Enlaces accesibilidad

arriba Ir arriba

En el segundo trimestre de 2012 cayó un 0,4%, una décima más que lo que se había contraído de enero a marzo. Con los datos revisados del Instituto Nacional de Estadística, el Gobierno confirma que la economía española empezó a caer ya en el tercer trimestre de 2011, aunque con una contracción mínima. Esto supone que España entró de nuevo en recesión en el cuarto trimestre de 2011, y no este año. El país encadena ya 12 meses de crecimiento negativo y 9 de recesión y el gobierno confia en salir de ella en 2013.

El secretario de Estado de Economía, Fernando Jiménez Latorre, ha dicho este martes que la economía española está, en la actualidad, "en su momento de mayor caída y que seguirá, previsiblemente, en la segunda mitad del año", por lo que -ha dicho- no se espera una "corrección" de la evolución económica hasta los primeros trimestres de 2013. Sin embargo, ha asegurado que el Gobierno detecta una estabilización en el retroceso del PIB en los dos primeros trimestres de este año.

Alemania y Francia se resisten por ahora a la recesión que se va extendiendo por Europa y ambas economías mantienen el tono: la germana creció un 0,3% en el segundo trimestre -más de lo adelantado por los analistas- mientras que la gala, más débil, aguantó el tipo y se mantuvo estancada entre abril y junio. Así lo han adelantado los institutos de estadística de ambos países en sus primeras estimaciones publicadas este martes. Los expertos habían previsto que la actividad económica germana se ralentizase en el segundo trimestre y registrara un crecimiento de solo dos décimas en su Producto Interior Bruto (PIB), pero la subida de las exportaciones y del consumo ha mejorado esos cálculos y ha permitido compensar la bajada en las inversiones registrada entre abril y junio.

El Producto Interior Bruto (PIB) de Japón registró en el segundo trimestre del año un crecimiento interanual del 1,4%, lo que supone su cuarto trimestre consecutivo al alza, a pesar de la marcada desaceleración observada respecto a los tres meses anteriores, cuando la economía nipona se expandió un 5,5%.

Las cifras macroeconómicas publicadas este lunes por el Gobierno japonés revelan que el gasto de los consumidores, uno de los elementos clave de la economía con una aportación del 60% al PIB, apenas creció un 0,1%, frente al 1,2% del primer trimestre. Por su parte, el gasto público registró un avance interanual del 1,7%, mientras que los gastos de capital de las empresas se incrementaron un 1,5%.

El ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, Cristóbal Montoro, ha avanzado que el déficit del Estado central superó hasta junio el 4% del Producto Interior Bruto en términos de contabilidad nacional, aunque sigue confiando en cumplir el objetivo para todo el año del 3,5%. Montoro ha dicho que en términos homogéneos el déficit se sitúa en el 2,5% del PIB debido a las transferencias que se han adelantado a otras administraciones y "que no se estaban haciendo el año anterior". En concreto, ha hablado de hasta 15.000 millones que se ha adelantado a las comunidades autónomas y a la Seguridad Social.

  • La anterior previsión calculaba un crecimiento del 0,2% de la actividad económica
  • La salida de la recesión se pospone hasta 2014
  • La tasa de desempleo no bajará del 20% antes de 2016
  • El límite de gasto del Estado cae un 6,6% respecto al fijado para este año
  • El pago de intereses de la deuda pública superará los 9.000 millones

El Consejo de Ministros fijará este viernes el techo de gasto de los presupuestos generales del Estado de 2013 y aprobará unas nuevas previsiones macroeconómicas para el próximo año, dónde previsiblemente continuará la recesión. Aunque el Gobierno preveía que la economía española crecería un 0,2% en 2013, la pasada semana el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, anunció en el Congreso que el PIB volvería a caer en 2013, aunque menos que en 2012. También el Fondo Monetario Internacional (FMI) ha vaticinado esta semana que España registrará una caída del 0,6%, frente al crecimiento del 0,1 que había augurado en su anterior informe. Con la prima de riesgo disparada y el coste del bono a diez años por encima del 7%, la reunión estará centrada en la situación económica del país y en el programa de ajuste en marcha. El techo de gasto determinará los límites del presupuesto para cumplir con el compromiso de situar el déficit público en el 4,5% del PIB para el próximo año.