Enlaces accesibilidad

arriba Ir arriba

El 13 de noviembre de 2002, un temporal afectaba al norte de España, y nada hacía pensar que esa tarde el accidente de un barco con bandera panameña iba a provocar la mayor catástrofe ecológica que ha afectado a nuestro país. Esa tarde a 25 millas de Finisterre sufría un accidente el Prestige. Un accidente que afectó a unos 2000 kilómetros de costa. En nuestra retina las imágenes de fauna y vegetación marinas cubiertas de chapapote. Pero, también instantáneas de la solidaridad de los cientos de miles de voluntarios que acudieron a limpiar las playas gallegas de aquellos "hilillos de fuel" que dijo por aquel entonces el vicepresidente del Gobierno Mariano Rajoy. Él fue quien gestionó la crísis que supuso el comienzo del declive del Ejecutivo de Jose María Aznar.

Fue la mayor catástrofe medioambiental ocurrida en España. El 13 de noviembre de 2002 el Prestige, el buque petrolero griego que operaba bajo bandera de Bahamas, naufragó frente a las costas gallegas. Seis días después se partió y se hundió vertiendo miles de toneladas de combustible. Mil setecientos kilómetros de costa resultaron afectados por la marea negra. La tragedia provocó una de las mayores respuestas solidarias de la sociedad española. Miles de voluntarios se trasladaron a Galicia para ayudar a limpiar el chapapote. Once años después de la catástrofe la justica ha hablado. La Audiencia de A Coruña estima que no hay responsabilidades penales y absuelve a los acusados de los delitos contra el medioambiente. Sólo condena a nueve meses de cárcel al capitán del barco por desobediencia al negarse a remolcarlo y respalda la decision del Gobierno de alejar el buque de la costa. Informe Semanal ha estado en A Coruña y ha recogido las distintas reacciones a la decisión judicial, polémica para unos, satisfactoria para otros. Hemos estado con pescadores y mariscadores y recabado las opiniones de la Plataforma Nunca Máis, del entonces alcalde de A Coruña, Francisco Vázquez, y del que fuera en 2002 Delegado del Gobierno en Galicia, Arsenio Fernández de Mesa, entre otros. También hemos hablado con juristas y expertos en derecho marítimo que aclaran el recorrido legal que aún resta al caso Prestige.

La Audiencia de A Coruña ha absuelto del delito medioambiental a los tres acusados por el hundimiento del Prestige. Sólo condena a nueve meses de cárcel al capitán del barco por desobediencia al negarse a remolcarlo. La sentencia dice que no hay responsabilidad penal y que no fue imprudente la decisión del entonces director general de la marina mercante de alejar el buque. Once años después del hundimiento del Prestige con 70.000 toneladas de fuel, el tribunal apunta a un posible fallo estructural como causa del accidente.

  • El tribunal solo condena al capitán a 9 meses de cárcel por desobediencia
  • La sentencia defiende la decisión del Gobierno de alejar el buque de la costa
  • "No provocó, sino que gestionó con profesionalidad la catástrofe", argumenta
  • El juez certifica un "mantenimiento deficiente" pero sin responsabilidad penal
  • Ni Gobierno ni aseguradora del barco tendrán que pagar por los daños
  • Lee la sentencia del Prestige en castellano (.pdf) | Sentencia en gallego (.pdf)

El tribunal que ha juzgado el hundimiento del Prestige no ve responsabilidad penal y absuelve a los tres acusados -el capitán, Apostulos Mangouras; al jefe de máquinas, Nikolaos Argypoulos; y al ex director general de la Marina Mercante José Luis López Sors- de los delitos contra el medio ambiente y daños en espacios naturales protegidos de los que se les acusaba. Respalda además la decisión de este último, el único cargo político del Gobierno de entonces sentado en el banquillo, de alejar el barco de la costa. La sección primera de la Audiencia provincial de A Coruña solo ha condenado por un delito de desobediencia grave a la autoridad al capitán Mangouras a nueve meses de cárcel por resistirse a que el petrolero fuera remolcado en un primer momento, según la sentencia leída en gallego este miércoles por el presidente del tribunal, el magistrado Juan Luis Pía, y que se puede recurrir ante el Tribunal Supremo (13/11/2013)