Enlaces accesibilidad

arriba Ir arriba

El Banco de España afirma que los datos disponibles sobre los últimos meses del año apuntan a que la actividad económica "se contrajo" en nuestro país en el último trimestre de 2011. Así lo ha explicado en su último Boletín Económico publicado este jueves, en el que señala que "tras el estancamiento que mostró la economía española en el tercer trimestre, la información coyuntural disponible, todavía incompleta, apunta a que la actividad se contrajo en los últimos meses del ejercicio". Esta evolución de la economía española la enmarca en un "entorno de fuertes tensiones en los mercados financieros y de deterioro de las perspectivas de crecimiento en el área del euro y en el resto del mundo". El boletín señala que el consumo privado ha mostrado una marcada debilidad en el cuarto trimestre, la inversión empresarial también ha dado señales de atonía y el sector exterior -que constituye casi el único sostenimiento de la economía- ha debilitado su crecimiento. Además, el Banco de España subraya que ha aumentado el ritmo de destrucción de puestos de trabajo.

A falta de diez días para terminar el año hoy conocemos el dato del déficit de la Administración Central del Estado hasta noviembre, que es un 4,84 por ciento. Son 4 centésimas más de lo previsto para todo el año, aunque el gobierno cree que se compensará con los datos de diciembre. El objetivo para el conjunto de las administraciones públicas es del 6 %...Hoy también hemos conocido que el superavit de la Seguridad Social volvió a menguar en noviembre... cerró en los 6.457 millones de euros, el 0,60 por ciento del PIB. Es casi un 42 por ciento menos que hace un año.

La OCDE considera que el riesgo de suspensión de pagos por el nivel de las deudas soberanas puede amenazar con una gran depresión en los países de la zona del euro. En un informe constata que la eurozona ha entrado ya en una recesión, por el momento suave, y también alerta de que otro "serio riesgo a la baja" vendría de Estados Unidos si no se acordara la acción para concretar los planes de ajuste fiscal. En ese caso, la mayor economía del mundo podría caer también en recesión, y la política monetaria tendría un margen prácticamente nulo para evitarlo.

El secretario de Estado de Economía, José Manuel Campa, ha reconocido que no se cumplirá la previsión del Gobierno de que la economía española crezca el 1,3% este año y ha destacado que lo más lógico, en un entorno de incertidumbre mundial, es que se registre un crecimiento próximo al 0,8%. Campa ha opinado así tras conocer que la economía española se estancó en el tercer trimestre debido al ajuste en el gasto público, que cayó el 1,1% respecto al trimestre precedente, así como por una mayor contracción de la inversión en la construcción, del 1,9%, según el INE. Campa ha incidido en que el crecimiento débil de la economía española está impidiendo la consolidación de la actividad y de la creación de empleo.

El INE ha confirmado que, en el último trimestre, el crecimiento del PIB ha sido nulo. Destaca el retroceso de la demanda interna, el 0,4% en el trimestre y el 1,2% interanual. El gasto de las administraciones públicas desciende este trimestre un 2,3%. Hablamos en Radio 5 sobre este asunto con Santiago Lago, Catedrático de Economía de la Universidad de Vigo.

"Parece que la única solución es suavizar el ritmo de consolidación fiscal". "Mientras no recuperemos un crecimiento del PIB razonable, no veremos descender nuestra tasa de paro". "Para reactivar la demanda interna habrá que esperar al inicio de la recuperación, y a la inversión de la empresa privada. De momento habrá que confiarse a la demanda externa". "El desafío es avanzar hacia una política fiscal lo más rápidamente posible" (16/11/11).