Enlaces accesibilidad

arriba Ir arriba

Los mercados apuestan cuatro contra uno a que la Reserva Federal subirá tipos: los efectos sobre la economía ya se han ido anticipando. Los analistas esperan un proceso de subida gradual y moderada, hasta el entorno del 1,5% en dos años: nada exagerado, dicen. La medida es perjudicial para los emergentes que están más endeudados y generalmente tienen su deuda en dólares. Una subida de tipos al final conlleva un mayor coste para estos países. En Europa no lo notaremos tanto porque el euro se ha ido depreciando mucho en los últimos meses, hasta casi la paridad con el dólar. Eso ha favorecido a las exportaciones europeas, que salen más baratas a los que compran en otra moneda. De momento, el Banco Central Europeo sigue con los tipos bajos, mientras su equivalente estadounidense emprende la subida. Las divergencias son lógicas porque Estados Unidos está creciendo a un 3,5% mientras que Europa no se acerca ni al 1% en toda la zona euro. Según los expertos, habrán de pasar unos tres años para que Mario Draghi y Janet Yellen vuelvan a caminar en la misma dirección.

Las bolsas han abierto en verde, siguiendo el cierre positivo de Wall Street y de las asiáticas. Los inversores optan por las compras mirando a EE.UU., que este miércoles dará los datos de evolución de precios, y sobre todo esperan a este jueves, a la referencia importante de las decisiones que pueda tomar la Reserva Federal. Los principales valores están subiendo.