arriba Ir arriba

El príncipe Felipe tenía esta mañana su último acto antes de convertirse en rey. Esta vez ha acudido solo. Presidía una reunión del patronato del Instituto Elcano y ha recorrido a pie parte de la calle que lleva a la sede del Instituto. Dentro le esperaban los expresidentes Felipe González, José María Aznar y José Luis Rodríguez Zapatero que le han preguntado cómo se siente en estos momentos antes de su proclamación como rey. Los periodistas también querían saber si tenía preparado su discurso.

 

El rey Juan Carlos I sancionará este miércoles en el Palacio Real, la ley que pone fin a sus 39 años de reinado, con la que abdica la Corona en su hijo el Príncipe de Asturias, una vez ha sido aprobada por las Cortes Generales. La ceremonia, que será "corta y solemne", según fuentes de La Zarzuela recogidas por Efe, dará comienzo a las 18:00 horas en el Salón de Columnas, donde estarán, entre otros, la reina Sofía, los Príncipes de Asturias, el Gobierno y representantes de las altas instituciones del Estado

Ya está prácticamente todo listo en el Congreso, el palacio real y las calles del centro de Madrid para mañana, cuando tendrá lugar la ceremonia de proclamación de Felipe VI. En la cámara baja ensayaba ayer la banda de música del ejército de tierra que tocará el himno ante el nuevo rey. El proceso de sucesión se cerrará en el palacio real, ya engalanado por dentro y por fuera para la ocasión. Casi un millar de periodistas de 24 países y 140 medios se han acreditado para informar de la proclamación.

Casi 7.000 agentes -4.300 policías nacionales y 2.672 guardias civiles- forman el dispositivo de seguridad diseñado por el Ministerio del Interior para garantizar la seguridad y normal desarrollo de los actos de proclamación de Felipe VI.Aunque los actos centrales serán el jueves, el despliegue ha comenzado esta madrugada, dirigido desde el Centro de Mando (CEMAN), situado en la Secretaría de Estado de Seguridad, y coordinado desde cuatro centros habilitados en la Comisaría General de Información, la Comisaría General de Seguridad Ciudadana, la Jefatura Superior de Policía de Madrid y la Brigada Provincial de Información.

Con su proclamación el próximo jueves 19 de junio, el príncipe Felipe se convertirá en Felipe VI, un Rey coronado en democracia. El Congreso ha aprobado mayoritariamente, esta misma semana, la ley orgánica que regula la abdicación del rey Juan Carlos, dando el relevo -en sus propias palabras- a una nueva generación. El Príncipe Felipe tiene 46 años, 30 menos que su padre. Informe Semanal se acerca al papel de la monarquía en la sociedad española, sus instituciones políticas, la educación y la cultura, a través de las entrevistas al historiador Santos Juliá, al economista Ramón Tamames, al dramaturgo Juan Mayorga, a la colaboradora de varias ONG, Ana Vázquez, a la presidenta de Siemens, Rosa García, y al presidente del Centro de Estudios Políticos e Institucionales, Benigno Pendás.

 

El Congreso aprueba con el 85% de votos la ley orgánica de abdicación del Rey

La visita de Estado del presidente mejicano se convierte en un homenaje al Rey y un espaldarazo a Felipe VI.

En el palacio de la Zarzuela, sede oficial y personal de la jefatura del Estado, Don Felipe prepara cuidadosamente su discurso de proclamación. Será el más personal y posiblemente  el más importante de su vida. Todos los ojos estarán puestos en él. Por eso trabaja con intensidad y dedicación, recibe aportaciones de sus colaboradores y -con toda seguridad- escucha  la opinión y el consejo de su padre, el Rey. Don Juan Carlos no estará el jueves en el Parlamento porque quiere que todo el protagonismo ese día sea para su hijo, Felipe VI.