arriba Ir arriba

El presidente del Gobierno y del PP, Mariano Rajoy, ha anunciado que presentará los Presupuestos Generales de 2017 porque "es lo razonable" aunque ha descartado que vaya a convocar elecciones si no se aprueban finalmente porque sería "un disparate" hacerlo. En una entrevista en Los Desayunos de TVE, ha rechazado la posibilidad de un adelanto electoral, aunque las encuestas le sean favorables, porque ha argumentado que ya entre 2015 y 2016 hubo dos citas con las urnas y el Gobierno estuvo 10 meses en funciones.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha dicho que confía en presentar un proyecto de Presupuestos Generales del Estado para este año antes de finales de marzo y ha avanzado que ya trabaja con Ciudadanos y Coalición Canaria y que ha habido "contactos" con PNV y PSOE. Durante la rueda de prensa posterior a la reunión en Moncloa con el primer ministro italiano Paolo Gentiloni, Rajoy también se ha referido a las declaraciones del  senador de Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) Santiago Vidal sobre que el Govern catalán tiene de forma "ilegal" datos fiscales de los catalanes: "De ser ciertas sería de una enorme gravedad". 

El PP apela a la responsabilidad del PSOE para sacar los presupuestos adelante. De cara a la negociación, el portavoz del PP considera que no se puede ligar el apoyo a las cuentas del Estado con la derogación de la reforma laboral. Mientras que los socialistas mantienen su firme voluntad de derogar la reforma laboral. Igual que han hecho este año, dicen los socialistas, el próximo seguirán dando la batalla para derogar la reforma laboral y para que el Gobierno suba las pensiones por encima del 1%. Según el balance de Ciudadanos, 2016 ha sido el primer año después del bipartidismo y en los últimos meses ya se ha empezado a notar.

Este miércoles se ha celebrado en el Congreso la última sesión de control al Gobierno del año. Carolina Bescansa, de Unidos Podemos, ha criticado los vetos y la paralización del Ejecutivo a las iniciativas de la oposición. La vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santaría, ha asegurado que las iniciativas vetadas supondrían una desviación presupuestaria de más de 6.100 millones de euros.

118.337 millones de euros. Ése es el tope de gasto del que partirá el Gobierno para elaborar las nuevas cuentas públicas. Son 5.057 millones menos de lo que se aprobó para este año. Dinero que sale de los 2.000 millones ahorrados por los menores intereses de la deuda; de otros 2.000 por el acuerdo de no disponibilidad de gasto y de los 1.000 millones conseguidos porque se adelantó a julio el cierre del Presupuesto.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha tendido este martes la mano para acordar con otros partidos el techo de gasto -el pilar fundamental para los Presupuestos Generales del próximo año-, pero ha advertido de que no podría aceptar que "por culpa de posicionamientos ideológicos y otros afanes oportunistas" se pretendan derogar reformas que considera que han sido "un éxito".

Es el mensaje que ha lanzado Rajoy en su intervención en el acto de entrega de los III premios de la Confederación Española de la Pequeña y Mediana Empresa (Cepyme), que se ha celebrado en Madrid.

El jefe del Ejecutivo ha defendido el espíritu reformista y ha considerado que actuar en sentido contrario "abriría serias grietas de vulnerabilidad frente a incertidumbres exteriores o crisis futuras" y, en consecuencia, "nadie en el mundo podría entender, ni tampoco un gobierno podría aceptar, que se cortasen -ha dicho- las raíces de nuestro éxito".

El presidente de la gestora del PSOE, Javier Fernández, no ha descartado que su partido pueda facilitar la aprobación del techo de gasto que el Gobierno tiene que aprobar en breve, al tiempo que ha reiterado que las posibilidades de que los socialistas apoyen los Presupuestos Generales del Estado para 2017, aunque sea con una abstención, son "remotas" debido a las "diferencias" que mantienen con el PP.

Fernández se ha referido a este asunto en una rueda de prensa tras reunirse en la sede de Ferraz con los secretarios generales de CCOO y de UGT para analizar la actual situación económica y social.

El portavoz de Economía del PSOE, Pedro Saura, ha asegurado que el acuerdo alcanzado este fin de semana entre el PSE-EE y el PNV para gobernar en el País Vasco y la negociación de los presupuestos del Estado para 2017 son dos "procesos independendientes" y considera que el pacto logrado entre ambas formaciones en Euskadi pondrá la "agenda social" en el "centro" de las políticas en esa autonomía. "Va en la dirección de los acuerdos que ha venido haciendo el PSOE con el nacionalismo moderado", ha señalado Saura en Los Desayunos de TVE al ser preguntado sobre dicho pacto alcanzado con el PNV. Saura se ha mostrado convencido de que el acuerdo "destaca la idea de la transversalidad del PSE en Euskadi" y de que va a poner "la agenda social y económica en el centro de la política de Euskadi".

La líder de Ciudadanos en Cataluña, Inés Arrimadas, entrevistada en Las mañanas de RNE, ha puesto el apoyo a la clase media y trabajadora como línea roja para apoyar las cuentas del Gobierno. "Un presupuesto que en vez de recortar, que es lo que ha hecho en los últimos años, recortar en sanidad y educación sin piedad, lo que haga es reformar España, y unos presupuestos que en vez de que suban los impuestos a la clase media y trabajadora que, como mínimo, los mantenga. Si se cumplen estos requisitos, que yo creo que no son peticiones imposibles, no son propuestas ingenuas o insensatas, sino que me parece una cosa muy razonable, evidentemente podremos estar en disposición de que España tenga unos presupuestos", ha explicado (21/11/16).