Enlaces accesibilidad

arriba Ir arriba

El delegado del Gobierno en Andalucía ha informado del hallazgo del cadáver de una mujer en la zona de El Campillo, en Huelva, aunque no ha aportado detalles sobre su identidad. Es la zona donde desde el pasado miércoles se busca a la joven profesora zamorana Laura Luelmo. Se le perdió la pista cuando salió a correr por los alrededores del pueblo donde había llegado hace sólo unos días para dar clase en un instituto. 

Continúa la búsqueda de la joven Laura Luelmo, que permanece desaparecida desde el pasado miércoles después de salir de su casa a hace deporte.

La joven profesora desapareció de la localidad onubense de El Campillo, a donde se había trasladado desde Villanueva del Puente, en Zamora, para una sustitución en un colegio de Nerva donde empezó a trabajar el martes de la semana anterior.

El alcalde de Villanueva del Puente, Constantino de la Iglesia, ha dicho en Radio 5 que la familia más cercana se ha desplazado hasta Huelva para esperar noticias. También ha señalado que están todos muy asustados.

La búsqueda de Laura Luelmo, la joven zamorana de 26 años que desapareció el pasado miércoles cuando salió a hacer deporte en la localidad onubense de El Campillo, se reanuda este lunes, pero de manera más selectiva -en barrancos, casas, pozos-, y no tan masiva como este fin de semana, según informa TVE. La Guardia Civil descarta la marcha voluntaria de la mujer.

Más de doscientos efectivos de la Guardia Civil en coordinación con la UCO buscan a una joven desaparecida en el municipio onubense de El Campillo el pasado miércoles cuando salía a hacer deporte. La pista de la joven Laura Luemo se perdió poco después de que saliera a correr por las inmediaciones de su domicilio. En concreto, el último rastro de su móvil es de las 20:00 horas del miércoles a unos 9 kilómetros del pueblo.

La revista Time ha nombrado a un grupo de periodistas perseguidos por su trabajo personas del año 2018. El grupo, apodado 'Guardianes de la verdad', está encabezado por el columnista saudí asesinado Jamal Khashogghi, e incluye además a María Resa, al frente de un diario filipino atacado por el Gobierno o a los periodistas de Reuters encarcelados en Birmania por cubrir la crisis de los refugiados rohinyás. 

La lluvia, en Estados Unidos está ayudando a controlar las llamas que han devorado el norte de California pero también supone un peligro para un terreno arrasado. Han pasado ya dos semanas del inicio de los incendios y el balance oficial habla de más de 80 fallecidos y cerca de 600 desaparecidos.

La lluvia ha llegado a una California con el norte casi devastado por el mayor incendio en la historia del estado. Pero lo que puede ser de gran ayuda también conlleva peligro. El de posibles inundaciones y corrimientos de tierra que arrastren restos humanos que estén bajo los escombros. Las autoridades dicen que ya está controlado el 85% del incendio, que comenzó el 8 de noviembre y ha calcinado unas 62.000 hectáreas y más de 13.500 casas.

Así se ve desde el aire la localidad de Paradise, en el norte, que ha quedado prácticamente destruida por el fuego. Los desaparecidos han aumentado a más de 600 y 9.000 bomberos siguen trabajando. Los muertos por los incendios son ya 66, en una zona arrasada. Mucha gente no pudo escapar por la rapidez con que se extendieron las llamas. Donald Trump viajará mañana a ese estado.

Hoy en ciudades como San Francisco, Sacramento o Oakland está previsto que se suspendan las clases... el humo de los incendios ha llegado hasta allí.