arriba Ir arriba
  • En Portada muestra la trama de los desahucios en Varsovia
  • Unos 40.000 inquilinos han sido desalojados, tras pasar sus viviendas a manos privadas
  • Inquilinos afectados por lo que llaman “reprivatización salvaje” narran hasta dónde puede llegar la intimidación por parte de los nuevos propietarios

Gente desnuda jugando patéticamente en la cámara de gas de un campo de concentración. Son las imágenes que en 1999 mostraba un polémico video del artista Artur Zmijewski, exhibido en el museo de arte contemporáneo de Varsovia y que aún puede verse colgado en su web. En 1999 se exhibió también en Cracovia y levantó ampollas en la comunidad judía que pidió su retirada.

Lo que no se sabía era en qué campo de concentración se había grabado ni a quién pedir explicaciones. Hasta que este verano los Duques de Cambridge visitaron el campo de Stutthof, en Polonia.Un abogado judío que investigaba el video ha reconocido en las imágenes de esa visita el lugar en el que el artista polaco grabó su particular reivindicación de la memoria del holocausto. Este fue el primer campo que se construyó fuera de Alemania y el último que se liberó. Se incluyó en la solución final y en sus cámaras de gas murieron decenas de miles de personas. Ahora algunas de las organizaciones judías en Israel como la Organización de supervivientes del holocausto o el centro Simon Wiesenthal han pedido explicaciones a los gestores del antiguo campo y al gobierno de Polonia.

¿Cómo es posible que el video se grabara y que nadie protestara después?, se preguntan. No es la primera vez que el artista, que pretendía hacer terapia colectiva sobre el trauma a través del juego en el lugar del horror, desata la polémica con su trabajo. Zmijewski también fue noticia cuando grabó a un superviviente retocándose el tatuaje con su número de prisionero en Auschwitz para hablar sobre la memoria.

El eurodiputado polaco de extrema derecha Janusz Korwin-Mikke ha afirmado en un debate sobre la despoblación rural que "la culpa del problema demográfico es de que las mujeres trabajen fuera de casa y no tengan más hijos. Hay que decirlo porque todas se empeñan en trabajar fuera de casa". La eurodiputada socialista Iratxe García ha reclamado la apertura de una investigación para evaluar posibles sanciones al eurodiputado, que ya fue multado en marzo tras asegurar que las mujeres eran menos capaces que los hombres.

El reportaje ‘Tu casa es nuestra’ muestra la trama de los desahucios en Varsovia. Un equipo del programa ha viajado a Polonia donde miles de inquilinos han sido desalojados de sus casas, después de que el edificio en el que vivían, de propiedad pública, pasara a manos privadas. Los afectados cuentan a ‘En Portada’ hasta dónde puede llegar la intimidación por parte de los nuevos propietarios.

Muchos arrendatarios están viviendo auténticas pesadillas en Varsovia, porque algunos de los nuevos propietarios los presionan (con una subida desorbitada del alquiler o, incluso, mediante intimidación y acoso) para que abandonen su hogar, a fin de poder vender o alquilar las viviendas a un precio mucho mayor.

Inquilinos, activistas y algunas instituciones denuncian un proceso al que han denominado “reprivatización salvaje”. Señalan a propietarios sin escrúpulos y a una “mafia” que utiliza todo tipo de estratagemas para forzar el desalojo de quienes se resisten a marcharse, y para silenciar a las voces críticas que se alzan en contra.

Una ONG en defensa de los inquilinos y periodistas de investigación han destapado las conexiones entre algunos funcionarios del Ayuntamiento de Varsovia y grandes inversores inmobiliarios, envueltos en este proceso de reprivatización. La fiscalía y la Oficina Central Anticorrupción ya han practicado varias detenciones y siguen investigando una posible trama de corrupción.

El proceso de reprivatización se inició en Polonia con la llegada de la democracia en 1989. Varsovia quedó prácticamente arrasada durante la II Guerra Mundial y el régimen comunista puso en marcha la rápida reconstrucción de la capital y la nacionalización de la propiedad. En las últimas décadas, antiguos dueños han empezado a reclamar sus derechos sobre la propiedad nacionalizada. Pero la ausencia de una legislación y de una vigilancia por parte de las autoridades ha llevado al desahucio y a la práctica indefensión de unos 40.000 inquilinos sólo en la capital polaca.

