Enlaces accesibilidad

arriba Ir arriba
  • El presidente del PNV expresa su "repulsa y su más rotunda condena"
  • Los socialistas advierten a ETA de que no conseguirá sus objetivos
  • El PP pide que los terroristas reciban "el mensaje claro" de que no se negociará con ellos
  • La Asociación Unificada de Guardias Civiles pide más seguridad en los cuarteles
  • Los socialistas alcanzan 89 senadores, sin contar los obtenidos por el PSC
  • El PP obtiene 101 representantes en la Cámara Alta
  • La Entesa Catalana de Progrés mantiene sus 12 asientos en la Cámara Alta
  • Las Comunidades Autónomas designan a 56 senadores para la próxima legislatura
  • Mariano Rajoy se dirige a los españoles desde la sede del PP, en la calle Génova de Madrid, después de haber perdido sus segundas elecciones frente a José Luís Rodríguez Zapatero el 9 de marzo de 2008. Rajoy pronunció un enigmático "adios" junto a su mujer, Viri, que fue interpretado como el anuncio de su marcha. Finalmente decidió seguir y presentarse al Congreso de Valencia para ser ratificado como líder.

    El 25 de febrero Zapatero y Rajoy protagonizaron el primer debate electoral entre candidatos a la presidencia del Gobierno en 15 años. La economía, la inmigración y la política antiterrorista centraron el cara a cara. Pero los momentos más recordados son el bonobús de Zapatero y la niña de Rajoy.

    Mariano Rajoy se dirige a los españoles desde el balcón de la sede nacional del PP, en la calle Génova de Madrid, tras perder las elecciones del 14 de marzo de 2004 frente a José Luís Rodríguez Zapatero. Rajoy reconoció que este último había sabido hacerse "acreedor" de la "confianza" de los españoles y elogió la alta participación de los ciudadanos tras los atentado del 11M de Madrid.