Enlaces accesibilidad

arriba Ir arriba

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha anunciado en Varsovia que el Gobierno elevará el próximo lunes tres décimas su previsión de crecimiento del PIB paras este año, hasta el 3%. "Empezamos en el 2,5%, subimos al 2,7%, y ahora creemos que podremos llegar al 3% de crecimiento del PIB", ha asegurado.
Rajoy ha hecho el anuncio en su comparecencia junto a la primera ministra polaca, Beata Szydlo, tras la cumbre bilateral Polonia-España que ambos dirigentes han presidido en Varsovia.
Será el próximo lunes, en la reunión del Consejo de Ministros que aprobará el techo de gasto de 2018, cuando el Gobierno elevará del 2,7% al 3% su previsión de crecimiento para el presente ejercicio.

  • Eurostat revisa al alza el dato de crecimiento avanzado en mayo
  • Grecia no entró en recesión entre enero y marzo, al crecer un 0,4%
  • Rumanía, cuyo PIB avanzó un 1,7%, el país que más creció de la UE
  • Letonia (1,6%) y Eslovenia (1,5%) lideran la expansión de la eurozona
  • Reino Unido (0,2%), el que menos creció de entre los que había datos

En su informe semestral de Perspectivas, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) ha indicado que el producto interior bruto (PIB), que había subido un 3,2% en 2016, subirá un 2,8% en 2017 (cinco décimas más de lo que anticipaba en noviembre pasado) y un 2,4% en 2018 (dos décimas más). Esas cifras se aproximan a las últimas previsiones del Gobierno, que en su actualización del Programa de Estabilidad presentado a finales de abril, auguraba un incremento del PIB del 2,7% este ejercicio y del 2,4% el próximo.

  • Alerta de la vulnerabilidad de la economía por su elevado endeudamiento
  • Pide un plan de consolidación presupuestaria a medio plazo para bajar el déficit
  • La vuelta al mercado laboral de los parados de muy larga duración, prioritaria
  • La "reducida rentabilidad" de la banca, una "vulnerabilidad" para la economía
  • Considera que la pensión media de jubilación bajará si no hay más ingresos
  • Propone en la eurozona un "fondo de estabilización" para momentos de crisis