En Portada muestra la trama de los desahucios en Varsovia. Unos 40.000 inquilinos han sido desalojados, tras pasar sus viviendas a manos privadas. Inquilinos afectados por lo que llaman “reprivatización salvaje” narran hasta dónde puede llegar la intimidación por parte de los nuevos propietarios. “Tu casa es nuestra” se estrena en La 2 el lunes 2 de octubre, a las 23:05 h.

El Senado polaco ha aprobado la polémica reforma del Tribunal Supremo impulsada por el Gobierno nacionalista de Ley y Justicia (PiS), una medida que ya fue aprobada por el Parlamento y que durante los últimos días ha generado protestas en toda Polonia y el rechazo de las instituciones europeas. Tras más de 16 horas de debate y cerca de 300 enmiendas rechazadas, 55 senadores votaron a favor, frente a 23 votos en contra y 2 abstenciones. Ahora solo requerirá la ratificación del presidente polaco, Andrzej Duda.

Donald Trump aterriza en Polonia en la que es su primera visita biliateral a un país de la UE. La reunión con su homólogo Andrzej Duda ha sido el primer acto de una visita que el Gobierno polaco del partido conservador y ultranacionalista Ley y Justicia ha calificado de "histórica", por encima de aliados tradicionales como Reino Unido o Alemania. En este sentido, el presidente estadounidense ofrece un espaldarazo a un aliado que cultiva el euroesceptcismo y que ha sido reprobado por sus socios europeos por sus medidas antidemocráticas. Así, durante la rueda de prensa, Trump ha destacado que Polonia es uno de los pocos países que cumple con sus obligaciones financieras con la OTAN, subrayando la diferencia con otros socios como Alemania, a la que hace tres meses acusó de deber "grandes cantidades de dinero" a la Alianza.

Trump, ha cargado contra la actividad "desestabilizadora" de Rusia en Europa y ha ratificado que su país está "comprometido" en la defensa de sus aliados en el centro y el este del continente, al tiempo que admitía la posibilidad de que Moscú estuviera tras la injerencias en las elecciones presidenciales que le llevaron a la Casa Blanca, si bien ha matizado que otros países o personas también interfirieron en los comicios De hecho, Trump ha culpado a su antecesor, Barack Obama, de no hacer nada pese a que conocía las injerencias rusas: "Lo supo en agosto; las elecciones eran en noviembre. Es mucho tiempo en el que no hizo nada al respecto", ha señalado, antes de deslizar una motivación electoralista: "Hillary Clinton iba a ganar las elecciones y él dijó que no se hiciera nada sobre eso. Si hubiera pensado de otra forma [que Trump iba a ganar], hubiera hecho algo al respecto", ha dicho el presidente estadounidense.

Durante el discurso con el que ha cerrado su visita en la plaza Krasinski, que acoge el monumento a la resistencia polaca durante la ocupación nazi, Trump ha ratificado su compromiso, con una alusión explícita al artículo 5 del Tratado de la OTAN, que asegura la defensa mutua de los países miembros. "Instamos a Rusia a poner fin a sus actividades desestabilizadoras en Ucrania y en otros países, así como su apoyo a los regímenes hostiles como Siria e Irán, y que en su lugar se una a la comunidad de naciones responsables en nuestra lucha contra los enemigos comunes y en defensa de la civilización", ha reiterado.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha anunciado en Varsovia que el Gobierno elevará el próximo lunes tres décimas su previsión de crecimiento del PIB paras este año, hasta el 3%. "Empezamos en el 2,5%, subimos al 2,7%, y ahora creemos que podremos llegar al 3% de crecimiento del PIB", ha asegurado.
Rajoy ha hecho el anuncio en su comparecencia junto a la primera ministra polaca, Beata Szydlo, tras la cumbre bilateral Polonia-España que ambos dirigentes han presidido en Varsovia.
Será el próximo lunes, en la reunión del Consejo de Ministros que aprobará el techo de gasto de 2018, cuando el Gobierno elevará del 2,7% al 3% su previsión de crecimiento para el presente ejercicio.