Enlaces accesibilidad

arriba Ir arriba

La recaída del consumo de los hogares, que ha registrado un retroceso interanual del 1,1 %, y la mayor contracción del gasto público y de la inversión empresarial, han provocado la desaceleración de la economía española en el último trimestre de 2011 en un 0,3%. De esta forma España se sitúa a un paso de la recesión.

El empleo ha acelerado su caída y ha retrocedido el 3,3 %, lo que supone la reducción neta de casi 570.000 puestos de trabajo a tiempo completo en un año.

Además hay que añadir la nueva amenaza de la agencia Moody's sobre la banca europea y en particular la española, que viene a reavivar los temores al efecto contagio respecto a Grecia.

Hablamos con Juan José Toribio, economista y profesor de IESE.

Dice que cabe esperar que esta recesión quede compensada por la expansión monetaria del BCE. Se ha llevado a cabo una reforma financiera muy positiva y habrá que esperar al proceso de consolidación de fusiones, "dentro de un año, confío en que la banca española sea mejor valorada en los mercados internacionales".

Se muestra optimista sobre la nueva subasta del Tesoro a pesar de estos datos negativos.

La crisis ha sido muy importante y nunca se sale de estos episodios en un plazo corto. "A lo largo del año tendremos una economía en recesión pero seguramente en 2013 si hemos hecho las reformas correctamente veremos el inicio del crecimiento" (16/02/12).

España se asoma nuevamente a la recesión económica tras registrar una caída trimestral del PIB del 0,3% de octubre a diciembre de 2011. La profesora Nuria Alonso, de la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid, lo atribuye a las políticas de ajuste impuestas por Europa. "Juntamos esas políticas fiscales restrictivas, pérdida de derechos sociales por parte de las personas con menor capacidad económica y reforma del mercado de trabajo que crea todavía más incertidumbre en los individuos que tienen que consumir para que empiece la producción a funcionar, pues no lo vamos a conseguir", explica (16/02/12).

El Instituto Nacional de Estadística (INE) ha confirmado este lunes que la economía española cayó el 0,3% en el cuarto trimestre de 2011. Es decir, que el PIB de nuestro país cayó tres décimas respecto al trimestre anterio. Mientras, en el conjunto del año 2011, la riqueza nacional creció un 0,7% frente al 0,8% previsto por el anterior Ejecutivo, que tuvo que revisar a la baja el dato. Esta estimación adelantada por el INE, que no es definitiva, coincide con el dato suministrado por el Banco de España el pasado lunes. El organismo supervisor estimó entonces que detrás de esta evolución se encuentra una nueva contracción de la demanda interna (del 1,3%), que se explica casi en su totalidad por la contribución negativa de la inversión en construcción y por el retroceso del consumo público.

El Instituto Nacional de Estadística (INE) ha confirmado este lunes que la economía española cayó el 0,3% en el cuarto trimestre de 2011. Es decir, que el PIB de nuestro país cayó tres décimas respecto al trimestre anterio. Mientras, en el conjunto del año 2011, la riqueza nacional creció un 0,7% frente al 0,8% previsto por el anterior Ejecutivo, que tuvo que revisar a la baja el dato.

Esta estimación adelantada por el INE, que no es definitiva, coincide con el dato suministrado por el Banco de España el pasado lunes. El organismo supervisor estimó entonces que detrás de esta evolución se encuentra una nueva contracción de la demanda interna (del 1,3%), que se explica casi en su totalidad por la contribución negativa de la inversión en construcción y por el retroceso del consumo público.

El ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, Cristóbal Montoro, ha señalado que España va a cumplir el objetivo de déficit del 4,4% establecido por la Unión Europea para España, pero al mismo tiempo espera que revise las previsiones de crecimiento, en un escenario "abierto en sentido negativo". Además, ha reiterado el compromiso de España con la estabilidad presupuestaria y ha recordado que es el país que más redujo la deuda pública en relación con su PIB.

El ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, Cristóbal Montoro, ha adelantado este jueves en el Congreso que España cerrará el año 2011 con 5.400.000 parados, una cifra que "seguramente" arrojará la Encuesta de Población Activa (EPA) que se dará a conocer este viernes 27 de enero. Además, en su comparecencia ante la Comisión de Hacienda de la Cámara Baja, Montoro ha recordado que España está en recesión "que prolonga la crisis económica".

Los datos del último boletín del Banco de España, que también pronostica que la economía española decrecerá este año un punto y medio y que el empleo seguirá cayendo hasta mediados de 2013. El fuerte descenso de la demanda nacional lastrará este año la economía. El Banco de España estima que la caída del PIB será del 1,5% y que no se reactivará hasta el año que viene, cuando crecerá tímidamente un 0,2%. Argumenta que en 2012, el consumo privado descenderá más de un punto y el público lo hará en más de 6 la inversión disminuirá más de un 9% y sólo el sector exterior, según este informe contribuirá positivamente al PIB gracias al empuje de las exportaciones.

El Banco de España prevé que la economía española caerá un 1,5% en 2012, de acuerdo con el último informe del organismo regulador publicado este lunes. Además, el mismo informa apunta a un desempleo del 23,4% este año. Además, la economía española ha crecido un 0,7% en 2011, una décima menos de lo estimado por el anterior Gobierno.