Enlaces accesibilidad

arriba Ir arriba

El déficit del Estado fue, hasta el mes de julio, de 22.746 millones de euros en términos de contabilidad nacional, lo que equivale a un 2,09% del PIB, según el avance de los datos de ejecución presupuestaria publicados por el Ministerio de Economía y Hacienda. El saldo negativo acumulado por las cuentas estatales durante los siete primeros meses del año implica una reducción del 11,8% respecto a 2010. La cifra de déficit es inferior a la del mes anterior, cuando fue de 24.132 millones, lo que suponía el 2,21% del PIB.

El sector exterior sigue tirando del crecimiento, según los datos de la contabilidad nacional, que confirma una débil expansión de la economía en el segundo trimestre y una ligera mejoría sobre los datos ya conocidos en el primero. El consumo interno baja por primera vez desde principios de 2010.Con esos datos el Gobierno ve más difícil conseguir el objetivo de crecimiento para este año.

La economía de los países más desarrollados se ralentizó en el segundo trimestre del año, especialmente en la Unión Europea y la zona Euro. Según la Organización para la Cooperación y el Desarrollo, el conjunto de las 34 mayores economías del mundo creció sólo dos décimas, una menos que entre enero y marzo.

La economía española echa el freno. El Producto Interior Bruto avanzó entre abril y junio dos décimas con respecto al trimestre anterior y siete en el último año. En ambos casos supone un retroceso del 0,1%. El Instituto Nacional de Estadística confirma el dato que ya avanzó hace diez días el Banco de España.

Según el INE, la ralentización de nuestra riqueza se debe al descenso del gasto público, a una limitada inversión de las empresas pero, sobre todo, a un descenso en el consumo de los hogares. La situación del mercado laboral y la caída de las rentas familiares propicia que los españoles intenten guardar y gasten menos.

Por el contrario, el avance económico ha sido posible gracias a la aportación del sector exterior, sobre todo por la minoración de las importaciones. En cuanto a las exportaciones, crecieron a menor ritmo por la crisis en las economías internacionales. Es el caso de Alemania.

Berlín, uno de los principales mercados para la exportación española, anuncia hoy que en el segundo trimestre del año ha crecido una décima, una cifra por debajo de las estimaciones del gobierno alemán.

La economía española se ralentiza. Entre abril y junio de 2011, el PIB avanzó un 0,2% según datos ofrecidos este martes por el Instituto Nacional de Estadística (INE), lo que supone una décima menos respecto al primer trimestre del año. En el periodo enero-marzo la subida fue del 0,3%. El dato español confirma el frenazo del crecimiento económico en Europa, tras hacerse público el estancamiento de Francia y el dato de Berlín, peor del esperado, ya que solo aumentó un 0,1%. El crecimiento interanual del PIB también cae una décima, hasta el 0,7%, según la estimación adelantada por el INE, que supone la ratificación del dato avanzado por el Banco de España el pasado 5 de agosto y de otros analistas, como el Servicio de Estudios del BBVA en su último Observatorio Económico sobre España. Según el INE, el crecimiento es consecuencia de la aportación "muy positiva" de la demanda externa, parcialmente compensada por la contribución negativa de la demanda nacional. Con estas cifras, la economía española acumula ya tres trimestres consecutivos de crecimiento intertrimestral y cuatro de crecimiento interanual, lejos de las tasas negativas que experimentaba hace más de un año.

El crecimiento de Alemania se ralentiza, en sintonía con el resto de la UE. La primera economía europea ha visto cómo su Producto Interior Bruto solo ha registrado un aumento del 0,1% en el segundo trimestre de 2011 frente al primero del año, cuando se esperaba un crecimiento del 0,5%. Así lo ha anunciado la Oficina Federal de Estadística (Destatis), que ha corregido además a la baja las cifras de crecimiento del PIB en el primer trimestre del año del 1,5% inicial hasta un 1,3%. La oficina pública con sede en Wiesbaden, en el centro del país, reconoció que el débil incremento del PIB en el segundo trimestre de 2011 ha resultado una sorpresa, ya que las previsiones hacían esperar un aumento de al menos un 0,5%.

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha asegurado que habrá crecimiento del PIB en el segundo, el tercer y el cuarto trimestre de 2011, lo cual implica que la recuperación "se consolida" y ha rechazado las dudas del líder del PP, Mariano Rajoy, quien le ha exigido que "diga la verdad" y le ha reprochado que un "presidente en funciones" no puede inspirar confianza en la economía española."Le exijo que tenga respeto institucional y a las formas: no hay un Gobierno en funciones", ha replicado Zapatero durante la sesión de control en el Congreso. El jefe del Ejecutivo ha recalcado que, aunque el crecimiento "no será el que todos querríamos" para permitir la creación de empleo "de manera significativa", la sostenibilidad del crecimiento económico "es un hecho" en el que hay que "perseverar" con las reformas, a pesar del "difícil contexto" económico", que no es origen de España.