arriba Ir arriba

Se inaugura en el Museo Sorolla de Madrid la exposición Sorolla en París, que muestra a través de 66 pinturas el reconocimiento internacional del que gozó el pintor valenciano, desde su primer viaje a París en 1885, hasta su consagración como gran pintor de las élites de su tiempo. La recorremos con Blanca Pons Sorolla, una de las comisarias de esta exposición y bisnieta de Sorolla (23/11/16).

La pinacoteca inaugura mañana "Metapintura", una exposición con obras de Tiziano, Velázquez, Zurbarán o Goya que reflexiona sobre el propio arte. Frente a la definición clásica de la pintura como ventana a través de la cual nos asomamos al mundo propone la definición de la pintura como espejo, espejo en el cual sus autores se miran. 137 obras que van desde la mitología a la pintura vocacional, el cuadro dentro del cuadro, el interés por los artistas o los museos que albergan su arte.

Un total de seis obras maestras de Velázquez y Murillo llegan al Hospital de los Venerables de Sevilla para formar parte de la exposición 'Velázquez. Murillo. Sevilla', que cuenta con 19 obras de ambos artistas y se abre al público el 8 de noviembre y está organizada por la Fundación Focus con motivo de su 25 aniversario en dicho Hospital.

Fue un movimiento fugaz pero muy importante en la historia de la pintura. Apenas dos años duró el fauvismo, la primera gran vanguardia artística del siglo XX, que colocaba el color por encima de todo. La Fundación Mapfre trae a Madrid un centenar de cuadros, algunos nunca antes vistos en España. Empecemos por el principio, por los talleres en los que un grupo de pintores experimentan con los colores. Está acabando el siglo XIX. Matisse es el patriarca. En 1905 exponen en el Salón de Otoño de París. Sus cuadros van en esas carretas. Y la explosión de color que llena sus lienzos sorprende tanto como escandaliza. Querían reformar el arte, y por encima de la línea es la paleta la que define la composición. Este otoño de 1905 es la eclosión del fauvismo, el arte de las fieras, como definió un crítico. Un grupo de artistas y amigos, que se pintan entre ellos. Así ve Mattise a Derain; así Derain a Mattise o a Vlaminck, los tres máximos exponentes del movimiento. La muestra que los trae a Madrid reúne un centenar de obras de más de 80 prestadores unos 30, coleccionistas privados que han cedido cuadros poco por el público. Fue un momento fugaz, duró apenas dos años, pero influyó en

Tal vez si cerramos los ojos y los abrimos de golpe podamos aproximarnos a lo que Magritte pretendía, cambiar nuestra percepción de la realidad contraponiendo dos objetos relacionados: Un paraguas y vaso de agua, por ejemplo. Buscar correspondencias, generar debate, eso que él calificó hace 80 años como "resolución de problemas". Fue más que un pintor surrealista y mantuvo estrecha relación con filósofos belgas, además de con Michel Foucault. Quería situar las imágenes al nivel de las palabras. La muestra es un icónico paseo por su pensamiento, que el Comisario de la exposición recomienda disfrutar, sin el corsé de filosóficas auto exigencias.