arriba Ir arriba

La cumbre de primavera de la Unión Europea, en la que los líderes buscaban consolidar la unidad del club comunitario para afrontar la etapa posterior al Brexit, ha revelado las suspicacias que suscita en los países del Este la opción de avanzar en la integración a varias velocidades que defienden los cuatro grandes, lo que ha llevado al presidente de la Comisión Europea, Jean Claude Juncker, a defender que la idea no es crear un nuevo "telón de acero" en el continente.

Los líderes de la Unión Europea, reunidos en Bruselas con motivo de la cumbre de primavera de los Veintiocho, han reelegido este jueves al polaco Donald Tusk para un nuevo mandato de otros dos años y medio como presidente del Consejo Europeo, a pesar de la oposición de su propio país, donde el Gobierno ultranacionalista que lidera Beata Szydlo pretende eliminar a un rival interno de un cargo de gran proyección internacional.

  • El Gobierno ultranacionalista polaco intenta frenar la elección de su rival nacional
  • La primera ministra polaca amenaza con bloquear las conclusiones de la cumbre
  • Los Veintiocho debatirán, entre otros asuntos, el futuro de la UE tras el Brexit
  • Angela Merkel ha vuelto a insistir en impulsar "una unión a dos velocidades"

El papa Francisco instó a la Iglesia a abrir sus puertas y a ser "abierta y tierna" con los más débiles, en una homilía dedicada a los religiosos y religiosas en el santuario de san Juan Pablo II en Cracovia. En su cuarta jornada de viaje en Polonia para participar en la XXXI Jornada Mundial de la Juventud (JMJ), Francisco dedicó la mañana a visitar algunos de los lugares vinculados a la historia y pontificado de san Juan Pablo II.

"Señor, perdona tanta crueldad": es lo que ha dejado escrito el papa Francisco en el libro de honor del csampo de exterminio. En silencio, caminando y solo, ha cruzado la puerta del campo de concentración de Auschwitz, por debajo del letrero nazi que reza:"El trabajo os hará libres", que también cruzaron más de un millón de personas camino del exterminio entre 1940 y 1945. El pontífice, además, ha saludado a varios supervivientes y a cristianos que ayudaron a los judíos perseguidos.