arriba

Todos rondan los ochenta, y se conocen desde hace casi 60 años. Coincidieron en la Escuela de Bellas Artes de Madrid, se hicieron amigos y algunos se casaron entre ellos. Por ejemplo, Isabel Quintanilla y Francisco López Hernández, hermano de Julio. El más conocido de la pandilla es otro López, Antonio, que hoy nos presentaba su última obra, Ventana de Noche, con otra perspectiva, pero tan realista como siempre. Una exposición que desprende genialidad, amistad y sobre todo mucho amor al arte.

El próximo martes se abre al público la exposición que el Thyssen dedica a los pintores realistas de Madrid. Una muestra dedicada a un grupo histórico y generacional de artistas del realismo que han vivido y trabajado en la capital desde la década de 1950. Con cuatro de ellos, Antonio López, Isabel Quintanilla y los hermanos Francisco y Julio López Hernández, ha estado hablando nuestra compañera Ángela Núñez, pero más que de la exposición, de la vida en sí misma, de chascarrillos de juventud, de sus inicios y del arte.