las dos mayores organizaciones criminales en la región dedicadas al robo de vehículos para su posterior despiece, enmarcadas dentro de la operación Wagen, puesta en marcha por la Jefatura Superior de Policía de Madrid para coordinar acciones de prevención e investigación de robos de vehículos, así como la identificación y detención de sus autores.

La investigación policial que ha permitido detener al alunicero más buscado en Madrid se inició en 2015 al cometerse, en la región madrileña, una serie de robos con fuerza en varias tiendas. Los ladrones actuaban siempre de la misma forma: reventaban la entrada del establecimiento con un coche robado y después calcinaban el vehículo para eliminar las huellas.

El detenido, que se llama Ricardo, y su banda actuaban en barrios periféricos de la capital y en el sur de la comunidad. Atracaban todo tipo de negocios, desde tiendas de jamones hasta oficinas o farmacias. A pesar de la vigilancia policial, el detenido, de 27 años, siempre conseguía burlar el cerco porque contaba con una amplia red de familiares y amigos que le facilitaban escondites.

Agentes de la Guardia Civil y de la Policía Nacional han desmantelado un entramado delincuencial perfectamente estructurado y organizado integrado por 22 personas, especializado en el robo, receptación, manipulación y posterior venta fraudulenta de vehículos de alta gama por toda España, pero especialmente por la Comunidad de Madrid. El cabecilla habría obtenido 1.340.000 euros en la venta de 134 coches, 44 de ellos en el último ejercicio.

Hasta 1.200 mujeres pusieron denuncias por robos y agresiones sexuales en la Nochevieja de Colonia: centenares de inmigrantes, muchos delincuentes habituales, pero también refugiados, casi todos borrachos, agredieron sexualmente a las mujeres, sustrayéndoles carteras y móviles. Los 150 policías de guardia se vieron desbordados, por lo que este año se multiplican por diez para reforzar la seguridad.